El Mu­seo Ra­lli ce­le­bra 30 años co­mo pio­ne­ro de la agen­da cul­tu­ral de Pun­ta del Es­te

Ministerio de Diseno - - Portada -

El Mu­seo Ra­lli ce­le­bra es­te año, el 30° ani­ver­sa­rio de su ins­ta­la­ción en Pun­ta del Es­te. El edi­fi­cio de 6.000m2 en es­ti­lo co­lo­nial es­pa­ñol con­tie­ne una de las co­lec­cio­nes par­ti­cu­la­res más gran­des de ar­te la­ti­noa­me­ri­cano en el mun­do, ade­más de obras de ar­tis­tas eu­ro­peos re­le­van­tes co­mo Sal­va­dor Da­lí, Amadeo Mo­di­glia­ni, o Rene Ma­grit­te. Se ubi­ca en un ba­rrio re­si­den­cial, a pa­sos de Pe­dra­go­sa Sie­rra en el ca­mino ha­cia el Cen­tro de Con­ven­cio­nes del bal­nea­rio.

For­ma par­te de una Fun­da­ción pri­va­da sin fi­nes de lu­cro y con­for­ma una red de 5 mu­seos (to­dos abier­tos al pú­bli­co en for­ma gra­tui­ta), fun­da­dos por Harry Re­ca­na­ti con el ob­je­ti­vo de di­fun­dir el ar­te con­tem­po­rá­neo la­ti­noa­me­ri­cano y co­mo tributo a la me­mo­ria de la co­mu­ni­dad ju­día ex­pul­sa­da de Es­pa­ña y Por­tu­gal du­ran­te la in­qui­si­ción.

El pri­mer mu­seo fue de he­cho el de Pun­ta del Es­te en 1988, al que si­guie­ron uno en San­tia­go de Chi­le en 1992, uno en Cae­sa­rea (Is­rael) en 1993, un cuar­to en Mar­be­lla (Es­pa­ña) en el 2000 y un quin­to, tam­bién en Cae­sa­rea en 2007.

Harry Re­ca­na­ti (1918-2011), su fun­da­dor na­ció en Sa­lo­ni­ka, Gre­cia, si bien su fa­mi­lia era des­cen­dien­te de ita­lia­nos y es­pa­ño­les. En 1937 lue­go de com­ple­tar sus es­tu­dios se unió al ne­go­cio fa­mi­liar: el Dis­count Bank de Tel Aviv que lle­gó a ser ba­jo la ge­ren­cia de Harry al fa­lle­cer su pa­dre, el se­gun­do más im­por­tan­te a ni­vel na­cio­nal. En 1952 se mu­da a Gi­ne­bra (Sui­za) don­de ini­cia una red de ban­cos pri­va­dos en Sui­za, Fran­cia, Uru­guay, Perú y Chi­le.

La ad­mi­nis­tra­ción de los ban­cos re­que­ría fre­cuen­tes via­jes a La­ti­noa­mé­ri­ca, y en ese pe­río­do se in­terio­ri­zó en el mun­do del ar­te la­ti­noa­me­ri­cano, co­men­zan­do a com­prar obras en for­ma sos­te­ni­da. De es­ta for­ma su pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co co­men­zó a to­mar mag­ni­tud pa­ra ser con­si­de­ra­do una de las co­lec­cio­nes más gran­des del mun­do cen­tra­da en La­ti­noa­mé­ri­ca. Fue así que sur­gió la mo­ti­va­ción de com­par­tir­la con el pú­bli­co en ge­ne­ral y cons­truir un edi­fi­cio pa­ra pre­ser­var­la. Más tar­de, ya re­ti­ra­do del mun­do de las fi­nan­zas y de­di­ca­do al ám­bi­to de di­fu­sión cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca crea la Fun­da­ción Ra­lli pa­ra ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de los mu­seos a lar­go pla­zo, ya que ni ella ni los mu­seos ob­tie­nen co­la­bo­ra­cio­nes por do­na­cio­nes o sub­si­dios de go­bier­nos.

Con­ver­sa­mos con Se­rra­na Pru­nell Directora del mu­seo de Pun­ta del Es­te:

_ ¿Pue­des am­pliar­nos so­bre el sur­gi­mien­to de la idea ha­ce 30 años de ins­ta­lar el Mu­seo en Pun­ta del Es­te?

