Mi­nis­te­rio de di­se­ño

[ Li­festy­le | Di­se­ño | Ar­qui­tec­tu­ra | Ges­tión Ur­ba­na | Via­jes | Ar­te | Gas­tro­no­mía | Tech ]

Ministerio de Diseno - - Portada - Fo­tos Tien­da: G.Pa­lla­res / Otras Min Agostini Fa­ce­book

Des­de el ins­tan­te en que uno flan­quea la puer­ta de hierro y vi­drio del lo­cal de Min Agostini en San Tel­mo, Bue­nos Ai­res, in­tu­ye que la vi­si­ta se­rá mu­cho más ri­ca de lo que uno an­ti­ci­pa. El es­pa­cio abier­to y des­po­ja­do re­ci­be con una an­te­sa­la que ofi­cia de ga­le­ría de ar­te con pie­zas icó­ni­cas de edi­cio­nes es­pe­cia­les o co­la­bo­ra­cio­nes de la di­se­ña­do­ra con ar­tis­tas de la ta­lla de Mar­ta Mi­nu­jin, Fer­nan­do Pog­gio o Ro­ge­lio Po­le­se­llo.

Una ins­ta­la­ción de ma­de­ras la­mi­na­das en­vuel­ve y re­co­rre to­do el lu­gar: se tra­ta de “Flo­ra­de­ra”, obra de la ar­tis­ta plás­ti­ca Sa­ra­na Va­dear­te, rea­li­za­da con des­car­tes de fá­bri­cas de mo­bi­lia­rio.

Min sur­ge en­tre ellas sa­lu­dan­do cá­li­da­men­te. Es me­dio­día y al­ter­na aten­ción a pren­sa, con clien­tas que van lle­gan­do a su ate­lier. Esa agen­da no se ar­ma de un día al otro y es fru­to de un tra­ba­jo in­ten­si­vo que Min ha cul­ti­va­do en los úl­ti­mos 10 años dan­do un gi­ro a una vi­da for­ma­da en Ar­qui­tec­tu­ra pe­ro que vi­ró ha­cia la mo­da, des­ta­cán­do­se en for­ma in­me­dia­ta. Su tra­ba­jo ha si­do re­se­ña­do por me­dios in­ter­na­cio­na­les de la ta­lla del New York Ti­mes, Town and Country, For­bes o The In­de­pen­dent, y fue in­cluí­da en­tre los 100 di­se­ña­do­res de mo­da con­tem­po­rá­nea en el li­bro de la es­pa­ño­la Paz Di­man. Pre­mios co­mo el Ti­je­ra de Pla­ta en Ar­gen­ti­na y otros han ci­men­ta­do su ca­li­dad crea­ti­va no só­lo a ni­vel lo­cal sino fue­ra de fron­te­ras.

El lu­gar es una vi­vien­da re­ci­cla­da de plan­ta ba­ja li­bre con pa­tio de luz la­te­ral, que ofi­cia de show­room, un en­tre­pi­so co­mo ta­ller, y una plan­ta al­ta re­si­den­cial a la que lle­gó lue­go de ex­pe­rien­cias co­mer­cia­les en el ba­rrio de Pa­ler­mo. Cir­cuns­tan­cias de la vi­da co­mo ha­ber te­ni­do fa­mi­lia ya con­so­li­da­da pro­fe­sio­nal­men­te, uni­do a la idea de op­ti­mi­zar re­cur­sos la hi­zo bus­car la reunión es­pa­cial de sus dos fa­cec­tas: la fa­mi­liar y la pro­fe­sio­nal, lo cual in­cons­cien­te o es­tra­té­gi­ca­men­te la ubi­ca en un pun­to de va­lo­ri­za­ción ya que atien­de pre­via ci­ta a clien­tas que la bus­can más allá de don­de ope­re. Con eso com­pra efi­cien­cia de tiem­pos y fle­xi­bi­li­dad pa­ra dis­fru­tar y ver cre­cer a su hi­ja. Esa nueva eta­pa de su vi­da la en­cuen­tra prio­ri­zan­do ese balance que a ve­ces es es­qui­vo, sien­do más re­fle­xi­va en cuan­to a quién quie­re re­ci­bir, de qué for­ma, qué ti­po de pro­duc­ción quie­re te­ner y qué di­fu­sión quie­re ge­ne­rar de su tra­ba­jo.

