Bol­ton, el ase­sor de Trump que irri­ta a Co­rea del Nor­te

Fue nom­bra­do co­mo con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal ha­ce ape­nas dos me­ses.

La Republica (Uruguay) - - MUNDO -

El ase­sor pre­si­den­cial es­ta­dou­ni­den­se John Bol­ton, fa­mo­so por sus no­to­rios bi­go­tes y sus aún más no­to­rias de­cla­ra­cio­nes, se en­cuen­tra aho­ra en el cen­tro de la ira de Co­rea del Nor­te, cu­yo go­bierno no es­con­de su irri­ta­ción an­te la su­ge­ren­cia de apli­car el "mo­de­lo li­bio" en la pe­nín­su­la co­rea­na.

Se tra­ta del más gra­ve 'pa­lo en la rue­da' que apa­re­ció has­ta aho­ra en la ten­ta­ti­va de apro­xi­ma­ción en­tre Wa­shing­ton y Pyong­yang. Es­te pro­ce­so se ini­ció de for­ma es­pec­ta­cu­lar el 8 de mar­zo, cuan­do el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump anun­ció que acep­tó una in­vi­ta­ción del lí­der nor­co­reano Kim Jong Un pa­ra una reunión di­rec­ta, que de­be­ría ocu­rrir el 12 de ju­nio en Sin­ga­pur. El miércoles, en un pa­so sor­pren­den­te, el go­bierno nor­co­reano ex­pre­só su mo­les­tia y su­gi­rió la po­si­bi­li­dad de que la reunión cum­bre no sal­ga del plano de las in­ten­cio­nes.

Pyong­yang evi­tó in­vo­lu­crar di­rec­ta­men­te a Trump pe­ro apun­tó su ar­ti­lle­ría a Bol­ton, ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal del pre­si­den­te y quien en su tra­yec­to­ria nun­ca ha du­da­do en su­ge­rir la in­ter­ven­ción mi­li­tar en otros paí­ses co­mo for­ma de re­sol­ver di­fe­ren­cias. "Ya he­mos arro­ja­do luz an­te­rior­men­te so­bre las cua­li­da­des de Bol­ton, y no es­con­de­mos nues­tros sen­ti­mien­to de re­pug­nan­cia ha­cia él", di­jo el pri­mer vi­ce­can­ci­ller nor­co­reano Kim Kye Gwan en una de­cla­ra­ción di­vul­ga­da por la pren­sa de Co­rea del Nor­te. Aun­que aún res­ta ver el im­pac­to de es­te cam­bio de tono por par­te de Pyong­yang -si es un pe­que­ño rui­do de co­mu­ni­ca­ción o el ini­cio de una cri­sis di­plo­má­ti­ca-, el ca­so po­ne de ma­ni­fies­to las di­fe­ren­cias de abor­da­je den­tro del círcu­lo más pró­xi­mo a Trump.

Bol­ton fue nom­bra­do Ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal ha­ce ape­nas dos me­ses, pe­ro no es un re­cién lle­ga­do al te­ma de Co­rea del Nor­te. A ini­cios de la dé­ca­da de 2000, cuan­do era fun­cio­na­rio del go­bierno de Geor­ge W. Bush, un

co­mu­ni­ca­do del go­bierno nor­co­reano ya lo ha­bía de­fi­ni­do co­mo "una es­co­ria hu­ma­na y un chu­pa­san­gre". Exem­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos an­te la ONU, don­de se tor­nó fa­mo­so por su fal­ta de tac­to pa­ra la di­plo­ma­cia, Bol­ton ya con­si­de­ró "per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mo" lan­zar un ata­que mi­li­tar con­tra el ar­se­nal nu­clear de Pyong­yang.

