Jus­ti­cia chi­le­na con­ce­dió li­ber­tad con­di­cio­nal al ase­sino del pa­dre de Ba­che­let

LE­SA HU­MA­NI­DAD. CÁCERES NUN­CA MOS­TRÓ ARRE­PEN­TI­MIEN­TO; SÓ­LO RE­CO­NO­CIÓ “CIRCUNSTANCIALMENTE SU PAR­TI­CI­PA­CIÓN”

La Republica (Uruguay) - - REGIÓN -

La Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go de­ci­dió en fa­llo di­vi­di­do aco­ger un re­cur­so de am­pa­ro pre­sen­ta­do por la de­fen­sa de Ra­món Cáceres y or­de­nó “su in­me­dia­ta li­ber­tad”, se­gún in­di­có el fa­llo di­fun­di­do por el Po­der Ju­di­cial.

La jus­ti­cia chi­le­na con­ce­dió la li­ber­tad con­di­cio­nal al ex ofi­cial de la Fuer­za Aé­rea de Chi­le (FACH), Ra­món Cáceres, en­car­ce­la­do ha­ce cua­tro años por el ase­si­na­to del ge­ne­ral Alberto Ba­che­let, pa­dre de la ex pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, du­ran­te la dic­ta­du­ra.

La Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go de­ci­dió en fa­llo di­vi­di­do aco­ger un re­cur­so de am­pa­ro pre­sen­ta­do por la de­fen­sa de Ra­món Cáceres y or­de­nó “su in­me­dia­ta li­ber­tad”, se­gún in­di­có el fa­llo di­fun­di­do por el Po­der Ju­di­cial.

Cáceres, un ex co­man­dan­te de es­cua­dri­lla de la FACH, cum­plía una con­de­na co­mo uno de los res­pon­sa­bles de las tor­tu­ras que re­sul­ta­ron en el ase­si­na­to del ge­ne­ral Ba­che­let en 1974, de­bi­do a que se man­tu­vo leal al go­bierno del de­rro­ca­do man­da­ta­rio so­cia­lis­ta Sal­va­dor Allende el 11 de se­tiem­bre de 1973.

El tri­bu­nal ba­só su de­ci­sión en que Cáceres ha­bía cum­pli­do con más de la mi­tad de la con­de­na que pur­ga­ba y que ade­más se en­con­tra­ba den­tro de la lis­ta nú­me­ro 1 de bue­na con­duc­ta de la Gen­dar­me­ría (guar­dia de cár­ce­les) re­qui­si­tos que pre­sen­tó su de­fen­sa pa­ra pe­dir la li­ber­tad con­di­cio­nal.

El be­ne­fi­cio le fue otor­ga­do pe­se a que la Co­mi­sión de Li­ber­tad Con­di­cio­nal se lo ha­bía ne­ga­do por­que Cáceres nun­ca mos­tró arre­pen­ti­mien­to y só­lo re­co­no­ció “circunstancialmente su par­ti­ci­pa­ción”.

Cáceres se en­con­tra­ba re­clui­do jun­to a Ed­gar­do Ce­va­llos -el otro res­pon­sa­ble de la muer­te de Ba­che­let- en la cár­cel de Pun­ta Peu­co, un re­cin­to en el cual es­tán en­ce­rra­dos só­lo en­jui­cia­dos por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad ocu­rri­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra de Au­gus­to Pi­no­chet (19731990) en la que unas 3.200 personas mu­rie­ron o des­apa­re­cie­ron.

Am­bos ex militares tor­tu­ra­ron a Ba­che­let tras ser de­te­ni­do en la Aca­de­mia de Gue­rra lue­go del gol­pe de Pi­no­chet. Me­ses des­pués, Ba­che­let mu­rió a raíz de un in­far­to oca­sio­na­do por un de­bi­li­ta­mien­to pro­vo­ca­do por los tor­men­tos que su­frió, se­gún es­ta­ble­ció la Jus­ti­cia.

La es­po­sa del ge­ne­ral Ba­che­let, An­ge­la Je­ria y su hi­ja Mi­che­lle, fue­ron tam­bién de­te­ni­das y tor­tu­ra­das an­tes de ser ex­pul­sa­das en 1975 al exi­lio, pri­me­ro en Aus­tra­lia y lue­go en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na.

Mi­che­lle Ba­che­let fue pre­si­den­ta en dos ges­tio­nes: en­tre 2006 y 2010 y en­tre 2014 y 2018. En se­tiem­bre pa­sa­do, asu­mió el car­go de al­ta co­mi­sa­ria de De­re­chos Hu­ma­nos de Na­cio­nes Uni­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.