"Mi­guel So­fía aten­tó con­tra Wil­son"

El “em­pre­sa­rio” si­gue sien­do ti­tu­lar del otor­ga­mien­to de 3 on­das de radio. ¿Cuán­do le fue­ron en­tre­ga­das? ¿Quién lo pro­te­gía pa­ra en­trar y sa­lir del país?

La Republica (Uruguay) - - NACIONALES - Juan Raúl Ferreira WEB juan­raul­fe­rrei­ra.com.uy

En me­mo­ria de: Ma­nue­lRa­mos Fi­lip­pi­ni Abel Aya­la Héc­tor Cas­tag­net­to Íbe­ro Gu­tié­rrez

La de­ten­ción de Mi­guel So­fía, el mar­tes 8 de enero, en Mon­te­vi­deo, en ple­na vía pú­bli­ca, casi una dé­ca­da des­pués de su re­qui­si­to­ria, abre nue­vas in­te­rro­gan­tes no so­lo so­bre los crí­me­nes del pa­sa­do re­cien­te. Juan Raúl Ferreira, ex in­te­gran­te del Par­ti­do Na­cio­nal, ac­tual di­ri­gen­te del Es­pa­cio 609 del Frente Am­plio, así lo re­fle­ja en es­ta co­lum­na ex­clu­si­va pa­ra LA RE­PÚ­BLI­CA en la que revela de­ta­lles iné­di­tos del aten­ta­do a su pa­dre Wil­son Ferreira Al­du­na­te en 1971 por par­te del ex in­te­gran­te del Es­cua­drón de la Muer­te.

Ha­bían pa­sa­do las elec­cio­nes de 1971 cues­tio­na­das por el Di­rec­to­rio del Par­ti­do Na­cio­nal co­mo frau­du­len­ta. El se­gun­do es­cru­ti­nio pa­sa­ba a ser muy im­por­tan­te y es­tu­vo car­ga­do de in­ci­den­tes. No se sa­bía en­ton­ces, lo que hoy sur­ge de do­cu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos de los ser­vi­cios de EEUU, de la fría pla­ni­fi­ca­ción del frau­de, con la co­la­bo­ra­ción de la en­ton­ces dic­ta­du­ra bra­si­le­ña. Mis padres se ha­bían ido al in­te­rior y es­ta­ba so­lo en casa cuan­do em­pie­za a so­nar el te­lé­fono: Ame­na­zas de muer­te. Po­co des­pués dos ti­ros ha­cen im­pac­to en el edi­fi­cio, dis­pa­ra­dos por Mi­guel So­fía. Ese aten­ta­do fue la pri­me­ra, de una se­rie de agre­sio­nes con­tra Wil­son.

Vi­vía­mos en Av. Bra­sil 3136. En el sép­ti­mo pi­so. En el pri­me­ro vi­vía una fa­mi­lia muy que­ri­da, la Amorín. Mu­chas ve­ces Wil­son, cuan­do ha­bía con­cen­tra­cio­nes, ha­bla­ba des­de allí por un me­gá­fono. El lar­go bal­cón del pri­mer pi­so del edi­fi­cio co­no­ci­do por sus ven­ta­nas oc­to­go­na­les, es­ta­ba em­ban­de­ra­do de pun­ta a pun­ta por bal­co­ne­ras de Por la Pa­tria. Mu­cha­gen­te creía que efec­ti­va­men­te allí vi­vía Wil­son. Ine­si­ta Amorín sal­vó su vi­da de mi­la­gro. La si­lla de co­me­dor don­de es­ta­ba sen­ta­da has­ta se­gun­dos an­tes fue atra­ve­sa­da de la­do a la­do en el res­pal­do. Sé que du­ran­te mu­cho tiem­po la con­ser­va­ron con el agu­je­ro de una ba­la co­mo re­li­quia.

El her­mano mayor de Ine­si­ta si­guió con una mo­to a So­fía, di­mos cuen­ta a la Po­li­cía y fue de­te­ni­do y pues­to a dis­po­si­ción de la Jus­ti­cia. Fue pro­ce­sa­do pe­ro de for­ma muy be­nig­na.Ya vi­vía­mos tiem­pos di­fí­ci­les.

