(RI­CHARD BRANSON)

Seisgrados - - Contenido -

Los desafíos de ser em­pren­de­dor pue­den ser fí­si­ca­men­te abru­ma­do­res: las lar­gas ho­ras, el es­trés y los cons­tan­tes via­jes de ne­go­cios pue­den co­brar even­tual­men­te un pre­cio en tér­mi­nos de sa­lud, a me­nos que se to­men me­di­das pa­ra re­cu­pe­rar un equi­li­brio en­tre la vi­da per­so­nal y el tra­ba­jo. Pa­ra un em­pren­de­dor o un eje­cu­ti­vo je­fe al man­do de una com­pa­ñía en cre­ci­mien­to, man­te­ner­se en for­ma y to­mar des­can­sos es una ne­ce­si­dad, y lo de­be pla­near de la mis­ma ma­ne­ra que pla­nea su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Es­to lo ayu­da­rá a man­te­ner una pers­pec­ti­va am­plia so­bre cual­quier pro­ble­ma al que se en­fren­te su com­pa­ñía y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, pa­ra to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes en su tra­ba­jo. Pa­ra mí, es­tar en for­ma es un pa­sa­tiem­po. En mi épo­ca es­co­lar era un de­di­ca­do de­por­tis­ta has­ta que una le­sión en la ro­di­lla pu­so fin a mis es­pe­ran­zas de triun­far co­mo pro­fe­sio­nal. Im­pe­di­do de con­ti­nuar bus­can­do el éxi­to en ese te­rreno, me de­di­qué de lleno a mi in­ci­pien­te ca­rre­ra. Mi pa­sión por los de­por­tes no des­apa­re­ció y he se­gui­do prac­ti­can­do te­nis, es­quí, na­ve­ga­ción a ve­la y, más re­cien­te­men­te, surf a ve­la.

Tra­to de in­cluir al me­nos una se­sión de ejer­ci­cio ca­da día y a ve­ces dos, si se pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad. Nues­tro ho­gar en la is­la Nec­ker —en las Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas— es un ex­ce­len­te lu­gar pa­ra man­te­ner­me al día con mis se­sio­nes de na­ta­ción. Ca­si to­das las ma­ña­nas que es­toy allí me ase­gu­ro de ha­cer una se­sión de na­do al­re­de­dor de la is­la, que son unos cin­co ki­ló­me­tros. Es la me­jor for­ma que co­noz­co de acla­rar mis pen­sa­mien­tos (¡a ve­ces de los ex­ce­sos de la no­che an­te­rior!) y que­dar lis­to pa­ra lo que trai­ga el día. Lo­ca­li­za­da al final del ar­chi­pié­la­go, Nec­ker es tam­bién un gran lu­gar pa­ra na­ve­gar y sur­fear a ve­la. Des­pués de un lar­go día de aten­der la co­rres­pon­den­cia o con­tes­tar lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, no hay na­da me­jor que prac­ti­car es­te de­por­te. Pron­to me sien­to re­no­va­do y lis­to pa­ra otras co­sas. Apar­te de tra­tar de man­te­ner­se en for­ma, es muy im­por­tan­te

Pa­ra un em­pren­de­dor, man­te­ner­se en for­ma y to­mar des­can­sos es una ne­ce­si­dad, y lo de­be pla­near de la mis­ma ma­ne­ra que pla­nea su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal

ha­cer al­go que per­mi­ta dis­tan­ciar­se un po­co de las pre­sio­nes del tra­ba­jo. Mu­chas per­so­nas que es­tán en­fren­ta­das a las pre­sio­nes ca­da vez ma­yo­res del mun­do em­pre­sa­rial moderno, global y siem­pre pre­sen­te, tra­tan de en­con­trar la for­ma de apar­tar­se de es­te. Al en­fo­car­se en al­go di­fe­ren­te —en mi ca­so, en los de­por­tes— se ob­tie­nen pers­pec­ti­vas so­bre otras áreas de la vi­da y es­to ayu­da a lo­grar ese elu­si­vo equi­li­brio en­tre la vi­da per­so­nal y la la­bo­ral. Mu­chos de mis pa­sa­tiem­pos tam­bién son com­par­ti­dos por mi fa­mi­lia, lo que ha ayu­da­do bas­tan­te.

Du­ran­te los pe­rio­dos de via­je es ne­ce­sa­rio pla­near el ejer­ci­cio. En abril de 2010, cuan­do me ins­cri­bí en la ma­ra­tón de Lon­dres pa­ra coin­ci­dir con el pa­tro­ci­nio de Vir­gin pa­ra esa ca­rre­ra, en­fren­té el re­to de tra­tar de aco­mo­dar la pre­pa­ra­ción fí­si­ca con mi agen­da. Jun­to con mi en­tre­na­dor, es­tu­dié las ca­rre­ras de en­tre­na­mien­to que ne­ce­si­ta­ba ha­cer y las com­pa­ré con mis des­ti­nos pa­ra tra­tar de ajus­tar­las. Fue muy di­ver­ti­do. Mientras via­ja­ba por el mun­do me en­con­tré co­rrien­do en los par­ques de Síd­ney, por la pla­ya en Bar­ce­lo­na y a tra­vés de la ma­le­za en Su­dá­fri­ca.

Ocasionalmente las co­sas no fun­cio­nan de acuer­do con los pla­nes. El mis­mo año tra­té de sur­fear a ve­la a lo lar­go del ca­nal de la Man­cha, pe­ro el tiem­po frus­tró el in­ten­to. En enero, un ac­ci­den­te de es­quí me de­jó con una le­sión en el ta­lón de Aqui­les, y en con­se­cuen­cia no pu­de co­rrer, es­quiar o sur­fear a ve­la du­ran­te más de seis me­ses. Co­mo un re­cur­so pa­ra mo­ti­var­me en cuan­to a man­te­ner­me en for­ma, me de­di­qué a en­tre­nar na­ta­ción, que es par­te del triatlón de Lon­dres. Soy fa­mo­so en Vir­gin por es­tar en busca de desafíos que nos ayu­den a pre­sio­nar­nos más duro y eso in­clu­ye la par­te fí­si­ca. Pe­ro ha­cer cam­bios pe­que­ños pue­de ser aun más útil a lar­go pla­zo. La si­guien­te vez que ten­ga que sen­tar­se a con­tes­tar una mon­ta­ña de co­rreos elec­tró­ni­cos y so­li­ci­tu­des un do­min­go en la ma­ña­na, pien­se si no se­ría me­jor sa­lir pri­me­ro a co­rrer, na­dar o an­dar en bi­ci­cle­ta pa­ra re­fres­car el cuer­po y la men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.