El pi­lo­to, el ma­ri­do, el pa­dre

Galería - - La Película De -

se cum­pli­rán 50 años de que Neil Arms­trong se con­vir­tie­ra en el pri­mer hom­bre en pi­sar la Lu­na. Su ima­gen y la de Buzz Al­drin (el se­gun­do de los tres tri­pu­lan­tes del Apo­lo 11) sal­tan­do y flo­tan­do li­ge­ra­men­te so­bre la su­per­fi­cie lu­nar, dis­fru­tan­do co­mo un ni­ño de las ven­ta­jas de una fuer­za de gra­ve­dad seis ve­ces me­nor que la de la Tie­rra, tu­vie­ron más de 500 mi­llo­nes de tes­ti­gos en to­do el mun­do, que mi­ra­ron ma­ra­vi­lla­dos ese lo­gro his­tó­ri­co que el pro­pio Arms­trong de­fi­nió co­mo “un pe­que­ño pa­so pa­ra el hom­bre, un gran pa­so pa­ra la hu­ma­ni­dad”.

En­tre los crá­te­res que­dó la ban­de­ra de Es­ta­dos Uni­dos; en el mun­do, el as­tro­nau­ta (que co­men­zó co­mo pi­lo­to en la Gue­rra de Co­rea, si­guió en la Fuer­za Aé­rea y ter­mi­nó en la NA­SA) se vol­vía hé­roe.

La pe­lí­cu­la so­bre el alu­ni­za­je des­de la ex­pe­rien­cia de Neil Arms­trong se ve­nía con­ver­san­do des­de 2012, a par­tir del li­bro First Man: The Life of Neil A. Arms­trong, en el que Ja­mes R. Han­sen con­ta­ba la his­to­ria del as­tro­nau­ta de pri­me­ra mano, a par­tir de en­tre­vis­tas con to­das las au­to­ri­za­cio­nes po­si­bles. “Tar­dé ca­si dos años en que me die­ra al fin luz ver­de”, re­cuer­da el au­tor. Las su­po­si­cio­nes de Han­sen eran ati­na­das: el pri­mer hom­bre en pi­sar la

El año que vie­ne, el 20 de ju­lio,

Lu­na era una com­bi­na­ción ex­tra­ña y mag­né­ti­ca en­tre osa­día y re­ser­va: “Neil po­día es­tar en una ca­bi­na to­man­do de­ci­sio­nes ins­tan­tá­neas, pe­ro tra­tán­do­se de otras co­sas de su vi­da, era in­creí­ble­men­te pre­ca­vi­do y pru­den­te”.

Un re­tra­to fiel de ese hom­bre fue el que se pro­pu­so ha­cer Damien Cha­ze­lle, ga­na­dor del Os­car por La La Land. Allí es­tán el via­je in­te­rior pa­ra li­diar con la muer­te de su hi­ja pe­que­ña, la pér­di­da de va­rios com­pa­ñe­ros en mi­sio­nes de prue­ba, la en­te­re­za pa­ra se­guir ade­lan­te y el co­ra­je o la in­cons­cien­cia pa­ra avan­zar, po­nien­do en ries­go su vi­da y ex­po­nien­do a su fa­mi­lia a acep­tar un po­si­ble fu­tu­ro sin él. No hay op­cio­nes fá­ci­les pa­ra los pio­ne­ros.

“Pa­ra en­ten­der­lo, tu­ve que ex­plo­rar la vi­da ca­se­ra de Neil; era una his­to­ria que ne­ce­si­ta­ba gi­rar en­tre la Lu­na y el fre­ga­de­ro de la co­ci­na, las vas­tas ex­ten­sio­nes de es­pa­cio yux­ta­pues­tas con las tex­tu­ras de la vi­da co­ti­dia­na”, con­tó Cha­ze­lle. “Ele­gí gra­bar el fil­me en vé­ri­té, ju­gan­do al es­pía en las mi­sio­nes es­pa­cia­les y los mo­men­tos más ín­ti­mos y res­guar­da­dos de la fa­mi­lia Arms­trong. Mi an­he­lo era que es­ta apro­xi­ma­ción pu­die­ra re­sal­tar el do­lor, la ale­gría, las vi­das vi­vi­das y per­di­das en nom­bre de uno de los pro­pó­si­tos más fa­mo­sos de la his­to­ria: po­ner un pie en la Lu­na”. El di­rec­tor que­ría que la pe­lí­cu­la se sin­tie­ra análo­ga, que se hi­cie­ra vi­si­ble lo ru­di­men­ta­rio de las na­ves que trans­por­ta­ban a es­tos hom­bres al es­pa­cio ex­te­rior. Du­ran­te la pre­pro­duc­ción y el ro­da­je, en­tre los miem­bros del equi­po se es­cu­cha­ba una y otra vez lo mis­mo: “Te­ne­mos en nues­tros bol­si­llos compu­tado­ras más po­de­ro­sas que las que nos en­via­ron a la Lu­na”.

Cha­ze­lle, que ya ha­bía tra­ba­ja­do con Gos­ling en La La Land, vol­vió a ele­gir­lo pa­ra El pri­mer hom­bre…; sa­bía que po­dría re­fle­jar los ras­gos que más lo ha­bían im­pac­ta­do de Arms­trong en su in­ves­ti­ga­ción, lo “re­ser­va­do, con­te­ni­do y po­co vis­to­so” que era. “No era el pro­to­tí­pi­co va­que­ro o el pi­lo­to que ha­bla rá­pi­do. Era un hom­bre de muy po­cas pa­la­bras, la per­so­na ca­lla­da que se sien­ta en la es­qui­na, pe­ro que in­me­dia­ta­men­te en­tien­de to­do: la per­so­na más lis­ta en la ha­bi­ta­ción”. Claire Foy ( The Crown, La chi­ca en la te­la­ra­ña) es Ja­net Arms­trong, la mu­jer que sos­tie­ne a es­te hom­bre, que lo in­ter­pre­ta en su her­me­tis­mo y lo acom­pa­ña en sus im­pul­sos.

La pe­lí­cu­la de Cha­ze­lle, que se es­tre­na es­te jue­ves 29, co­mien­za en 1961 y ter­mi­na en 1969, el pe­río­do en el que Neil Arms­trong vi­vió lo peor de su vi­da y tam­bién en el que co­no­ció la glo­ria. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.