Ve­ne­zue­la acu­só a la OEA de vio­lar su so­be­ra­nía y des­co­no­cer a Ma­du­ro

Al­ma­gro “se ha­ce eco de los lla­ma­dos al gol­pe de es­ta­do” y re­pi­te fiel­men­te las ins­truc­cio­nes dic­ta­das por EEUU

La Republica (Uruguay) - - REGIÓN -

Pa­ra el em­ba­ja­dor Sa­muel Mon­ca­da, re­pre­sen­tan­te al­terno de Ve­ne­zue­la an­te la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), “la re­so­lu­ción pre­sen­ta­da aquí (OEA) co­me­tió una in­sen­sa­tez ju­rí­di­ca”.

Agre­gó que “es un abu­so de po­der, un cri­men de agre­sión y es un gol­pe de Es­ta­do.To­do con el pro­pó­si­to de pro­mo­ver el caos y una in­ter­ven­ción mi­li­tar ex­tran­je­ra, que no so­lo des­trui­ría la paz de Ve­ne­zue­la sino la de to­da la re­gión”.

Con la ci­ta­da re­so­lu­ción pre­ten­den des­co­no­cer la le­gi­ti­mi­dad del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro, elec­to el 20 de ma­yo con más del 67 % de los vo­tos. A con­ti­nua­ción, el dis­cur­so com­ple­to del de­le­ga­do ve­ne­zo­lano, el pa­sa­do 10 de enero.

