Una pren­da, mil his­to­rias

A TRA­VÉS DE TES­TI­MO­NIOS, FO­TO­GRA­FÍAS Y DO­CU­MEN­TOS, 1985 A 2018 RE­CO­RRE LA EVO­LU­CIÓN DE LA IN­DUS­TRIA LO­CAL, DES­DE LOS PRI­ME­ROS DI­SE­ÑA­DO­RES HAS­TA LOS CEN­TROS DE ES­TU­DIOS Y LA CO­YUN­TU­RA ECO­NÓ­MI­CA

Galería - - Cuatro De Los Mejores Jardines De La Ciudad -

Bas­ta mi­rar los ves­ti­dos lar­gos y bor­da­dos con pe­que­ños de­ta­lles que usa Kei­ra Knightley en la pe­lí­cu­la La du­que­sa pa­ra re­co­no­cer que se tra­ta so­bre la mo­nar­quía y el Re­na­ci­mien­to. Lo mis­mo ocu­rre con los vi­deos de gim­na­sia de Ja­ne Fon­da y Cindy Craw­ford, que con sus ma­llas y ca­len­ta­do­res im­pu­sie­ron un mo­de­lo de be­lle­za en los 80, o las fo­to­gra­fías de Ma­don­na, sím­bo­lo de la re­bel­día ju­ve­nil en los 90. Es que la mo­da tam­bién es, en de­fi­ni­ti­va, un re­tra­to po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral de una so­cie­dad.

Mien­tras que en al­gu­nos paí­ses co­mo Fran­cia, In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos la mo­da es con­si­de­ra­da una ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral que se es­tu­dia des­de una pers­pec­ti­va aca­dé­mi­ca, en Uru­guay no ha­bía una pu­bli­ca­ción que reunie­ra pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro de es­ta in­dus­tria y su con­su­mo en una mis­ma in­ves­ti­ga­ción. Por es­ta ra­zón, la co­mu­ni­ca­do­ra Mag­da­le­na Pon­ce de León y la di­se­ña­do­ra in­dus­trial Án­ge­la Ru­bino de­ci­die­ron re­co­pi­lar tes­ti­mo­nios, do­cu­men­tos y fo­to­gra­fías en His­to­ria de la mo­da uru­gua­ya: 1985 a 2018, el pri­mer to­mo de una co­lec­ción de cua­tro li­bros. “Pa­ra sa­ber

La mo­da es mu­cho más que una pren­da.

quié­nes so­mos y de­fi­nir ha­cia dón­de va­mos, an­tes ten­dre­mos que in­ves­ti­gar de for­ma ho­nes­ta y rea­lis­ta de dón­de ve­ni­mos. De­be­re­mos re­co­no­cer nues­tras raí­ces”, di­cen en la pre­sen­ta­ción.

UN CA­MINO, LA LI­BER­TAD. El pri­mer li­bro de la co­lec­ción, que con­ti­nua­rá con tres to­mos de­di­ca­dos a la mo­da en el si­glo XX y a los di­se­ña­do­res lo­ca­les, re­co­rre las prin­ci­pa­les ten­den­cias que apa­re­cie­ron en Uru­guay des­pués de la dic­ta­du­ra, en 1985. En­ton­ces, se re­de­fi­nie­ron los há­bi­tos de los uru­gua­yos, que re­cu­pe­ra­ron su po­der de de­ci­sión. Y los cam­bios en el com­por­ta­mien­to tam­bién se tras­la­da­ron a la ves­ti­men­ta. “Al­go apa­ren­te­men­te tan sen­ci­llo co­mo la for­ma de ves­tir es en reali­dad un po­ten­te ca­nal de co­mu­ni­ca­ción pa­ra trans­mi­tir con­sen­so, di­sen­so, pro­tes­ta, ad­he­sión, su­mi­sión o sim­ple­men­te es­ta­ble­cer una iden­ti­dad fren­te al res­to que con­for­ma el otro y, en ex­ten­sión, la ma­sa”, re­cuer­dan Pon­ce de León y Ru­bino en el li­bro.

