El téc­ni­co magno

RU­BÉN MAG­NANO, EL NUE­VO EN­TRE­NA­DOR DE LA SE­LEC­CIÓN DE BÁS­QUET­BOL DE URU­GUAY, SE PRE­PA­RA PA­RA DI­RI­GIR SU PRI­MER PAR­TI­DO Y, LUE­GO DE 32 AÑOS, IN­TEN­TAR ME­TER A LA CE­LES­TE EN EL MUN­DIAL DE CHI­NA 2019

Galería - - Cuatro De Los Mejores Jardines De La Ciudad - Cha­pu

siem­pre se­rá re­cor­da­do por for­mar par­te de una de las ma­yo­res ha­za­ñas, si no la más gran­de, del de­por­te ar­gen­tino: ga­nar una me­da­lla de oro al di­ri­gir la se­lec­ción co­no­ci­da co­mo la Ge­ne­ra­ción Do­ra­da, in­te­gra­da por ba­luar­tes co­mo Ma­nu Gi­nó­bi­li, Luis Sco­la o Fabricio Ober­to, en­tre tan­tos. El equi­po lo­gró in­creí­bles triun­fos en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas 2004, al de­rro­tar a Ser­bia con la em­ble­má­ti­ca pa­lo­mi­ta de Ma­nu en la ho­ra, al dream team de Es­ta­dos Uni­dos y a Ita­lia en una apre­ta­da fi­nal. Pe­ro el oro olím­pi­co no es el úni­co pal­mar que al­ber­ga Mag­nano en los anaque­les de su ca­sa. En­tre la se­lec­ción de Ar­gen­ti­na (ma­yo­res y Sub-21) y lue­go la de Bra­sil, que

Ru­bén Mag­nano

di­ri­gió por seis años, os­ten­ta más de diez tí­tu­los. Y, tam­bién, más de una de­ce­na de tí­tu­los in­ter­na­cio­na­les y lo­ca­les con clu­bes sud­ame­ri­ca­nos, en es­pe­cial con el Club Ate­nas de Cór­do­ba, el equi­po de la ciu­dad don­de na­ció. En to­tal, en­tre 1990 y 2004, lle­gó a ga­nar al me­nos un tí­tu­lo por año.

Con es­te abul­ta­do cu­rrí­cu­lum, el 7 de oc­tu­bre el cor­do­bés de 63 años fue de­sig­na­do co­mo el nue­vo en­tre­na­dor de la Se­lec­ción Ma­yor Mas­cu­li­na Uru­gua­ya de Bás­quet­bol lue­go de que fue­ra ce­sa­do sor­pre­si­va­men­te Mar­ce­lo Sin­go­re­lli por fal­ta de “sus­ten­ta­bi­li­dad or­ga­ni­za­cio­nal” en el pro­yec­to de se­lec­cio­nes, se­gún la Fe­de­ra­ción Uru­gua­ya de Bas­ket­ball (FUBB). Mag­nano lle­gó a Mon­te­vi­deo el lu­nes 19 de no­viem­bre. En su es­ta­día se alo­ja en el Ho­tel Ibis del ba­rrio Pa­ler­mo mien­tras se pre­pa­ra pa­ra di­ri­gir los pró­xi­mas en­cuen­tros de la Ce­les­te con el ob­je­ti­vo de cla­si­fi­car al Mun­dial de Chi­na 2019. Mag­nano y los ju­ga­do­res en­fren­ta­rán dos par­ti­dos cla­ve: hoy, jue­ves 29, a las 20:30 con­tra Puer­to Ri­co y el 2 de di­ciem­bre, a las 20 ho­ras, fren­te a Es­ta­dos Uni­dos, am­bos en el An­tel Are­na. En el ca­so de ga­nar el pri­me­ro, el que cuen­ta con ma­yo­res chan­ces, Uru­guay po­dría cla­si­fi­car­se al Mun­dial lue­go de 32 años.

En me­dio de una prác­ti­ca, Mag­nano con­ver­só con so­bre sus ex­pec­ta­ti­vas y desafíos al di­ri­gir a la Ce­les­te, por qué en­tre­na a

ga­le­ría

puer­tas ce­rra­das, có­mo se sin­tió al no se­guir en el se­lec­cio­na­do ar­gen­tino y las mo­ti­va­cio­nes que en­cuen­tra pa­ra se­guir di­ri­gien­do tras con­se­guir una me­da­lla de oro, en­tre otros te­mas. Era el equi­po en su to­ta­li­dad.

Eso no quie­re de­cir que Ober­to, Gi­nó­bi­li, Pe­pe Sán­chez, Mon­tec­chia, Sco­no­chi­ni, Pa­lla­dino o Wol­kowys­ki no ha­yan te­ni­do esa in­ten­si­dad. Eran ju­ga­do­res su­ma­men­te in­ten­sos. Era un co­mún de­no­mi­na­dor. Sub­ra­yar a uno es di­fí­cil. Hay mu­chos ju­ga­do­res que se com­por­ta­ban y eran com­pa­ti­bles con los que tra­ba­ja­ban, que en esen­cia esos son los que lle­van el ver­da­de­ro es­tan­dar­te: los ju­ga­do­res que po­nen en prác­ti­ca lo que uno in­ten­ta ha­cer. Real­men­te, eran mu­chos los que in­ten­ta­ban tra­ba­jar de la mis­ma ma­ne­ra. Y es cu­rio­so que era uní­sono.

