Men­ti­ras en la Ca­sa Blan­ca

Los 19 me­ses de in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller han re­ve­la­do el des­pre­cio a la ver­dad que rei­na en la cor­te de Do­nald Trump.

La Republica (Uruguay) - - MUNDO -

La men­ti­ra es­tá en el cen­tro de la ad­mi­nis­tra­ción Trump des­de su lle­ga­da mis­ma a la Ca­sa Blan­ca, cuan­do el en­ton­ces se­cre­ta­rio de pren­sa, Sean Spi­cer, sol­tó la fal­se­dad, fá­cil­men­te de­mos­tra­ble, de que su in­ves­ti­du­ra pre­si­den­cial fue la más mul­ti­tu­di­na­ria de la his­to­ria. Kell­yan­ne Con­way, con­se­je­ra de Trump, pre­gun­ta­da en la NBC por la tro­la que ha­bía sol­ta­do su com­pa­ñe­ro sin des­pei­nar­se, acu­ñó la me­mo­ra­ble ex­pre­sión de “he­chos al­ter­na­ti­vos”.

La au­to­ra de tan bri­llan­te eu­fe­mis­mo per­te­ne­ce hoy al se­lec­to 35% de su­per­vi­vien­tes po­lí­ti­cos de esa cor­te (com­pues­ta por “so­lo lo me­jor”, en pa­la­bras del pro­pio Trump) de la que se ro­deó el 45º pre­si­den­te pa­ra cum­plir el man­da­to del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se. Mu­chos de los cor­te­sa­nos que lle­ga­ron con él se en­cuen­tran en una si­tua­ción muy de­li­ca­da, dos años des­pués, por cul­pa de sus men­ti­ras.

Mi­chael Cohen, exa­bo­ga­do y hom­bre de con­fian­za de Trump, re­co­no­ció la se­ma­na pa­sa­da que min­tió an­te el Con­gre­so so­bre los ne­go­cios del hoy pre­si­den­te en Moscú.

Min­tió tam­bién, se­gún ad­mi­tió en agos­to, so­bre sus pa­gos pa­ra si­len­ciar un es­cán­da­lo se­xual. Min­tió al FBI Geor­ge Pa­pa­do­pou­lus, ex­con­se­je­ro del pre­si­den­te, so­bre sus con­tac­tos con in­ter­me­dia­rios ru­sos.

Min­tió el exa­se­sor po­lí­ti­co Ro­ger Sto­ne, se­gún el fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller, al de­cir que no tu­vo co­no­ci­mien­to de que Wi­ki­Leaks iba a pu­bli­car los co­rreos elec­tró­ni­cos de Hi­llary Clin­ton. Min­tió a los agen­tes fe­de­ra­les Mi­chael Flynn, ex­con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, y aho­ra co­la­bo­ra con ellos pa­ra elu­dir las con­se­cuen­cias de sus fal­se­da­des. Min­tió el ex­ge­ren­te de la cam­pa­ña Paul Ma­na­fort.

Y, cuan­do de­ci­dió coope­rar con la in­ves­ti­ga­ción so­bre la tra­ma ru­sa, no hi­zo otra co­sa que vol­ver a men­tir, se­gún han de­nun­cia­do los in­ves­ti­ga­do­res.

El de­no­mi­na­dor co­mún del pri­mer círcu­lo de es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res de Trump pa­re­ce ser una ten­den­cia en­fer­mi­za a men­tir.

In­clu­so an­te las más al­tas au­to­ri­da­des fe­de­ra­les, que in­ves­ti­gan la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes de 2016. Al­go po­co sor­pren­den­te, ca­bría se­ña­lar, cuan­do el pro­pio pre­si­den­te cons­ti­tu­ye un des­ta­ca­do ex­po­nen­te del des­pre­cio a la ver­dad.

Los me­dios de las“no­ti­cias fal­sas”, co­mo se re­fie­re Trump a las más pres­ti­gio­sas y fia­bles ca­be­ce­ras es­ta­dou­ni­den­ses cuan­do no las lla­ma “enemi­gos del pue­blo”, de­di­can ím­pro­bos es­fuer­zos a con­ta­bi­li­zar las men­ti­ras del pre­si­den­te.

