Agua­da bus­ca iden­ti­fi­car a los au­to­res de los au­dios di­fa­ma­to­rios

El club re­pu­dia los ru­mo­res que co­men­za­ron a co­rrer por What­sApp.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA -

En las úl­ti­mas ho­ras el am­bien­te del bas­quet­bol se ha vis­to sa­cu­di­do por una se­rie de au­dios que co­men­za­ron a co­rrer por What­sApp. Los au­to­res de esos au­dios men­cio­nan ca­sos de par­ti­dos arre­gla­dos, men­cio­nan a al­gu­nos ju­ga­do­res y al ex­pre­si­den­te Fal­vio Perch­mann, a quien ade­más se le ad­ju­di­ca ha­ber per­di­do la fi­cha de Lean­dro García Mo­ra­les en una par­ti­da de po­ker.

An­te es­ta si­tua­ción, des­de la cuen­ta ofi­cial de Agua­da se emi­tió un co­mu­ni­ca­do re­pu­dian­do esos ru­mo­res y anun­cian­do que se lle­va­rán a ca­bo ac­cio­nes le­ga­les a quie­nes com­par­tie­ron di­chos au­dios y for­man par­te de la ins­ti­tu­ción.

Así di­ce el co­mu­ni­ca­do:

Des­de va­rios me­ses atrás han es­ta­do cir­cu­lan­do ver­sio­nes agra­vian­tes en re­la­ción a al­gu­nos di­ri­gen­tes de nues­tra Ins­ti­tu­ción. Las mis­mas se ma­te­ria­li­za­ron a tra­vés de co­men­ta­rios en re­des so­cia­les, tam­bién con pan­car­tas du­ran­te al­gu­nos par­ti­dos, e in­clu­so ha­ce po­cos días has­ta en el vestuario del club.

Has­ta aho­ra es­ta Co­mi­sión Di­rec­ti­va y es­pe­cial­men­te los com­pa­ñe­ros in­jus­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos han pre­fe­ri­do man­te­ner si­len­cio so­bre es­tas si­tua­cio­nes de in­ju­rias. Así se en­ten­dió con­ve­nien­te, en la con­vic­ción de que es­to for­ma­ba par­te de una cam­pa­ña di­fa­ma­to­ria ori­gi­na­da a par­tir de la ne­ga­ti­va por par­te de la Co­mi­sión Di­rec­ti­va en ac­ce­der a la en­tre­ga de en­tra­das gra­tui­tas, es­to en el marco de su lu­cha por erra­di­car la vio­len­cia en el de­por­te.

La­men­ta­ble­men­te, en los úl­ti­mos días se ha cons­ta­ta­do que al­gu­nas otras per­so­nas, no sa­be­mos con qué in­ten­cio­nes, se han en­car­ga­do de ha­cer cir­cu­lar a tra­vés de las re­des so­cia­les au­dios y tex­tos en el mis­mo sen­ti­do agra­vian­te, in­clu­yen­do en ellos nom­bres de di­ri­gen­tes, téc­ni­cos y ju­ga­do­res de nues­tra Ins­ti­tu­ción y así co­mo su­gi­rien­do in­clu­so la par­ti­ci­pa­ción de jue­ces, etc.

Agua­da ex­pre­sa su más enér­gi­co re­cha­zo a es­tas ver­sio­nes in­fun­da­das y ab­sur­das que pre­ten­der ro­zar el ho­nor de al­gu­nas per­so­nas y de to­da una Ins­ti­tu­ción que ha si­do ejem­plo de de­por­ti­vi­dad a lo lar­go de ca­si 100 años", y ex­pre­sa que rea­li­za­rá las "ave­ri­gua­cio­nes ne­ce­sa­rias", pa­ra iden­ti­fi­car a las per­so­nas "que han par­ti­ci­pa­do de es­tos ac­tos di­fa­ma­to­rios y en los ca­sos que pu­die­se exis­tir al­gún ti­po de víncu­lo con el Club, apli­car las má­xi­mas san­cio­nes que es­tén a su al­can­ce (ex­pul­sión de los pa­dro­nes so­cia­les, apli­ca­ción del de­re­cho de ad­mi­sión, etc.".

La de­fen­sa de Perch­mann

Uno de los acu­sa­dos en los au­dios es el ex pre­si­den­te Fla­vio Perch­mann, quien sos­tu­vo con fir­me­za que“Es­to sa­lió de nues­tro propio club y no es na­da agra­da­ble.Yo ha­ce años que ha­go apues­tas de­por­ti­vas pe­ro a ni­vel de per­so­nal, pe­ro nun­ca in­vo­lu­cré a na­die co­mo se me acu­sa. Es­cu­cho co­sas que son un dis­pa­ra­te y no con­du­cen a na­da, so­lo man­char y sem­brar du­das de co­sas que no son pa­ra na­da lin­das”, ex­pre­só en Sport 890.

Perch­mann re­ve­ló que “Hay una so­la per­so­na que es­tá iden­ti­fi­ca­da con Agua­da. De nom­bre no la co­noz­co, pe­ro si la veo la ubi­co. El club va a em­pe­zar la ac­ción de los abo­ga­dos y ellos ve­rán por don­de co­mien­zan, pe­ro par­te del da­ño es­tá he­cho y es sem­brar du­das”.

En el ca­so de los ju­ga­do­res Miguel Ba­rrio­la y Diego García, se de­fen­die­ron a tra­vés de sus re­des so­cia­les.

Diego García es­cri­bió: “La­men­to mu­cho en es­ta ins­tan­cia te­ner que de­di­car un mí­ni­mo de tiem­po a es­to, pe­ro me es im­po­si­ble ha­cer oí­dos sor­dos a pa­la­bras que en­su­cian gra­tui­ta­men­te mi per­so­na y tra­ba­jo. ¿Cos­tó iden­ti­fi­car a la per­so­na del au­dio? Cla­ro que no, im­po­si­ble no iden­ti­fi­car la voz de una per­so­na que se sien­ta de­trás del ban­co to­dos los par­ti­dos, ha­cién­do­se lla­mar hin­cha”. Y Miguel Ba­rrio­la es­cri­bió: “Jue­go al bas­ket pro­fe­sio­nal­men­te ha­ce 14 años, nun­ca pa­sé por al­go si­mi­lar, don­de se po­ne en du­da mi de­por­ti­vi­dad, mi ho­nes­ti­dad y per­so­na. Es pe­no­so que se du­de de no­so­tros. Pe­ro atri­buir­lo a una ma­nio­bra ilí­ci­ta es al­go muy gra­ve. A lo úni­co que apos­ta­mos es a dar el má­xi­mo to­dos los días y en ca­da par­ti­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.