Tea­triz: de icono de van­guar­dia a re­tail con al­ma vin­ta­ge

Ministerio de Diseno - - Portada -

Si hu­bo un lo­cal em­ble­má­ti­co en la Es­pa­ña de los años 90 fue el Tea­triz: un res­tau­ran­te su­per top que reunió a lo má­xi­mo del jet set ma­dri­le­ño en los años del des­ta­pe crea­ti­vo, y a 3 vi­sio­na­rios en cam­pos crea­ti­vos pa­ra su con­cep­ción.

Phi­lip­pe Starck, di­se­ña­dor re­co­no­ci­do mun­dial­men­te, fir­mó la de­co­ra­ción de la que su­pu­so su pri­me­ra obra en Es­pa­ña y pu­so al Tea­triz co­mo sím­bo­lo de van­guar­dia del diseño in­te­rior es­pa­ñol. La ilu­mi­na­ción es­tu­vo a car­go de Ar­nold Chan, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res ilu­mi­na­do­res del mun­do y res­pon­sa­ble de la luz de los me­jo­res lo­ca­les de Nue­va York. La ima­gen se en­car­gó a Ja­vier Ma­ris­cal, el crea­dor de Co­bi, la mas­co­ta de los JJOO de Barcelona 92.

La re­for­ma de Starck es­tu­vo en­mar­ca­da en el ini­cio del po­si­cio­na­mien­to de Es­pa­ña co­mo cen­tro de mo­vi­da del diseño, uni­do a una ge­ne­ra­ción de crea­do­res lo­ca­les que ve­nían to­man­do fuer­za, di­fun­di­dos por re­vis­tas co­mo Ar­di u On Diseño, en épo­cas pre in­ter­net, las bi­blias de in­for­ma­ción de la avan­za­da es­pa­ño­la.

Las di­fi­cul­ta­des de es­ca­la del lu­gar y el pro­ble­ma de la ex­ce­si­va di­men­sión en al­tu­ra del co­me­dor se re­suel­ven ju­gan­do con un re­ves­ti­mien­to pe­ri­me­tral de ma­de­ra, a la al­tu­ra de la plan­ta ba­ja, y una cu­bri­ción con cor­ti­na­je gris en to­do el res­to del pe­rí­me­tro en al­tu­ra, co­rres­pon­dien­te a lo que eran los an­ti­guos pal­cos. Es­ta cu­bri­ción hace que se pier­da la es­ca­la del es­pa­cio, pe­ro – co­mo to­do lo de­más – le sir­ve a Starck co­mo ele­men­to a ma­ni­pu­lar y, es así, co­mo so­bre el ac­ce­so frente al es­ce­na­rio un so­por­te da­li­niano le­van­ta par­cial­men­te el cor­ti­na­je pa­ra mos­trar ver­da­de­ra­men­te otra zo­na de la pri­me­ra plan­ta, el club pri­va­do, des­de don­de tam­bién se puede ob­ser­var.

El edi­fi­cio de 900 m2 en 3 plan­tas, fue cons­trui­do en los años 20 co­mo Tea­tro In­fan­ta Bea­triz, e inau­gu­ra­do por Al­fon­so XIII. En ese lu­gar, Fe­de­ri­co García Lor­ca pre­sen­tó sus Bo­das de san­gre.

Se­gún ha de­cla­ra­do Plá­ci­do Aran­go, pro­pie­ta­rio del gru­po que ge­ren­cia­ba el res­tau­ran­te:

“Con­ven­cer a Phi­lip­pe Starck pa­ra que acep­ta­se el pro­yec­to no fue fá­cil. Le co­no­cí a tra­vés de Ian Schra­ger, cuan­do le hi­zo el Ho­tel Ro­yal­ton en Nue­va York, y al prin­ci­pio me di­jo que no. Fue seis o sie­te me­ses des­pués, apro­ve­chan­do que ve­nía a Es­pa­ña a re­co­ger un pre­mio, cuan­do le con­ven­cí tras una lar­ga jor­na­da de mo­tos, to­ros y una bue­na ce­na en La Trai­ne­ra”.

