Pai­sa­jes de en­tre­ca­sa

Galería - - Cuatro De Los Mejores Jardines De La Ciudad - CON­TI­NÚA EN LA PÁ­GI­NA 26

du­ran­te 15 días, la ban­de­ra de ex­ce­len­cia del Con­cur­so de Jar­di­nes de The Gar­den Clubs of Uru­guay im­pul­sa a de­ce­nas de so­cias apa­sio­na­das por el cul­ti­vo de las plan­tas a pre­sen­tar­se en la com­pe­ten­cia que juz­ga a los jar­di­nes más ar­mó­ni­cos e in­no­va­do­res de la ca­pi­tal. Es­te año, el ni­vel fue muy al­to: 32 de los más de 40 jar­di­nes par­ti­ci­pan­tes su­pe­raron las ex­pec­ta­ti­vas del ju­ra­do y ob­tu­vie­ron el me­jor pun­ta­je.

Es­te con­cur­so siem­pre es en oc­tu­bre por la flo­ra­ción de las plan­tas, una se­ma­na an­tes de la ex­po­si­ción que The Gar­den Clubs of Uru­guay rea­li­za el úl­ti­mo miér­co­les de ese mes. A con­ti­nua­ción, una se­lec­ción de cua­tro jar­di­nes que des­ta­ca­ron por su di­se­ño — equi­li­bra­do, ar­mó­ni­co y pro­por­cio­nal—, su uti­li­dad y por la sa­ni­dad y sus­tan­cia de sus plan­tas.

El or­gu­llo de que fla­mee en sus ca­sas,

Di­se­ñó su jar­dín pen­san­do en apre­ciar­lo des­de el in­te­rior de su ca­sa, po­der ver ver­de to­do el año y te­ner flo­ra­ción en las dis­tin­tas es­ta­cio­nes. “Pa­ra mu­chos, el jar­dín es una te­ra­pia. Yo lle­go es­tre­sa­da de dar cla­ses, me pon­go a po­dar y sa­car yu­yos y me re­la­jo”, ex­pli­ca. “Me mu­dé acá en 2009 y el jar­dín era un aban­dono to­tal. Yo lo fui ha­cien­do de a po­qui­to”, cuen­ta or­gu­llo­sa mien­tras ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de man­te­ner­lo re­no­va­do. Cree que es­te año lo­gró una ar­mo­nía que an­tes no te­nía y con­fía que esa fue la ra­zón que la lle­vó a ob­te­ner su pri­mer ex­ce­len­te en el cer­ta­men. “Te trans­mi­te paz y ga­nas de es­ta ahí”, con­clu­ye sa­tis­fe­cha.

MART­HA IRULEGUY

“Bus­qué te­ner un jar­dín con flo­res to­do el año. Es de los po­cos que no tie­nen re­jas ade­lan­te, por lo que es­tá en ex­po­si­ción”. La ca­sa tie­ne 32 años e Inés se ocu­pa del jar­dín des­de ha­ce cer­ca de 25, cuan­do se hi­zo so­cia de The Gar­den Clubs of Uru­guay. El de es­te año no fue su pri­mer con­cur­so. Le cos­tó lle­gar al ex­ce­len­te, pe­ro una vez ob­te­ni­do ha lo­gra­do man­te­ner­se. Pa­ra po­der dis­fru­tar del jar­dín in­cor­po­ró som­bras, ar­bus­tos, he­le­chos, aza­leas, una pe­que­ña huer­ta y, por su­pues­to, ro­sas. “Es­te año hu­bo una flo­ra­ción im­pre­sio­nan­te en las ro­sas, de­bi­do al in­vierno tan frío que tu­vi­mos, que fa­vo­re­ció que no hu­bie­ra pes­tes y que las ro­sas flo­re­cie­ran con mu­cha fuer­za cuan­do lle­gó la pri­ma­ve­ra”. Pa­ra Inés, cui­dar de su jar­dín es un hobby de to­dos los días.

INÉS DEAMBROSI

Es es­pe­cia­lis­ta en las ro­sas mi­nia­tu­ra y el su­yo es otro de los jar­di­nes que ob­tu­vie­ron la no­ta ex­ce­len­te en el con­cur­so de es­te año. Le gus­ta co­lec­cio­nar ro­sas y en su pre­dio de 1.500 me­tros cua­dra­dos en­cuen­tra lu­gar su­fi­cien­te pa­ra dar rien­da suel­ta a su pa­sión. Hay par­tes en su jar­dín que se dis­fru­tan más en in­vierno y otras en ve­rano. Una glo­rie­ta con mu­chas plan­tas es la pro­ta­go­nis­ta de los días de ca­lor. Allí es más fres­co y se pue­de con­tem­plar un pe­que­ño es­tan­que con pe­ces. A eso se su­ma una huer­ta, un are­ne­ro pa­ra sus ocho nie­tos y una zo­na don­de ha­ce com­post. “Las ro­sas cre­cen muy bien por­que la tie­rra es muy fér­til por el com­post”, cuen­ta so­bre el jar­dín de su ca­sa, don­de vi­ve des­de ha­ce ca­si 40 años.

MARITA COS­TA DE LINDNER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.