El "mo­de­lo li­bio"

Pe­ro fue­ron las re­cien­tes de- cla­ra­cio­nes de Bol­ton al ca­nal ul­tra­con­ser­va­dor Fox News, en las que de­fen­dió el "mo­de­lo de Li­bia de 2003, 2004" co­mo guía pa­ra con­se­guir la des­nu­clea­ri­za­ción de Co­rea del Nor­te, lo que aho­ra desató la ira de Pyong­yang. A fi­nes de 2003, el en­ton­ces lí­der li­bio Moha­med Ga­da­fi acep­tó la eli­mi­na­ción de su in­ci­pien­te pro­gra­ma nu­clear y su ar­se­nal quí­mi­co pa­ra ob­te­ner un ali­vio de las san­cio­nes. Es­ta re­fe­ren­cia fue vis­ta por Pyong­yang co­mo fran­ca­men­te desafortunado: des­pués de re­nun­ciar a su pro­gra­ma nu­clear, Ga­da­fi re­sul­tó ase­si­na­do en 2011 en un le­van­ta­mien­to ar­ma­do apo­ya­do por bom­bar­deos de la OTAN. El co­men­ta­rio de Bol­ton fue "un pa­so si­nies­tro pa­ra im­po­ner a nues­tro digno es­ta­do el des­tino de Li­bia o Irak", di­jo el vi­ce­can­ci­ller Kim.

"No pue­do con­te­ner la in­dig­na­ción a ta­les pa­sos de Es­ta­dos Uni­dos, ni al­ber­gar du­das so­bre la sin­ce­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos", aña­dió. An­te es­ta si­tua­ción, la Ca­sa Blanca bus­có dis­tan­ciar­se de las de­cla­ra­cio­nes de Bol­ton pe­ro sin des­au­to­ri­zar al ase­sor pre­si­den­cial. "No ten­go in­for­ma­cio­nes de que ése sea el mo­de­lo que es­ta­mos usan­do", di­jo a la pren­sa la por­ta­voz de la Ca­sa Blanca, Sa­rah San­ders, al ser con­sul­ta­da por el "mo­de­lo li­bio". "Es­te es el mo­de­lo del pre­si­den­te Trump. Él es quien lo lle­va­rá ade­lan­te de la for­ma en que lo con­si­de­re apro­pia­da", co­men­tó.

Lí­nea du­ra

En pú­bli­co y en pri­va­do, Bol­ton ha de­ja­do cla­ro que no pre­ten­de re­du­cir el tono de su agre­si­va re­tó­ri­ca so­la­men­te por­que aho­ra tie­ne una al­ta res­pon­sa­bi­li­dad en el go­bierno. "Bol­ton nos di­jo: 'Que­re­mos que las san­cio­nes hie­ran, y no ha­brá ex­cep­cio­nes. Pe­ro va­yan y dis­cu­tan con el Te­so­ro'", co­men­tó un di­plo- má­ti­co eu­ro­peo con re­la­ción a las ne­go­cia­cio­nes en­tre Wa­shing­ton y la Unión Eu­ro­pea a raíz de los aran­ce­les al acero y el alu­mi­nio. Es­te es­ce­na­rio ali­men­ta te­mo­res de un con­flic­to en el seno del ga­bi­ne­te en­tre Bol­ton, pa­ra quien el cam­bio de ré­gi­men es la me­jor op­ción en Co­rea del Nor­te, y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, quien ya reali­zó dos via­jes a Pyong­yang pa­ra dia­lo­gar per­so­nal­men­te con Kim Jong Un. Pa­ra Tho­mas Wright, ana­lis­ta del Broo­king Ins­ti­tu­tion, en ca­so de que esa ri­va­li­dad se tor­ne evi­den­te, el pre­si­den­te Trump po­dría sim­ple­men­te sa­car­se a Bol­ton de en­ci­ma. "A Trump cla­ra­men­te le gus­ta el tono du­ro de Bol­ton, pe­ro ba­jo la su­per­fi­cie hay di­fe­ren­cias. Trump es­tá ho­nes­ta­men­te preo­cu­pa­do de que Bol­ton es­té de­ma­sia­do en­tu­sias­ma­do en co­men­zar una gue­rra, en vez de so­lo ame­na­zar con una", di­jo Wright.

BOL­TON. El nue­vo hom­bre de "líea du­ra" en la ad­mi­nis­tra­ción Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.