Hi­ce de­cla­ra­cio­nes muy im­por­tan­tes des­pués del Mun­dial de In­dia­ná­po­lis 2002. Leí por ahí que los com­pro­mi­sos se de­cla­ran, no se des­cu­bren. Fue una co­sa cu­rio­sa có­mo se sen­tía el equi­po en di­fe­ren­tes pun­tos del mun­do. Em­pe­za­mos a de­cla­rar sin es­tar de acuer­do un com­pro­mi­so con el po­dio, de que se iba a Gre­cia por una me­da­lla. Aun­que no se sa­bía el co­lor, eso tie­ne un va­lor y un agre­ga­do su­ma­men­te im­por­tan­te. Leés eso y te in­su­fla. Aho­ra, por qué uno ha­ce esas de­cla­ra­cio­nes: ¿quie­re ven­der al­go o real­men­te el equi­po le des­per­ta­ba esa sen­sa­ción? Es lo se­gun­do, in­du­da­ble­men­te. El Mun­dial que hi­zo Ar­gen­ti­na en In­dia­ná­po­lis le ge­ne­ró a to­do el mun­do la ilu­sión de que po­día ir a lu­char por una me­da­lla. Afor­tu­na­da­men­te, fue de oro.

No soy de re­pa­sar los vi­deos. En to­do es­te tiem­po he vis­to esos par­ti­dos dos o tres ve­ces. No más.

No me sien­to arri­ba de la his­to­ria, eso lo ten­go cla­ro, pe­ro cuan­do me quie­ro dar una du­cha de au­to­es­ti­ma veo una fi­nal olím­pi­ca o al­gún jue­go de In­dia­ná­po­lis don­de el equi­po ju­gó muy bien, con par­ti­dos ce­rra­dos so­bre­lle­van­do ad­ver­si­da­des. Ló­gi­co que lo ha­go, pe­ro no me sien­to arri­ba de eso.

¿Qué ju­ga­dor de la Ge­ne­ra­ción Do­ra­da era el que más lo re­pre­sen­ta­ba en la can­cha?

Es ha­bi­tual es­cu­char que An­drés No­cio­ni era el que lle­va­ba su fun­da­men­to téc­ni­co al par­qué.

Cuan­do co­men­zó a di­ri­gir en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas 2004, ¿pen­só o se ima­gi­nó ga­nar el oro?

¿Mi­ra vi­deos so­bre triun­fos ob­te­ni­dos, por ejem­plo, en los par­ti­dos con­tra Ser­bia o Gre­cia? A ve­ces se ne­ce­si­ta un mi­mo al ego.

Co­mo di­je, no me gus­ta sen­tar­me arri­ba de la his­to­ria. Di­cen que cuan­do re­em­pla­zás el pa­sa­do por el fu­tu­ro em­pe­zás a en­ve­je­cer. No ten­go ga­nas de en­ve­je­cer. Sé que lo es­toy ha­cien­do en el ca­len­da­rio, pe­ro no en es­tí­mu­los y ga­nas. Mi gran pa­sión ha si­do el bás­quet­bol. In­ten­tar me­ter a Uru­guay en un Mun­dial me re­sul­tó ex­tre­ma­da­men­te desafian­te. Ló­gi­ca­men­te, vino en un mo­men­to en que me creo en con­di­cio­nes de po­der ca­pear la si­tua­ción y dar­le des­de mi pun­to de vis­ta de en­tre­na­dor lo má­xi­mo. Oja­lá es­té a la al­tu­ra y pue­da dar el exa­men sa­bien­do per­fec­ta­men­te que es­tá mi nom­bre en jue­go. Pe­ro no le es­ca­po a eso. Con­fío mu­cho en las per­so­nas. Sí, cla­si­fi­car a Uru­guay a un Mun­dial. No, la NBA nun­ca me se­du­jo.

Sí, me hu­bie­se gus­ta­do, tal vez. Es cier­to que el año pa­sa­do tu­ve una po­si­bi­li­dad en la Li­ga ACB (prin­ci­pal li­ga de Es­pa­ña) y me rehu­sé a ir. Es­ta­ba vi­vien­do una si­tua­ción per­so­nal y fa­mi­liar muy par­ti­cu­lar que me hi­zo ha­cer­me a un la­do, aun­que en ese as­pec­to es­toy muy tran­qui­lo. To­do.

