Dy­son: La em­pre­sa que más in­vier­te en in­no­va­ción en Reino Uni­do

Ministerio de Diseno - - Portada -

Ja­mes Dy­son (Nor­folk, UK, 1947) es due­ño de una mul­ti­na­cio­nal que lle­va su nom­bre, y co­mer­cia­li­za pro­duc­tos in­no­va­do­res en ám­bi­tos do­més­ti­cos y co­mer­cia­les co­mo as­pi­ra­do­ras, ven­ti­la­do­res y se­ca­do­res de ma­nos. 58 de esos pro­duc­tos han ge­ne­ra­do ga­nan­cias por 4,8 bi­llo­nes de dó­la­res en el 2017. Es por ello, un ejem­plo sin­gu­lar de éxi­to no so­lo a ni­vel de di­se­ño sino tam­bién co­mer­cial a ni­vel glo­bal, in­tro­du­cien­do tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas en sus ru­bros.

To­do co­men­zó en 1978 cuan­do in­ten­ta­ba arre­glar una as­pi­ra­do­ra en el ga­ra­ge de su ca­sa en épo­cas en que tra­ba­ja­ba en una fá­bri­ca de fil­tros de ai­re. Cru­zó tec­no­lo­gías y pro­ble­mas pro­pios de una in­dus­tria pa­ra apli­car­los en ám­bi­tos do­més­ti­cos, crean­do el co­lec­tor cy­clo­ne que no per­día po­ten­cia mien­tras re­co­lec­ta­ba par­tí­cu­las.

Adap­tan­do esa in­ven­ción a as­pi­ra­do­ras do­més­ti­cas, y ayu­da­do por el suel­do de su es­po­sa co­mo pro­fe­so­ra de ar­te en un co­le­gio, en­sa­yó 5.000 pro­to­ti­pos an­tes de lle­gar a uno de fun­cio­na­mien­to óp­ti­mo. Ini­cial­men­te, los fa­bri­can­tes tra­di­cio­na­les de as­pi­ra­do­ras no mos­tra­ron in­te­rés en el nue­vo pro­duc­to y lo ven­dió a una com­pa­ñía en Ja­pón, don­de tu­vo éxi­to e in­clu­so ga­nó pre­mios en 1991.

En 1993, va­rios años des­pués de su pri­mer in­ten­to de ga­nar el mer­ca­do lo­cal mos­tran­do nue­va tec­no­lo­gía, lo­gró lan­zar al mer­ca­do la DC01, la pri­me­ra as­pi­ra­do­ra sin bol­sa ni pér­di­da de suc­ción del mer­ca­do con tec­no­lo­gía cy­clo­ne que se con­vir­tió en el pro­duc­to de su ru­bro más ven­di­do al­re­de­dor del Reino Uni­do, a pe­sar de te­ner un pre­cio de ven­ta con­si­de­ra­ble­men­te más al­to que su com­pe­ten­cia. Pa­ra ese en­ton­ces el mer­ca­do de las bol­sas de re­pues­to era de 100 mi­llo­nes de li­bras y su­peró a la com­pe­ten­cia con su slo­gan “di­ga adiós a las bol­sas y a los ca­bles” que pro­bó ser más efec­ti­vo que la de­mos­tra­ción de tec­no­lo­gías apli­ca­das.

Des­de en­ton­ces la com­pa­ñía Dy­son, con se­de cen­tral en Mal­mes­bury (Reino Uni­do), ha ven­di­do más de 43 mi­llo­nes de as­pi­ra­do­ras en to­do el mun­do. Ac­tual­men­te, con una plan­ti­lla de 4.400 per­so­nas, es­tá pre­sen­te en 65 paí­ses e in­vier­te 1,8 mi­llo­nes de Euros a la se­ma­na en I+D, lo que la con­vier­te en la em­pre­sa bri­tá­ni­ca que más in­vier­te en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y ro­bó­ti­ca. Ade­más, cada año, des­de la Fun­da­ción Ja­mes Dy­son, po­ne en mar­cha el Ja­mes Dy­son Award, un con­cur­so in­ter­na­cio­nal que pre­mia a los jó­ve­nes in­ge­nie­ros y di­se­ña­do­res. En él par­ti­ci­pan es­tu­dian­tes de 18 paí­ses, que con sus in­ven­tos com­pi­ten por el pre­mio fi­nal de ca­si 50.000 Euros re­par­ti­dos en­tre el es­tu­dian­te y su uni­ver­si­dad.

Los pro­duc­tos Dy­son se en­cuen­tran en una in­ter­sec­ción en­tre in­ge­nie­ría y ar­te. Han ga­na­do nu­me­ro­sos pre­mios de di­se­ño y son ex­hi­bi­dos en mu­seos de ar­te al­re­de­dor del mun­do.