El Sr. Re­ca­na­ti nues­tro fun­da­dor, fue des­de muy jo­ven co­lec­cio­nis­ta de obras de ar­te. Al re­ti­rar­se de su ac­ti­vi­dad ban­ca­ria, y re­co­rrer ex­ten­sa­men­te to­da La­ti­noa­mé­ri­ca co­no­ció Pun­ta del Es­te, al prin­ci­pio co­mo tan­tos tu­ris­tas que com­pran un apar­ta­men­to pa­ra pa­sar al­gu­nos me­ses, pe­ro más tar­de cuan­do de­ci­de ex­hi­bir su im­por­tan­te pi­na­co­te­ca pa­ra el dis­fru­te pú­bli­co in­me­dia­ta­men­te pen­só en nues­tro bal­nea­rio co­mo pri­mer des­ti­na­ta­rio. Lue­go si­guie­ron los mu­seos de San­tia­go de Chi­le, de Mar­be­lla, Es­pa­ña y de Cae­sa­rea, Is­rael

_ ¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra el Mu­seo ser pio­ne­ro en es­te ti­po de ins­ta­la­cio­nes en el bal­nea­rio, y co­mo red de mu­seos a ni­vel glo­bal?

El Sr. Re­ca­na­ti fue to­da su vi­da un pio­ne­ro en las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des de su vi­da. En Pun­ta del Es­te siem­pre ha ha­bi­do una co­rrien­te cul­tu­ral muy im­por­tan­te. Qui­zás una de las di­fe­ren­cias es que Re­ca­na­ti lo pen­só des­de el pri­mer mo­men­to co­mo un pro­yec­to a fu­tu­ro, esa pre­vi­sión es lo que nos ha per­mi­ti­do con­ti­nuar inin­te­rrum­pi­da­men­te du­ran­te 30 años.

_ ¿Qué creen que apor­tó en ese mo­men­to y có­mo crean la in­ter­ac­ción con otros ju­ga­do­res cul­tu­ra­les en la zo­na hoy en día?

Pien­so que he­mos he­cho mu­chos apor­tes, aun­que no nos co­rres­pon­de a no­so­tros enu­me­rar­los, Nues­tro mu­seo no es un ne­go­cio, nun­ca he­mos com­pe­ti­do con nin­gún agen­te cul­tu­ral. El tra­ba­jo de ca­da uno ha he­cho que nues­tra ciu­dad sea con­si­de­ra­da ca­da vez más co­mo un im­por­tan­te po­lo cul­tu­ral.

_ El Mu­seo tie­ne una pre­mi­sa de no acep­tar do­na­cio­nes ni lu­crar con su ac­ti­vi­dad, pe­ro en su opi­nión ¿el Ar­te pue­de ser un ne­go­cio re­di­tua­ble abor­da­do con fi­nes de di­fu­sión? ¿Hay al­gún mo­de­lo de ne­go­cios don­de la di­fu­sión de­mo­crá­ti­ca del ar­te no es­té su­pe­di­ta­da a me­ce­nas?

Tu pre­gun­ta es am­plia, ¿que en­ten­de­mos por re­di­tua­ble, eco­nó­mi­ca­men­te, po­lí­ti­ca­men­te, cul­tu­ral­men­te? Eco­nó­mi­ca­men­te, los mu­seos uti­li­zan dis­tin­tos ca­mi­nos pa­ra sol­ven­tar sus gas­tos, li­bre­rías, ca­fe­te­rías, ven­ta de souvenirs, aso­cia­cio­nes de ami­gos, do­na­cio­nes, hay mu­chos ti­pos de mu­seos en di­fe­ren­tes paí­ses con di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas.

Los pro­fe­sio­na­les de mu­seos nos re­gi­mos por el “Có­di­go Deon­to­ló­gi­co de Mu­seos” có­di­go de éti­ca de ICOM Con­se­jo In­ter­na­cio­nal De Mu­seos que ac­tual­men­te pre­si­do la fi­lial Uru­guay y soy miem­bro del Di­rec­to­rio de Icom La­ti­noa­me­ri­ca y el Ca­ri­be

_ ¿Qué tie­ne el ar­te la­ti­noa­me­ri­cano que lo di­fe­ren­cia del eu­ro­peo o nor­te­ame­ri­cano y que cau­ti­vó tan es­pe­cial­men­te al Sr Re­ca­na­ti al co­no­cer la zo­na por pri­me­ra vez?

Él siem­pre es­tu­vo cau­ti­va­do por el ar­te fi­gu­ra­ti­vo y su­rrea­lis­ta, y en los años 70 Eu­ro­pa se in­cli­na­ba a la abs­trac­ción. Por otra par­te, creo que fue so­bre to­do la fuer­za y el co­lor de la obra la­ti­noa­me­ri­ca­na.

