El irre­sis­ti­ble en­can­to de me­ter­se en la bo­ca del lo­bo

Galería - - Columna - Por Car­men Po­sa­das

se so­la­pan y anu­lan unas a otras a tal ve­lo­ci­dad que ca­da vez es más cier­ta esa fra­se de que no exis­te en el mun­do na­da tan vie­jo co­mo la sen­sa­cio­nal pri­mi­cia de ayer. Cuan­do lean es­tas lí­neas, el res­ca­te de los ni­ños de la cue­va de Tai­lan­dia nos pa­re­ce­rá a to­dos ca­si tan an­ti­guo co­mo las ges­tas de Al­man­zor. Y, sin em­bar­go, una vez pa­sa­das pri­me­ro la zo­zo­bra y lue­go la eu­fo­ria del res­ca­te, exis­te un he­cho que me lla­ma la aten­ción. Por su­pues­to me dio mu­cha ale­gría que tu­vie­ra fi­nal tan fe­liz. Tam­bién es­toy de acuer­do con los que se­ña­lan que la pe­ri­pe­cia de los tre­ce Ja­ba­líes ha si­do un po­si­ti­vo con­tra­pun­to con res­pec­to al res­to de las no­ti­cias que nos de­vo­ran: con­flic­tos ét­ni­cos, cri­sis, gue­rras, in­fi­ni­tas tor­pe­zas po­lí­ti­cas o cual­quie­ra que sea la ex­tra­va­gan­cia se­ma­nal de Trump. Tam­po­co pien­so aguar la fies­ta se­ña­lan­do que, mien­tras se res­ca­ta­ba a los chi­cos, no muy le­jos de allí, en Pu­ket, y de­bi­do al mis­mo tem­po­ral, trein­ta y tres tu­ris­tas per­die­ron la vi­da, en tan­to que aún más al sur nau­fra­ga­ban otros dos barcos cau­san­do otra cin­cuen­te­na de muer­tos. De los úl­ti­mos dos nau­fra­gios las agen­cias de no­ti­cias ni si­quie­ra se po­nen de acuer­do en el nú­me­ro de víc­ti­mas, pe­ro tam­po­co pa­re­ce que im­por­te de­ma­sia­do, siem­pre ha ha­bi­do tra­ge­dias más me­diá­ti­cas que otras y des­de lue­go no hay na­da tan im­ba­ti­ble, me­diá­ti­ca­men­te ha­blan­do, co­mo un dra­ma que aca­ba bien. Los bien pen­san­tes han se­ña­la­do lo ins­pi­ra­do­ra que ha si­do la ges­ta. In­clu­so un pe­rió­di­co tan po­co da­do a la sen­si­ble­ría co­mo The Guardian se­ña­ló en su edi­to­rial que “la aven­tu­ra de la cue­va de Tai­lan­dia ha si­do un po­de­ro­so re­cor­da­to­rio de lo que el ser hu­mano es ca­paz de ha­cer cuan­do se so­bre­po­ne a sus mie­dos: sa­lir ade­lan­te y an­te­po­ner a su pró­ji­mo. Do­ce ni­ños fue­ron de­vo­ra­dos por la os­cu­ri­dad el mes pa­sa­do. Pe­ro cuan­do lo­gra­ron re­tor­nar a la luz, con ellos nos la han

Las no­ti­cias se su­ce­den,

traí­do tam­bién a no­so­tros”. No obs­tan­te, y ya di­go que sin áni­mo de aguar­le la fies­ta a na­die, exis­te un cu­rio­so efec­to co­la­te­ral de la no­ti­cia que me gus­ta­ría co­men­tar. An­tes de que In­ter­net con­vir­tie­ra al mun­do en un co­lo­sal escaparate, an­tes de que, gra­cias a las re­des, cual­quie­ra pue­de te­ner su cuar­to de ho­ra de glo­ria uni­ver­sal, un su­ce­di­do co­mo es­te ha­bría ser­vi­do pa­ra ad­ver­tir de lo que pue­de pa­sar si do­ce ni­ños que no sa­ben na­dar se aden­tran (na­da me­nos que cua­tro ki­ló­me­tros) en una pe­li­gro­sa cue­va. De he­cho, he aquí el ori­gen de lo que aho­ra co­no­ce­mos co­mo li­te­ra­tu­ra. Con­tar al res­to de la tri­bu qué pa­sa si uno se me­te en la bo­ca del lo­bo. Un avi­so a in­cau­tos, una aler­ta a ca­be­zas lo­cas. Pe­ro to­do eso era an­tes. En el mun­do hi­per­co­nec­ta­do ocu­rre to­do lo con­tra­rio. Du­ran­te el res­ca­te y tam­bién des­pués, en to­das las te­le­vi­sio­nes en­tre­vis­ta­ron a per­so­nas que ha­bían vi­vi­do si­tua­cio­nes pa­re­ci­das. Sus respuestas eran siem­pre las mis­mas. “Es­tu­ve a un tris de per­der la vi­da, pe­ro vol­ve­ría a ha­cer­lo mil ve­ces”. “Pa­sé me­ses en co­ma des­pués de un ac­ci­den­te de bu­ceo, pe­ro lo pri­me­ro que hi­ce al sa­nar fue vol­ver a la mis­ma cue­va sub­ma­ri­na”. Y a to­do el mun­do le pa­re­ce sen­sa­cio­nal. Na­die pien­sa “qué im­pru­den­cia, ha­brá apren­di­do al­go, ten­drá más cui­da­do de aho­ra en ade­lan­te”, sino que ad­mi­ra su arro­jo, su des­pre­cio a la muer­te. Es, sal­van­do las dis­tan­cias, el mis­mo fe­nó­meno que el bal­co­ning, o ca­mi­nar por la cor­ni­sa de un ras­ca­cie­los, o cir­cu­lar a 260 ki­ló­me­tros por ho­ra en un co­che y gra­bar la ha­za­ña, o cual­quie­ra de las ges­tas im­bé­ci­les que uno ve en In­ter­net. Qué va­lien­tes, qué ma­chos, voy a dar­les un like y a ver qué se me ocu­rre pa­ra con­ver­tir­me yo tam­bién en no­ti­cia por un día. Por eso las ges­tas con fi­nal fe­liz co­mo la de los Ja­ba­líes ya no cum­plen su fun­ción alec­cio­na­do­ra de an­tes, sino más bien to­do lo con­tra­rio. Por eso da exac­ta­men­te igual que, pa­ra res­ca­tar a un in­cau­to que se cree es­pe­leó­lo­go/sub­ma­ri­nis­ta/al­pi­nis­ta/fu­nam­bu­lis­ta o lo que sea, se gas­te una for­tu­na e, in­clu­so, pier­dan la vi­da uno o va­rios de los res­ca­ta­do­res; la gen­te ca­da vez ne­ce­si­ta echar­le ór­da­gos más so­na­dos (y me­diá­ti­cos) a la muer­te. Por la ma­gra glo­ria de ser al­guien du­ran­te un cuar­to de ho­ra, por un pu­ña­do de li­kes o por sa­lir en el te­le­dia­rio de las nue­ve. n

