Ka­va­nagh: El po­der de la ar­qui­tec­tu­ra icó­ni­ca pa­ra trans­mi­tir va­lo­res de una ciu­dad

Ministerio de Diseno - - Portada -

Si hay un sím­bo­lo ar­qui­tec­tó­ni­co de Bue­nos Ai­res es sin du­das el edi­fi­cio Ka­va­nagh. Em­pla­za­do en la zo­na de Re­ti­ro, fren­te a la Pla­za San Mar­tín, es des­de 1999 mo­nu­men­to his­tó­ri­co nacional, pe­ro más allá de sus cua­li­da­des for­ma­les y cons­truc­ti­vas, se tra­ta de una obra que ce­le­bra el es­pí­ri­tu de van­guar­dia e in­no­va­ción de la ciu­dad por­te­ña en ge­ne­ral y de una mu­jer ade­lan­ta­da a su épo­ca en par­ti­cu­lar.

El Ka­va­nagh, fue pro­yec­ta­do por los ar­qui­tec­tos Gre­go­rio Sán­chez, Er­nes­to La­gos y Luis Ma­ría De la To­rre en el mar­co del ini­cio del mo­vi­mien­to mo­derno ar­gen­tino mez­clan­do el art de­có con el ex­pre­sio­nis­mo eu­ro­peo, y re­co­no­ci­do en su épo­ca co­mo el ras­ca­cie­los más al­to de Amé­ri­ca La­ti­na, con 120 m de al­tu­ra. El mé­ri­to no es menor considerando que la obra es con­tem­po­rá­nea del Pa­la­cio Errá­zu­riz (hoy Mu­seo Nacional de Ar­te De­co­ra­ti­vo) o el Pa­la­cio Duhau de fa­cha­das ins­pi­ra­das en el neo­cla­si­cis­mo fran­cés.

La mag­ní­fi­ca obra fue cons­trui­da en un tiem­po ré­cord de 14 me­ses en­tre 1934 y 1936 sien­do ini­cia­ti­va de la aris­tó­cra­ta de as­cen­den­cia ir­lan­de­sa Co­ri­na Ka­va­nagh que ven­dió va­rias es­tan­cias pa­ra ge­ne­rar un pro­yec­to de ren­tas con 105 de­par­ta­men­tos en 31 pi­sos. Más tarde ella se mu­dó y ter­mi­nó sus días en la uni­dad 14A del edi­fi­cio, que con­ta­ba con 726m2.

Quie­nes lo ha­bi­tan hoy en día son fa­mi­lias de cla­se al­ta, pe­ro per­fil ba­jo, que bus­can ar­qui­tec­tu­ra de va­lor, iden­ti­dad lo­cal, y con­tac­to con el barrio, que no ne­ce­si­tan pis­ci­na, ame­ni­ties, gim­na­sio y ni si­quie­ra co­che­ras.

La Di­rec­ción de Patrimonio del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, ha edi­ta­do un li­bro so­bre el Edi­fi­cio Ka­va­nagh, que reúne un só­li­do tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción, archivo y re­le­va­mien­to fo­to­grá­fi­co. Pre­sen­ta cer­ca de 300 fo­to­gra­fías ori­gi­na­les rea­li­za­das es­pe­cial­men­te jun­to a imá­ge­nes de gran va­lor his­tó­ri­co y do­cu­men­tal. Sus ca­pí­tu­los abor­dan la ar­qui­tec­tu­ra, el in­terio­ris­mo y las ex­pre­sio­nes de la plás­ti­ca y de las letras ins­pi­ra­das por su fi­gu­ra.

La edi­ción ofre­ce, ade­más, un re­gis­tro fíl­mi­co con dron ac­ce­si­ble des­de sus páginas.

Hay as­pec­tos de la his­to­ria de las ciu­da­des que so­lo pue­den ser co­no­ci­dos a tra­vés de sus edi­fi­cios. Hay al­go de la his­to­ria de Bue­nos Ai­res, que so­lo pue­de ser co­no­ci­do y com­pren­di­do a tra­vés del edi­fi­cio Ka­va­nagh. Se ha so­bre­vo­la­do sus su­per­fi­cies con gran pro­xi­mi­dad pa­ra des­cu­brir en su tex­tu­ra, có­mo se han im­pre­so en ellas las ten­sio­nes in­ter­nas y ex­ter­nas que las han con­for­ma­do, con­fi­gu­ran­do al mis­mo tiem­po a la ciu­dad.

