Reconstruyen mi­nu­to a mi­nu­to se­cues­tro en Pe­lu­que­ría

El mi­nu­to a mi­nu­to de las ho­ras de pá­ni­co en la pe­lu­que­ría de Po­ci­tos.

La Republica (Uruguay) - - POLICIALES -

Yo soy el de­mo­nio, no se me­tan con­mi­go por­que es­toy lo­co”, gri­tó Brian Gas­tón Ma­cha­do el hom­bre que man­tu­vo en vi­lo al país es­ta se­ma­na cuan­do in­gre­só ar­ma­do en la pe­lu­que­ría “Amor Mío”de la ave­ni­da So­ca y Ges­ti­do.

Se­gún el tes­ti­mo­nio de una clien­ta, re­cons­trui­do por Sub­ra­ya­do, el jo­ven te­nía en un morral dos ar­mas de fue­go: un re­vól­ver Ti­ver ca­li­bre 22 lar­go, con ocho ba­las y la nu­me­ra­ción li­ma­da, y un re­vól­ver Smith & Wes­son ca­li­bre 32 lar­go con tres ba­las y el nú­me­ro 535767 im­pre­so.

Ni bien en­tró exi­gió a los gri­tos ha­blar con una de las em­plea­das de la pe­lu­que­ría, de 18 años, que era su ex no­via. La due­ña del lo­cal, Mó­ni­ca, se acer­có y le di­jo que su ex es­ta­ba tra­ba­jan­do, que cuan­do ter­mi­na­ra de ha­cer­le las uñas a una clien­ta po­drían ha­blar y que mien­tras es­pe­ra­ra afue­ra.

La res­pues­ta del jo­ven fue vio­len­ta. Sa­ca las dos ar­mas y gri­ta: “to­dos al pi­so”. “Quie­ro ha­blar con ella y al que se mue­va le pego un ti­ro”, agre­gó se­gún con­ta­ron lue­go a la Po­li­cía va­rios tes­ti­gos que es­ta­ban den­tro del lo­cal. Te­nía 14 rehe­nes en la pe­lu­que­ría.

Brian or­de­nó a las em­plea­das de la pe­lu­que­ría que ce­rra­ran la puer­ta y ba­ja­ran las per­sia­nas me­tá­li­cas de las ven­ta­nas.

“Yo soy el de­mo­nio, no se me­tan con­mi­go por­que es­toy lo­co”, gri­tó, se­gún el tes­ti­mo­nio de una clien­ta.

“Yo es­toy lo­co y los voy a ma­tar por­que ella me en­ga­ño”, di­jo Brian, se­ña­lan­do a su ex no­via.

A par­tir de allí fue­ron va­rios mi­nu­tos de caos y pá­ni­co. Él le re­cri­mi­na­ba a ella ha­ber­lo en­ga­ña­do y le exi­gía que le mos­tra­ra las fo­tos y los men­sa­jes que su­pues­ta­men­te ha­bía in­ter­cam­bia­do con la otra per­so­na. Se­gún la re­cons­truc­ción de Sub­ra­ya­do, “De­cía que veía al dia­blo”, y ase­gu­ró va­rias ve­ces que se iba a ma­tar, al tiem­po que fil­ma­ba to­do con su ce­lu­lar. Es­te ti­po de ata­ques de ira ya los ha­bía vis­to an­tes, cuan­do eran pa­re­ja. Por un tiem­po lo aguan­tó. Él le pe­día dis­cul­pas. Pe­ro en los pri­me­ros días de es­te año, tras cin­co años de re­la­ción, la mu­jer de­ci­dió de­jar­lo.

Brian tu­vo mo­men­tos de mu­cha fu­ria den­tro de la pe­lu­que­ría, y en otros se cal­ma­ba y se sen­ta­ba, o ha­bla­ba en voz ba­ja. Por mo­men­tos pa­re­cía tran­qui­lo, y de gol­pe se irri­ta­ba. Se­gún el tes­ti­mo­nio de otra clien­ta, él le pe­día ex­pli­ca­cio­nes de por qué lo ha­bía de­ja­do. “Si yo te di to­do, ¿por qué?”, le de­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.