El Was­hing­ton Post lle­va la cuen­ta en su sec­ción Fact Chec­ker:has­ta el pa­sa­do 30 de oc­tu­bre, compu­taron 6.420 afir­ma­cio­nes fal­sas en los 649 días que lle­va­ba en la Ca­sa Blan­ca.

El 7 de sep­tiem­bre, Trump pro­nun­ció pú­bli­ca­men­te 125 “afir­ma­cio­nes fal­sas o en­ga­ño­sas” en un pe­rio­do de tiem­po de 120 mi­nu­tos, pul­ve­ri­zan­do su pro­pio ré­cord per­so­nal.

El ar­te de la men­ti­ra cuen­ta con una lar­ga his­to­ria en Was­hing­ton. Has­ta aho­ra, el con­sen­so es que en lo al­to del Olim­po es­ta­ba Ri­chard Ni­xon.

“Min­tió a su es­po­sa, a su fa­mi­lia, a sus ami­gos, a sus vie­jos co­le­gas del Con­gre­so, a los miem­bros de su pro­pio par­ti­do, al pue­blo ame­ri­cano y al mun­do”, re­su­mió en sus me­mo­rias Barry Gold­wa­ter, can­di­da­to re­pu­bli­cano en 1964. Pe­ro Trump, coin­ci­den los ana­lis­tas, va aún más allá. Su­ce­de que la leal­tad es la prin­ci­pal cua­li­dad que el pre­si­den­te exi­ge a sus co­la­bo­ra­do­res y es­tos sa­ben que el car­go in­clu­ye la ne­ce­si­dad de de­fen­der las de­cla­ra­cio­nes del je­fe aun­que se­pan que son fal­sas.

El re­sul­ta­do es que el pre­si­den­te aca­ba ro­dea­do de per­so­nas que com­par­ten su des­pre­cio por la ver­dad.

Una ac­ti­tud re­la­ti­va­men­te to­le­ra­da en el mun­do de los ne­go­cios don­de se cur­tió Trump, pe­ro arries­ga­da, cuan­do me­nos, si uno es­tá en me­dio de una in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral.

Una en la que el fis­cal es­pe­cial y su equi­po de agen­tes del FBI acu­den al en­cuen­tro con los cor­te­sa­nos de Trump car­ga­dos con mon­ta­ñas de pa­pe­les, que do­cu­men­tan me­tó­di­ca­men­te sus mo­vi­mien­tos y co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra, en­tre otras co­sas, ha­llar ar­ti­lle­ría que per­mi­ta con­ver­tir a los con­si­glie­ri en va­lio­sos pen­ti­ti.

Y en esas es­tá Mue­ller. Es­ta se­ma­na ha pu­bli­ca­do un es­cri­to que po­co des­ve­la acer­ca del con­te­ni­do de la co­la­bo­ra­ción de Flynn, pe­ro la ca­li­fi­ca de “sus­tan­cial” y re­co­mien­da al tri­bu­nal que le juz­ga por men­tir al FBI que no le me­ta en la cár­cel.

Es­te mis­mo vier­nes po­dría sa­ber­se si la coo­pe­ra­ción de Cohen con la in­ves­ti­ga­ción me­re­ce el mis­mo tra­to.

La cre­cien­te ob­se­sión de Trump con el fis­cal es­pe­cial y lo que él con­si­de­ra su“ca­za de bru­jas” pue­de me­dir­se en la pro­fu­sión de tuits que le de­di­ca: un to­tal de 14 en los úl­ti­mos sie­te días, fren­te una me­dia de tres al mes has­ta la pa­sa­da pri­ma­ve­ra.

Pe­ro, a fal­ta de que se co­noz­can los re­sul­ta­dos de las pes­qui­sas, los 19 me­ses de in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral han arro­ja­do, has­ta la fe­cha, al me­nos un re­sul­ta­do: la opor­tu­ni­dad de cons­ta­tar has­ta qué pun­to la men­ti­ra es la nor­ma en la cor­te de Do­nald Trump.

MI­CHAEL COHEN. El ex abo­ga­do de Trump ad­mi­tió que min­tió an­te el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.