A la as­pi­ra­do­ra le si­guie­ron mo­de­los in­no­va­do­res co­mo el ven­ti­la­dor sin aspas, se­ca­do­res de ma­nos con po­ten­cias ex­cep­cio­na­les, y se­ca­do­res de pe­lo con el mo­tor en el man­go de me­nor for­ma­to a los ha­bi­tua­les pe­ro gran po­ten­cia.

Otras in­no­va­cio­nes son la in­tro­duc­ción de es­fe­ras pa­ra des­pla­za­mien­to en lu­gar de rue­das lo que les da­ba

ma­yor ma­nio­bra­bi­li­dad o má­qui­nas la­va­rro­pas lla­ma­das “Con­tra Ro­ta­tor” con dos tam­bo­res mo­vién­do­se en di­rec­cio­nes opues­tas. En el ca­so de los se­ca­do­res de ma­nos “Air­bla­de” han si­do cen­tro de po­lé­mi­cas que ar­gu­men­ta­ban que los se­ca­do­res de al­ta ve­lo­ci­dad equi­va­len “a ti­rar una bom­ba de bac­te­rias en el

lo­cal” su­gi­rien­do que al re­mo­ver el ai­re, de­vuel­ven a las ma­nos y al am­bien­te la can­ti­dad de gér­me­nes. Dy­son en su pá­gi­na a tra­vés de va­rios in­for­mes ex­ter­nos lo ha des­men­ti­do pe­ro aún con­vi­ven am­bas bi­blio­te­cas al res­pec­to.

A pe­sar de ha­ber es­tu­dia­do di­se­ño in­dus­trial en el Ro­yal Co­lle­ge of Art en Lon­dres, no tie­ne tí­tu­lo de in­ge­nie­ro si bien em­plea a 3.500 de ellos a ni­vel glo­bal y ese mix de for­ma­ción es­té­ti­ca e in­dus­trial sin du­das de­be ha­ber si­do fun­da­men­tal en una apro­xi­ma­ción al­ter­na­ti­va al di­se­ño. En se­tiem­bre de 2017 anun­cia­ron que es­tán tra­ba­jan­do en su pro­pia ver­sión de au­to eléc­tri­co que de­man­da­ría una in­ver­sión de 2,7 bi­llo­nes de dó­la­res.

Otras pro­pues­tas han in­clui­do uti­li­zar la tec­no­lo­gía cy­clo­ne pa­ra lim­pie­za de ríos o la­gos.

Se­gún el pro­pio Dy­son, “los jó­ve­nes in­ge­nie­ros tie­nen la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar tec­no­lo­gías tan­gi­bles que

pue­den cam­biar vi­das y el Ja­mes Dy­son Award pre­mia a aque­llos que tie­nen la per­sis­ten­cia y te­na­ci­dad de ge­ne­rar esas ideas”. En la pá­gi­na de la Ja­mes Dy­son Foun­da­tion se re­gis­tran los pro­yec­tos in­tere­san­tes que

re­suel­ven pro­ble­mas co­ti­dia­nos por par­te de es­tu­dian­tes pro­ve­nien­tes de va­rios rin­co­nes del mun­do.

Fue tal su re­per­cu­sión y éxi­to en su país na­tal que pa­ra el 2009 el Par­ti­do Con­ser­va­dor lo in­vi­tó a pro­po­ner po­lí­ti­cas que fo­men­ta­ran la in­no­va­ción en­tre las cua­les fi­gu­ra­ban su­ge­ren­cias co­mo un cru­ce ma­yor en­tre com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas y uni­ver­si­da­des y mu­chas otras. A fa­vor del Bre­xit, Dy­son ha bre­ga­do por la se­pa­ra­ción de la Unión Eu­ro­pea (81% de sus ven­tas son a mer­ca­dos fue­ra de la UE).

2017 ha si­do un año de no­ve­da­des pa­ra la fir­ma y la di­fu­sión de sus pro­duc­tos y va­lor agre­ga­do. En mar­zo fue vo­ta­da co­mo la em­pre­sa con me­jor repu­tación de In­gla­te­rra, se­gui­da por As­ton Mar­tin. En Se­tiem­bre se anun­ció la pri­me­ra fa­se de cons­truc­ción del Dy­son Ins­ti­tu­te of En­gi­nee­ring and Tech­no­logy (in­for­mal­men­te lla­ma­do “DIET”).

En no­viem­bre fue el turno de aper­tu­ra de una flasgs­hip sto­re en pleno Man­hat­tan y en es­te ca­so el acen­to es en la ex­pe­rien­cia y de­mos­tra­ción pal­pa­ble del fun­cio­na­mien­to de cada pro­duc­to di­fe­ren­cia­ble con cual­quie­ra de su com­pe­ten­cia. Si es­tán por la 5a ave­ni­da al nú­me­ro 640 pa­sen y vean de qué se tra­tan es­tas ma­ra­vi­llas de di­se­ño tech.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.