que en Uru­guay hay dos mo­men­tos pa­ra co­mer fru­tos de mar en con­ser­va: un ca­la­mar en su tin­ta co­mo par­te de una pi­ca­da es­pe­cial o un atún al na­tu­ral que sa­le de la des­pen­sa co­mo úl­ti­mo re­cur­so de un al­muer­zo o una ce­na. No obs­tan­te, en cul­tu­ras tan cer­ca­nas co­mo la es­pa­ño­la y la por­tu­gue­sa, la la­ta ocu­pa un lu­gar de re­fe­ren­cia den­tro de la gas­tro­no­mía. Pa­ra ellos, la con­ser­va es el mo­do de pre­ser­var los ali­men­tos de tem­po­ra­da pa­ra dis­po­ner de ellos to­do el año, des­de ber­be­re­chos has­ta eri­zos, pes­ca­dos en­te­ros co­mo sar­di­nas y has­ta bo­ni­to. Ade­más, al abrir­las no se co­lo­can sim­ple­men­te so­bre la me­sa, se con­vier­ten en in­su­mos, in­gre­dien­tes protagónicos de dis­tin­tos pla­tos. “Si tie­nes tiem­po pa­ra co­ci-

Po­dría­mos ge­ne­ra­li­zar

nar con ellas, con las con­ser­vas pue­des lle­gar a ela­bo­ra­cio­nes que nun­ca di­rías que sa­lie­ron de una la­ta”, di­jo el co­ci­ne­ro Jor­ge Ga­go a jus­to des­pués de rea­li­zar un me­nú de seis pa­sos con na­va­jas, me­ji­llo­nes, ber­be­re­chos, sar­di­nas y eri­zos en­la­ta­dos jun­to a va­rios in­te­gran­tes de la Xun­ta de Ga­li­cia. “Es­pa­ña es el país que más con­ser­vas ven­de del mun­do”, agre­gó Ga­go.

Es­te jo­ven co­ci­ne­ro de 30 años, ga­lar­do­na­do co­mo me­jor co­ci­ne­ro jo­ven de Ga­li­cia en 2017, tie­ne un res­tau­ran­te en San­tia­go de Com­pos­te­la lla­ma­do A Ma­ce­ta, que ba­sa su co­ci­na en in­gre­dien­tes lo­ca­les y de tem­po­ra­da y re­co­no­ce en las con­ser­vas su ver­sa­ti­li­dad en la co­ci­na. De he­cho, co­men­tó que exis­ten en dis­tin­tas par­tes de Es­pa­ña res­tau­ran­tes úni- ca­men­te de­di­ca­dos a po­ner en va­lor es­te pro­duc­to. En­tre ellos se desata­can, por ejem­plo, La Con­ser­ve­ra De­lis­to­re & Ta­pas fren­te al Mer­ca­do de San Mi­guel en Ma­drid o La­ta- Ba­rra, ubi­ca­do muy cer­ca de la Sa­gra­da Fa­mi­lia en Bar­ce­lo­na. Otro gran pro­duc­tor de con­ser­vas es Por­tu­gal, y allí tam­bién al­gu­nos co­ci­ne­ros se ani­man a po­ner en va­lor el pro­duc­to. Es­te es el ca­so de Can the Can, Sol e pes­ca y Con­ser­va-te en Lis­boa, en­tre otros. En de­fi­ni­ti­va, so­lo es cues­tión de ani­mar­se a in­te­grar­los a cual­quier re­ce­ta.

A con­ti­nua­ción, tres de las seis re­ce­tas del me­nú que com­par­tió Ga­go en Mon­te­vi­deo. n

ga­le­ría,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.