Tras un re­co­rri­do bre­ve por esa suer­te de ga­le­ría, un li­ving con pie­zas clá­si­cas mo­der­nas cer­ca del pa­tio es­pe­ra con car­pe­tas de port­fo­lios pre­pa­ra­das, ban­de­jas de té de jen­gi­bre y bo­ca­dos ca­se­ros, una mi­se en sce­ne que ha­bla del ti­po de ex­pe­rien­cia que ofre­ce al vi­si­tan­te, y el cui­da­do de los de­ta­lles pa­ra lo­grar­lo. El atuen­do de Min es sin du­das su me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción ade­más de su char­la es­pon­tá­nea y ge­ne­ro­sa: una cons­truc­ción ca­pa so­bre ca­pa que lejos de re­sul­tar car­ga­da di­si­mu­la sa­bia­men­te los pun­tos que en su opi­nión de­be di­si­mu­lar, cor­te de pe­lo mo­derno y un ha­blar pau­sa­do y tran­qui­lo son se­ña­les de al­guien que ha tran­si­ta­do y ex­pe­ri­men­ta­do mu­cho pa­ra lle­gar allí y so­bre to­do sa­be de su po­ten­cial crea­ti­vo y lo cons­tru­ye va­lo­ri­zán­do­lo día a día.

_ ¿Có­mo fue la tran­si­ción en­tre la ar­qui­tec­tu­ra y la mo­da?

Siem­pre fui in­quie­ta, yo soy en­tre­rria­na pe­ro es­tu­dié en Bue­nos Ai­res y el úl­ti­mo año lo hi­ce en Es­ta­dos Uni­dos, lue­go me fui a Lon­dres con­tra­ta­da por una re­vis­ta de ar­qui­tec­tu­ra. Allá me per­fec­cio­né, y has­ta edi­té un li­bro de pubs! Al vol­ver hi­ce al­gu­nos tra­ba­jos en En­tre Rios y lue­go en el Es­tu­dio de Solsona. Pa­ra el año 2004 co­men­cé a di­se­ñar mo­da; el primer año ga­né un Pre­mio por el cual me fui al Ins­ti­tu­to de Di­se­ño Eu­ro­peo en Mi­lan, y a par­tir de allí, me que­dé en la mo­da.

_ ¿Te for­mas­te en mo­da o sos au­to­di­dac­ta?

Cre­cí con mi abue­la y mi ma­dre ha­cién­do­nos los ves­ti­dos co­mo mu­chas en esa épo­ca, las veía tra­ba­jar y el cui­da­do que po­nían en las ter­mi­na­cio­nes. Mi ma­dre no tra­ba­ja­ba so­bre mol­des sino que cons­truía so­bre el cuer­po, ex­pe­ri­men­ta­ba y per­día el mie­do a la te­la, y de allí me que­dó esa me­to­do­lo­gía. Esa au­da­cia es la que in­ten­to trans­mi­tir a mis alum­nas cuan­do doy cla­ses. Ten­go esa par­te fa­mi­liar in­te­gra­da co­mo mé­to­do pe­ro tam­bién me ca­pa­ci­té en el Mas­ter de mo­da en Mi­lan.

_ Tus di­se­ños son muy atem­po­ra­les, ¿có­mo ma­ne­jas la es­ta­cio­na­li­dad y la re­la­ción con las mo­das más pa­sa­je­ras, des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co y co­mer­cial?