“Es­ta re­so­lu­ción es­tá di­ri­gi­da más que a los es­ta­dos pre­sen­tes, mu­chos ami­ga­bles, otros no tan­to, al pú­bli­co en ge­ne­ral y so­bre to­do al pue­blo de Ve­ne­zue­la que es­tá pen­dien­te de es­ta de­ci­sión, tra­tan­do de ex­pli­car cuál es la po­si­ción de Ve­ne­zue­la aho­ra y ha­cia el fu­tu­ro, es de­cir, nues­tra in­ten­ción de usar nues­tro pues­to co­mo una ven­ta­na an­te el mun­do y “nun­ca co­mo ya re­cha­za­mos es­ta se­sión” de tra­tar de ex­pli­car na­da a los que es­tán tra­tan­do de agre­dir a Ve­ne­zue­la. Sr. Pre­si­den­te, la re­so­lu­ción pre­sen­ta­da hoy co­me­te una in­sen­sa­tez ju­rí­di­ca, es un abu­so de po­der, es un cri­men y agre­sión y es un gol­pe de es­ta­do. To­do con el pro­pó­si­to de pro­mo­ver el caos de una in­ter­ven­ción mi­li­tar ex­tran­je­ra que des­trui­ría no so­la­men­te a la Paz deVe­ne­zue­la si no en to­da la re­gión. Esa re­so­lu­ción es un plan “criminal” que trae­rá dolor y ver­güen­za pa­ra sa­tis­fa­cer la co­di­cia de unos po­cos. Es­ta afir­ma­ción pue­de les pue­de pa­re­cer exa­ge­ra­da a los aquí pre­sen­tes y de­be ser ex­pli­ca­da por­que es­toy se­gu­ro que mu­chos Es­ta­dos aquí re­pre­sen­ta­dos co­no­cen el pe­li­gro que sig­ni­fi­ca pa­raVe­ne­zue­la y pa­ra ellos mis­mos lo que el día de hoy se ha pro­ba­do. Se ha es­ta­ble­ci­do un pre­ce­den­te ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so. El pri­mer gran pro­ble­ma, Sr. Pre­si­den­te es que, pre­ten­de sin te­ner ca­pa­ci­dad pa­ra ello de­cir quién es el go­ber­nan­te le­gí­ti­mo de Ve­ne­zue­la. La le­gi­ti­mi­dad es la acep­ta­ción vo­lun­ta­ria de la au­to­ri­dad sin la ame­na­za del uso de la fuer­za, se lo voy a re­pe­tir por­que es el con­cep­to cla­ve de to­do lo que si­gue. La le­gi­ti­mi­dad que tan­to se re­pi­te aquí; ¿qué es eso? Es la acep­ta­ción vo­lun­ta­ria de la au­to­ri­dad sin la ame­na­za del uso de la fuer­za. En el ca­so de un país la fuen­te de la le­gi­ti­mi­dad so­lo se en­cuen­tra en la ciu­da­da­nía que es­tá ba­jo las ór­de­nes del go­bierno den­tro de ese país y nun­ca en un te­rri­to­rio extranjero. En las de­mo­cra­cias, el pue­blo es so­be­rano y los go­ber­nan­tes so­lo tie­nen el po­der que su pue­blo les entrega. La so­be­ra­nía po­pu­lar sig­ni­fi­ca que el po­der re­si­de del pue­blo y es­te se lo entrega vo­lun­ta­ria­men­te a los go­ber­nan­tes a tra­vés del vo­to. Si to­do es­to es cier­to, có­mo pue­de en­ton­ces un es­ta­do so­be­rano acep­tar la le­gi­ti­mi­dad, o que su le­gi­ti­mi­dad de su go­bierno sea de­ter­mi­na­da por otros es­ta­dos que no tie­nen au­to­ri­dad al­gu­na so­bre sus asun­tos in­ter­nos, y que son ju­rí­di­ca­men­te sus igua­les? Es­to es “im­po­si­ble”. ¿Qué ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar le­gi­ti­mi­dad tie­ne un es­ta­do extranjero so­bre un pue­blo que no go­bier­na?, ob­via­men­te nin­gu­na. La pro­pia pregunta es ab­sur­da, es un sin sen­ti­do, so­lo los na­cio­na­les de un país pue­den ge­ne­rar la le­gi­ti­mi­dad de sus go­ber­nan­tes, na­die más. Cuan­do se plan­tea que los Es­ta­dos de es­te con­se­jo pue­den de­ci­dir quien es el pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la se pi­de al­go que, por de­fi­ni­ción es im­po­si­ble, es­te po­der no es­tá en es­te con­se­jo, es un atri­bu­to que no le per­te­ne­ce, es una fa­cul­tad que no exis­te, esa com­pe­ten­cia es del pue­blo Ve­ne­zo­lano y es­te con­se­jo se­ría el usur­pa­dor de la vo­lun­tad de los mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos que vo­ta­ron el 20 de ma­yo pa­ra ele­gir al pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la. Es­te de­li­rio es tam­bién un abu­so de po­der. Esos es­ta­dos sa­ben que es­tán in­ven­tan­do al­go que no exis­te en la ley in­ter­na­cio­nal. Co­me­ten pre­va­ri­ca­ción por­que vio­lan la ley de­li­be­ra­da­men­te, la tuer­cen, la ma­ni­pu­lan, crean­do una fic­ción pa­ra des­truir la so­be­ra­nía en nues­tro país. En el ca­so de Ve­ne­zue­la, la cons­ti­tu­ción de Ve­ne­zue­la que es la úni­ca que ri­ge a los ve­ne­zo­la­nos na­da más di­ce en el ar­tícu­lo 5,“la so­be­ra­nía re­si­de in­trans­fe­ri­ble­men­te en el pue­blo” quien la ejer­ce di­rec­ta­men­te en la for­ma pre­vis­ta en es­ta cons­ti­tu­ción y en la ley e in­di­rec­ta­men­te me­dian­te el su­fra­gio por los ór­ga­nos que ejer­ce el po­der pú­bli­co. Los ór­ga­nos del es­ta­do ema­nan de la so­be­ra­nía po­pu­lar y a ellas es­tán so­me­ti­dos, nin­gún po­der extranjero pue­de de­ter­mi­nar quien de­tec­ta el po­der le­gí­ti­mo den­tro de nues­tro país. Les voy a po­ner ejem­plos his­tó­ri­cos, ya se aca­bó la teo­ría. en el año 2002 el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos de­ci­dió no re­co­no­cer la le­gi­ti­mi­dad del pre­si­den­te Hu­go Chá­vez, y más bien re­co­no­ció co­mo el pre­si­den­te le­gí­ti­mo al dic­ta­dor Carmona, lo hi­zo el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos en el año 2002, por cier­to igual lo hi­zo la Co­mi­sión de de­re­chos hu­ma­nos, re­co­no­ció co­mo pre­si­den­te le­gí­ti­mo al dic­ta­dor Carmona. ¿Cuál fue el im­pac­to de es­tas ac­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y de es­te or­ga­nis­mo de la OEA en Ve­ne­zue­la en aquel mo­men­to? Nin­guno. El pue­blo de Ve­ne­zue­la sa­bía quién era su pre­si­den­te, pues en Was­hing­ton no se de­ci­de la le­gi­ti­mi­dad del po­der en Ve­ne­zue­la. En el año 2005 el go­bierno de lo­sEs­ta­dos Uni­dos de­cla­ró que no re­co­no­cía los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes pa­ra la asam­blea na­cio­nal de Ve­ne­zue­la aún sien­do que la po­se­sión lo ha­bía par­ti­ci­pa­do. El efec­to de esa con­de­na pa­ra la asam­blea fue nu­lo, por­que no se de­ci­de en Was­hing­ton la le­gi­ti­mi­dad de nues­tras elec­cio­nes. En el año 2013 el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos no re­co­no­ció el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pa­ra la pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca, el re­sul­ta­do de ese no re­co­no­ci­mien­to de nues­tras elec­cio­nes fue nu­lo. Es­te año 2018 el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos hi­zo lo mis­mo, y el re­sul­ta­do de­be ser igual, el des­pro­pó­si­to es tan gran­de que aho­ra un gru­po de paí­ses se atre­ven a de­cla­rar a unos se­ño­res que se reúnen en Mia­mi co­mo el Tri­bu­nal su­pre­mo le­gí­ti­mo de Ve­ne­zue­la, esos se­ño­res en Mia­mi son la má­xi­ma au­to­ri­dad en ma­te­rias ju­di­cia­les en nues­tro país y son los que de­ci­den los con­flic­tos en­te los po­de­res pú­bli­co-ve­ne­zo­la­nos y son

“Cuan­do se plan­tea que los Es­ta­dos de es­te con­se­jo pue­den de­ci­dir quien es el pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la se pi­de al­go que, por de­fi­ni­ción es im­po­si­ble, es­te po­der no es­tá en es­te con­se­jo, es un atri­bu­to que no le per­te­ne­ce, es una fa­cul­tad que no exis­te, esa com­pe­ten­cia es del pue­blo Ve­ne­zo­lano y es­te con­se­jo se­ría el usur­pa­dor de la vo­lun­tad de los mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos que vo­ta­ron el 20 de ma­yo pa­ra ele­gir al pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.