Ka­va­nagh pu­do ser en 1934 el fu­tu­ro de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Ahí ra­di­ca su in­te­rés his­tó­ri­co. En los es­ca­sos dos años de su ges­tión y cons­truc­ción, ma­ni­fes­tó una pro­po­si­ción, un mo­de­lo de pro­duc­ción ur­ba­na. Su sin­gu­la­ri­dad es una con­tin­gen­cia: la hi­pó­te­sis es que Ka­va­nagh dio lu­gar a un ti­po de de­sa­rro­llo que pu­do y de­bió ser re­pro­du­ci­do. Las cau­sas del des­vío cons­ti­tu­yen ese li­bro.

Si el edi­fi­cio plan­teó in­cóg­ni­ta al­gu­na -la re­ve­la­ción de su con­sis­ten­cia o el des­cu­bri­mien­to de sus in­te­rio­res aun así lo­gró es­ta­ble­cer cier­to víncu­lo con los ciu­da­da­nos de Bue­nos Ai­res. Es­te tra­ba­jo in­ten­ta orien­tar tal per­cep­ción del ras­ca­cie­los ha­cia lo que su cons­truc­ción cons­tru­yó: un mo­do de pro­du­cir la ciu­dad y un mo­do de ha­bi­tar­la.

“KA­VA­NAGH” reúne tes­ti­mo­nios úni­cos, tex­tos de in­ves­ti­ga­ción y de apre­cia­ción crí­ti­ca e his­tó­ri­ca. Eze­quiel Díaz Or­tiz que tra­ba­jó en la di­rec­ción edi­to­rial y en el di­se­ño grá­fi­co del li­bro, así co­mo el Arq. Sil­vio Plot­quin, en la in­ves­ti­ga­ción nos cuen­tan su vi­sión del pro­ce­so y al­gu­nas de sus par­ti­cu­la­ri­da­des a mo­do de ade­lan­to:

Eze­quiel, ve­nís del mun­do edi­to­rial y del di­se­ño grá­fi­co. ¿Cuál fue el pun­to de par­ti­da de es­te pro­yec­to vin­cu­la­do a la ar­qui­tec­tu­ra y a un edi­fi­cio tan em­ble­má­ti­co a ni­vel lo­cal?

E: El desafío de lle­var ade­lan­te es­ta edi­ción fue muy es­ti­mu­lan­te y a la vez una ta­rea de gran res­pon­sa­bi­li­dad. Si bien se ha es­cri­to mu­cho so­bre el Ka­va­nagh, es­te es el pri­mer li­bro mo­no­grá­fi­co acer­ca del edi­fi­cio que se ha pu­bli­ca­do.

La pro­pues­ta fue lo­grar un li­bro só­li­do en cuan­to a la in­ves­ti­ga­ción, el ma­te­rial de archivo, la fo­to­gra­fía y el di­se­ño.

Pa­ra lo­grar es­to fue cla­ve el en­fo­que con­cep­tual y el im­pul­so que le dio al pro­yec­to Gui­ller­mo Alon­so co­mo Di­rec­tor de Patrimonio del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, y el equi­po pro­fe­sio­nal que con­vo­có:

Los ar­qui­tec­tos Sil­vio Plot­quin, Ma­ria­na Fio­ri­to y Eleo­no­ra Me­nén­dez in­ves­ti­ga­do­res y au­to­res de los tex­tos, a quie­nes se su­ma­ron con sus res­pec­ti­vas co­la­bo­ra­cio­nes, el ar­qui­tec­to Mar­ce­lo Nou­gués y el Em­ba­ja­dor Ser­gio Baur.

Los fo­tó­gra­fos: Emma Li­vings­ton (in­te­rio­res), Gus­ta­vo So­sa Pi­ni­lla (ex­te­rio­res) y Juan Ig­na­cio Ro­jas (to­mas con Dron)

Más ade­lan­te se su­ma­ron a la edi­ción, en di­se­ño y dia­gra­ma­ción: las di­se­ña­do­ras Mai­lén Bran­dao, Sa­mi­ra Raed y Sol Se­ve­ri. Eli­seo Her­ná­dez Zu­vi­ri en la edi­ción de vi­deo con la elec­ción mu­si­cal por par­te de Sa­ra Llo­pis No­ble. La co­rrec­ción de tex­tos a car­go de Ali­cia Di Sta­sio, Ma­rio Va­lle­dor e Isa­bel He­rre­ra. La tra­duc­ción al in­glés rea­li­za­da por Ma­ria­na Ába­lo.