Ten­go clien­tas que tie­nen pie­zas mías en su guar­da­rro­pas des­de que em­pe­cé ha­ce 10 años y lo si­guen usan­do. Nues­tras lí­neas son muy mo­der­nas, con­se­cuen­cia de mu­cha ex­pe­ri­men­ta­ción y bús­que­da de de­ter­mi­na­dos tejidos, caí­das o mo­vi­mien­tos, pe­ro tam­bién pue­den re­mi­tir a los años ´50. Igual­men­te te­ne­mos lí­neas más po­ni­bles, o bá­si­cas, pie­zas más sim­ples, se­ria­das, con cos­tos muy mo­de­ra­dos que sir­ven pa­ra com­ple­men­tar cual­quier con­jun­to dia­rio. Se ar­ma tam­bién en un ma­ni­quí pe­ro se ge­ne­ra una mol­de­ría pa­ra re­pli­car­lo en el ta­ller con ins­truc­cio­nes pre­ci­sas. Tie­nen la vir­tud de que sin es­tar ar­ma­das en ba­se a ta­lles que­dan bien en dis­tin­to ti­po de cuer­pos. Ten­go un flu­jo bas­tan­te con­ti­nuo de clien­tas fie­les que vie­nen pe­rió­di­ca­men­te, es un ne­go­cio sustentable.

Por otro la­do igual­men­te es una lu­cha permanente por es­ta­ble­cer las di­fe­ren­cias en for­ma ca­bal: hoy en día el di­se­ño de au­tor es­tá bas­tan­te ter­gi­ver­sa­do: cual­quie­ra man­da chi­cas de 20 años a Europa a bus­car mo­de­los, los co­pian, ar­man en un ta­ller acá la mol­de­ría y lo re­pli­can has­ta el can­san­cio. Eso no es di­se­ño y me­nos de au­tor.

_ ¿Cuál es el apor­te de la ar­qui­tec­tu­ra en tu mé­to­do de tra­ba­jo?

El di­se­ño de in­du­men­ta­ria es­tá con­ce­bi­do usual­men­te en 2 di­men­sio­nes, ca­si siem­pre uni­do en cos­tu­ras la­te­ra­les. Yo pien­so en 3D, ar­mo so­bre el cuer­po y los la­te­ra­les sue­len te­ner su historia y es­té­ti­ca pro­pia. Se re­su­men ha­bi­tual­men­te en cor­tes rec­tan­gu­la­res que en­vuel­ven cual­quie­ra sea la pro­pues­ta en una so­la pie­za y pue­den po­ner­se de dis­tin­tas for­mas. To­do tie­ne múl­ti­ples mi­ra­das y re­sul­ta­dos: sue­len leer­se en for­ma dis­tin­ta de fren­te, de es­pal­das y tam­bién en sus la­te­ra­les. El cuer­po es quien man­da pe­ro la te­la es quien ha­bla, y en fun­ción de am­bos se lo­gran so­lu­cio­nes par­ti­cu­la­res en ca­da ca­so, mu­chas ve­ces irre­pe­ti­bles o con va­ria­cio­nes

con­ve­nien­tes se­gún lo que se desee des­ta­car o di­si­mu­lar. Sal­go de las ter­mi­na­cio­nes la­te­ra­les ha­bi­tua­les, y to­do es­ta ter­mi­na­do a mano.

An­drea Sal­tz­man (di­rec­to­ra de la ca­rre­ra de Di­se­ño de In­du­men­ta­ria y Tex­til FADU UBA) di­ce que mis pren­das son co­mo ac­ce­so­rios, que com­ple­men­tan cual­quier atuen­do y los ele­va otro ni­vel

_ ¿Sos pre­sen­cia permanente en fas­hion weeks o te­nés tus pro­pios rit­mos? ¿Pue­de uno abs­traer­se de esa agen­da de re­no­va­ción de co­lec­cio­nes?

