Mo­ra­les acu­sa a Trump de avi­var el “odio ra­cis­ta” con sus pa­la­bras

Crí­ti­cas tras los úl­ti­mos di­chos del man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano.

La Republica (Uruguay) - - REGIÓN -

El pre­si­den­te de Bo­li­via, Evo Mo­ra­les, ha arre­me­ti­do con­tra su ho­mó­lo­go de EE.UU., Do­nald Trump, por avi­var “el odio ra­cis­ta” con sus de­cla­ra­cio­nes con­tra los in­mi­gran­tes y des­cri­bir co­mo “animales” a los mi­gran­tes la­ti­nos que re­si­den en el país nor­te­ame­ri­cano.

“Con­de­na­mos la pre­po­ten­cia de Trump por ofen­der y tra­tar a los in­mi­gran­tes la­ti­nos lla­mán­do­los “animales”, lle­van­do el odio ra­cis­ta al ex­tre­mo”, ha se­ña­la­do en unos men­sa­jes emi­ti­dos en su cuen­ta en Twit­ter. El man­da­ta­rio in­dí­ge­na ha sub­ra­ya­do la igual­dad de to­dos los se­res hu­ma­nos y ha ex­pre­sa­do su re­cha­zo a cual­quier ti­po de ra­cis­mo. “To­das las per­so­nas so­mos igua­les y me­re­ce­mos con­si­de­ra­ción y res­pe­to. Nues­tra so­li­da­ri­dad y apo­yo con las víc­ti­mas de po­lí­ti­cas ra­cis­tas”, ha aña­di­do. En otro men­sa­je, ha ca­li­fi­ca­do al im­pe­ria­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se de “enemi­go de la hu­ma­ni­dad”, ha­cien­do re­fe­ren­cia a los crí­me­nes que ha co­me­ti­do cons­tan­te­men­te con­tra los pue­blos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. “El en­ton­ces pre­si­den­te de EE.UU., Bill Clin­ton, pi­dió per­dón por el ex­pe­ri­men­to Tus­ke­gee, que de­jó que 600 ne­gros mue­ran con sí­fi­lis, pri­va­dos de me­di­ci­nas. En 2010, EE.UU. pi­dió dis­cul­pas por ha­cer lo mis­mo en Gua­te­ma­la. El im­pe­rio es el peor enemi­go de la hu­ma­ni­dad”, ha de­nun­cia­do Mo­ra­les. Tam­bién el go­bierno de Mé­xi­co con­de­nó el dis­cur­so “xe­no­fó­bi­co” del pre­si­den­te de EE.UU., Do­nald Trump, en que lla­ma “animales” a al­gu­nos mi­gran­tes, y aler­ta so­bre los ries­gos de es­tos di­chos que son una in­vi­ta­ción a la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos y al odio.

“Com­pa­rar a cual­quier per­so­na, in­de­pen­dien­te­men­te de que ten­ga un his­to­rial cri­mi­nal o cual sea su es­ta­tus mi­gra­to­rio, con un ani­mal (...) es una in­vi­ta­ción a la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, al odio, al dis­cur­so xe­no­fó­bi­co y eso es al­go que no se pue­de acep­tar”, ha de­nun­cia­do el can­ci­ller me­xi­cano, Luis Vi­de­ga­ray. El di­plo­má­ti­co ha ase­ve­ra­do que pa­ra Mé­xi­co es­tas de­cla­ra­cio­nes son “gra­ves e inacep­ta­bles”, por lo tan­to, pre­sen­ta­rá, a tra­vés de la em­ba­ja­da me­xi­ca­na en Wa­shing­ton, una que­ja for­mal an­te el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra re­cha­zar es­tos in­sul­tos de Trump. El je­fe de la Di­plo­ma­cia me­xi­ca­na ha ad­ver­ti­do so­bre los ries­gos que im­pli­can es­te ti­po de de­cla­ra­cio­nes re­pe­ti­das del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, quien tam­bién ca­li­fi­có a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos co­mo “ma­las per­so­nas”.

“Se es­tá abrien­do una puer­ta muy pe­li­gro­sa, es un in­ten­to por le­gi­ti­mar el no re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos hu­ma­nos y eso es to­tal­men­te inad­mi­si­ble”, ha se­ña­la­do Vi­de­ga­ray. So­bre la acu­sa­ción de Trump de que Mé­xi­co no ayu­da lo su­fi­cien­te a Es­ta­dos Uni­dos, Vi­de­ga­ray ha se­ña­la­do que el no va­lo­rar la co­la­bo­ra­ción del Go­bierno me­xi­cano es pro­ble­ma ex­clu­si­vo del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se.

Las de­cla­ra­cio­nes

“No son per­so­nas, son animales”. Con es­tas pa­la­bras se re­fi­rió el miércoles el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos en EE UU que son miem­bros de la Ma­ra Sal­va­tru­cha. En un en­cuen­tro en la Ca­sa Blanca, la she­riff del con­da­do de Fresno, Mar­ga­ret Mims, se que­jó de que la de­cla­ra­ción de Ca­li­for­nia co­mo un Es­ta­do san­tua­rio, que no co­la­bo­ra con la agen­cia fe­de­ral de de­por­ta­cio­nes, di­fi­cul­ta la ex­pul­sión de pan­di­lle­ros del MS13, co­mo tam­bién se co­no­ce al gru­po.

“Es­ta­mos sa­can­do a gen­te del país, no te cree­rías có­mo de ma­la es es­ta gen­te”, res­pon­dió Trump, quien ase­gu­ró que es­tán sien­do ex­pul­sa­dos a “una ra­tio nun­ca vis­ta”. La oca­sión le sir­vió pa­ra ati­zar su re­tó­ri­ca an­ti-mi­gra­to­ria. El man­da­ta­rio vol­vió a afir­mar que las “le­yes dé­bi­les” im­pi­den a su Go­bierno de­por­tar a más in­do­cu­men­ta­dos y a cul­par a Mé­xi­co de “no ha­cer na­da” por EE UU en el con­trol fron­te­ri­zo. La reali­dad, sin em­bar­go, es dis­tin­ta. En mu­chos ca­sos, son de­ci­sio­nes de los tri­bu­na­les y no le­yes las que de­ter­mi­nan la ca­pa­ci­dad de EE UU de de­por­tar más rá­pi­da­men­te a in­mi­gran­tes. Y Mé­xi­co ha re­for­za­do enor­me­men­te en los úl­ti­mos años su vi­gi­lan­cia fron­te­ri­za y ha dis­pa­ra­do sus ex­pul­sio­nes de in­do­cu­men­ta­dos. Las de­cla­ra­cio­nes han ca­la­do hon­do en el país la­ti­noa­me­ri­cano, en un mo­men­to en el que am­bos paí­ses es­tán en la rec­ta fi­nal de la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te.

“Com­pa­rar a cual­quier per­so­na, in­de­pen­dien­te­men­te de que ten­ga un his­to­rial cri­mi­nal o cual sea su es­ta­tus mi­gra­to­rio, con un ani­mal (...) es una in­vi­ta­ción a la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos”.

Luis Vi­de­ga­ray, can­ci­ller me­xi­cano.

MO­RA­LES. “Con­de­na­mos la pre­po­ten­cia de Trump”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.