El tra­ba­jo de equi­po es un pun­to a des­ta­car en es­ta pu­bli­ca­ción: In­ter­ac­tua­mos en to­das las áreas pro­fe­sio­na­les, apor­tan­do el uno al otro, cui­dan­do los de­ta­lles.

Del Ka­va­nagh se co­no­ce su his­to­ria ca­si de te­le­tea­tro en­tre ro­man­ce y dra­ma del si­glo pa­sa­do que ge­ne­ró una obra to­tal­men­te ex­cep­cio­nal pa­ra su épo­ca y con­ce­bi­da por una mu­jer lo que lo ha­ce do­ble­men­te sin­gu­lar. ¿Cuán­to más de his­to­ria fa­mi­liar hay es­con­di­do de­trás de ese pro­yec­to que vio la luz en tu in­ves­ti­ga­ción? O ¿Cuán­to de to­do lo tras­cen­di­do es mi­to y cuán­to cier­to?

S: De­li­be­ra­da­men­te de­ja­mos de la­do to­do cuan­to se ha es­cu­cha­do so­bre el edi­fi­cio que no ten­ga na­da que ver con él. Re­sul­ta más efi­caz en­ten­der la opor­tu­ni­dad que re­pre­sen­tó es­te em­pren­di­mien­to: el pre­dio ideal que ya ha­bía si­do de­sig­na­do en pla­nes pre­vios de ur­ba­ni­za­ción del sec­tor de Re­ti­ro y de la Pla­za San Mar­tín, la de­ci­sión de re­con­ver­tir en él la li­qui­da­ción de otras pro­pie­da­des de Co­ri­na res­pal­da­da en dos em­pren­di­mien­tos pre­vios que lle­va­ron a ca­bo su her­mano Die­go y el so­cio de es­te, Pa­blo Cár­de­nas jun­to al mis­mo es­tu­dio pro­yec­tis­ta, Sán­chez -que ha­bía na­ci­do en Mon­te­vi­deo, La­gos y De La To­rre. En to­do ca­so, el co­ra­je de Co­ri­na es en­co­mia­ble. El rol de al­gu­nas mu­je­res en el fo­men­to y pro­mo­ción de cier­tas ac­cio­nes de van­guar­dia es no­ta­ble y de­be ser con­si­de­ra­do se­ria­men­te.

¿Cuá­les fue­ron las fuen­tes de in­for­ma­ción? ¿Des­cen­dien­tes o ar­chi­vos de la fa­mi­lia Ka­va­nagh? ¿Cons­truc­to­res? ¿Pro­pie­ta­rios? ¿Mu­ni­ci­pa­li­dad? ¿Qué apor­tó ca­da uno y qué des­cu­brie­ron en ese pro­ce­so?

E: Las fuen­tes son en ma­yor o en menor me­di­da las que ci­tás. Fue im­por­tan­te el tes­ti­mo­nio de los pro­pie­ta­rios y de quie­nes tra­ba­jan en el edi­fi­cio, que fue­ron tam­bién un com­ple­men­to pa­ra el tra­ba­jo de los in­ves­ti­ga­do­res.

El re­le­va­mien­to fo­to­grá­fi­co que rea­li­za­mos fue cla­ve.

Hay mu­chí­si­ma gen­te que sa­be de la exis­ten­cia del edi­fi­cio pe­ro que nun­ca ha en­tra­do. El li­bro des­de el di­se­ño y la fo­to­gra­fía, bus­ca trans­mi­tir des­de sus páginas esa sen­sa­ción tan par­ti­cu­lar que se tie­ne al in­gre­sar en el lobby. El di­se­ño se va­le de re­cur­sos grá­fi­cos exis­ten­tes en el edi­fi­cio des­de 1936 año en que se inau­gu­ró. Las ti­po­gra­fías, la so­brie­dad co­mo par­ti­do de dia­gra­ma­ción. Se tra­ta de re­pro­du­cir en pa­pel esa at­mós­fe­ra tan par­ti­cu­lar que pro­du­ce el en­trar y per­ma­ne­cer en el Ka­va­nagh.

