Tras los pa­sos del Maes­tro: “es­ta­mos ha­cien­do una imi­ta­ción del pro­ce­so del fút­bol”

“Sa­ca­mos mu­chas co­sas de lo que ha he­cho Ta­bá­rez”, sos­tu­vo el en­tre­na­dor del equi­po na­cio­nal.

La Republica (Uruguay) - - TRIBUNA -

El en­tre­na­dor de la se­lec­ción na­cio­nal de bás­quet­bol, Mar­ce­lo Signorelli, ana­li­zó los re­sul­ta­dos par­cia­les del pro­ce­so que co­men­zó a fi­nes de mar­zo de 2016, cuan­do lle­gó al car­go.

En char­la con “Por La Ra­ya” (pro­gra­ma emi­ti­do por la 1410 AM lu­nes y viernes a las 20.00 ho­ras), el DT re­co­no­ció que es­tá tra­tan­do de apli­car va­rios de los con­cep­tos que for­ja­ron el exi­to­so pro­ce­so del Maes­tro Ta­bá­rez en el fút­bol.

“Sin du­da lo que es­ta­mos ha­cien­do es una imi­ta­ción real de to­do lo que hi­zo el Maes­tro con los pro­ce­sos de se­lec­cio­nes na­cio­na­les, con la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de las se­lec­cio­nes na­cio­na­les. Ten­go la suer­te de que él me re­ga­la­ra ese for­ma­to, que lo ten­go guar­da­do, y sa­ca­mos mu­chas co­sas de ahí’, con­fe­só.

Un buen mo­men­to

Ini­cial­men­te, Signorelli se re­fi­rió al pre­sen­te del equi­po na­cio­nal, que ya tie­ne ase­gu­ra­do su lu­gar en la se­gun­da fa­se de las Eli­mi­na­to­rias (li­de­ra el Gru­po A, que com­par­te con Ar­gen­ti­na, Pa­na­má y Pa­ra­guay), y des­ta­có la ca­li­dad de los ju­ga­do­res que lo de­fien­den.

“Uru­guay tie­ne un buen mo­men­to de ju­ga­do­res que es­tán en el ex­te­rior, co­mo (Mat­hías) Cal­fa­ni, Bruno (Fi­ti­pal­do) y Jay­son (Gran­ger). Los que es­tán en Ar­gen­ti­na co­mo Gon­za­lo Igle­sias, el “Pan­chi” (Gus­ta­vo Ba­rre­ra), San­tia­go Vidal y Lu­ciano Pa­ro­di, ha­ce que ten­ga­mos un equi­po jo­ven, al que hay que su­mar­le a Es­te­ban (Ba­tis­ta), que vol­vió a Uru­guay pe­ro si­gue te­nien­do ni­vel in­ter­na­cio­nal, ha re­co­rri­do el mun­do con mu­chí­si­mo éxi­to.

A ellos se su­man los que jue­gan en la li­ga do­més­ti­ca, que en con­jun­to ha­cen que ten­ga­mos un co­lec­ti­vo muy interesante, que tie­ne pro­yec­ción a fu­tu­ro por­que es­tá in­te­gra­do por ju­ga­do­res que, sal­vo Es­te­ban, son to­dos jó­ve­nes y tie­nen mu­chos años por de­lan­te. En­ton­ces se ha he­cho un buen equi­po. Si bien eso no nos ga­ran­ti­za na­da, es im­por­tan­tí­si­mo”.

La im­por­tan­cia de la idea

Se ha vis­to que, de un tiem­po a es­ta par­te, la se­lec­ción de bás­quet­bol ape­la a prác­ti­ca­men­te to­dos los ju­ga­do­res de que dis­po­ne pa­ra los par­ti­dos, lo que mar­ca una di­fe­ren­cia con las épo­cas en que so­la­men­te veían ac­ción unos po­cos.

Signorelli ex­pli­có el por qué de es­te cam­bio: “Lo que pa­sa es que Uru­guay tie­ne que man­te­ner una in­ten­si­dad de­fen­si­va que se ha­ce im­po­si­ble so­la­men­te con cin­co ju­ga­do­res, ne­ce­si­ta­mos de más gen­te. Tra­ta­mos de en­con­trar esa ro­ta­ción.

Es lo que es­ta­mos tra­ba­jan­do las ca­te­go­rías in­fe­rio­res: que­re­mos ju­gar a otra ve­lo­ci­dad, que es lo que se da en la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal. De­be­mos tra­tar que los chi­cos re­ci­ban la idea. Que­re­mos cam­biar el ni­vel de in­ten­si­dad, so­bre to­do en la de­fen­sa, y de ju­gar siem­pre a co­rrer en la ofen­si­va. Eso exi­ge una ro­ta­ción más lar­ga, y que to­dos los ju­ga­do­res se sien­tan im­por­tan­tes y ten­gan mi­nu­tos.

