In­go Mau­rer: el de­cano del di­se­ño de lu­mi­na­rias con gui­ños Pop Art

Ministerio de Diseno - - Portada -

In­go mau­rer ha di­se­ña­do, fa­bri­ca­do y co­mer­cia­li­za­do lám­pa­ras des­de me­dia­dos de los años ´60, y des­de en­ton­ces, sus pro­duc­tos son re­co­no­ci­bles co­mo obras de ar­te pe­ro tam­bién co­mo ob­je­tos fun­cio­na­les, eso sí con una apro­xi­ma­ción muy hu­mo­rís­ti­ca. Las su­yas son pie­zas que cuen­tan his­to­rias, y te sa­can una son­ri­sa con so­lo ver­las. El di­se­ña­dor ale­mán sor­pren­de to­dos los años con nue­vos lan­za­mien­tos y re­edi­ta al­gu­nos de sus clá­si­cos que per­ma­ne­cen en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo y en co­lec­cio­nes de ar­te al­re­de­dor del mun­do. Ha si­do pio­ne­ro en la des­con­tex­tua­li­za­ción de ob­je­tos co­mo bo­te­llas de Cam­pa­ri, pla­tos ro­tos o la­tas de so­pa, es un ver­da­de­ro trend set­ter, no si­gue ten­den­cias, sino que las crea ex­plo­ran­do so­bre ob­je­tos y ma­te­ria­les co­mu­nes pa­ra ge­ne­rar pie­zas ex­tra­or­di­na­rias.

La le­yen­da cuen­ta que vio la luz una tar­de de re­sa­ca en una pen­sión de Venecia. Veía do­ble y del te­cho, so­bre su ca­ma, col­ga­ba una bom­bi­lla des­nu­da. Su pri­me­ra lám­pa­ra, Bulb, era eso: un ho­me­na­je a Edi­son, una bom­bi­lla gi­gan­te. Lue­go, en la que es una de sus pie­zas más fa­mo­sas, le pu­so alas a otra bom­bi­lla y co­men­za­ron los nom­bres ita­lia­nos. La pie­za se lla­ma Lu­ce­llino por­que la vi­da de Mau­rer es una his­to­ria de amor en­tre Nue­va York, don­de vi­vió mu­chos años, e Ita­lia, don­de es una ins­ti­tu­ción, aun­que nin­gún fa­bri­can­te ita­liano ha­ya con­se­gui­do pro­du­cir sus di­se­ños. Des­de aque­lla tar­de en Venecia, Mau­rer se lo ha­ce to­do so­lo. Di­bu­ja, pien­sa, bus­ca, pro­du­ce -to­das las lám­pa­ras son se­mi­ar­te­sa­na­les-, em­pa­que­ta y dis­tri­bu­ye. So­lo, des­de su es­tu­dio en Mu­nich, con sus se­sen­ta em­plea­dos, “ca­si to­dos sin for­ma­ción aca­dé­mi­ca, pe­ro con bue­nas ma­nos”.

Hi­jo de un pes­ca­dor, na­ció en 1932 y cre­ció en la is­la Rei­che­nau en el la­go de Cons­tan­za con cua­tro her­ma­nos. Es­tu­dió di­se­ño gráfico en Mu­nich, y lle­gó a tra­ba­jar en esa área en New York y San Francisco, don­de ab­sor­bió el Mo­vi­mien­to Pop Art im­pe­ran­te en la época que lo mar­ca­ría en su ca­rre­ra de di­se­ña­dor en años si­guien­tes. Su fres­cu­ra obe­de­ce a tra­ba­jar sin ideas pre­con­ce­bi­das y con los ojos más abier­tos al mun­do que a las re­vis­tas de di­se­ño. Es un ca­so apar­te.

La red de pes­ca de cris­ta­les Swa­rows­ki en ho­me­na­je a su pa­dre.

En 1963, re­gre­só a Ale­ma­nia y fun­dó De­sign M, una em­pre­sa que desa­rro­lla y fa­bri­ca lám­pa­ras se­gún sus pro­pios di­se­ños. La com­pa­ñía fue re­nom­bra­da pos­te­rior­men­te co­mo “In­go Mau­rer Gm­bH”. Uno de sus pri­me­ros di­se­ños, «Bulb» (1969), se in­clu­yó en la co­lec­ción de di­se­ño del Mu­seo de Ar­te Mo­derno en 1969.