Las fo­to­gra­fías de los in­te­rio­res fue­ron rea­li­za­das por Emma Li­vings­ton. Emma tra­ba­jó una y otra vez to­dos los es­pa­cios con las dis­tin­tas lu­ces que ofre­ce el lu­gar. Fui­mos jun­tos re­co­rrien­do ca­da zo­na. Sil­vio Plot­quin, se nos unió en va­rias se­sio­nes y ofre­ció su mi­ra­da des­de la in­ves­ti­ga­ción. Tam­bién fo­to­gra­fia­mos va­rios de­par­ta­men­tos a los que fui­mos ac­ce­dien­do por gen­ti­le­za de sus pro­pie­ta­rios.

Las fotos ex­te­rio­res rea­li­za­das por Gus­ta­vo So­sa Pi­ni­lla, fue­ron rea­li­za­das des­de los dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad, des­de don­de se pue­de ver el Ka­va­nagh.

Pa­ra lo­grar las fotos que fi­nal­men­te es­tán pu­bli­ca­das, Gus­ta­vo reali­zó to­mas des­de al me­nos diez edi­fi­cios, in­clu­so des­de la em­ble­má­ti­ca To­rre Mo­nu­men­tal an­tes lla­ma­da “La To­rre de los In­gle­ses” ubi­ca­da fren­te a la es­ta­ción de tre­nes de Re­ti­ro.

Las fo­to­gra­fías y vi­deo con Dro­ne que rea­li­za­mos con Juan Ig­na­cio Ro­jas tam­bién fue­ron im­por­tan­tes y apor­ta­ron un as­pec­to no­ve­do­so a la edi­ción.

Ad­ver­tí que no exis­ten fotos de archivo que mues­tren el re­ma­te del edi­fi­cio en de­ta­lle y con la cui­dad de Bue­nos Ai­res de fon­do. Por eso el Dia­rio Cla­rín des­cri­be a una e es­tas fotos co­mo “una foto que ya es his­tó­ri­ca”.

S: Lo­gra­mos una opor­tu­ni­dad úni­ca que fue el con­sen­so de mu­chos pro­pie­ta­rios y su en­tu­sias­mo. Eso nos per­mi­tió re­co­rrer de­par­ta­men­tos e ins­ta­la­cio­nes co­mo po­cas ve­ces an­tes. He­mos re­vi­sa­do pla­nos mu­ni­ci­pa­les y co­lec­cio­nes do­cu­men­ta­les fo­to­grá­fi­cas y pos­ta­les y pu­di­mos con­tras­tar la reali­dad con sus re­pre­sen­ta­cio­nes en re­vis­tas de épo­ca, co­lec­cio­nes fo­to­grá­fi­cas, obra plás­ti­ca, en­sa­yos his­tó­ri­cos y li­te­ra­rios de los que el ras­ca­cie­los fue ícono u ob­je­to.

El edi­fi­cio es re­co­no­ci­do por un ce­lo, se­gu­ri­dad y res­tric­cio­nes a la ho­ra de fo­to­gra­fiar sus in­te­rio­res pa­ra pre­ser­var in­ti­mi­da­des. ¿Có­mo ne­go­cia­ron el ac­ce­so a al­gu­nas uni­da­des?

E: Sil­vio Plot­quin ha­bla en el li­bro de la ve­la­du­ra en el Ka­va­nagh Na­tu­ral­men­te, un edi­fi­cio tan em­ble­má­ti­co y ad­mi­ra­do, con tan­ta pre­sen­cia ha­cia el afue­ra, es ló­gi­co que des­pier­te cu­rio­si­dad res­pec­to a aque­llo que pa­sa en el aden­tro. ¿Quié­nes y có­mo vi­ven?

Lo cier­to es que, si bien el edi­fi­cio con­ser­va el ser­vi­cio de ma­yor­do­mía en su ac­ce­so, que en cier­to mo­do po­ne una dis­tan­cia a quien lo vi­si­ta, la pri­va­ci­dad es, en mi opi­nión, si­mi­lar a la de cual­quier otro edi­fi­cio. Pa­ra rea­li­zar el tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co pa­ra el li­bro qui­si­mos y de­bi­mos ob­te­ner el con­sen­so de los pro­pie­ta­rios. Lle­vó tiem­po, pe­ro con­ta­mos con la va­lo­ra­ción de la ma­yo­ría de ellos res­pec­to a es­te pro­yec­to y les es­ta­mos muy agra­de­ci­dos.

