Cel­sa Puen­te en­via­rá al Pre­si­den­te in­for­me con lo­gros de su ges­tión en Se­cun­da­ria

La ex­je­rar­ca di­jo a RE­PÚ­BLI­CA Ra­dio que tam­bién le ha­ré un en­vío a la Mi­nis­tra y al pro­pio Co­di­cen “por­que siem­pre es bueno de­jar tes­ti­mo­nio de lo que uno ha he­cho”.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA -

Cel­sa Puen­te, ex Di­rec­to­ra de Se­cun­da­ria, ma­ni­fes­tó en en­tre­vis­ta pa­ra RE­PÚ­BLI­CA Ra­dio que aun­que acep­tó su sa­li­da del Co­di­cen, no com­par­te el ar­gu­men­to de cu­ya de­ci­sión y por ello pla­nea en­viar un do­cu­men­to al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ta­ba­ré Vás­quez, pa­ra dar a co­no­cer un ba­lan­ce de sus cua­tro años de ges­tión, en aras de la res­pon­sa­bi­li­dad y el com­pro­mi­so de ha­ber te­ni­do“un car­go de con­fian­za tan im­por­tan­te” en la edu­ca­ción del país.

“Es­toy ter­mi­nan­do en es­tos días un do­cu­men­to am­plio que le voy a en­viar al Pre­si­den­te pa­ra que vi­sua­li­ce los lo­gros que se con­cre­ta­ron en los cua­tro años que di­ri­gí la edu­ca­ción se­cun­da­ria, me in­tere­sa par­ti­cu­lar­men­te por un te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad. Es­ta se­ma­na se lo pre­sen­to, es­toy pu­lien­do los úl­ti­mos as­pec­tos, tam­bién le ha­ré un en­vío a la Mi­nis­tra y al pro­pio Co­di­cen por­que siem­pre es bueno de­jar tes­ti­mo­nio de lo que uno ha he­cho pe­ro no por una cues­tión de ha­la­go per­so­nal, sino por­que hay que ir ge­ne­ran­do re­gis­tro y cons­tru­yen­do me­mo­ria del ca­mino re­co­rri­do pa­ra po­der se­guir im­pul­san­do las lí­neas que se han inau­gu­ra­do o re­con­du­cir esas lí­neas”.

Así lo ma­ni­fes­tó Puen­te, quien pu­so su car­go a la or­den des­de ha­ce un mes y ac­tual­men­te ejer­ce sus fun­cio­nes de Ins­pec­to­ra de Ins­ti­tu­tos y Li­ceos, car­go que ga­nó a tra­vés de con­cur­so.

So­bre las ra­zo­nes de su sa­li­da, la do­cen­te ad­mi­tió que ella mis­ma no tie­ne muy cla­ro las ra­zo­nes reales de lo ocu­rri­do.“No lo ten­go muy cla­ro, pe­ro ocu­rrió, y creo que es un te­ma so­bre el que no hay que vol­ver, ya for­ma par­te del pa­sa­do y hay que mi­rar pa­ra ade­lan­te. En su mo­men­to me sor­pren­dió, so­bre to­do por los mo­ti­vos, uno es­pe­ra que en una re­mo­ción de un car­go de es­ta je­rar­quía ha­ya una ar­gu­men­ta­ción que per­mi­ta sos­te­ner la solicitud de la re­nun­cia, de cual­quier ma­ne­ra, des­de el día que en­tré su­pe que ese tiem­po era de un car­go de con­fian­za, mi car­go pre­su­pues­tal es el que de­ten­to hoy”.

La do­cen­te ex­pre­só “en mi carta de re­nun­cia de­jé cla­ro que no com­par­to la de­ci­sión y en el ter­cer pun­to digo cla­ra­men­te que si­go in­tac­ta a mi vo­ca­ción do­cen­te, la ten­go des­de el día que en­tré al Ins­ti­tu­to de Pro­fe­so­res Ar­ti­gas a ha­cer mi ca­rre­ra y la ten­go hoy, don­de ya tran­si­té, con­cur­sé en to­dos los car­gos que el sis­te­ma tie­ne dis­po­ni­bles, tu­ve un car­go de con­fian­za du­ran­te cua­tro años, los cua­les fue­ron muy lin­dos en mi vi­da pro­fe­sio­nal y es­toy or­gu­llo­sa por­que hu­bo mu­chos lo­gros y un tra­ba­jo en equi­po con ex­ce­len­tes pro­fe­sio­na­les”.

Puen­te pien­sa que los uru­gua­yos tam­bién tie­nen que ha­cer más vi­si­bles los lo­gros que tie­nen “pa­ra no caer en el dis­cur­so fa­ta­lis­ta, por­que creo que uno de los pro­ble­mas que tie­ne la edu­ca­ción ac­tual es que no lo­gra sa­lir del dis­cur­so fa­ta­lis­ta, cuan­do uno mi­ra las pro­pues­tas, en esa diversidad de mi­ra­das, hay mu­chí­si­mas coin­ci­den­cias. Creo que hay una fa­lla a la ho­ra de ha­cer acuer­dos y de im­ple­men­tar­los, no se si se in­ter­po­nen egos per­so­na­les, o lo po­lí­ti­co, aun­que des­de el pun­to de vis­ta po­si­ti­vo de la po­lí­ti­ca, es sa­lu­da­ble por­que tie­ne la fun­ción de ayu­dar a los ciu­da­da­nos a al­can­zar una me­jor vi­da, so­lo que a ve­ces se con­vier­te en lo po­li­ti­que­ro y allí se pier­de la esen­cia de la con­di­ción sa­lu­da­ble”.

Even­to edu­ca­ti­vo

En días re­cien­tes, Puen­te fue in­vi­ta­da a par­ti­ci­par en la inau­gu­ra­ción de uno de los dis­po­si­ti­vos te­rri­to­ria­les de Asam­blea Uru­guay, se tra­ta de un es­pa­cio de per­te­nen­cia ba­rrial en la zo­na de Mal­vín Nor­te. “Allí tu­ve el ho­nor de ha­blar del tiem­po en que di­ri­gí el Con­se­jo de Se­cun­da­ria y plan­tea­ba al­gu­nos as­pec­tos im­por­tan­tes que los ciu­da­da­nos de­be­mos te­ner en cuen­ta pa­ra se­guir cons­tru­yen­do con una mi­ra­da de­mo­crá­ti­ca el país que que­re­mos”.

Den­tro de esos plan­tea­mien­tos, ar­gu­men­tó la do­cen­te que hi­zo gran én­fa­sis en el te­ma de los de­re­chos hu­ma­nos,“en ga­ran­ti­zar la edu­ca­ción pa­ra los jó­ve­nes. Es im­por­tan­te sa­ber que los cen­tros edu­ca­ti­vos exis­ten pa­ra ase­gu­rar el ac­ce­so, pe­ro más que to­do pa­ra abor­dar el desa­rro­llo in­te­gral, en esa me­di­da ten­dre­mos una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, en la que sus ac­to­res es­tén lo su­fi­cien­te­men­te for­ma­dos pa­ra sa­ber ex­pre­sar­se, desa­rro­llar jui­cios y ser crí­ti­cos en el buen sen­ti­do”.

Asu­mió que“en la edu­ca­ción hay una diversidad de mi­ra­das y pue­de lle­gar a ser un fac­tor muy en­ri­que­ce­dor si so­mos ca­pa­ces de ar­mar una me­sa de tra­ba­jo don­de flu­ya un diá­lo­go que sea fér­til y que per­mi­ta lle­gar a unos pun­tos in­ter­me­dios en re­la­ción al ac­tuar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.