To­po­lansky: “El FA de­be re­vi­sar el pac­to po­lí­ti­co pa­ra que la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria fun­cio­ne”

“Lo que nos te­ne­mos que pre­gun­tar aho­ra es si bas­ta con te­ner ma­yo­ría par­la­men­ta­ria”, re­ve­ló.

La Republica (Uruguay) - - PORTADA - En­zo Adi­nol­fi

“Lo que nos te­ne­mos que pre­gun­tar aho­ra es si bas­ta con te­ner ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, o si te­ne­mos que pe­lear siem­pre por la ma­yo­ría, pe­ro sen­tar­nos a re­vi­sar el pac­to po­lí­ti­co en­tre no­so­tros pa­ra que esa ma­yo­ría par­la­men­ta­ria fun­cio­ne co­mo de­be fun­cio­nar”, re­ve­ló a LA RE­PÚ­BLI­CA la vi­ce­pre­si­den­ta Lucía To­po­lansky.

La vi­ce­pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, Lucía To­po­lansky, se­ña­ló en en­tre­vis­ta con LA RE­PÚ­BLI­CA que es par­ti­da­ria de re­ver el pac­to po­lí­ti­co del Fren­te Am­plio (FA) pa­ra aten­der a nue­vas reali­da­des, co­mo la que que­dó en evi­den­cia con el vo­to “re­bel­de” del pa­sa­do martes en la que im­pi­dió que las ju­bi­la­cio­nes mi­li­ta­res tu­vie­ra un im­pues­to.

“San­cio­nar no so­lu­cio­na na­da. No es el pri­me­ra vez que pa­sa, no es el úni­co ca­so. Lo que nos te­ne­mos que pre­gun­tar aho­ra es si bas­ta con te­ner ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, o si te­ne­mos que pe­lear siem­pre por la ma­yo­ría, pe­ro sen­tar­nos a re­vi­sar el pac­to po­lí­ti­co en­tre no­so­tros pa­ra que esa ma­yo­ría par­la­men­ta­ria fun­cio­ne co­mo de­be fun­cio­nar”, re­ve­ló.

Asi­mis­mo, en re­la­ción a lo que dic­ta­mi­nó el Ple­na­rio del FA so­bre el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio (TLC) con Chi­le ex­pre­só que el te­ma no de­bió ana­li­zar­se en el Ple­na­rio y que lo que más le preo­cu­pa “es el mun­do del tra­ba­jo”.

“No co­rres­pon­de que ese te­ma se dis­cu­tan en el Ple­na­rio, por­que es muy di­fí­cil pa­ra un com­pa­ñe­ro de un co­mi­té de ba­se leer to­do un tra­ta­do. Un TLC tie­ne una in­tro­duc­ción, ar­tícu­los, anexos; es­tá en una se­rie de pau­tas de có­mo se ne­go­cia. En­ton­ces, lo que los com­pa­ñe­ros oman un po­co en po­si­ción por in­for­mes –que son par­cia­les- o por al­gu­nos pre­su­pues­tos, es un po­co: ‘si o no’. Y me pa­re­ce que eso en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, co­mer­cial, y que es la que im­pac­ta so­bre el mun­do del tra­ba­jo, que es lo que más me preo­cu­pa a mí; es un po­co com­ple­jo. Eso en mi sec­tor, en­tre los sie­te se­na­do­res que so­mos, te­ne­mos a uno es­pe­cia­li­za­do en las cues­tio­nes in­ter­na­cio­na­les, que es el se­na­dor Rubén Martínez Huel­mo y po­ne­mos con­fian­za

en él. Esa de­be­ría ser la ló­gi­ca. Los es­pe­cia­li­za­dos fren­team­plis­tas de­be­rían ser los

que nos ilus­tren. Yo no sé si to­dos le­ye­ron los dos tra­ta­dos pre­sen­ta­dos. Ve­re­mos qué pa­sa”, agre­gó.

En re­la­ción a la mo­di­fi­ca­ción del ar­tícu­lo 11 de la Cons­ti­tu­ción pa­ra per­mi­tir los alla­na­mien­tos noc­tur­nos que pro­po­ne el sec­tor li­de­ra­do por el se­na­dor Jorge La­rra­ña­ga ( Alian­za Na­cio­nal), ar­gu­men­tó que en prin­ci­pio “no es­ta­ría de acuer­do” en mo­di­fi­car­lo, aun­que de­cla­ró que es­tá abier­ta a dis­cu­tir el te­ma.

“Hay una co­sa que es real, y es que el nar­co­trá­fi­co ope­ra en la noche y des­de vi­vien­das fa­mi­lia­res. En­ton­ces, co­mo el ho­gar es un sa­gra­do in­vio­la­ble, la po­li­cía tie­ne un lí­mi­te fuer­te. Aho­ra bien, ¿có­mo se po­dría usar una he­rra­mien­ta de ese ti­po? Es una co­sa que de­ja un gran signo de in­te­rro­ga­ción. En prin­ci­pio no es­ta­ría de acuer­do, pe­ro no me nie­go a dis­cu­tir el te­ma. Pe­ro no ha­cer­lo por ‘ti­tu­la­res’, no por gran­des de­cla­ra­cio­nes, no a los gri­tos en una se­sión del Se­na­do. Si hu­bie­ra un ám­bi­to se­rio don­de par­ti­ci­pa­ra gen­te del Poder Ju­di­cial, del Poder Le­gis­la­ti­vo y pu­dié­ra- mos sen­tar­nos a con­ver­sar, ca­paz que se en­cuen­tra al­gu­na sa­li­da que pu­die­ra so­lu­cio­nar ese pro­ble­ma que te­ne­mos”.

To­po­lanzky se re­fi­rió tam­bién a la si­tua­ción que tra­vie­san los dos gran­des de la re­gión. “Es una gran preo­cu­pa­ción. Los dos gran­des del Mer­co­sur es­tán en pro­ble­mas muy di­fí­ci­les y a no­so­tros por más pro­li­jos y lo más es­ta­bles que sea­mos, nos pe­ga. En Bra­sil, al can­di­da­to con me­jor en­cues­ta lo tie­nen pre­so, to­da­vía no ha apa­re­ci­do una prue­ba. Acu­sa­cio­nes hay, pe­ro pue­den ha­ber mi­les. Y prue­bas aún no han apa­re­ci­do. Es evi­den­te que se hi­cie­ron co­sas pa­ra sa­car gen­te de la tro­ya. Por ejem­plo, a Dil­ma Rous­seff (ex­pre­si­den­ta de Bra­sil) la des­ti­tu­ye­ron y to­da­vía no hay nin­gu­na cau­sa con­tra ella. Sí hay con­tra el pre­si­den­te ac­tual. En­ton­ces, ese sí que es un pro­ce­so bas­tan­te frau­du­len­to. A mí me lla­ma la aten­ción que el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal no se ha­ya pro­nun­cia­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.