En la dé­ca­da de 1980, Uru­guay es­ta­ba con­so­li­da­do co­mo un gran ven­de­dor de te­las al ex­te­rior y era co­mún que las pren­das fue­ran con­fec­cio­na­das por mu­je­res que ha­bían asis­ti­do a al­gún cur­so en la Uni­ver­si­dad del Tra­ba­jo del Uru­guay o en el Ho­gar de la Em­plea­da. Mu­chos de los co­no­ci­mien­tos so­bre cos­tu­ra, te­ji­do y bor­da­do tam­bién eran trans­mi­ti­dos por las abue­las y las ma­dres a sus hi­jos. Exis­tían los mo­dis­tas y los es­ti­lis­tas, pe­ro el tér­mino di­se­ña­dor re­cién se in­cor­po­ró en el len­gua­je lo­cal ha­cia fi­nes de la dé­ca­da. La si­lue­ta de mo­da es­ta­ba mar­ca­da por los hom­bros, que las mu­je­res re­sal­ta­ban con al­tas y rí­gi­das hom­bre­ras, y las cin­tu­ras ajus­ta­das con cin­tu­ro­nes o al­gu­nos cor­tes en los ves­ti­dos. Las ten­den­cias se co­pia­ban de las re­vis­tas y los vi­deos de gim­na­sia de Cindy Craw­ford o Ja­ne Fon­da, que re­for­za­ron el es­te­reo­ti­po —y cul­to— del cuer­po fe­me­nino. Pe­ro los jó­ve­nes tam­bién uti­li­za­ron su ves­ti­men­ta pa­ra dar nue­vos men­sa­jes.

Las au­to­ras del li­bro ase­gu­ran que la dé­ca­da de los 80 fue cam­po fér­til pa­ra la ma­ni­fes­ta­ción de los sec­to­res más jó­ve­nes de la po­bla­ción. Mu­chos se­guían las ten­den­cias im­pues­tas por las pu­bli­ci­da­des, las mo­de­los y el ac­ce­so a las re­vis­tas de mo­da, que ca­da vez era ma­yor. Por esos años, el mo­vi­mien­to punk se ins­ta­ló en la es­ce­na lo­cal. Con la fe­ria de Vi­lla

Bia­rritz co­mo pun­to de en­cuen­tro, sus se­gui­do­res usa­ban cam­pe­ras de cue­ro, al­fi­le­res de gan­cho y pier­cings. Así, esa ima­gen em­pe­zó a con­vi­vir con los jó­ve­nes de jean, mo­ca­si­nes y re­me­ra blan­ca. Los adul­tos, mien­tras tan­to, se vol­vie­ron más exi­gen­tes con el mer­ca­do. A pe­sar de que to­da­vía no exis­tían las re­des so­cia­les, ya ha­bía In­ter­net y las pri­me­ras ca­ma­das de di­se­ña­do­res lo­ca­les es­ta­ban dan­do sus pri­me­ros pa­sos en la in­dus­tria.

CON­SU­MO EN LA CIU­DAD. La cri­sis de 2002 per­ju­di­có a las em­pre­sas del sec­tor tex­til — que ya ve­nía en caí­da—, pe­ro los di­se­ña­do­res lo­ca­les ape­la­ron a su in­ge­nio pa­ra man­te­ner­se en el mer­ca­do. “El re­cur­so de la cus­to­mi­za­ción se apli­ca a pren­das, cal­za­dos, car­te­ras, bol­sos y tam­bién sur­ge la tex­tu­ri­za­ción, que es la in­ter­ven­ción a te­las exis­ten­tes, en mu­chos ca­sos de ba­jo cos­to y ca­li­dad, a tra­vés de es­tam­pa­dos, apli­ques y efec­tos tác­ti­les-vi­sua­les de for­ma ar­te­sa­nal”, re­cuer­dan las au­to­ras. Pe­ro los pro­ble­mas en la in­dus­tria na­cio­nal no se tras­la­da­ron al con­su­mi­dor uru­gua­yo, que em­pe­zó a bus­car pren­das pa­ra sen­tir­se dis­tin­to y, en mu­chos ca­sos, dar un dis­cur­so fren­te a sus co­no­ci­dos. “Nues­tros tiem­pos son di­fe­ren­tes, nues­tros gus­tos son el re­fle­jo de una so­cie­dad que vi­ve de ca­ra al río, de que­ja per­ma­nen­te, y las an­sias de se­guir in­ten­tan­do un di­se­ño de van­guar­dia per­ma­ne­cen”, ase­gu­ran Pon­ce de León y Ru­bino.