¿Cuán­to du­ró el pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción y pro­duc­ción en to­tal?

2 años

El mer­ca­do re­co­no­ce el va­lor in­mo­bi­lia­rio de las uni­da­des, pe­ro ¿son to­dos sus re­si­den­tes cons­cien­tes de la ex­cep­cio­na­li­dad del edi­fi­cio en que vi­ven?

S: Esa con­cien­cia es cre­cien­te, co­mo lo es el com­pro­mi­so que ac­tual­men­te mu­chos ciu­da­da­nos asu­men con el stock ar­qui­tec­tó­ni­co de sus ciu­da­des. La po­lí­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da de con­ser­va­ción y patrimonio a es­ca­la mun­dial, con­tri­bu­ye a esa po­si­ción. La re­la­ción del ras­ca­cie­los con el mer­ca­do ha si­do fluc­tuan­te. Las ma­yo­res re­ve­la­cio­nes re­sul­ta­ron al­gu­nos tes­ti­mo­nios del ´35. Mu­chas jó­ve­nes pa­re­jas de Re­ti­ro de­ci­die­ron mu­dar­se al Ka­va­nagh por ha­ber si­do tes­ti­gos del por­ten­to de su cons­truc­ción. Eso con­fir­ma que las cons­truc­cio­nes en al­tu­ra y vi­vir en ellas cons­ti­tuían una apues­ta ya in­cor­po­ra­da en la cul­tu­ra del ha­bi­tar de las ca­pas me­dias de Bue­nos Ai­res. El ras­ca­cie­los fue y no ex­cep­cio­nal­men­te fon­do de pu­bli­ci­da­des y re­por­ta­jes edi­to­ria­les de mo­da y ac­tua­li­dad. Los ca­pí­tu­los de es­te li­bro pro­po­nen la ten­sión en­tre la re­ve­la­ción de un edi­fi­cio cu­yo des­tino es la ex­po­si­ción y la ve­la­du­ra y pri­va­ci­dad que pre­fi­rie­ron siem­pre sus ha­bi­tan­tes. Considerando que las uni­da­des se al­qui­la­ron has­ta cer­ca de los 50s y pu­die­ron com­prar­se y es­cri­tu­rar­se a par­tir del 51 y que las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes tras­pa­sa­ron la pro­pie­dad de pa­dres e hi­jos el re­cam­bio de pro­pie­ta­rios no ha­bría em­pe­za­do has­ta des­pués de 1970. No po­cos ar­qui­tec­tos co­men­za­ron a mu­dar­se al Ka­va­nagh a me­dia­dos de los 80s y du­ran­te el me­ne­mis­mo la di­se­mi­na­ción de un mo­do de vi­da li­be­ral y ex­qui­si­to lo con­vir­tió en el fo­co del ha­bi­tar chic.

Es cu­rio­so que ha­ya si­do se­gún re­gis­tros la “pri­me­ra cons­truc­ción de vi­vien­das con sis­te­ma de ai­re acon­di­cio­na­do cen­tral en la Ciu­dad” y hoy en día mu­chos apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do Split afean su fa­cha­da…. ¿Más allá de es­to pun­tual, hay idea de có­mo se ad­mi­nis­tra y co­mo es el re­gla­men­to de co­pro­pie­dad de es­te lu­gar?

S: Si fue la pri­me­ra o la úl­ti­ma, a los his­to­ria­do­res pue­de pa­re­cer­les se­cun­da­rio. Tam­bién pre­sen­ta un sis­te­ma muy so­fis­ti­ca­do pa­ra la épo­ca, de te­le­fo­nía in­ter­na, trans­for­ma­ba a 220v la ener­gía eléc­tri­ca que con­su­mía y even­tual­men­te, tra­ta­ba el agua po­ta­ble. Es cier­to que mu­chos pro­pie­ta­rios se em­pe­ñan des­de ha­ce más de 25 años en re­gu­la­ri­zar y or­de­nar las ins­ta­la­cio­nes apa­ren­tes en las fa­cha­das y lo lo­gran no sin es­fuer­zo. Pe­ro Ka­va­nagh per­te­ne­ce a la me­tró­po­lis y mu­chos de los ele­men­tos im­pre­vis­tos que se han mon­ta­do en los úl­ti­mos tiem­pos, da­da la es­ca­la del edi­fi­cio, pa­sa­rían a cons­ti­tuir ape­nas una tex­tu­ra cir­cuns­tan­cial. Su con­sor­cio de pro­pie­ta­rios fun­cio­na des­de 1957 y se cir­cuns­cri­be a to­das las nor­mas fis­ca­les vi­gen­tes.

