Dos ve­lo­ci­da­des

La Republica (Uruguay) - - OPINIÓN - Camilo Ál­va­rez Ló­pez

Las ta­reas que te­ne­mos por de­lan­te, quie­nes nos de­fi­ni­mos de izquierda o nos pre­ten­de­mos con una sen­si­bi­li­dad hu­ma­na o hu­ma­nis­ta, son in­con­men­su­ra­bles.

De aquel 2002, cuan­do lle­ga­mos al pa­ro­xis­mo so­cio-eco­nó­mi­co a es­te Uru­guay de 2018, hay una dis­tan­cia y una di­fe­ren­cia tre­men­da. Cual­quie­ra que lo quie­ra ver es ca­paz de asu­mir­lo y ver­lo, aun­que se en­cuen­tre en las an­tí­po­das del pen­sa­mien­to fren­team­plis­ta o aun­que se en­cuen­tre ofus­ca­do y enoja­do con el Fren­te Am­plio.

En efec­to, he con­ver­sa­do con mu­chos, mu­chí­si­mos ami­gos y com­pa­ñe­ros que su­pie­ron dar to­do (es de­cir, su tiem­po) pa­ra el FA y hoy, es­tán un po­co des­ga­na­dos, de­silu­sio­na­dos. No tan­to con las so­lu­cio­nes que aún no di­mos a los sec­to­res más po­bres, co­mo a la ma­ne­ra en que el FA ha ve­ni­do ges­tio­nan­do con­flic­tos, en el go­bierno, en la in­ter­na de la fuer­za po­lí­ti­ca, en la tre­men­da fa­len­cia pa­ra co­mu­ni­car y ex­pli­car lo que se hi­zo.Y, cla­ra­men­te, en el re­pro­che a mu­chos de no­so­tros que lugar más, lugar me­nos que ocu­pa­mos en la ges­tión, nos fui­mos ol­vi­dan­do de sa­lir, de re­co­rrer, de ha­blar, de ver­nos en la ca­lle, com­par­tien­do, te­nien­do tiem­po pa­ra brin­dar con mi­li­tan­tes in­vi­si­bles, sin nom­bre ni car­gos que ha­ce mi­les de años son la pie­dra fun­da­men­tal de los cam­bios que lo­gra­ran me­jo­rar la hu­ma­ni­dad.

Aún así, lo que nos en­cuen­tra en el Fren­te Am­plio es que hoy, es la úni­ca he­rra­mien­ta que te­ne­mos pa­ra po­der se­guir trans­for­man­do la so­cie­dad y si la per­de­mos, lo que vie­ne es la de­re­cha. Aho­ra bien, es­te bre­te nos lo ge­ne­ra­mos no­so­tros. Quie­nes aban­do­na­mos en es­tos años las trin­che­ras de lu­cha so­cial, quie­nes aso­cia­mos la crí­ti­ca a la ges­tión con pos­tu­la­dos de de­re­cha, quie­nes nos re­ple­ga­mos de las ta­reas pe­da­gó­gi­cas en ba­rrios, gre­mios, sin­di­ca­tos. Las ta­reas que se nos apro­xi­man son enor­mes. Si pre­ten­de­mos avan­zar y cre­cer co­mo so­cie­dad, de­be­mos asu­mir el ta­ma­ño de las ta­reas.

No hay más de­fi­ni­ción de la vi­da, que en­tre­gar las ho­ras a la suer­te de los más po­bres, ex­clui­dos, ol­vi­da­dos, in­vi­si­bles. Aún en el con­fort que nos to­có (no nos ga­na­mos) po­de­mos ha­cer po­si­ble el mi­la­gro de una so­cie­dad en la que en­tre­mos to­dos, con nues­tras di­fe­ren­cias, con nues­tras ma­nías y con nues­tras fo­bias. Pe­ro to­dos sien­do par­te de un pro­yec­to de hu­ma­ni­dad.

Con­si­de­ro que ca­da si­tua­ción co­ti­dia­na es una po­si­bi­li­dad pa­ra ba­ta­llar la trans­for­ma­ción pro­fun­da. Con­si­de­ro que es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad ge­ne­rar las con­di­cio­nes y los em­pu­jo­nes pa­ra que na­die ten­ga que vi­vir en la po­bre­za, por­que no hay so­cia­lis­mo po­si­ble que sur­ja de los ce­men­te­rios. Y el mi­li­tan­te de­be po­der vi­vir pa­ra en­tre­gar su vi­da, por lo tan­to el sa­cri­fi­cio im­pli­ca vi­da, con to­da la com­ple­ji­dad que ello con­lle­va.

El pró­xi­mo go­bierno del FA de­be ten­der a la ex­ce­len­cia, a desa­rro­llar e im­pul­sar el Uru­guay que pue­da de­cir pre­sen­te en las pró­xi­mas re­vo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas e in­dus­tria­les, un Uru­guay que pue­da ser pun­ta en la ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to, que el co­no­ci­mien­to de nues­tro pue­blo sea el bien más pre­cia­do.

Ese país, el país del co­no­ci­mien­to, la in­no­va­ción, la in­dus­tria, las tec­no­lo­gías es in­dis­pen­sa­ble pa­ra po­der pen­sar en que nues­tro pue­blo es­té en me­jo­res con­di­cio­nes.

Aho­ra bien, es­to es po­si­ble sí y so­lo sí, al mis­mo tiem­po que va­mos al Uru­guay del co­no­ci­mien­to, va­mos al Uru­guay de la in­clu­sión, al Uru­guay en el que to­dos po­da­mos ser par­te, en sín­te­sis a un Uru­guay que su­pere la po­bre­za ma­te­rial y to­das las po­bre­zas, que nos ani­me­mos a re­fle­jar­nos en los es­pe­jos de Amé­ri­ca la­ti­na.

Las ve­lo­ci­da­des del FA nos de­ben ase­gu­rar el cam­bio, la in­te­gra­ción a los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos in­ter­na­cio­na­les y tam­bién fa­vo­re­cer, pre­su­pues­tar y ser acé­rri­mos de­fen­so­res de po­lí­ti­cas que per­mi­tan la in­te­gra­ción. Te­ne­mos que sal­var nues­tra so­cie­dad, ha­cer­la dig­na, y pa­ra es­to pre­ci­sa­mos que los equi­pos em­pu­jen en es­te sen­ti­do.

La his­to­ria no nos ten­drá pie­dad si des­apro­ve­cha­mos es­te mo­men­to, en el que te­ne­mos mu­chas con­di­cio­nes pa­ra per­mi­tir­nos que los que aún no lle­gar al mun­do, los que ni si­quie­ra son pro­yec­to de pa­re­jas re­cién mu­da­das, que ten­gan la opor­tu­ni­dad de lle­gar al mun­do en una ca­sa don­de se vi­va la dig­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.