Pra­da: la cons­truc­ción de mar­ca fa­mi­liar con li­de­raz­go fe­me­nino

Ministerio de Diseno - - Portada -

Pra­da es de las po­cas mar­cas glo­ba­les con una tra­yec­to­ria de re­co­no­ci­mien­to e in­no­va­ción que ha lo­gra­do per­ma­ne­cer en la pre­fe­ren­cia del pú­bli­co y evo­lu­cio­nar co­mo sím­bo­lo de lu­jo y di­se­ño ita­liano, sien­do aún ges­tio­na­da co­mo em­pre­sa fa­mi­liar.

Des­de que Ma­rio Pra­da la fun­da­ra en 1913 en la Ga­lle­ria Vit­to­rio Ema­nue­lle II co­mo “Fra­te­lli Pra­da” con­fec­cio­nan­do car­te­ras y va­li­jas de cue­ro de ma­nu­fac­tu­ra ar­te­sa­nal y ca­li­dad su­pe­rior, has­ta la ges­tión de su nie­ta Miuc­cia ex­pan­dien­do el al­can­ce has­ta hoy en día, el le­ga­do so­bre­vi­ve en for­ma atem­po­ral y con­so­li­da­do.

Los días de re­co­no­ci­mien­to no tar­da­ron en lle­gar cuan­do en 1919 se les otor­gó el tí­tu­lo de “Pro­vee­dor ofi­cial de la Ca­sa Real de Ita­lia” y la au­to­ri­za­ción del uso del es­cu­do jun­to a su lo­go, con lo que los aris­tó­cra­tas eu­ro­peos la adop­ta­ron tam­bién co­mo fa­vo­ri­ta, ele­van­do su pres­ti­gio sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. El au­men­to de los via­jes aé­reos y la ne­ce­si­dad de equi­pa­je de ca­li­dad fue­ron de­ter­mi­nan­tes tam­bién en ele­var la de­man­da de pro­duc­tos de la em­pre­sa.

Co­mo de­ta­lle cu­rio­so, se des­ta­ca el que Ma­rio no era ami­go de las mu­je­res en ro­les eje­cu­ti­vos, pe­ro a la ho­ra de ele­gir su­ce­sor en su ne­go­cio, su hi­jo no ma­ni­fes­tó in­te­rés sien­do su hi­ja Lui­sa quien asu­mió el man­do. Más tar­de en 1970 lo ha­ce Miuc­cia, su nie­ta, quien tie­ne el mé­ri­to de ha­ber con­so­li­da­do la em­pre­sa lue­go de tiem­pos di­fí­ci­les don­de ca­si lle­gan a la ban­ca­rro­ta lue­go del fa­lle­ci­mien­to de Ma­rio en 1952. Ella es la res­pon­sa­ble de la ex­pan­sión glo­bal de la mar­ca en los úl­ti­mos 40 años, sien­do nom­bra­da una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes en el mun­do de la mo­da. A Miuc­cia le in­tere­sa­ban ini­cial­men­te otras dis­ci­pli­nas: egre­só de la Uni­ver­si­dad de Mi­lan con un gra­do en cien­cias po­lí­ti­cas con una vi­sión de ideo­lo­gía fe­mi­nis­ta y de iz­quier­da lle­gan­do a ser miem­bro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Ita­liano. Tam­bién cur­só cin­co años de in­ter­pre­ta­ción en el Teatro Pic­co­lo de Mi­lán. To­das esas dis­ci­pli­nas ini­cial­men­te no so­lo no pa­re­cían las in­di­ca­das pa­ra in­ser­tar­se en el ne­go­cio fa­mi­liar que le pa­re­cía un mun­do su­per­fi­cial pe­ro su an­tí­do­to fue desa­rro­llar un mé­to­do de tra­ba­jo com­ple­jo, ex­plo­ra­dor y arries­ga­do. Te­nía un sen­ti­do es­té­ti­co no­ve­do­so y, se­gún al­gu­nos, in­fa­li­ble. Por aquel en­ton­ces, la mar­ca se­guía pro­du­cien­do prin­ci­pal­men­te artículos de cue­ro, y ca­pea­ba va­rios años de di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas. Miuc­cia dio un vuel­co a la si­tua­ción cam­bian­do la tra­yec­to­ria de la ca­sa, lle­ván­do­la al sec­tor del prêt-à-por­ter de lu­jo. Más tar­de ex­pre­só que se­guía que­rien­do cam­biar el mun­do, es­pe­cial­men­te la si­tua­ción de las mu­je­res y su inequi­dad con res­pec­to a los hom­bres, pe­ro des­de ya que pa­ra ha­cer­lo des­de el ru­bro de la vestimenta es cons­cien­te que de­be ser son su­ma su­ti­le­za

Al in­cor­po­rar­se a la fir­ma más tar­de, co­no­ció en una fe­ria co­mer­cial a su fu­tu­ro so­cio de ne­go­cios y ma­ri­do, Pa­tri­zio Ber­te­lli, un hom­bre pro­ve­nien­te del área de ac­ce­so­rios de cue­ro que iró­ni­ca­men­te ven­día pro­duc­tos de Fra­te­lli Pra­da. Jun­tos, con­so­li­da­ron un equi­po crea­ti­vo don­de Miuc­cia apor­tó una mo­der­na y ra­cio­nal mi­ra­da fe­me­ni­na y Pa­tri­zio sus ha­bi­li­da­des de ma­na­ge­ment.

