“Los mi­li­ta­res son una cas­ta apar­te de la so­cie­dad, que re­ci­be pri­vi­le­gios es­pe­cia­les”

Ase­gu­ró que los or­ga­nis­mos de In­te­li­gen­cia “tie­nen la in­for­ma­ción” so­bre los de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos.

La Republica (Uruguay) - - NACIONALES -

Se­gún el in­te­gran­te de la Aso­cia­ción de Ma­dres y Fa­mi­lia­res de De­te­ni­dos Des­apa­re­ci­dos, los or­ga­nis­mos de in­te­li­gen­cia son los que sa­ben so­bre dón­de es­tán los 200 des­apa­re­ci­dos, “pe­ro no hay vo­lun­tad pa­ra bus­car”, por­que hay to­do un sis­te­ma que pro­te­ge a los mi­li­ta­res. Es­te 20 de ma­yo vuel­ve la mar­cha del si­len­cio en bús­que­da de ver­dad y jus­ti­cia. La con­sig­na de es­te año es la mis­ma de la del año pa­sa­do, ya que el ob­je­ti­vo de di­cha mo­vi­li­za­ción es re­fle­xio­nar so­bre la im­pu­ni­dad y la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne el Es­ta­do en el ayer y en el hoy. Se­gún lo de­cla­ra­do por Ni­lo Pa­ti­ño (in­te­gran­te de la Aso­cia­ción de Ma­dres y Fa­mi­lia­res de De­te­ni­dos Des­apa­re­ci­dos) en Re­pú­bli­ca Ra­dio, el he­cho de que no ha­ya sa­li­do el im­pues­to a las al­tas pa­si­vi­da­des mi­li­ta­res tie­ne que ver con “la im­pu­ni­dad con la que se ma­ne­jan al­gu­nos mi­li­ta­res y ci­vi­les en es­te país”. Ase­ve­ró que es­te te­ma siem­pre ha si­do mal re­suel­to y que los pri­vi­le­gios de los mi­li­ta­res se dan en dos sen­ti­dos: eco­nó­mi­cos y de cas­ta. “Siem­pre pa­re­cie­ron una cas­ta apar­te de la so­cie­dad, la cual re­ci­bía pri­vi­le­gios es­pe­cia­les. No hay que ol­vi­dar que el co­man­dan­te en je­fe de la épo­ca, Hu­go Medina, di­jo que si ve­nían ci­ta­cio­nes de la Jus­ti­cia, iba a guar­dar la in­for­ma­ción en la ca­ja fuer­te. An­te es­ta si­tua­ción, quie­nes te­nían el poder en ese mo­men­to -el go­bierno- res­pal­dó es­ta ac­ti­tud y fue­ron cóm­pli­ces de eso”.

Sos­tu­vo que es­ta mo­vi­li­za­ción es­tá por en­ci­ma de las ban­de­ras po­lí­ti­cas y es un com­pro­mi­so de to­da la so­cie­dad lu­char por la ver­dad y la jus­ti­cia. “Lo úni­co que hay que te­ner cui­da­do es que los mi­li­ta­res jue­gan mu­cho. No te­ne­mos pa­rá­me­tros pa­ra sa­ber si al­go es cier­to y qué no lo es”.

Ase­ve­ró que los úl­ti­mos des­cu­bri­mien­tos re­afir­man lo que Fa­mi­lia­res ha ve­ni­do ex­pre­san­do en más de una opor­tu­ni­dad. Tal es el ca­so de la Co­mi­sión In­ves­ti­ga­do­ra que hay en el Par­la­men­to, la cual ana­li­za el es­pio­na­je que ha­cían los mi­li­ta­res en pe­río­do de de­mo­cra­cia.

In­ves­ti­ga­cio­nes

Con res­pec­to a las in­ves­ti­ga­cio­nes que exis­ten so­bre el pa­ra­de­ro de los des­apa­re­ci­dos, Pa­ti­ño men­cio­nó que ha si­do “un ca­mino de­ma­sia­do lar­go”, ya que la bús­que­da no de­pen­de de la de­cla­ra­ción de tres tor­tu­ra­do­res o ase­si­nos que di­gan don­de es­tán los des­apa­re­ci­dos. Ma­dres y Fa­mi­lia­res de De­te­ni­dos Des­apa­re­ci­dos con­vo­ca a la 23ª Mar­cha del Si­len­cio, don­de mi­les de uru­gua­yos mar­cha­rán con la con­sig­na “Im­pu­ni­dad. Res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do. Ayer y Hoy”.

