Los co­le­ta­zos del G20

La Republica (Uruguay) - - NACIONALES - Fer­nan­do “Nano” In­ver­niz­zi

Los lí­de­res de las gran­des po­ten­cias del pla­ne­ta se die­ron ci­ta en Bue­nos Ai­res, créan­me que pa­sa­ran mu­chos años, si al­gún dia su­ce­die­re, que ten­ga­mos en el ba­rrio a los due­ños del Mun­do.

Por su­pues­to que hu­bo co­le­ta­zos en nues­tro ben­di­to Uru­guay, ya des­de va­rios días an­tes con to­do el te­ma de los per­mi­sos par­la­men­ta­rios pa­ra que avio­nes y efec­ti­vos ex­tran­je­ros se ins­ta­la­ran en nues­tro te­rri­to­rio du­ran­te la Cum­bre. Al­gu­nos le­gis­la­do­res qui­sie­ron me­ter­nos el Cu­co de prác­ti­ca­men­te una “in­va­sión” (en tér­min­so exa­ge­ra­dos) y de que po­co más que Ma­ri­nes y lan­za mi­sis­les de Estados Uni­dos an­da­rían des­fi­lan­do por las ca­lles de Mon­te­vi­deo si se au­to­ri­za­ba su pre­sen­cia. Pri­mó la cor­du­ra de la ma­yo­ría, y al fi­nal co­mo era es­pe­ra­ble na­da de eso ocu­rrió.Va­rios avio­nes de gran porte y 320 efec­ti­vos en­tre per­so­nal ci­vil y mi­li­tar -más un por­taa­vio­nes fren­te a nues­tras cos­tas- pa­sa­ron prác­ti­ca­men­te des­aper­ci­bi­dos, ex­cep­to pa­ra ho­te­les, res­tau­ran­tes y co­mer­cios que se vie­ron be­ne­fi­cia­dos, y es­tá bue­ní­si­mo, con los 2 mi­llo­nes de dó­la­res que en es­tos días los vi­si­tan­tes de­ja­ron en nues­tro país por con­cep­to de alo­ja­mien­to y ali­men­ta­ción, y otro tan­to en com­bus­ti­ble.

Por otro la­do, el mis­mo día de la Cum­bre, se pro­du­jo una ma­ni­fes­ta­cion de unas 200 personas que con to­do de­re­cho y pa­cí­fi­ca­men­te re­co­rrie­ron al­gu­nas ca­lles del Cen­tro con pan­car­tas y con­sig­nas con­tra el G20.

La mar­cha se rea­li­za­ba con to­tal nor­ma­li­dad has­ta que. co­mo ha­bi­tual­men­te su­ce­de -pa­sa tam­bién en los fes­te­jos de fút­bol- 15 o 20 im­pre­sen­ta­bles a los que na­da les im­por­ta el G20 y lo que ha­ga o de­je de ha­cer, apro­ve­cha­ron la oca­sión pa­ra, ca­ra ta­pa­da me­dian­te, pin­ta­rra­jear fren­tes de co­mer­cios, rom­per vi­drie­ras y ti­rar bom­bas de pin­tu­ra con­tra Em­ba­ja­das y Con­su­la­dos, ade­más de agre­dir a tran­seún­tes y co­mer­cian­tes que los in­cre­pa­ron por lo que es­ta­ban ha­cien­do, y a pe­rio­dis­tas que es­ta­ban rea­li­zan­do su tra­ba­jo.

Lo que no se ex­pli­ca es por qué esos “va­lien­tes” con la ca­ra ta­pa­da no fue­ron detenidos por los efec­ti­vos po­li­cia­les que mi­ra­ban mien­tras su­ce­día to­do. Da­ba in­dig­na­ción y una gran im­po­ten­cia ver co­mo 20 (a lo su­mo) “gua­pos” es­cu­da­dos en bu­fan­das y pa­ñue­los des­truían im­pu­ne­men­te nues­tra ciu­dad sin que la Au­to­ri­dad in­ter­vi­nie­ra. Po­lé­mi­ca apar­te de si el Je­fe de Po­li­cía Crio. Ri­car­do Pérez dio la or­den de de­te­ner­los o no, o si la dio y no fue cum­pli­da por los efec­ti­vos (a cual po­si­bi­li­dad más la­men­ta­ble), nos pa­re­ció por las imá­ge­nes de TV y por tes­ti­mo­nios de gen­te pre­sen­te, que la pre­sen­cia de la Po­li­cía no era muy im­por­tan­te. Por suer­te no hu­bo que la­men­tar con­se­cuen­cias per­so­na­les pa­ra na­die. La Dio­sa For­tu­na es­tu­vo de nues­tro la­do.

Pa­só el G20 y sus co­le­ta­zos de­ja­ron sen­sa­cio­nes en­con­tra­das. Una de ellas, la ne­ga­ti­va, to­tal­men­te evi­ta­ble con un po­co de pre­ven­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.