Se­gún el em­pre­sa­rio Car­los Le­cue­der, hi­jo del fun­da­dor del pri­mer shop­ping de Mon­te­vi­deo, en el si­glo pa­sa­do la ca­pi­tal tu­vo tres pe­río­dos muy de­li­mi­ta­dos en cuan­to a há­bi­tos de con­su­mo: “El pri­me­ro, ba­sa­do en el éxi­to de las gran­des tien­das por de­par­ta­men­tos ubi­ca­das en el Cen­tro; el se­gun­do trans­cu­rre tam­bién en el Cen­tro pe­ro se tras­la­dó a unas muy pe­que­ñas reuni­das en ga­le­rías, y, el ter­ce­ro, co­mien­za con la apa­ri­ción de los shop­pings”.

En las úl­ti­mas dé­ca­das, ade­más, el co­mer­cio elec­tró­ni­co se ins­ta­ló y con él se eli­mi­na­ron

las fron­te­ras pa­ra con­su­mir. “Se sus­ti­tu­yó el con­cep­to de ne­ce­si­dad real por el de ne­ce­si­dad sub­je­ti­va: com­pro, no por­que ne­ce­si­te, sino por­que la com­pra me brin­da un pla­cer in­me­dia­to”, di­cen las au­to­ras del li­bro. Los di­se­ña­do­res lo­ca­les, que ca­da vez cuen­tan con más re­co­no­ci­mien­to, es­tán ins­ta­la­dos en tien­das por dis­tin­tos lu­ga­res del país y ex­po­nen sus crea­cio­nes en con­cur­sos co­mo Lu­mi­na, Mon­de­sign y Re­di­se­ña. En la pri­me­ra edi­ción de Mo­week, con­sig­na­da en el li­bro co­mo “el even­to de mo­da más im­por­tan­te de la in­dus­tria” lo­cal, so­lo ha­bía seis show­rooms; en la úl­ti­ma, el nú­me­ro au­men­tó a 85.

UNA CA­RRE­RA FOR­MAL. Hoy, los di­se­ña­do­res que con­so­li­da­ron sus nom­bres pro­pios en gri­fas y ga­nan con­cur­sos fue­ra y den­tro del país, re­cuer­dan con ca­ri­ño al pin­tor Pe­dro Fi­ga­ri, con­si­de­ra­do el pa­dre del di­se­ño in­dus­trial en Uru­guay. Du­ran­te su ges­tión al fren­te de la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­tes y Ofi­cios, en­tre 1915 y 1917, in­cor­po­ró a la mu­jer a los pla­nes de es­tu­dio y po­ten­ció las aso­cia­cio­nes en sec­to­res pro­duc­ti­vos. Tam­bién re­va­lo­ri­zó el uso de ma­te­rias pri­mas au­tóc­to­nas, que se ha­bía per­di­do ha­cía unas dé­ca­das, y trans­for­mó la es­cue­la en la Di­rec­ción Ge­ne­ral de la En­se­ñan­za In­dus­trial. Ade­más, a par­tir de la dé­ca­da de los 40 la UTU em­pe­zó a dic­tar cur­sos de ves­ti­men­ta, cor­te y con­fec­ción y mo­dis­te­ría.

El Cen­tro de Di­se­ño In­dus­trial, que en 2010 pa­só a for­mar par­te de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra ba­jo el nom­bre Es­cue­la Uni­ver­si­ta­ria Cen­tro de Di­se­ño, re­cién abrió sus puer­tas en 1988. Pe­ro su cre­ci­mien­to fue rá­pi­do: las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes que egre­sa­ron pro­fe­sio­na­li­za­ron su tra­ba­jo y po­ten­cia­ron el cre­ci­mien­to de la mo­da den­tro de la iden­ti­dad cul­tu­ral. Tiem­po des­pués, la Uni­ver­si­dad de la Em­pre­sa, la Uni­ver­si­dad ORT y la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo su­ma­ron la dis­ci­pli­na co­mo una de sus ma­te­rias y ha­bi­li­ta­ron ca­rre­ras pa­ra po­ten­ciar el ru­bro. Tam­bién abrió la es­cue­la Pe­ter Ha­mers y la de Pa­blo Gi­mé­nez, que cuen­ta con dos ca­rre­ras de dos años en­fo­ca­das en Di­se­ño de In­du­men­ta­ria y Pro­duc­ción y Co­mu­ni­ca­ción de Mo­da. Así, con pe­que­ños pa­sos, la in­dus­tria de la mo­da se ins­ta­ló en Uru­guay. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.