Los pri­me­ros cua­tro años era bas­tan­te in­ten­so, tra­ba­já­ba­mos sin pa­rar pa­ra pre­sen­tar co­lec­cio­nes en una feria y en dos días ven­día­mos to­do, lo hi­ci­mos por va­rios años pe­ro cam­bié cuan­do tu­ve a mi be­ba. Ade­más cuan­do uno ven­de a ese rit­mo de­be ase­gu­rar un flu­jo de pro­duc­ción que no siem­pre es po­si­ble, de­be­mos ase­gu­rar­nos que exis­ten los in­su­mos y gé­ne­ros en pla­za y en es­tos tiem­pos es com­pli­ca­do.

Hoy las prio­ri­da­des son otras y me sir­vió pa­ra reor­de­nar­me, eva­luar de don­de ven­go, ha­cia don­de quie­ro ir , y ha­cer­lo en for­ma só­li­da y pla­ni­fi­ca­da.

_ ¿Quie­nes son las clien­tas de Min Agostini?

Nos pa­sa co­sas muy cu­rio­sas co­mo di­se­ñar un ves­ti­do pa­ra una ado­les­cen­te y que ese mis­mo mo­de­lo sea lue­go ven­di­do en otro pa­ño a una se­ño­ra de 70, y a am­bas les queda ge­nial. Real­men­te cru­za­mos va­rias ge­ne­ra­cio­nes y te­ne­mos clien­tas muy fie­les que vie­nen a bus­car di­se­ño de au­tor per­so­na­li­za­do. Me gus­ta re­ci­bir, aten­der, es­cu­char y pro­po­ner, esa de­di­ca­ción es la que apre­cia nues­tra clien­te­la que bus­ca el pro­duc­to y no un re­sul­ta­do de cam­pa­ñas de mar­ke­ting. De he­cho, te­ne­mos va­rias que que vie­nen des­de Mon­te­vi­deo.

_ ¿Esa atem­po­ra­li­dad que men­cio­nas­te no ge­ne­ra que te re­pi­tas, o co­mo te re­no­vás so­bre ti mis­ma?

Me man­da ca­da gé­ne­ro que voy en­con­tran­do. Al com­prar se­lec­ciono en ba­se a un gus­to par­ti­cu­lar por de­ter­mi­na­da es­truc­tu­ra, pe­so, tex­tu­ra o co­lor, pe­ro en el ta­ller voy vien­do las coor­di­na­cio­nes o com­pa­ti­bi­li­da­des en­tre to­do eso más in­tu­ti­va­men­te, bus­co esas cohe­ren­cias en­tre pa­ños que sur­gen en ese mo­men­to y no cuan­do las se­lec­cio­né pre­via­men­te.

A mí me ins­pi­ra cual­quier co­sa, des­de un con­te­ne­dor de basura a via­jar cuan­do se pue­de, siem­pre lo hi­ce has­ta aho­ra que ba­jé un po­co el rit­mo pa­ra de­di­car­me a mi hi­ja que aho­ra tie­ne un año y me­dio. En pa­ra­le­lo, cons­trui­mos en ba­se a mu­cha ex­pe­ri­men­ta­ción, en­sa­yo y error. Ese vue­lo que ves en ese ves­ti­do, por ejem­plo, es­tá ar­ma­do con una cin­ta tu­bu­lar de goma de ca­le­fac­ción.

_ Te­nés un pro­duc­to muy es­pe­cí­fi­co pe­ro a la vez que pue­de gus­tar muy glo­bal­men­te, ¿Có­mo has evo­lu­cio­na­do con la co­mer­cia­li­za­ción ha­cia el ex­te­rior?