Con­su­ma­do el frau­de, en la Le­gis­la­tu­ra que po­dría­mos lla­mar de tran­si­ción a la dic­ta­du­ra, lle­ga a va­rios par­la­men­ta­rios -re­cuer­do en­tre ellos a mi pa­dre, Zel­mar Mi­che­li­ni y elTo­ba Gu­tié­rrez Ruiz- la de­cla­ra­ción de un po­li­cía que con­fe­sa­ba ju­gar un pa­pel im­por­tan­te en los Es­cua­dro­nes de la Muer­te. En ella res­pon­sa­bi­li­za a Mi­guel So­fía, de va­rios de es­tos ase­si­na­tos, con nom­bre y de­ta­lles del mo­do de eje­cu­ción.

En su re­la­to in­clu­ye la muer­te o desaparición, de Ma­nuel Ra­mos Fi­llip­pi­ni (ju­lio 1971), Abel Ay ala( ju­lio del 1971), He be­rCas­tagn et to agos­to 1971) y Ibe­ro Gu­tié­rrez (Fe­bre­ro 1972). En su ho­me­na­je com­par­to es­tos re­cuer­dos. El Par­la­men­to en ge­ne­ral, Wil­son a la ca­be­za, re­cla­man que se en­tre­gue a Bar­de­sio que dé tes­ti­mo­nio an­te la jus­ti­cia y no ba­jo cau­ti­ve­rio. El MLN lle­va a Gu­tié­rrez Ruiz a ha­blar con él, oca­sión en la que se ra­ti­fi­ca de to­dos sus di­chos. Pe­ro se­guía sien­do un hom­bre en cau­ti­ve­rio.

Ahí el MLN de­ci­de en­tre­gar a Bar­de­sio po­ner­lo de al­gún mo­do en ma­nos de Wil­son. Lo de­jan en li­ber­tad en el Co­le­gio don­de yo cur­sa­ba pre­pa­ra­to­rios, en el des­pa­cho del des­apa­re­ci­do Pa­dre Jo­sé Ague­rre S.J. Él me sa­ca de cla­se, lla­ma­mos a mi pa­dre. Una vez en el Se­mi­na­rio, pa­pá se nie­ga a ha­blar con Bar­de­sio di­rec­ta­men­te y avi­sa alTo­ba, a Car­los Ju­lio Pereyra y al Mi­nis­tro de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra de la épo­ca, Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti.

Una vez que to­dos ellos es­ta­ban allí,To­ba y yo va­mos y ve­ni­mos des­de don­de es­tán reuni­dos to­dos con Wil­son des­pa­cho de por me­dio, has­ta la sa­la don­de es­tá Bar­de­sio. Fi­nal­men­te se de­ci­de no en­tre­gar­lo a las fuer­zas po­li­cia­les y se lla­ma al Mi­nis­tro de De­fen­sa Gral. En­ri­que Mag­na­ni. Él se lo lle­va en cus­to­dia con el com­pro­mi­so de no en­tre­gar­lo a la Po­li­cíaan­tes de que de­cla­re an­te la Jus­ti­cia.

El epi­so­dio ter­mi­na en un duro en­fren­ta­mien­to en el Se­na­do en­tre el Mi­nis­tro Mag­na­ni y Wil­son, por­que sí fue en­tre­ga­do ala Po­li­cía y des­apa­re­ció de in­me­dia­to, y con él los tes­ti­mo­nios di­rec­tos so­bre Mi­guel So­fía.

Po­co des­pués de los ase­si­na­tos del Zel­mar Mi­che­li­ni y el To­ba Gu­tié­rrez Ruiz en Bue­nos Ai­res, Wil­son de­cla­ra en el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos y al otro día en una sa­la de Pren­sa de­pen­dien­te de la ONU, en­fren­te al edi­fi­cio prin­ci­pal (777UN Pla­za NY). Allí in­gre­san dos pe­rio­dis­tas (vi­vos am­bos), uno de ellos Mi­guel So­fía en re­pre­sen­ta­ción de un im­por­tan­te dia­rio uru­gua­yo. Más allá de las al­te­ra­cio­nes a lo que di­jo Wil­son, que el dia­rio pu­bli­ca en Mon­te­vi­deo, en de­ter­mi­na­do mo­men­to, co­mien­zan a gri­tar queTo­ba y Zel­mar eran sub­ver­si­vos, pre­ten­den di­sol­ver la con­fe­ren­cia y son des­alo­ja­dos por la se­gu­ri­dad de la ONU.