_ Hoy en día los mu­seos pa­ra atraer pú­bli­co de­ben re­cu­rrir a ac­cio­nes fue­ra de lo con­ven­cio­nal y ges­tio­nes cul­tu­ra­les más am­plias que la so­la ex­hi­bi­ción de pie­zas. ¿Có­mo se ma­ne­ja el Ra­lli en es­te sen­ti­do, es­pe­cial­men­te en tem­po­ra­da ba­ja y por qué me­dios ex­ter­nos lo di­fun­de?

La mu­seo­lo­gía ha evo­lu­cio­na­do en los úl­ti­mos años y no­so­tros he­mos in­ten­ta­do acom­pa­ñar es­te ca­mino Des­de ha­ce va­rios años nues­tra ins­ti­tu­ción rea­li­za dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des tan­to pa­ra adul­tos co­mo pa­ra ni­ños du­ran­te to­do el año.

_ ¿En los úl­ti­mos años la fe­ria de Ar­te con­tem­po­rá­neo Es­te Ar­te ha in­ten­ta­do po­si­cio­nar la ciu­dad co­mo des­tino de co­lec­cio­nis­tas e ins­ta­lar­la en un ca­len­da­rio de even­tos re­le­van­tes del ru­bro? Có­mo ven esa in­ten­ción con res­pec­to al pú­bli­co es­ta­cio­nal que re­ci­be la ciu­dad y/o a una ma­sa de re­si­den­tes ca­da vez más nu­me­ro­sa?

En los úl­ti­mos años ha au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te la can­ti­dad de fe­rias de ar­te en dis­tin­tas ciu­da­des del mun­do. Es una suer­te que Pun­ta del Es­te no es­té afue­ra de es­ta mo­vi­da cul­tu­ral.

_ ¿Qué ac­ti­vi­da­des re­le­van­tes tie­nen en car­tel pa­ra es­te año ani­ver­sa­rio?

Ha si­do un año muy mo­vi­do; he­mos inau­gu­ra­do ex­ce­len­tes mues­tras de ar­te, el bra­si­le­ño Ade­lio Sa­rro nos acom­pa­ñó pa­ra inau­gu­rar una sa­la de su obra pic­tó­ri­ca y es­cul­tó­ri­ca; la chis­pean­te obra de la ar­tis­ta in­gle­sa Beryl Cook arran­có más de una son­ri­sa a los vi­si­tan­tes, cu­ra­mos una sa­la homenaje a los ar­tis­tas que en­con­tra­ron en Pun­ta del Es­te su ins­pi­ra­ción y ar­te.

No fal­tó el fla­men­co, tan­go, humor, ar­te y aún nos que­dan al­gu­nas sor­pre­sas. Aun­que sin du­da los ta­lle­res pa­ra ni­ños con cu­pos que se lle­nan el mis­mo día que se abren las ins­crip­cio­nes son de gran dis­fru­te pa­ra no­so­tros.

_ ¿Có­mo rea­li­zan la se­lec­ción de las ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­rias? La cu­ra­du­ría es­tá a car­go mío y de la Con­ser­va­do­ra Ga­brie­lla Sic­car­di.

¿El acer­vo per­ma­nen­te es ce­rra­do o se va am­plian­do o mo­di­fi­can­do con el tiem­po? Si es lo se­gun­do, ¿cuál es el cri­te­rio de se­lec­ción de las obras que ad­quie­ren?

El acer­vo se va am­plian­do de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des de las ex­po­si­cio­nes, hay una co­mi­sión in­ter­na­cio­nal que tie­ne a su car­go es­ta área.

_ ¿La ges­tión de los mu­seos Ra­lli es in­de­pen­dien­te o tie­nen al­go en co­mún e in­ter­ac­túan en­tre sí? Ca­da mu­seo es in­de­pen­dien­te, pe­ro es­ta­mos en con­tac­to per­ma­nen­te y nos apo­ya­mos mu­tua­men­te. _ Si tu­vie­ra que ele­gir tres pie­zas referentes del mu­seo, ¿cuá­les se­rían? Creo que sin du­das la co­lec­ción de es­cul­tu­ras de Sal­va­dor Da­lí, son las pie­zas más re­fe­ren­cia­les del mu­seo.

Pe­ro no pue­do ol­vi­dar­me de las mues­tras de gran­des maes­tros eu­ro­peos co­mo Cha­gall, Mi­ró, Ma­grit­te en­tre otros, así co­mo otras tan­tas de ori­gen la­ti­noa­me­ri­cano.

Harry y Mar­ti­ne Re­ca­na­ti

Ade­lio Sa­rro

An­dre Lans­koy

Beryl Cook

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.