Ar­gen­ti­na si­gue te­nien­do mu­chas tra­bas, aún no se nor­ma­li­zó del to­do. Yo fui la pri­me­ra di­se­ña­do­ra ar­gen­ti­na que in­vi­ta­ron a des­fi­lar a la New York Fas­hion Week. Fern Ma­lis la crea­do­ra de la Mer­ce­des Benz Fas­hion Week me co­no­ció en el primer des­fi­le en la Em­ba­ja­da ar­gen­ti­na y me vol­vió a in­vi­tar en otras edi­cio­nes. Eso fue en el ve­rano del 2010 y tu­vo muy bue­nas re­per­cu­sio­nes en ge­ne­ral. Lue­go hu­bo ron­das de ne­go­cios don­de ven­di­mos en dos días a 8 tien­das, pe­ro al lle­gar fue to­do otro te­ma el ver co­mo cum­plía­mos con los pe­di­dos por­que es­ca­sea­ban al­gu­nos in­su­mos.

Ven­di­mos mu­cho tiem­po a la tien­da del Mo­MA de San Fran­cis­co, las front row de esos des­fi­les hay mu­cho com­pra­dor que de­tec­ta no­ve­da­des y las ca­na­li­zan de dis­tin­tas for­mas. Igual­men­te la mo­ra­le­ja es que se de­be ase­gu­rar el pro­duc­to fi­nal cuan­do se ven­de por can­ti­dad y en las con­di­cio­nes del país ac­tua­les aún no hay ga­ran­tías de que uno pue­da cum­plir com­pro­mi­sos con ca­li­dad de ex­ce­len­cia pa­ra pe­di­dos de gran­des can­ti­da­des.

Hay cláu­su­las co­mo que no se per­mi­te im­por­tar se­da na­tu­ral “pa­ra pro­pi­ciar la in­dus­tria de la se­da en ar­gen­ti­na” cuan­do es nu­la y re­quie­re años de desa­rro­llo. En de­fi­ni­ti­va uno de­be ju­gar con esas reglas y obli­ga a ge­ne­rar al­gu­nas so­lu­cio­nes sui ge­ne­ris que de­ri­van en tex­tu­ras in­no­va­do­ras, que si bien tie­ne sus ven­ta­jas, es un ca­mino de mu­chos más cos­tos e in­ter­me­dia­rios que en mu­chos ca­sos de­ja de ser com­pe­ti­ti­vo.

_ ¿Có­mo tra­ba­jas con tu per­so­nal pa­ra lo­grar es­tas pie­zas?

Ten­go ta­lle­res pe­ro es muy di­fí­cil con­se­guir mano de obra ca­li­fi­ca­da, ten­go que for­mar yo el per­so­nal. Tra­ba­jo con gen­te al la­do mio, vien­do co­mo ar­mo un mo­de­lo y si­gue ins­truc­cio­nes de eje­cu­ción muy pre­ci­sas. Lo nues­tro es­ta en­tre lo in­dus­trial por­que de­be te­ner per­fec­ción y lo ar­te­sa­nal por los aca­ba­dos a mano. Los tra­ba­jos nues­tros son se­ries muy li­mi­ta­das con ter­mi­na­cio­nes a las cua­les po­cos lle­gan a los es­tán­da­res que exi­gi­mos.

_ ¿Esa si­ner­gia con ar­tis­tas có­mo fue sur­gien­do?

A Mar­ta Mi­nu­jin la vi en un ca­fé, y le lla­mó la aten­ción có­mo es­ta­ba ves­ti­da. Nos sa­lu­da­mos, yo la ad­mi­ra­ba y le di­je que me en­can­ta­ría ves­tir­la y a par­tir de allí hi­ci­mos mu­chas co­la­bo­ra­cio­nes, sus mo­nos son ya icó­ni­cos y la car­te­ra Aco­dar­te que sir­ve co­mo apo­ya­bra­zos (y es real­men­te có­mo­da!) son al­gu­nos ejem­plos. María Ko­da­ma tam­bién es clien­ta, mu­cha gen­te crea­ti­va que bus­ca ro­pa di­fe­ren­cial que lla­ma la aten­ción por es­truc­tu­ra y no por bri­llos.

_ ¿ Tu ins­ta­la­ción en es­te lu­gar fue pla­ni­fi­ca­da es­tra­té­gi­ca­men­te o fru­to de la ca­sua­li­dad?

