Lle­gar, ha­blar, en­tre­nar

Galería - - Cuatro De Los Mejores Jardines De La Ciudad -

Tras con­fir­mar que iba a ser en­tre­na­dor, Ru­bén Mag­nano en­ta­bló en­tre­vis­tas con ca­da uno de los ju­ga­do­res. Con al­gu­nos, per­so­nal­men­te y con otros, vía te­le­fó­ni­ca. Ese es su mo­dus ope­ran­di al lle­gar a un nue­vo lu­gar. Ade­más, los en­tre­na­mien­tos a puer­tas ce­rra­das tie­nen una ho­ra de co­mien­zo, to­dos los ju­ga­do­res de­ben es­tar ves­ti­dos y pron­tos pa­ra co­men­zar en el tiem­po acor­da­do.

Cuan­do el en­tre­na­dor in­gre­sa al Cen­tro de En­tre­na­mien­to de la Fe­de­ra­ción Uru­gua­ya de Bas­ket­ball, el gim­na­sio de en­tre­na­mien­to de la Se­lec­ción, lo pri­me­ro que ha­ce es sa­lu­dar a unos ni­ños del Co­le­gio y Li­ceo Nu­ba­rián Alex Ma­noo­gia­na (Es­cue­la Ar­me­nia) que com­par­ten el edi­fi­cio de­por­ti­vo. En­se­gui­da se fi­ja dón­de es­tá Es­te­ban Ba­tis­ta, la es­tre­lla del equi­po uru­gua­yo, pa­ra re­sal­tar al­gu­nos con­cep­tos an­tes de co­men­zar con el en­tre­na­mien­to for­mal. Les mar­ca mo­vi­mien­tos e in­ter­cam­bian ideas. Por úl­ti­mo, al fi­nal de la prác­ti­ca, cuan­do las puer­tas se abren, Mag­nano se to­ma 15 mi­nu­tos pa­ra con­ver­sar con la pren­sa. Allí di­jo, en­tre otras co­sas, que es­ta­ba muy sor­pren­di­do por el ni­vel de jue­go de Gus­ta­vo Pan­chi Ba­rre­ra. Aun­que sa­be que co­rre con­tra­rre­loj, se sien­te se­gu­ro de ha­ber to­ma­do el desafío de di­ri­gir a Uru­guay.

¿Có­mo se ha­ce pa­ra que los ju­ga­do­res in­ter­pre­ten su idea de jue­go en tan po­co tiem­po?

Si con­ta­ra con esa res­pues­ta, ten­dría con­tra­to por el res­to de mi vi­da. Pa­ra mí, es­to es to­do un desafío. So­bre to­do por­que soy más un en­tre­na­dor prác­ti­co que un en­tre­na­dor teó­ri­co. He in­ten­ta­do res­ca­tar un po­co de lo que es­tu­vo ha­cien­do el equi­po, que lo hi­cie­ron bien, pa­ra to­mar eso co­mo eco­no­mía de es­fuer­zo y tra­tar de lle­gar de la me­jor ma­ne­ra. Mi idea es re­for­zar con­cep­tos sin ato­si­gar­los de in­for­ma­ción.

¿Có­mo ha­ce pa­ra se­du­cir a los ju­ga­do­res de que su jue­go tác­ti­co les ser­vi­rá?

En la con­duc­ción el ele­men­to que lu­bri­ca to­do es la con­fian­za. Creo que la se­duc­ción pa­sa por ob­je­ti­vos in­me­dia­tos día a día. Y, por su­pues­to, car­gar­me las res­pon­sa­bi­li­da­des que de­bo to­mar co­mo en­tre­na­dor. Ge­ne­ral­men­te, cuan­do al­go ocu­rre, los téc­ni­cos le echa­mos au­to­má­ti­ca­men­te la cul­pa al ár­bi­tro o a los ju­ga­do­res. Nun­ca so­mos res­pon­sa­bles. Creo que el te­ner en­fren­te a una per­so­na que com­par­te las res­pon­sa­bi­li­da­des, ga­nan­do o per­dien­do, crea un am­bien­te in­tere­san­te de in­ter­re­la­ción con los ju­ga­do­res. No so­mos ami­gos, ni mu­cho me­nos, pe­ro te­ne­mos una re­la­ción.