Jun­tos, lle­van a la mar­ca a ni­ve­les de ex­pan­sión en los años ´80 y ´90. Esa unión y vi­sión es­ti­mu­la un per­ma­nen­te cul­to a nu­trir­se de pro­vee­do­res y ar­te­sa­nos de al­ta ca­li­dad, desa­rro­llar for­mas in­no­va­do­ras de po­si­cio­na­mien­to in­ter­na­cio­nal, ma­te­ria­les rup­tu­ris­tas o sis­te­mas de ges­tión po­co ha­bi­tua­les. Un ejem­plo de ello son ma­te­ria­les co­mo el “Po­cono ny­lon”, un ma­te­rial re­sis­ten­te e im­permea­ble usa­do en tien­das y pa­ra­caí­das mi­lia­res apli­ca­dos en pro­duc­tos de uso ma­si­vo en mo­da co­mo las mo­chi­las o back­pack que se con­vir­tie­ron en clá­si­cos de la mar­ca con ele­gan­cia so­bria, re­pli­ca­dos lue­go por otras ca­sas de mo­da. Fue su respuesta fue­ra de se­rie a la ima­gen for­mal y es­truc­tu­ra­da de lo que de­bía ser una car­te­ra de lu­jo en esa épo­ca. La in­tro­du­je­ron ade­más con pre­cios elevados co­mo es­tra­te­gia pa­ra po­si­cio­nar­la co­mo pie­za de lu­jo, que hi­zo sur­gir imi­ta­cio­nes, pe­ro tam­bién la de­man­da por los ori­gi­na­les, lo cual ci­men­tó la ima­gen de mar­ca de al­ta ga­ma. Más tar­de ex­pan­die­ron el con­cep­to a pren­das de ves­tir co­mo pan­ta­lo­nes o so­bre­to­dos he­chos con ese ma­te­rial, pe­ro con mis­mo tra­ta­mien­to o ima­gen que los de cash­me­re o se­da.

A ni­vel de ex­pe­rien­cia de re­tail, desa­rro­lla­ron los lla­ma­dos “Epi­cen­tros Pra­da” o los “Pra­da Trans­for­mers “crea­dos por ar­qui­tec­tos ga­na­do­res de pre­mios in­ter­na­cio­na­les, abra­zan­do el con­cep­to de va­lor es­té­ti­co, visual y unión de ar­tes, ci­ne, mo­da y ar­qui­tec­tu­ra. Uno de los pri­me­ros fue el Epi­cen­tro en Broad­way, una co­la­bo­ra­ción con OMA/Rem Kool­haas, ga­na­dor del pre­mio Pritz­ker que in­ten­ta re­for­mu­lar el con­cep­to de com­pra con una ex­pe­rien­cia no­ve­do­sa. Lue­go ven­drán otros en Tokio o Los Án­ge­les. En cuan­to a las ofi­ci­nas cor­po­ra­ti­vas y de pro­duc­ción, Pra­da con­ci­be sus edi­fi­cios co­mo tem­plos que en­vuel­ven eclecticismo de ideas, ex­pe­ri­men­ta­cio­nes, cru­ce de dis­ci­pli­nas, preo­cu­pa­ción por sos­te­ni­bi­li­dad, e in­te­gra­ción cul­tu­ral.

La ca­sa ha em­pren­di­do en los úl­ti­mos años va­rios pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con la ex­pe­ri­men­ta­ción ar­tís­ti­ca y su mecenazgo. El ar­te y la cul­tu­ra son esen­cia­les a los va­lo­res de la mar­ca, así co­mo la sal­va­guar­da de le­ga­dos ar­tís­ti­cos. En ese con­tex­to, la fir­ma co­la­bo­ra con el FAI Fon­do Am­bien­te Ita­liano en res­tau­ra­ción de pie­zas ar­tís­ti­cas y des­de 1993 cuan­do abren el es­pa­cio “Fon­da­zio­ne Pra­da”, se con­so­li­dan co­mo ins­ti­tu­ción de di­fu­sión cul­tu­ral in­ser­ta en la agen­da de la ciu­dad.

Al­gu­nos de los cen­tros de pro­duc­ción o head­quar­ters son lla­ma­dos “gar­den fac­to­ries” por su in­te­gra­ción con la na­tu­ra­le­za y aper­tu­ra al pai­sa­je cir­cun­dan­te.

En una re­cien­te en­tre­vis­ta de la re­vis­ta Vo­gue y con­sul­ta­da so­bre el pa­so del tiem­po Miuc­cia res­pon­dió: “Si no tra­ba­jas, cla­ro que pen­sas en el pro­ble­ma de tus arru­gas o as­pec­to fí­si­co de la no­che a la ma­ña­na. Si tra­ba­jas en al­go que te rea­li­za, siem­pre tie­nes al­go me­jor pa­ra pen­sar. Es el ini­cio de to­do po­si­ble or­gu­llo y rea­li­za­ción. Con mu­je­res que no tra­ba­jan o con ese ti­po de preo­cu­pa­cio­nes real­men­te no ten­go con­ver­sa­ción”

Hoy el Gru­po Pra­da es­tá pre­sen­te en 70 paí­ses con más de 620 tien­das, ofre­cien­do un enor­me des­plie­gue de artículos y ac­ce­so­rios. A ni­vel cor­po­ra­ti­vo en­glo­ba tam­bién a Miu Miu (mar­ca di­ri­gi­da a una au­dien­cia más jo­ven con pre­cios más mo­de­ra­dos, cu­yo nom­bre re­mi­te a su ape­la­ti­vo de pe­que­ña), Church’s, Pas­tic­ce­ría Mar­che­si en la Vía Mon­te­na­po­leo­ne y Car Shoe. Su pro­duc­ción es rea­li­za­da en 13 fá­bri­cas (11 en Italy, una en Reino Uni­do,y una en Fran­cia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.