En ma­yo de 1996, un 20 de ma­yo, se lle­vó a ca­bo la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria de di­cha or­ga­ni­za­ción, a la pri­me­ra Mar­cha del Si­len­cio, día en el que el si­len­cio co­men­zó a atur­dir a los que aun ca­llan. “Por ver­dad, me­mo­ria y nun­ca más mar­cha­mos en si­len­cio el día 20 de ma­yo en ho­me­na­je a las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra mi­li­tar y en re­pu­dio a las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos”.

La mo­vi­li­za­ción co­men­za­rá a las 19 ho­ras en la Plaza a Los Des­apa­re­ci­dos en Amé­ri­ca, en Jack­son y Ave­ni­da Ri­ve­ra, pa­ra des­de allí par­tir ha­cia la Plaza Li­ber­tad con flo­res y el pa­be­llón na­cio­nal. “El ho­me­na­je a las víc­ti­mas no pue­de ser otro que el re­co­no­ci­mien­to a tra­vés de la ver­dad de los he­chos, la re­cu­pe­ra­ción de la me­mo­ria y la exi­gen­cia de que en Uru­guay nun­ca más exis­ta la tor­tu­ra, las eje­cu­cio­nes y la des­apa­ri­ción for­za­da de per­so­nas”, se­ña­la un do­cu­men­to que da ini­cio a la con­vo­ca­to­ria.

“Sa­be­mos feha­cien­te­men­te que las ins­ti­tu­cio­nes y los or­ga­nis­mos de in­te­li­gen­cia son las que tie­nen la in­for­ma­ción, pe­ro no hay vo­lun­tad pa­ra bus­car. Ese es

el ver­da­de­ro pro­ble­ma. La ins­ti­tu­cio­nes mi­li­ta­res siem­pre han te­ni­do la in­for­ma­ción, pe­ro siem­pre se nie­gan a dar­la”.

“Hay más de 200 des­apa­re­ci- dos. De esos 200, hay cer­ca de unos 20 que es­tán re­co­no­ci­dos en Bue­nos Aires, ya que fue­ron iden­ti­fi­ca­dos por ADN. En Uru­guay, hay 5 ha­llaz­gos. Lo cier­to es que hay un equi­po de an­tro­po­lo­gía en Ar­gen­ti­na muy fuer­te que ha tra­ba­ja­do du­ran­te es­tos años y des­de la ve­ci­na ori­lla se ha im­pul­sa­do otra po­lí­ti­ca. Evi­den­te­men­te, ellos han avan­za­do mu­cho más que no­so­tros”, agre­gó.

DA­TOS SO­BRE LA MAR­CHA

Tri­bu­na­les de Ho­nor

Asi­mis­mo, in­sis­tió en que la so­cie­dad no pue­de en­ga­ñar­se con el pre­tex­to de que du­ran­te la dic­ta­du­ra hu­bo tri­bu­na­les mi­li­ta­res, ya que lo “úni­co” que juz­gan son si las ac­ti­tu­des que un ofi­cial lle­va ade­lan­te ata­can el pres­ti­gio o la mo­ral de las Fuer­zas Ar­ma­das. “En el ca­so de Er­nes­to Ra­mas, tu­vo un tri­bu­nal por se­cues­tro ex­tor­si­vo en el año 1977. Pe­ro lo juz­gan por­que in­tro­du­jo en una ba­se clan­des­ti­na a un in­di­vi­duo sin re­gis­trar o por­que hi­zo una ope­ra­ción sin avi­sar­le al man­do. Le die­ron so­lo 35 días de arres­to cuan­do lo que hi­zo fue se­cues­trar a una per­so­na pa­ra sa­car­le di­ne­ro, ese es el pro­ble­ma de los tri­bu­na­les mi­li­ta­res. Por tan­to, hay que cam­biar la ba­se de los tri­bu­na­les de ho­nor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.