Era un pla­cer, real­men­te. Tu­ve el or­gu­llo de po­der di­ri­gir­lo y muy po­cos en­tre­na­do­res os­ten­tan esa po­si­bi­li­dad. Apar­te, él es un ju­ga­dor proen­tre­na­dor. Su ca­rre­ra prác­ti­ca­men­te no tu­vo con­flic­tos, más allá de si le gus­ta­ba o no de­ter­mi­na­da co­sa. To­do el equi­po es­ta­ba do­ta­do de una hu­mil­dad in­te­li­gen­te pa­ra si­tuar­se y él era el aban­de­ra­do por to­do lo que ha­bía con­se­gui­do y lo que lo­gró des­pués. Es un fiel re­fle­jo de lo que ten­drían que ha­cer los jó­ve­nes, de es­tar pre­pa­ra­dos an­te las opor­tu­ni­da­des que les brin­da la vi­da pa­ra lo que es­tán en­fo­ca­dos o quie­ren ser. Él apro­ve­chó y es­tu­vo dis­pues­to en mo­men­tos muy pun­tua­les. Eso lo uti­li­zó pa­ra bien. Yo ha­go una gran dis­tin­ción en­tre es­tar lis­to y es­tar pre­pa­ra­do.

Sí, pe­ro no mi­ra­ba to­dos sus par­ti­dos. Veo bás­quet­bol, aun­que no me gus­ta mu­cho ver NBA. A San An­to­nio sí por­que te­nía 5 o 6 ju­ga­do­res FI­BA (Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Ba­lon­ces­to).

Por la ca­li­dad de la es­tra­te­gia. Dis­fru­to mu­cho más la lec­tu­ra del jue­go tác­ti­co. Me gus­ta la Eu­ro­li­ga, por ejem­plo. In­du­da­ble­men­te, la NBA tie­ne ca­da vez más ju­ga­do­res FI­BA. No sé si la po­lí­ti­ca de jue­go ha va­ria­do, pe­ro por al­go los in­cor­po­ra­ron. Por al­go, Gi­nó­bi­li tam­bién tu­vo tan­ta pre­pon­de­ran­cia. Los ju­ga­do­res FI­BA son fa­ci­li­ta­do­res del jue­go. Pa­ra él en su mo­men­to y pa­ra sus com­pa­ñe­ros en otro. Tie­nen una lec­tu­ra su- ma­men­te im­por­tan­te. Ese es el bás­quet­bol que me gus­ta.

Es sim­ple. Hay una es­truc­tu­ra de­por­ti­va muy in­tere­san­te den­tro del bás­quet­bol ar­gen­tino que ali­men­ta es­ta dis­ci­pli­na: bás­quet­bol aso­cia­ti­vo, bás­quet­bol fe­de­ra­ti­vo y bás­quet­bol con­fe­de­ra­ti­vo; su­ma­do al ni­vel de com­pe­ten­cia y al nú­me­ro de clu­bes (ca­si 1.300 que par­ti­ci­pan des­de pre­mi­ni a adul­to). Esos sis­te­mas com­pe­ti­ti­vos son aso­cia­ti­vos. Un jo­ven tie­ne co­mo mí­ni­mo en­tre 50 y 60 par­ti­dos al año. Al­gu­nos su­pe­ran los 100 jue­gos, aun­que ya es so­bre­me­di­do y eso tam­po­co es bueno, pe­ro es un lin­do pro­ble­ma, di­fe­ren­te a no te­ner par­ti­dos. Ade­más, exis­te una es­cue­la de en­tre­na­do­res só­li­da des­de ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po y hay que agre­gar­le que el en­tre­na­dor ar­gen­tino tie­ne una pa­sión muy gran­de por que­rer me­jo­rar. In­vier­te mu­cho en su pre­pa­ra­ción y ca­pa­ci­ta­ción, sin du­das, es­ti­mu­la­do por es­ta es­truc­tu­ra. Hoy exis­ten mu­chos en­tre­na­do­res jó­ve­nes que es­tán ha­cien­do muy bien su tra­ba­jo. Pre­fie­ro al que no sa­be y quie­re por so­bre el que sa­be y no quie­re.

El me­jor in­tér­pre­te de los pen­sa­mien­tos de un atle­ta son sus ac­ti­tu­des. Y so­bre to­do cuan­do es­tá ju­gan­do, don­de no pue­de pen­sar en ha­cer lo que quie­re de­mos­trar­te, sino que ac­túa por la iner­cia del jue­go. El en­tre­na- dor de­be desa­rro­llar la per­cep­ción, ele­men­to fun­da­men­tal a la ho­ra de con­du­cir cual­quier ti­po de gru­po hu­mano, pe­ro que en el ac­to de­por­ti­vo in­flu­ye la va­ria­ble de me­ter a los ju­ga­do­res en un tran­ce no es­ta­bi­li­za­do. Ahí se pue­de in­ter­pre­tar qué es lo que es­tá pa­san­do. Hay que en­con­trar a esa per­so­na que, sin de­jar de pro­du­cir lo que tie­ne que pro­du­cir, se po­ne a dis­po­si­ción de un equi­po. Es el in­di­vi­duo real­men­te sa­lu­da­ble. Des­pués, siem­pre le di­go vul­gar­men­te a esa per­so­na que si tie­ne que ha­cer 40 pun­tos, los ha­ga, no hay pro­ble­ma. In­clu­so tra­ba­ja­re­mos pa­ra ese in­di­vi­duo. Pe­ro es su­ma­men­te in­tere­san­te co­no­cer las he­rra­mien­tas que te pue­den dar una mano pa­ra lle­gar a un de­ter­mi­na­do ob­je­ti­vo. Es­tos per­so­na­jes son con los que real­men­te dis­fru­to es­tar. A los que tie­nen ese ti­po de ca­be­za, los proequi­pos. Eso da me­jo­ra dia­ria, res­pe­to, dis­ci­pli­na, tra­ba­jo; la sen­sa­ción de que pue­do ha­cer me­jor al de al la­do mío.

