Frac­ta­les

La Republica (Uruguay) - - NACIONALES - Hugo Fer­nán­dez

Los asun­tos son de mu­cha in­ten­si­dad y de un con­tex­to frá­gil, el em­pu­je del ca­rro se no­ta y va­le la pe­na si lle­ga­mos, aun­que el lle­gar no sig­ni­fi­ca que ter­mi­na, em­pie­za otro ca­mino. To­do pa­sa rá­pi­do, tan­to que ol­vi­da­mos lo im­por­tan­te, co­bra­mos al gri­to, res­pon­de­mos tam­bién a una pu­bli­ci­dad, so­mos ne­gli­gen­tes an­te una opor­tu­ni­dad de em­pe­zar ca­da día. De­sa­pro­ve­chan­do y cul­pan­do a un sis­te­ma in­ven­ta­do por no­so­tros mis­mos. El de­re­cho a re­cla­mar no es cues­tio­na­do ja­más y me­nos el de bus­car res­pon­sa­bles. Pe­ro la úni­ca for­ma, de no ba­na­li­zar la lu­cha, es po­nien­do to­do y apo­yan­do a los com­pa­ñe­ros, y no usán­do­los. La úni­ca for­ma es de­fen­der con pa­sión aque­llo en lo que cree­mos sin fal­tar­le el res­pe­to a esos quie­nes lle­van en las ve­nas su lla­ma y de­fien­den con res­pe­to al otro su de­re­cho. En le­tras o en pa­la­bras con­ta­giar eso no es fá­cil. ¡Qué ma­ra­vi­llo­so se­ría tras­la­dar eso con le­tras! El res­pe­to y la pa­la­bra va­len mu­cho. Un con­tra­to pa­ra mí es la mi­ra­da y el apre­tón de mano. Aun­que las le­yes y los pa­pe­les te ha­gan cues­tio­nar la leal­tad del ser hu­mano, yo aún creo y con­fío en la Hu­ma­ni­dad. Por­que la má­qui­na más per­fec­ta de es­te mun­do es el ser hu­mano y la más im­pre­de­ci­ble, y eso lo ha­ce ma­ra­vi­llo­so. Sa­lú!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.