El edi­fi­cio es pro­duc­to de una épo­ca de con­jun­ción de dis­po­si­ción de ca­pi­ta­les con ex­ce­len­cia téc­ni­ca. ¿qué de­ta­lles constructivos lla­ma­ron más la aten­ción al re­co­rrer­lo?

S: El edi­fi­cio es el re­sul­ta­do de un sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad. Y a esa opor­tu­ni­dad han con­cu­rri­do la vo­lun­tad de su pro­pie­ta­ria, de sus pro­yec­tis­tas y de sus cons­truc­to­res. En Bue­nos Ai­res, la ex­ce­len­cia se aso­ció fre­cuen­te­men­te a la bús­que­da de un cos­to mí­ni­mo de man­te­ni­mien­to. Es­tos edi­fi­cios con­sis­tían bá­si­ca­men­te pro­pie­da­des de ti­tu­la­ri­dad in­di­vi­sa pa­ra ren­ta o al­qui­ler has­ta que la ley de Pro­pie­dad Ho­ri­zon­tal de 1949 per­mi­tió la venta de ca­da uno de los de­par­ta­men­tos por se­pa­ra­do con ti­tu­la­ri­da­des in­di­vi­dua­les por ocu­pan­te.

¿Si­gue exis­tien­do la cá­ma­ra fri­go­rí­fi­ca pa­ra pie­les y al­fom­bras que se di­ce te­nía en su ori­gen el edi­fi­cio? ¿Qué otras sin­gu­la­ri­da­des os­ten­tan?

S: Es un ras­ca­cie­los en­te­ra­men­te desa­rro­lla­do pa­ra vi­vien­das. Otros ejem­plos de Bue­nos Ai­res de gran al­tu­ra, so­lo ofre­cían su­per­fi­cies pa­ra ofi­ci­nas. El Sa­fi­co de 1932 pro­po­ne plan­tas di­vi­di­das en ofi­ci­nas pe­que­ñas - co­mo el mo­de­lo nor­te­ame­ri­cano de en­ton­ces. El CoMeGa, de 1934, ya ofre­ce aque­llo que hoy de­fi­ni­ría­mos co­mo plan­ta li­bre, sin di­vi­sio­nes. El cri­te­rio de pa­lier in­di­vi­dua­les, que re­qui­rió 12 ba­te­rías de as­cen­so­res, es un pre­ce­den­te im­por­tan­te. Los as­cen­so­res Otis es­ta­ban au­to­ma­ti­za­dos de ori­gen. Ya se ha men­cio­na­do el sis­te­ma de te­le­fo­nía y con­ser­je­ría, que con­tri­buía a la pri­va­ci­dad de los ha­bi­tan­tes. El sis­te­ma de dis­tri­bu­ción de agua y el de ai­re acon­di­cio­na­do re­qui­rie­ron sa­las de má­qui­nas in­ter­me­dias y en al­gu­nos ni­ve­les, es­tas con­vi­ven mu­da­men­te con las uni­da­des co­rres­pon­dien­tes. Los equi­pa­mien­tos fi­jos des­de los mue­bles de co­ci­na a las gri­fe­rías co­rres­pon­den a sis­te­mas de mer­ca­do, pe­ro fa­bri­ca­dos a gra­nel lo que per­mi­tió ca­rac­te­rís­ti­cas ex­cep­cio­na­les co­mo las vál­vu­las de des­car­gas de inodo­ros la­te­ra­les, mu­cho más dis­cre­tas y ope­ra­ti­vas que las co­mu­nes. Los co­lo­ri­dos re­ves­ti­mien­tos de pie­dra nacional en sui­tes y toi­let­tes son el tes­ti­mo­nio de un sen­ti­do