Hoy por hoy, el en­tre­na­mien­to in­vi­si­ble real­men­te pe­ga muy du­ro. Es otra gran ba­ta­lla que tie­ne quien con­du­ce. Es­tar re­ci­bien­do por fue­ra una can­ti­dad de in­for­ma­ción don­de mu­chas ve­ces, es­tá com­pro­ba­do, el con­flic­to ven­de. Creo que quien es­tá al fren­te de un gru­po de­be es­tar dia­ria­men­te ca­pa­ci­tán­do­se pa­ra po­der so­bre­lle­var esa con­duc­ción.

¿Qué sen­sa­ción le pro­du­ce ha­ber di­ri­gi­do de jo­ven a Ma­nu Gi­nó­bi­li y lue­go ver lo que al­can­zó en su ca­rre­ra? ¿Si­guió su ca­rre­ra en la NBA? ¿Por qué no mi­ra NBA?

¿Por qué cree que hay tan­tos téc­ni­cos ar­gen­ti­nos de bás­quet­bol exi­to­sos? Ju­lio La­mas, el Ove­ja Ser­gio Her­nán­dez, Nés­tor Che Gar­cía, por ejem­plo. A la ho­ra de di­ri­gir, ¿cuán­to les ad­ju­di­ca a la ges­tión téc­ni­ca y a la ges­tión hu­ma­na? ¿Es fá­cil iden­ti­fi­car a esos su­je­tos? ¿El es­tre­lla­to o la fa­ma per­ju­di­ca a la ho­ra de en­tre­nar un equi­po?

¿Có­mo se ha­ce pa­ra man­te­ner la mo­ti­va­ción en un de­por­te cuan­do se lle­ga al pi­co má­xi­mo a los 40 años? Es di­fí­cil que vuel­va a ga­nar un jue­go olím­pi­co y aho­ra es­tá di­ri­gien­do pa­ra lle­gar a un Mun­dial.

¿Le gus­ta­ría vol­ver a di­ri­gir a la se­lec­ción ar­gen­ti­na?

Mi­rá, hay una ecua­ción que apren­dí ha­ce mu­cho tiem­po y los he­chos me la hi­cie­ron ver: nun­ca di­gas nun­ca. Hoy por hoy, la Se­lec­ción es­tá en muy bue­nas ma­nos con un en­tre­na­dor que la es­tá lle­van­do muy bien. Es­pe­re­mos que si­ga me­jo­ran­do. Si al­gún día sue­na la puer­ta, la abri­re­mos y ve­re­mos quién es. Si es la Se­lec­ción, se ha­bla­rá de cuál es la pro­pues­ta.

¿Por qué nun­ca vol­vió a di­ri­gir des­pués de Ate­nas?

Por­que no me eli­gie­ron. Hay un pun­to de in­fle­xión muy cu­rio­so, in­du­da­ble­men­te hay po­ca gen­te que lo sa­be. Cuan­do sur­ge el nue­vo car­go part ti­me, has­ta ese mo­men­to el téc­ni­co de la Se­lec­ción era full ti­me, yo me voy a Va­re­se, Ita­lia. Apa­re­ce el car­go part ti­me, don­de un en­tre­na­dor que di­ri­ge clu­bes pue­de di­ri­gir la Se­lec­ción. Hi­cie­ron una nó­mi­na de tres po­si­bles can­di­da­tos pa­ra di­ri­gir­la. Yo ni si­quie­ra es­ta­ba en esa nó­mi­na. Creo que el ca­mino va por ahí. No ten­go la res­pues­ta. Pe­ro se sin­tió... Des­con­si­de­ra­do, sí. To­tal­men­te des­con­si­de­ra­do. Ojo, sen­tir­se des­con­si­de­ra­do es una co­sa y sen­tir­se im­pres­cin­di­ble es otra. No tie­ne ab­so­lu­ta­men­te na­da que ver. Creo que con ca­si 12 años de Se­lec­ción, ocho años de pri­mer asis­ten­te y cua­tro de en­tre­na­dor, hi­ce y de­jé una ba­se co­mo pa­ra ser con­si­de­ra­do. Lue­go la de­ci­sión se to­ma­rá y eli­jan a quien eli­jan es­tá bien. Pe­ro tu­vie­ron ce­ro con­si­de­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.