Tras ha­ber­me se­pa­ra­do de mis padres, que par­ten rum­bo a Lon­dres, me ra­di­co en EE.UU. a muy po­cos me­ses de las tra­ge­dias de Bue­nos Ai­res. Por en­ton­ces Jack An­der­son pu­bli­ca una no­ti­cia alar­man­te en el Was­hing­ton Post y en los más de 40 dia­rios en EEUU y casi otro tan­to en otros paí­ses que re­pro­du­cían su co­lum­na sin­di­ca­da.

Es­cri­be An­der­son (en ese mo­men­to el pe­rio­dis­ta más afa­ma­do de EEUU) que “fuen­tes in­ves­ti­ga­ti­vas vin­cu­la­das al FBI” le in­for­man que es­tán tras las pis­tas de un po­si­ble aten­ta­do con­tra mí. El he­cho de que esa mis­ma ma­ña­na dos agen­tes del FBI me ha­yan en­tre­vis­ta­do en pre­sen­cia del Re­ve­ren­do Joe El­drid­ge (quien vi­ve aún en Was­hing­ton) me lo hu­bie­ran in­for­ma­do ofi­cial­men­te, no hi­zo que el im­pac­to de leer­lo fue­ra me­nor.

Un día me avi­san que es­toy fue­ra de pe­li­gro y ese mis­mo día Mi­guel So­fía, Se­cre­ta­rio de Pren­sa de la Mi­sión de las FFAA en EEUU, fue de­cla­ra­do per­so­na non gra­ta por el go­bierno nor­te­ame­ri­cano. Me­ses más tar­de, pro­cu­ra via­jar a Tai­wan y, al ha­cer es­ca­la téc­ni­ca en EEUU, es de­te­ni­do y de­por­ta­do a Mon­te­vi­deo nue­va­men­te. El dia­rio Ex­cél­sior de Mé­xi­co pu­bli­ca una nota de su co­rres­pon­sal Gra­ziano Pas­ca­le des­de Mon­te­vi­deo dan­do cuen­ta de la re­per­cu­sión en Uru­guay de la no­ti­cia de An­der­son.

Es de­cir que el co­rres­pon­sal de un im­por­tan­te ma­tu­tino era tam­bién fun­cio­na­rio de la agre­ga­du­ría mi­li­tar de la Em­ba­ja­da­de Uru­guay en Was­hing­ton.

Re­tor­na­da la de­mo­cra­cia, Bar­de­sio es de­te­ni­do en Bue­nos Ai­res y se le con­ce­de la ex­tra­di­ción. La Jue­za Pe­nal Dra. Eustaquio y el Fis­cal Dr. Hu­go Gó­mez me ci­tan a de­cla­rar en el ca­so Bar­de­sio y sa­le el te­ma de Mi­guel So­fía. En esos días se con­vier­te en pró­fu­go. Su de­fen­sor por en­ton­ces era el Dr. Lan­gón hoy fa­lle­ci­do) quien me ci­ta va­rias ve­ces a de­cla­rar pro­cu­ran­do en­con­trar al­gu­na con­tra­dic­ción, has­ta que la pro­pia jue­za con­si­de­ra que se me es­tá ci­tan­do sin pre­gun­tar­me na­da nue­vo.

El mar­tes 8, So­fía es de­te­ni­do en Mon­te­vi­deo por In­ter­pol. La pren­sa si­gue ha­blan­do de “em­pre­sa­rio” por ser ti­tu­lar del otor­ga­mien­to de 3 on­das de radio. ¿Cuán­do le fue­ron en­tre­ga­das? ¿Quién lo pro­te­gía pa­ra en­trar y sa­lir del país? Su de­ten­ción re­mue­ve re­cuer­dos muy amar­gos, y de­ja sin res­pues­ta a nue­vas in­te­rro­gan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.