Un Po­der Ju­di­cial sin pers­pec­ti­va de gé­ne­ro

La Republica (Uruguay) - - OPINIÓN -

Los fe­mi­ci­dios son la for­ma más ex­tre­ma de la vio­len­cia de gé­ne­ro que atra­vie­san nues­tras so­cie­da­des pa­triar­ca­les. En el ám­bi­to del de­re­cho in­ter­na­cio­nal de los de­re­chos hu­ma­nos, el Me­ca­nis­mo de Se­gui­mien­to de la Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na pa­ra Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car laVio­len­cia con­tra la Mu­jer- Con­ven­ción de Be­lém do Pa­rá de­fi­nió los fe­mi­ci­dios co­mo “las muer­tes vio­len­tas de mu­je­res por ra­zo­nes de gé­ne­ro en la co­mu­ni­dad, por par­te de cual­quier per­so­na, o que sea per­pe­tra­da o to­le­ra­da por el Es­ta­do y sus agen­tes, por ac­ción u omi­sión”. Se tra­ta de un fe­nó­meno ex­ten­di­do a ni­vel glo­bal, re­gio­nal y na­cio­nal; y su pre­va­len­cia va en au­men­to en to­do el mun­do co­bran­do pro­por­cio­nes alar­man­tes. En nues­tro país, ve­mos un cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de los fe­mi­ci­dios que só­lo es de­nun­cia­do en las ca­lles por los cuer­pos y vo­ces del in­can­sa­ble mo­vi­mien­to de mu­je­res con el que he­mos lo­gra­do vi­si­bi­li­zar es­ta pro­ble­má­ti­ca his­tó­ri­ca­men­te aca­lla­da.

En Ar­gen­ti­na, se­gún sur­ge del Re­gis­tro ela­bo­ra­do por la Ofi­ci­na de la Mu­jer de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción, se re­gis­tra­ron 235 ca­sos en el 2015, 254 ca­sos en el 2016 y 273 ca­sos en el 2017. En ca­da año más de 200 ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes que­da­ron sin ma­dres y en to­dos los años más del 70% de los vic­ti­ma­rios eran alle­ga­dos, fa­mi­lia­res, pa­re­jas o ex pa­re­jas de las victimas (70% 2015, 75% 2016 y 78% 2017). Se­gún La Ca­sa del En­cuen­tro, en 2018, en los pri­me­ros 10 me­ses del año ya hu­bo 225 fe­mi­ci­dios, uno ca­da 32 ho­ras. Se­gún el Ob­ser­va­to­rio “Aho­ra que sí nos ven”, en 2018 hu­bo 260 fe­mi­ci­dios (227 fe­mi­ci­dios de mu­je­res y 33 fe­mi­ci­dios vin­cu­la­dos). Evi­den­te­men­te, año tras año, la his­to­ria se re­pi­te y em­peo­ra cre­cien­do sos­te­ni­da­men­te la vio­len­cia ma­chis­ta, por­que los ase­si­na­tos no só­lo no pa­ran, sino que la vio­len­cia pa­re­ce re­cru­de­cer: ca­si to­das las víc­ti­mas de es­te año fue­ron apu­ña­la­das, gol­pea­das, es­tran­gu­la­das, in­ci­ne­ra­das, as­fi­xia­das, de­go­lla­das, ahor­ca­das, des­cuar­ti­za­das, ata­ca­das con ha­chas y ma­che­tes. El 10 por cien­to de las víc­ti­mas de 2018, ade­más, fue abu­sa­da se­xual­men­te an­tes de ser ase­si­na­da.Y más aún: 35 eran be­bas, ni­ñas y ado­les­cen­tes, es de­cir, ca­da se­ma­na hu­bo un femicidio de una chi­ca que no lle­gó a los 18 años.Y el úl­ti­mo da­to re­cien­te que se su­ma a es­te pa­no­ra­ma de mo­do es­ca­lo­frian­te es que so­la­men­te en los úl­ti­mos 10 días se re­gis­tra­ron 13 fe­mi­ci­dios. (…)