Tu­ve un lo­cal en Pa­ler­mo con un pa­tio di­vino pe­ro cuan­do tu­ve fa­mi­lia me que­da­ba com­pli­ca­do. Ten­go la suer­te de te­ner una her­ma­na que es co­mu­ni­ca­do­ra so­cial, yo soy crea­ti­va pe­ro co­mer­cial­men­te ella me da su mi­ra­da, jun­to a mi ma­ri­do que tam­bién co­la­bo­ra en lo ad­mi­nis­tra­ti­vo. El es­tar acá me per­mi­tió pri­me­ro mu­dar mi ca­sa, y lue­go iban sur­gien­do tra­ba­jos con ar­tis­tas que ne­ce­si­ta­ban el es­pa­cio y yo en­can­ta­da asi que fue to­man­do per­so­na­li­dad pro­pia. Tam­bién me per­mi­te gra­duar el flu­jo de clien­te­la, even­tos y com­pro­mi­sos se­gún mi agen­da. Yo an­tes tra­ba­ja­ba 15 ho­ras por día sin pa­rar, en va­rios pro­yec­tos a la vez, y aho­ra es­toy en una eta­pa don­de ya de­mos­tré lo que pue­do ha­cer, y quie­ro dis­fru­tar ese cre­ci­mien­to en la em­pre­sa pe­ro tam­bién de mi fa­mi­lia. El con­tac­to uno a uno, el sen­tar­se a char­lar y co­no­cer­se, com­par­tir un mo­men­to es­pe­cial, ge­ne­rar víncu­los de ca­li­dad es lo que me es­ti­mu­la, to­do ale­ja­do del ha­bi­tual show off de la in­dus­tria.

_ ¿Qué vie­ne en el fu­tu­ro cer­cano pa­ra Min Agostini?

Quie­ro ir a Bra­sil, ten­go va­rias clien­tas allí y es un pú­bli­co que adop­ta van­guar­dias, es­ta­mos tra­ba­jan­do en eso, así co­mo en una co­lec­ción pa­ra chi­cos que es­toy ex­pe­ri­men­tan­do con mi hi­ja.

Ser di­se­ña­dor de mo­da en Bue­nos Ai­res y ha­ber so­bre­vi­vi­do co­mer­cial­men­te los úl­ti­mos años de res­tric­cio­nes no es un mé­ri­to me­nor. Sin em­bar­go, fe­nó­meno la­ti­noa­me­ri­cano si los hay, de los obs­tácu­los sur­gen po­si­bi­li­da­des de di­fe­ren­cia­ción, que quie­nes tie­nen el know how más con­so­li­da­do tran­si­tan co­mo vi­ta­mi­nas pa­ra su crea­ti­vi­dad.

Min es el ejem­plo de crea­ti­vo to­do te­rreno que ba­ta­lla con esos obs­tácu­los e igual tie­ne la vir­tud de ge­ne­rar pie­zas di­fe­ren­cia­les con un va­lor agre­ga­do per se y no por cam­pa­ñas o rui­dos ma­si­vos. La cons­truc­ción de en­vol­ven­tes con ca­rác­ter, la crea­ción de di­se­ños de vi­gen­cia eter­na, la con­so­li­da­ción de una em­pre­sa sustentable y con iden­ti­dad pro­pia, y la con­se­cuen­cia con su pro­pio es­ti­lo de vi­da son lo­gros de al­guien que lejos de ha­ber pro­ba­do to­do lo que pue­de ha­cer, aun tie­ne mu­cha te­la pa­ra cor­tar, y gen­te in­no­va­do­ra pa­ra ves­tir. Por­que hay una van­guar­dia que no ne­ce­si­ta ves­tir­se con bri­llos o de for­mas gra­tui­ta­men­te pro­vo­ca­do­ras sino con pie­zas de lec­tu­ras más com­ple­jas, con de­cla­ra­cio­nes de ca­rác­ter, un ves­ti­do a la vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.