de lu­jo aso­cia­do siem­pre al con­fort. Las te­rra­zas de di­se­ño ori­gi­nal del equi­po del maes­tro Be­ni­to Carrasco ofre­cen jar­di­nes en al­tu­ra co­mo po­cos edi­fi­cios de la épo­ca. Mu­chos de es­tos aún con­ser­van su di­se­ño ori­gi­nal. Los tes­ti­mo­nios vi­vos re­cuer­dan un pa­sa­je sub­te­rrá­neo que vin­cu­la­ba al edi­fi­cio con las áreas gas­tro­nó­mi­cas del Pla­za. En efec­to una ser­vi­dum­bre de al­tu­ra de­ter­mi­na una fran­ja de te­rreno que am­bos edi­fi­cios com­par­ten a par­tes igua­les jus­to por de­ba­jo del pa­sa­je ha­bi­li­ta­do ad hoc y que hoy lle­va el nom­bre de su pro­pie­ta­ria.

Es­tá de­cla­ra­do Patrimonio His­tó­ri­co: ¿Có­mo ges­tio­nan la pre­ser­va­ción? ¿Con fon­dos pro­pios o el go­bierno pres­ta al­gu­na ayu­da a ni­vel tri­bu­ta­rio por ejem­plo?

S: El Ka­va­nagh os­ten­ta el mé­ri­to de ha­ber si­do un epi­so­dio de cons­truc­ción de un sec­tor de ciu­dad por par­ti­cu­la­res. La Ciu­dad de Bue­nos Ai­res ha re­co­no­ci­do al em­pren­di­mien­to. La pro­pie­dad con­ser­va ce­lo­sa y po­lé­mi­ca­men­te su esfera pri­va­da.

¿De­be ha­ber po­cos lu­ga­res más es­pec­ta­cu­la­res en BsAs que la te­rra­za de la proa del edi­fi­cio, pu­die­ron vi­si­tar­la? ¿Al­gu­na Anéc­do­ta?

S: He­mos te­ni­do de re­co­rrer el edi­fi­cio co­mo so­lo lo co­no­cen sus pro­pie­ta­rios…o su je­fe de man­te­ni­mien­to, don Aran­da. Por en­ci­ma del úl­ti­mo pi­so, por en­ci­ma del so­bre re­co­rri­do del úl­ti­mo as­cen­sor y del úl­ti­mo tan­que de re­ser­va de agua, hay un pla­to de hor­mi­gón ar­ma­do de es­ca­sos 5m de diá­me­tro. Sin ba­ran­das. Allí nos tre­pa­mos pa­ra ver a la ciu­dad de Co­ri­na, de Sán­chez, de La­gos y de la To­rre.

A ni­vel in­mo­bi­lia­rio de­be ha­ber lis­ta de es­pe­ra ¿es así?

S: El Ka­va­nagh re­pre­sen­ta un mo­do muy es­pe­cí­fi­co de vi­da. Quie­nes lo acep­tan, acep­tan vi­vir en él. ¿Por qué ha­bría de es­pe­cu­lar­se con una pro­pie­dad que, quie­nes vi­ven en ella, ate­so­ran? Hay ha­bi­tan­tes que fue­ron alum­bra­dos en el mis­mo departamento en el que hoy vi­ven con sus pro­pios hi­jos.

¿Qué pro­pie­ta­rios de per­fil al­to lo ha­bi­tan hoy y quie­nes su­pie­ron vi­vir en él?

S: An­tes de 1940, Vic­to­ria Ocam­po man­dó ave­ri­guar si ha­bía un departamento disponible, en­tre la venta de su pro­ver­bial pe­tit ho­tel mo­derno en Pa­ler­mo y su mu­dan­za al cha­lé so­la­rie­go de su pa­dre en San Isi­dro. Que Co­ri­na per­te­ne­cie­ra a la co­lec­ti­vi­dad ir­lan­de­sa sig­ni­fi­có que al­gu­na de sus amis­ta­des vi­si­ta­ra el edi­fi­cio. Co­ri­na fue ín­ti­ma ami­ga de la Con­de­sa de Mount­bat­ten, cu­ya exis­ten­cia ra­yó el es­cán­da­lo po­lí­ti­co y la le­yen­da. Du­ran­te la cri­sis del Graff Spee, ella mis­ma fue an­fi­trio­na de di­plo­má­ti­cos británicos de pri­me­rí­si­mo ran­go. La fo­tó­gra­fa Sa­ra Fa­cio re­cuer­da ha­ber vi­si­ta­do el ras­ca­cie­los, jus­to du­ran­te el te­rre­mo­to de la Pro­vi­ni­cia de San Juan de 1944. Esa anéc­do­ta es en­can­ta­do­ra. El te­rre­mo­to era el Pe­ro­nis­mo en cier­nes, que sa­cu­dió con to­do al ras­ca­cie­los en años por ve­nir.