Por­que ha si­do el gran sos­tén, la gran pa­lan­ca que tu­ve, don­de apo­yé mi cre­ci­mien­to, pri­me­ro co­mo pro­fe­sor, con mu­chí­si­mas ho­ras de cá­te­dra, lue­go co­mo en­tre­na­dor de mi­ni­bás­quet­bol, co­mo téc­ni­co de ca­te­go­rías de ba­ses, pri­me­ras di­vi­sio­nes lo­ca­les, lla­ma­dos a ser asis­ten­te, li­gas na­cio­na­les, se­lec­cio­nes... Por más ni­vel que se ten­ga, uno no pue­de ol­vi­dar­se de la do­cen­cia.

Hay un ró­tu­lo bien ins­ta­la­do co­no­ci­do co­mo la ga­rra cha­rrúa. No voy a des­cu­brir na­da y tam­po­co hay que de­te­ner­se mu­cho: es­tá cla­rí­si­mo que los ha­ce dis­tin­ti­vos. En ese as­pec­to, me re­fie­ro al bás­quet­bol, se ase­me­ja mu­cho a lo que so­mos los ar­gen­ti­nos. Hay un gra­do de iden­ti­dad que se con­si­de­ra un ele­men­to pre­pon­de­ran­te. El com­pro­mi­so del ju­ga­dor con sus se­lec­cio­nes es muy in­tere­san­te.

Yo creo en eso. Me las­ti­ma mu­cho cuan­do no su­ce­de, pe­ro no se tie­ne por qué ex­tra­po­lar. Es lo que sen­tía co­mo asis­ten­te téc­ni­co cuan­do iba a una se­lec­ción na­cio­nal, cuan­do di­ri­gí ca­te­go­ría de ba­se re­pre­sen­tan­do a un país o co­mo en­tre­na­dor del equi­po adul­to. Si no lo mo­ti­va una se­lec­ción na­cio­nal, no en­tien­do qué co­sa lo pue­de lle­gar a mo­ti­var. Pe­ro creo que el com­pro­mi­so tam­bién se tra­ba­ja des­de muy tem­prano. Por eso aso­cio, y pa­ra bien, lo que pa­sa en Uru­guay y Ar­gen­ti­na: que el jo­ven se iden­ti­fi­ca y ge­ne­ra un com­pro­mi­so con su club. Esos son va­lo­res que se desa­rro­llan en el in­di­vi­duo, se uti­li­zan y apro­ve­chan — en el buen sen­ti­do— des­pués cuan­do les to­ca ac­tuar pa­ra su Se­lec­ción.

Es ló­gi­co. Es su­ma­men­te eva­lua­ble que si un jo­ven apues­ta a ser un ju­ga­dor de bás­quet­bol hay que res­pe­tar­lo. Pe­ro siem­pre les di­go a los jó­ve­nes que no se ol­vi­den de su Se­lec­ción. Hay ve­ces que se pue­de dar un gui­ño de ojo y hay ve­ces que no. Los ju­ga­do­res es­tán coac­cio­na­dos, pre­sio­na­dos, por fran­qui­cias o clu­bes que los sien­ten pa­tri­mo­nio eterno de ellos. A ve­ces es un lí­mi­te que to­ma­mos con mu­chí­si­ma li­vian­dad y por eso ca­li­fi­ca­mos mal a la per­so­na. Hay mu­chas va­ria­bles.

Por la sa­lu­bri­dad del equi­po. Por ex­pe­rien­cia, un día to­mé esa de­ci­sión. Creo que to­do el mun­do se sien­te mu­cho más con­for­me: así se di­cen las co­sas, se ha­blan y se dis­cu­ten. Al en­tre­nar uno pue­de eno­jar­se, por ejem­plo. Creo que así se crea un am­bien­te de sa­lu­bri­dad y de con­cen­tra­ción pa­ra que na­da en el en­tre­na­mien­to sa­que de fo­co al equi­po. n

¿Le que­da al­go pen­dien­te en su ca­rre­ra? ¿Le hu­bie­se gus­ta­do di­ri­gir en la NBA? ¿Al­gún cua­dro gran­de de Eu­ro­pa, tal vez? En el téc­ni­co de hoy, ¿qué que­da del pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca? ¿Por qué?

¿Qué di­fe­ren­cias per­ci­be en có­mo sen­ti­mos el bás­quet­bol los uru­gua­yos, ar­gen­ti­nos y bra­si­le­ños?

Es co­mún es­cu­char que al ju­ga­dor uru­gua­yo le cues­ta más iden­ti­fi­car­se con su Se­lec­ción que a otros. In­clu­so en una en­tre­vis­ta re­cien­te us­ted re­cal­có: “Si no te mo­ti­va la se­lec­ción na­cio­nal, ¿qué te mo­ti­va?”.

Pa­ra al­gu­nos, la se­lec­ción uru­gua­ya pi­de a los ju­ga­do­res un sa­cri­fi­cio ma­yor que en otros paí­ses, res­pec­to a lo mo­ne­ta­rio o a las le­sio­nes que pue­den lle­gar a su­frir, per­ju­di­cán­do­los en su ca­rre­ra. ¿Por qué las prác­ti­cas del equi­po son a puer­tas ce­rra­das?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.