El diseño rompe­dor del en­ton­ces jo­ven fran­cés y la co­la­bo­ra­ción de otros ge­nios –en la épo­ca tam­bién por con­sa­grar– co­mo Ja­vier Ma­ris­cal, y Ar­nold Chan, pu­sie­ron al pro­vin­ciano Ma­drid de la Es­pa­ña pre­olím­pi­ca en el pun­to de mi­ra del diseño in­ter­na­cio­nal. “Me atre­vo a de­cir que a la ciu­dad le vino de­ma­sia­do pron­to”, re­co­no­ce Aran­go.

“Tea­triz en ese enero de 1990 era el lo­cal en el mun­do. Hu­bie­se si­do una sen­sa­ción, un fe­nó­meno, de ha­ber­se abier­to en Nue­va York, Lon­dres, To­kio o Pa­rís. La gen­te en­tra­ba y mu­chos no sa­bían ni in­ter­pre­tar­lo. Y a no­so­tros el éxi­to tam­bién nos pi­lló po­co pre­pa­ra­dos. No es­pe­rá­ba­mos esa mag­ni­tud, las co­las en la puer­ta…

se con­vir­tió en un lo­cal un po­co eli­tis­ta y eso fue un error. Lue­go lo po­pu­la­ri­za­mos. Y des­de en­ton­ces se ha man­te­ni­do co­mo un éxi­to. Sor­pren­den­te­men­te, mu­cha gen­te cree que no, por­que con los años per­di­mos a la éli­te y a los trend­set­ters pe­ro sin em­bar­go se ha man­te­ni­do con un éxi­to co­mer­cial ro­tun­do”, ex­pli­ca Plá­ci­do Aran­go.

En el año 2014 y tras 25 años rei­nan­do en el es­ce­na­rio gas­tro­nó­mi­co, lue­go de re­for­mas y ma­nio­bras de ges­tión pa­ra sa­car­lo del pe­des­tal de eli­te y atraer clien­te­la más di­ver­sa, su­cum­bió a efec­tos de la cri­sis y ce­rró sus puer­tas.

Aho­ra, la fir­ma sue­ca de mo­da ‘& Ot­her Sto­ries’, per­te­ne­cien­te al gru­po H&M, lo ha res­tau­ra­do man­te­nien­do in­tac­ta gran par­te de su es­truc­tu­ra ori­gi­nal. Es­tá re­ple­to de de­ta­lles que de­la­tan su pa­sa­do, co­mo su pre­cio­sa cú­pu­la, un es­ce­na­rio ele­va­do con un te­cho de 20 me­tros de al­to, an­ti­guos ele­men­tos es­ce­no­grá­fi­cos, el te­lón de fon­do, focos y de­ta­lles que com­ple­men­tan a la per­fec­ción la am­plia co­lec­ción de ac­ce­so­rios, com­ple­men­tos y las di­fe­ren­tes co­lec­cio­nes.

El icó­ni­co es­pe­jo y los de­ta­lles de mármol que Phi­lip­pe Starck ubi­có en la plan­ta al­ta en la épo­ca de los 90, se con­vier­ten en un per­fec­to te­lón de fon­do pa­ra la sec­ción de be­lle­za.

Otra his­to­ria se es­cri­be aho­ra co­mo se­de de la tien­da de in­du­men­ta­ria, que su­po res­ca­tar el es­pí­ri­tu que ha­bi­ta el lu­gar y lle­var­lo a otra di­men­sión: un ejem­plo per­fec­to don­de la ocu­pa­ción de un es­pa­cio con tan­ta me­mo­ria y re­cuer­dos apor­ta iden­ti­dad, ca­rác­ter e in­fi­ni­tas aris­tas de mar­ke­ting pa­ra nue­vos usos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.