El ar­te óp­ti­co de Víc­tor Va­sa­rely se ins­ta­la en el Mu­seo Thys­sen Bor­ne­mis­za

Ministerio de Diseno - - Portada -

Quie­nes es­tén de pa­so por Ma­drid has­ta el pró­xi­mo setiembre po­drán asis­tir a la mues­tra del ar­tis­ta Víc­tor Va­sa­rely en cartel en el Mu­seo Thys­sen Bor­ne­mis­za, inau­gu­ra­da re­cien­te­men­te con la pre­sen­cia de la pro­pia Ba­ro­ne­sa Thys­sen en com­pa­ñía de la Em­ba­ja­do­ra de Hun­gría en Es­pa­ña.

La mues­tra pre­ten­de ofre­cer una vi­sión glo­bal de la vi­da y obra del pin­tor hún­ga­ro, quien reali­zó lo me­jor de su pro­duc­ción en Francia.

Vá­sár­hel­yi Győ­ző, co­no­ci­do co­mo Vic­tor Va­sa­rely ( Hun­gría, 1906 – Francia 1997) fue un ar­tis­ta al que se ha con­si­de­ra­do co­mo el pa­dre del op art o el ar­te ci­né­ti­co. To­dos estamos fa­mi­lia­ri­za­dos con su obra, que ha te­ni­do múl­ti­ples se­gui­do­res y apli­ca­cio­nes en dis­tin­tos me­dios, así co­mo ha ser­vi­do co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción en múl­ti­ples dis­ci­pli­nas crea­ti­vas.

Su pin­tu­ra se ba­sa en el ri­gor cien­tí­fi­co y com­bi­na las le­yes de la fí­si­ca y la geo­me­tría, jun­to a las cua­li­da­des per­cep­ti­vas del co­lor y su in­fluen­cia en la per­cep­ción vi­sual. No se ba­só tan­to en la be­lle­za de las for­mas co­mo en la sor­pre­sa vi­sual que pro­du­cen, mo­ti­va­da por el en­ga­ño per­cep­ti­vo.

Co­men­zó a es­tu­diar me­di­ci­na en Hun­gría, pe­ro de­jó la ca­rre­ra al ca­bo de dos años. Se in­tere­só en­ton­ces por el ar­te abs­trac­to y por la es­cue­la de Muheely (prin­ci­pios de la Bauhaus), fun­da­da en Bu­da­pest (Hun­gría) por un alumno de la Bauhaus. Le atra­je­ron Mon­drian y Ma­lé­vich.

Vic­tor re­vo­lu­cio­nó el pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co de los años se­sen­ta y se­ten­ta, ini­cian­do una nue­va ten­den­cia que bau­ti­zó co­mo ‘ci­né­ti­ca vi­sual’. Se tra­ta de una téc­ni­ca que ha­ce que las imá­ge­nes geo­mé­tri­cas de sus cua­dros jue­guen con la vi­sión del es­pec­ta­dor, ha­cién­do­le creer que es­tán en mo­vi­mien­to. A Va­sa­rely, ade­más, le fas­ci­na­ba la cien­cia –de he­cho, an­tes de des­cu­brir su pa­sión por el ar­te, es­tu­dia­ba me­di­ci­na- e, ins­pi­ra­do por las no­ti­cias que se pu­bli­ca­ban so­bre el es­pa­cio, ti­tu­ló mu­chas de sus obras con nom­bres de es­tre­llas y cons­te­la­cio­nes.

Se tras­la­dó a París al prin­ci­pio de los años 1930 y allí tra­ba­jó co­mo gra­fis­ta. En es­ta ciu­dad desa­rro­lla su pri­mer tra­ba­jo ma­yor, Ze­bra, que se con­si­de­ra hoy en día la pri­me­ra obra de Op art.

Du­ran­te las dos dé­ca­das si­guien­tes, Va­sa­rely desa­rro­lló un mo­de­lo pro­pio de ar­te abs­trac­to geo­mé­tri­co, con efec­tos óp­ti­cos de mo­vi­mien­to, am­bi­güe­dad de for­mas y pers­pec­ti­vas, e imá­ge­nes ines­ta­bles. Uti­li­zó di­ver­sos ma­te­ria­les, pe­ro usan­do un nú­me­ro mí­ni­mo de for­mas y de co­lo­res. Te­nía con­si­de­ra­ción por la pin­tu­ra me­su­ra­da, re­po­sa­da, ra­cio­nal y se­re­na (re­des, tra­mas).

Su agudo y pre­ci­so sen­ti­do de ilu­mi­na­ción y pro­fun­di­dad ha­cían sus obras prác­ti­ca­men­te úni­cas.

En los años se­sen­ta par­ti­ci­pó en nu­me­ro­sas ex­po­si­cio­nes co­lec­ti­vas, co­mo The Res­pon­si­ve Eye del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York, así co­mo in­di­vi­dua­les en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca.

Al re­pa­sar su obra, a pe­sar de una apa­ren­te mo­no­to­nía for­mal, tie­ne una lar­ga evo­lu­ción y di­ver­sas eta­pas en su pro­duc­ción ar­tís­ti­ca: al­gu­nas en las que in­ten­ta­rá es­tu­diar una ba­se exac­ta, cien­tí­fi­ca y teó­ri­ca., otras de tra­ba­jos ca­si pu­bli­ci­ta­rios, tras de pe­río­dos blan­co y ne­gro, y otras de on­das y círcu­los con de­ta­lles de som­brea­dos.

Su tra­ba­jo le dio fa­ma in­ter­na­cio­nal y re­ci­bió va­rios pre­mios pres­ti­gio­sos co­mo el Pre­mio In­ter­na­cio­nal Gug­gen­heim en 1964 y el Gran Pre­mio de la Bie­nal de Sao Pau­lo en 1965. En es­tos años rea­li­za obras bi­di­men­sio­na­les que su­gie­ren vi­sual­men­te el mo­vi­mien­to y obras tri­di­men­sio­na­les que re­quie­ren el des­pla­za­mien­to del es­pec­ta­dor pa­ra pro­du­cir el efec­to ci­né­ti­co.

En 1976 crea un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca en Aix-en-Pro­ven­ce y dos mu­seos “di­dác­ti­cos” Va­sa­rely, en Gor­des y en Hun­gría en Pécs (1976).

Si van por la ex­po­si­ción no de­jen de vi­si­tar la tien­da del mu­seo y lle­var­se de re­cuer­do cin­tos “op art” crea­dos a mano en cro­chet por los ar­te­sa­nos del pue­blo Wa­yuu en Co­lom­bia. Di­se­ña­dos y pro­du­ci­dos en ex­clu­si­va pa­ra el Mu­seo Na­cio­nal Thys­sen-Bor­ne­mis­za, lo cual su­po­ne ade­más de ob­je­tos in­tere­san­tes, una ma­ra­vi­lla de ges­tión in­ter­na­cio­nal que de­be ha­ber de­trás de ca­da una de esas pie­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.