En el bás­quet­bol, ya no exis­ten más los ju­ga­do­res de 40’. Ya no hay po­si­cio­nes fi­jas, ca­da vez son más al­tos en to­das las po­si­cio­nes. Tra­ta­mos de lle­gar a eso que ha­bla­ba. Es di­fí­cil, lle­va años, pe­ro des­de 2016, cuan­do em­pe­za­mos a en­tre­nar la se­lec­ción, es­ta­mos abo­ca­dos a lo­grar­lo”.

Cuan­do se le pre­gun­tó si con­si­de­ra­ba que lo que es­ta­ba tra­tan­do de ha­cer era emu­lar el pro­ce­so que Óscar Ta­bá­rez reali­zó en la se­lec­ción de fút­bol, fue cla­ro: “Sin du­da es una imi­ta­ción real de to­do lo que hi­zo el Maes­tro con los pro­ce­sos de se­lec­cio­nes na­cio­na­les, con la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de las se­lec­cio­nes na­cio­na­les. Ten­go la suer­te de que él me re­ga­la­ra ese for­ma­to, que lo ten­go guar­da­do, y sa­ca­mos mu­chas co­sas de ahí.

Me pa­re­ce que la Fe­de­ra­ción ha cam­bia­do des­de que tie­ne el cen­tro de en­tre­na­mien­to CEFUBB, que nos per­mi­tió avan­zar mu­chí­si­mo. An­tes an­dá­ba­mos gi­ran­do de can­cha en can­cha, y te­ner un lu­gar propio es fun­da­men­tal. Sal­van­do las dis­tan­cias, es co­mo nues­tro Com­ple­jo Celeste.

Pe­ro bueno, va­mos por ese ca­mino. Oja­lá lo lo­gre­mos. El tiem­po di­rá si hi­ci­mos las co- sas bien o mal. Di­mos los pun­ta­piés ini­cia­les en to­das las ca­te­go­rías”.

“La lo­ca­lía es fun­da­men­tal”

La se­lec­ción de bás­quet­bol vol­ve­rá a es­ce­na a fi­nes de ju­nio, cuan­do se abri­rá la ter­ce­ra ven­ta­na de las Eli­mi­na­to­rias, en que La Celeste ju­ga­rá an­te Pa­ra­guay (28/6 co­mo vi­si­tan­te) y Ar­gen­ti­na (1/7 en el Palacio Pe­ña­rol).

“Oja­lá la ven­ta­na tres, que es la úl­ti­ma de la pri­me­ra fa­se, nos en­cuen­tre con­si­guien­do dos vic­to­rias que nos per­mi­tan lle­gar a la si­guien­te ins­tan­cia de la com­pe­ten­cia con 5 pun­tos, lo que se­ría muy bueno.

En la se­gun­da fa­se nos cru­za­mos con los equi­pos del gru­po de Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Cu­ba y Puer­to Ri­co. Va a ser du­rí­si­mo”, di­jo Signorelli al res­pec­to.

Pa­ra ter­mi­nar, el en­tre­na­dor des­ta­có la im­por­tan­cia que tie­ne ha­cer­se fuer­te en ca­sa pa­ra lo­grar rom­per una au­sen­cia a Mun­dia­les que lle­va vi­va más de tres dé­ca­das.

Sos­tu­vo: “No­so­tros so­mos cons­cien­tes que sin una lo­ca­lía fuer­te no po­de­mos as­pi­rar a na­da. El cam­bio de for­ma­to de las Eli­mi­na­to­rias, que aho­ra son co­mo las del fút­bol, nos dan la po­si­bi­li­dad de que la gen­te nos acom­pa­ñe y se con­vier­ta en un fac­tor aún más im­por­tan­te pa­ra ga­nar los jue­gos.

No es que va­yan a en­trar a la can­cha, pe­ro sim­ple­men­te el alien­to de un Palacio lleno con mi­les de per­so­nas alen­tan­do por Uru­guay ayu­da mu­chí­si­mo, co­mo le pa­sa al fút­bol con el Cen­te­na­rio. Es la chan­ce que te­ne­mos de vol­ver al Mun­dial, que no ju­ga­mos des­de 1986”.

En el cie­rre, ana­li­zó el pre­sen­te celeste en las cla­si­fi­ca­to­rias pa­ra el Mun­dial de Chi­na 2019: “Es­tar con tres vic­to­rias y una de­rro­ta hoy no es­tá mal. Si no hu­bié­ra­mos per­di­do con Pa­na­má, es­ta­ría­mos co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Bra­sil, que son los úni­cos in­vic­tos. Pe­ro ya no po­de­mos pen­sar en eso; de­be­mos en­fo­car­nos en los par­ti­dos an­te Pa­ra­guay y Ar­gen­ti­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.