En cin­cuen­ta años, ha apren­di­do “la im­por­tan­cia de la os­cu­ri­dad”. Igual cuel­ga sá­ba­nas y les da luz o ha­ce flo­tar un hue­vo en agua lu­mi­no­sa al tiem­po que li­de­ra la re­vo­lu­ción LED (Light Elec­tric Dio­de), “una fuen­te

de luz más lim­pia, con­su­mi­do­ra de me­nos energía, pe­ro to­da­vía ca­ra de ins­ta­lar”. “La ma­yo­ría de los

di­se­ña­do­res de lám­pa­ras si­gue pro­du­cien­do el mis­mo ti­po de ob­je­to a pe­sar de que las fuentes de energía

cam­bian. No pien­san que otra ex­pre­sión es po­si­ble”, di­ce. Con to­do, él cree que nos se­rá fá­cil vi­vir sin

lám­pa­ras. “Emo­cio­nal­men­te cos­ta­rá dar el pa­so. Una lám­pa­ra si­gue sien­do hoy co­mo una ve­la, al­go ar­cai­co, aun­que en la me­sa, tal co­mo la em­plean en los res­tau­ran­tes, te des­di­bu­je la ci­ta ro­mán­ti­ca”, ex­pli­ca con una son­ri­sa. Él cuel­ga sus ve­las. La lám­pa­ra Fly, Can­del, Fly, es eso: una ve­la que vue­la. Sin alas. Sus­pen­di­da del te­cho.

Mau­rer com­par­te con otros di­se­ña­do­res la idea de que la bom­bi­lla in­can­des­cen­te da la me­jor luz: “En Aus­tra­lia se prohi­bi­rá su uso en tres años. Obli­ga­rán a usar las de ba­jo con­su­mo. Esa bom­bi­lla da una luz mor­te­ci­na que no ha­ce fe­liz. Yo pre­veo un boom de los psi­quia­tras. Se pue­de aho­rrar más energía si so­mos cons­cien­tes de có­mo la usa­mos. Te­ne­mos que res­ca­tar nues­tras emo­cio­nes”, ex­cla­ma. Mau­rer ha­ce co­sas ex­tra­or­di­na­rias con re­cur­sos or­di­na­rios: la­tas, co­la­do­res y otros. En la Fun­da­ción Car­tier, en 1999, uti­li­zó has­ta ba­su­ra. “No quie­ro pro­vo­car. Quie­ro ha­cer pen­sar”, di­ce. Pe­ro in­clu­so en ese men­sa­je que tra­ta de des­per­tar al pú­bli­co, Mau­rer cui­da la es­té­ti­ca: “No quie­ro ser agre­si­vo con el mun­do”. Tie­ne una lám­pa­ra con ra­tas en jau­las de oro. Me­mo­rias de Shanghai ¿o era El Cairo?, se lla­ma. Sus pie­zas cuen­tan his­to­rias con hu­mor y sin agre­si­vi­dad. ¿Di­se­ña lu­ces o ex­pe­rien­cias? Siem­pre con­tes­ta lo mis­mo cuan­do le pre­gun­tan si lo que ha­ce es

ar­te o di­se­ño: “De­pen­de de quién lo mira y de có­mo lo mira”. Ar­tis­ta o di­se­ña­dor, ha ex­pues­to en el Pom­pi­dou, en el MOMA y en los prin­ci­pa­les mu­seos, pe­ro tam­bién es em­pre­sa­rio.

En 1984 pre­sen­tó el sis­te­ma de ca­ble de ba­ja ten­sión YaYaHo, que cons­ta de dos ca­bles de me­tal fi­ja­dos ho­ri­zon­tal­men­te y una se­rie de ele­men­tos de ilu­mi­na­ción ajus­ta­bles con bom­bi­llas ha­ló­ge­nas, que se con­vir­tió en un éxi­to ins­tan­tá­neo. Más tar­de fue de los pri­me­ros en ex­pe­ri­men­tar con tec­no­lo­gías LED

Des­de 1989, su di­se­ño y sus ob­je­tos han si­do pre­sen­ta­dos en una se­rie de ex­po­si­cio­nes, in­clui­do el Ste­de­lijk Mu­seum en Ams­ter­dam (1993). En 2002, el Vi­tra De­sign Mu­seum or­ga­ni­zó In­go Mau­rer – Light – Rea­ching for the Moon, una ex­po­si­ción iti­ne­ran­te con va­rios es­pec­tácu­los en Eu­ro­pa y en Japón. En 2007, el Mu­seo Cooper-He­witt Na­tio­nal De­sign Mu­seum de Cooper-He­witt en Nue­va York pre­sen­tó la ex­po­si­ción Pro­vo­king Ma­gic: Ligh­ting of In­go Mau­rer.

Uno de los pun­tos al­tos de los úl­ti­mos tiem­pos ha si­do la mues­tra y el des­plie­gue du­ran­te la Mi­lano De­sign Week de 2016 don­de sus pro­duc­tos in­va­die­ron la Chie­sa San Pao­lo Con­ver­so des­ple­gan­do su irre­ve­ren­cia a mo­do de re­tros­pec­ti­va. Una suer­te de al­tar im­pro­vi­sa­do pa­ra un di­se­ña­dor ex­cep­cio­nal de los úl­ti­mos tiem­pos.

“Por­ca Mi­se­ria”:

“Gol­den Rib­bon” Siem­pre adop­ta con­fi­gu­ra­cio­nes di­fe­ren­tes.

Oh Mei ma: Zet­tel pue­de con­fi­gu­rar­se y per­so­na­li­zar­se a gus­to:

Me­tro de Mu­nich:

De­sign Week Mi­lano 2016:

En Uru­guay po­dés en­con­trar In­go Mau­rer en:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.