En oc­tu­bre en el Con­gre­so Na­cio­nal, en oca­sión de re­unir­se la Co­mi­sión Bi­ca­me­ral de Fis­ca­li­za­ción de Ór­ga­nos y Ac­ti­vi­da­des de Se­gu­ri­dad In­te­rior con la mi­nis­tra Bull­rich pa­ra in­for­mar los re­sul­ta­dos de su ges­tión, tan­to ella co­mo el Dipu­tado ofi­cia­lis­ta Gui­ller­mo Mon­te­ne­gro (ex mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad de CA­BA) re­co­no­cie­ron pú­bli­ca­men­te que no se ha lo­gra­do re­du­cir la can­ti­dad de fe­mi­ci­dios y que re­sul­ta evi­den­te que es uno de los gran­des te­mas pen­dien­tes pa­ra to­dos los fun­cio­na­rios y le­gis­la­dorxs sean del co­lor po­lí­ti­co que sean. El fe­nó­meno cre­ce vi­si­ble­men­te y es­tá cla­ro que no se lo­gran ob­te­ner re­sul­ta­dos sig­ni­fi­ca­ti­vos. Es ne­ce­sa­rio abor­dar la cues­tión de una ma­ne­ra dis­tin­ta a co­mo se vie­ne tra­tan­do has­ta aho­ra y re­vi­sar cuá­les son las re­for­mas que aún son ne­ce­sa­rias. (…)

En es­te con­tex­to, el rol del Po­der Ju­di­cial apa­re­ce en la cen­tra­li­dad de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los y ba­rre­ras que exis­ten hoy pa­ra avan­zar en se­rio ha­cia la erra­di­ca­ción de la vio­len­cia de gé­ne­ro: el ac­ce­so a la jus­ti­cia y la im­pu­ni­dad. Na­die du­da y na­die pue­de dis­cu­tir hoy en nues­tro país que el Po­der Ju­di­cial y la enor­me ma­yo­ría de sus ope­ra­dorxs ca­re­cen en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, cul­tu­ral y pro­ce­di­men­tal­men­te ha­blan­do, de pers­pec­ti­va de gé­ne­ro al­gu­na. Exis­tien­do le­gis­la­ción al res­pec­to y en mu­chos ca­sos te­nien­do los re­cur­sos ne­ce­sa­rios, el desem­pe­ño del Po­der Ju­di­cial hoy si­gue ex­pli­can­do, en gran par­te, tan­to los pro­ble­mas de ac­ce­so a la jus­ti­cia por par­te de las per­so­nas víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro co­mo los ni­ve­les de im­pu­ni­dad per­sis­ten­tes en las cau­sas ini­cia­das en re­la­ción a la san­ción a los agre­so­res. El ver­gon­zo­so fa­llo ju­di­cial que ab­sol­vió ha­ce po­cos días a los ase­si­nos de Lu­cía Pé­rez re­pre­sen­ta, una vez más, la fal­ta ab­so­lu­ta de for­ma­ción y ca­pa­ci­ta­ción de los ope­ra­dorxs ju­di­cia­les que lle­van ade­lan­te in­ves­ti­ga­cio­nes de ma­ne­ra ses­ga­da y re­suel­ven los ca­sos con ar­gu­men­tos pla­ga­dos de es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, tal co­mo in­di­có la OEA al ma­ni­fes­tar su preo­cu­pa­ción y cri­ti­car du­ra­men­te ese fa­llo. El cri­men de Lu­cía con­mo­cio­nó años atrás a la Ar­gen­ti­na dan­do lu­gar a una nue­va ex­pre­sión en las ca­lles del mo­vi­mien­to Ni Una Me­nos, co­mo uno de los más im­por­tan­tes mo­vi­mien­tos so­cia­les de la his­to­ria re­cien­te de nues­tro país. Hoy el fa­llo que ab­suel­ve a sus ase­si­nos vuel­ve a su­ble­var a las mu­je­res que nos or­ga­ni­za­mos fren­te al so­me­ti­mien­to re­tro­gra­do que pre­ten­de im­po­ner un Po­der Ju­di­cial que atrasa si­glos, que es ma­chis­ta e in­efi­caz. (Pá­gi­na/12)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.