¿Lue­go de ha­ber­lo re­co­rri­do e in­ves­ti­ga­do, a pe­sar de to­dos los ade­lan­tos téc­ni­cos e in­for­ma­ción que hay hoy en día, les pa­re­ce que la ar­qui­tec­tu­ra de esa épo­ca tie­ne ejem­plos de va­lor y un en­can­to que hoy en día son di­fí­ci­les de lo­grar? ¿A qué lo atri­bu­yen?

S: No to­da la ar­qui­tec­tu­ra de esa épo­ca era la mis­ma y en los ca­pí­tu­los del li­bro ex­po­ne­mos por mu­chas ra­zo­nes, que el Ka­va­nagh no fue el pri­me­ro sino aca­so el úl­ti­mo de un nú­me­ro es­ca­so de em­pren­di­mien­tos si­mi­la­res. To­do en­can­to es un sor­ti­le­gio. Quien se de­je he­chi­zar por el Ka­va­nagh par­ti­ci­pa­rá de su re­ve­la­ción y de su ve­la­du­ra.

¿Qué apor­te su­po­ne es­te li­bro co­mo in­for­ma­ción o tri­bu­to a ese ícono ur­bano?

E: El apor­te del li­bro es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo ya que no se ha pu­bli­ca­do aún otro li­bro mo­no­grá­fi­co so­bre el Ka­va­nagh. Des­de ya con­ce­bi­mos tam­bién al li­bro co­mo un tri­bu­to al edi­fi­cio, pe­ro so­bre to­do a la vi­gen­cia de ese pro­yec­to.

Es una mi­ra­da des­de el pre­sen­te pa­ra la pos­te­ri­dad.

S: Pa­ra los re­dac­to­res, es­te ca­pí­tu­lo de la his­to­rio­gra­fía de Ka­vangh sub­ra­ya la ex­cep­ción que cons­ti­tu­yó su cons­truc­ción. La con­quis­ta me­tro a me­tro del to­tal cons­trui­do, la vi­sión de las au­to­ri­da­des al au­to­ri­zar su­ce­si­va­men­te la ele­va­ción del edi­fi­cio, la ple­na con­cien­cia de to­dos los par­ti­ci­pan­tes de que se es­ta­ba cons­tru­yen­do un frag­men­to de la ciu­dad que se vol­vía en­ton­ces sig­ni­fi­ca­ti­vo. Ka­va­nagh no so­lo es úni­co, sino que es­tá so­lo y es­pe­ra.

Equi­po Edi­to­rial:

Di­rec­ción edi­to­rial: Gui­ller­mo Alon­so – Eze­quiel Díaz Or­tiz

Tex­tos e in­ves­ti­ga­ción: Sil­vio Plot­quin – Ma­ria­na Fio­ri­to– Eleo­no­ra Me­nén­dez

Fo­to­gra­fía:

In­te­rio­res: Emma Li­vings­ton Emma Li­vings­ton PH

Ex­te­rio­res: Gus­ta­vo So­sa Pi­ni­lla Gus­ta­vo So­sa Pi­ni­lla

Di­se­ño grá­fi­co: Ez­quiel Díaz Or­tiz Di­se­ño Equi­po: Sol Se­ve­ri Xol Xil – Mai­lén Bran­dao – Sa­mi­ra Rae­dFo­to­gra­fia y Vi­deo con dron: Jua­ni Ro­ja­sPost- pro­duc­ción vi­deo: Eli­seo Her­nan­dez Zu­bi­ri

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Juan Ig­na­cio Ro­jas y Eze­quiel Díaz Or­tiz

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Emma Li­vings­ton

Foto: Emma Li­vings­ton

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.