C

Seisgrados - - Reportaje -

uan­do el desafío es más gran­de que uno mis­mo, el co­ra­zón pal­pi­ta, la adre­na­li­na co­rre por las ve­nas y el al­ma aven­tu­re­ra se ac­ti­va. Plan­tear­se ir al cam­pa­men­to ba­se del mon­te Eve­rest su­po­ne más que un via­je a la mon­ta­ña: es un via­je a la mon­ta­ña más al­ta del pla­ne­ta. Con una al­tu­ra de 8848 msnm, el mon­te Eve­rest se en­cuen­tra ubi­ca­do en la fron­te­ra en­tre Chi­na y Ne­pal, en la cor­di­lle­ra del Hi­ma­la­ya. Se ac­ce­de a él a tra­vés del Ti­bet o de las ru­tas icó­ni­cas de Ne­pal, un país con una cul­tu­ra mi­le­na­ria, de pi­cos ne­va­dos, sher­pas (po­bla­do­res ne­pa­líes que tra­ba­jan co­mo guías de mon­ta­ña), yaks (ani­ma­les de car­ga), mo­nas­te­rios y man­tras. Su ca­pi­tal, Kat­man­dú, se ca­rac­te­ri­za por la gran can­ti­dad de tem­plos, palacios bu­dis­tas e hin­duis­tas, que to­dos los años atraen a mi­les de tu­ris­tas, mu­chos de ellos de­por­tis­tas en busca de al­tas emo­cio­nes. Pa­ra as­cen­der a la cumbre es ne­ce­sa­rio es­tar pre­pa­ra­do tan­to fí­si­ca co­mo men­tal­men­te, te­ner ex­pe­rien­cia en mon­ta­ñas de me­nor al­ti­tud, co­no­ci­mien­tos de rescate, de pri­me­ros au­xi­lios y re­co­no­cer cuá­les son los prin­ci­pa­les sín­to­mas del mal de al­tu­ra. El Eve­rest es una mon­ta­ña de al­to ries­go y el pe­li­gro pue­de pre­sen­tar­se en cual­quier mo­men­to y ma­ni­fes­tar­se a tra­vés de sus vien­tos, tor­men­tas de nie­ve y po­si­bles ava­lan­chas. Ser cons­cien­te del pe­li­gro que con­lle­va el desafío es lo pri­me­ro que un mon­ta­ñis­ta tie­ne que te­ner cla­ro. El en­tu­sias­mo, la cons­tan­cia, la fuer­za de vo­lun­tad y el he­cho de es­tar men­tal­men­te en­tre­na­do pa­ra afron­tar las di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes de fuerte pre­sión y fa­ti­ga que se pre­sen­tan en la mon­ta­ña son fac­to­res cla­ves pa­ra pre­pa­rar un re­to de estas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Pa­ra ir el Eve­rest no es ne­ce­sa­rio ser un mon­ta­ñis­ta ex­pe­ri­men­ta­do o un pro­fe­sio­nal de las al­tu­ras. Aun­que el re­to re­quie­re de un buen es­ta­do fí­si­co, en­tre­na­mien­to y una men­te pre­pa­ra­da, el desafío de lle­gar has­ta el cam­pa­men­to ba­se Vi­vir en la al­tu­ra su­po­ne li­diar con de­ter­mi­na­dos sín­to­mas que di­fi­cul­tan la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. A me­di­da que se to­ma al­tu­ra la pre­sión at­mos­fé­ri­ca dis­mi­nu­ye, el ai­re “se en­ra­re­ce”, el oxí­geno es­ca­sea y los pri­me­ros sín­to­mas, co­mo la fa­ti­ga y la len­ti­tud co­mien­zan a apa­re­cer. Pa­ra com­ba­tir­los es ne­ce­sa­rio ha­cer una bue­na acli­ma­ta­ción y así evi­tar el llamado “mal de al­tu­ra” o “mal agu­do de mon­ta­ña”, un es­ta­do fi­sio­ló­gi­co que pue­de ser más o me­nos gra­ve. Co­mo con­se­cuen­cia se pre­sen­tan sín­to­mas co­mo do­lor de ca­be­za, fal­ta de ape­ti­to, fa­ti­ga, ta­qui­car­dia e insomnio. Es­tar bien hi­dra­ta­do du­ran­te to­do el día ayu­da tam­bién a acli­ma­tar­se, así co­mo su­bir y bajar a dor­mir a di­fe­ren­tes al­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.