ES­TAR EN TO­DO

Ben­ja­mín Li­be­roff

Seisgrados - - Contenido - [Por Agus­ti­na Amo­rós] [Fotos Leo­nar­do Ro­drí­guez]

On­ce años de exi­lio, dos dé­ca­das al fren­te de una em­pre­sa tu­rís­ti­ca, y tre­ce años —y con­tan­do— de­di­ca­dos al Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo. La vi­da de Ben­ja­mín Li­be­roff, ac­tual sub­se­cre­ta­rio de tu­ris­mo, no ha si­do fá­cil. Co­ci­nar, leer no­ve­las po­li­cia­les y se­guir a Da­nu­bio com­pen­san la vi­gi­lia de tra­ba­jar in­can­sa­ble­men­te por un país más pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir a

los vi­si­tan­tes

El es­cri­to­rio sos­tie­ne va­rios pa­pe­les a la es­pe­ra de su aten­ción, aun­que nin­guno pa­re­ce es­tar ol­vi­da­do. El tra­je gris cla­ro que lle­va pues­to con­tras­ta con la ta­za que sos­tie­ne en sus ma­nos. Ha­go un es­fuer­zo por des­ci­frar qué di­ce el di­se­ño y lo­gro leer “Flo­ria­nó­po­lis” en le­tras de co­lo­res. Ben­ja­mín Li­be­roff (69) res­pon­de a mis pre­gun­tas sereno, con con­vic­ción, reunien­do va­rios con­cep­tos en ex­po­si­cio­nes ex­ten­sas que in­ten­tan re­su­mir una vi­da de­di­ca­da al tu­ris­mo y a la cons­truc­ción de un país me­jor.

CAM­BIAR EL MUN­DO

Con­tra­rio a lo que po­dría su­po­ner­se, Ben­ja­mín es el ma­yor de sus her­ma­nos y lle­va su nom­bre en ho­me­na­je a su abue­lo ma­terno. Hi­jo de pa­dres ar­gen­ti­nos, na­ció el 16 de mar­zo de 1949 en el Hos­pi­tal Pe­rei­ra Ros­sell, en Mon­te­vi­deo. “Mi ma­dre era tu­cu­ma­na y mi pa­dre de Con­cep­ción del Uru­guay. Cuan­do yo na­cí vi­vía­mos en una pen­sión en el Cen­tro y lue­go nos mu­da­mos a una ca­sa en Ca­mino Ca­rras­co al 4769”, di­ce Ben­ja­mín, que va­rios años des­pués de su na­ci­mien­to re­ci­bió la lle­ga­da de dos her­ma­nas. Asis­tió a la es­cue­la N° 130 An­drés Be­llo, cur­só la se­cun­da­ria en el li­ceo N° 10 Dr. Car­los Vaz Fe­rrei­ra y el pre­pa­ra­to­rio en el IAVA. Su ju­ven­tud fue la clá­si­ca “de al­guien de los sec­to­res me­dios de Uru­guay”, car­ga­da de fút­bol y amis­ta­des. Des­de pe­que­ño apren­dió el ofi­cio de re­lo­je­ro y tra­ba­jó arre­glan­do re­lo­jes me­cá­ni­cos a des­ta­jo has­ta en­trar en la uni­ver­si­dad. Al mo­men­to de ele­gir qué es­tu­diar, op­tó por la ca­rre­ra de Arquitectura, por el sim­ple he­cho de que le per­mi­tía evi­tar los idio­mas. “No eran de mi agra­do, por lo que esa fue la de­fi­ni­ción es­tra­té­gi­ca que em­pleé”, ad­vier­te y re­cal­ca que, de ha­ber ele­gi­do otra ca­rre­ra, ha­bría si­do un error. Su pa­so por la Fa­cul­tad de Arquitectura de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca (Udear), en­tre 1967 y 1973, se im­preg­nó del efer­ves­cen­te mo­vi­mien­to es­tu­dian­til. En 1972, Ben­ja­mín era uno de los tres re­pre­sen­tan­tes es­tu­dian­ti­les del Con­se­jo Di­rec­ti­vo Cen­tral de la Ude­lar y la mi­li­tan­cia fue apro­pián­do­se de su agen­da, que com­bi­na­ba con las prác­ti­cas de bás­quet­bol del club Mal­vín, don­de ju­ga­ba. A los 20 años de edad, en un baile de ve­rano en La­go­mar, co­no­ció a quien se­ría su fu­tu­ra es­po­sa, Est­her Pai­lós (ac­tual di­rec­to­ra de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal). “Nos ca­sa­mos el 26 de no­viem­bre de 1970 y al año si­guien­te na­ció Ta­nia, nues­tra pri­me­ra hi­ja. Que­ría­mos cam­biar el mun­do. Las co­sas, des­pués, se com­pli­ca­ron un po­qui­to más”.

PA­TRIA LE­JA­NA

Los años con­ti­guos fue­ron al rit­mo re­pre­si­vo de la dic­ta­du­ra mi­li­tar. La mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca lo lle­vó a es­tar de­te­ni­do en­tre ju­nio y se­tiem­bre de 1973. “Fui uno de los pri­me­ros cin­co de­te­ni­dos en in­gre­sar al Ci­lin­dro cuan­do lo trans­for­ma­ron en cár­cel”, aco­ta. En oc­tu­bre de ese mis­mo año se ce­le­bra­ba el 55° aniver­sa­rio del Ma­ni­fies­to de Córdoba por la Re­for­ma Universitaria, por lo que Ben­ja­mín via­jó a Bue­nos Ai­res pa­ra par­ti­ci­par de la ac­ti­vi­dad co­mo re­pre­sen­tan­te de la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes (FEUU) y ya no pu­do vol­ver. “Los mi­li­ta­res hi­cie­ron una ratonera en mi ca­sa y se lle­va­ron a mi pa­dre de­te­ni­do. Lo ex­pul­sa­ron el 7 de no­viem­bre de 1973, y cru­zó a Bue­nos Ai­res, por lo que me que­dé allí es­pe­rán­do­lo”. Su pa­dre, Ma­nuel Li­be­roff, era mé­di­co car­dió­lo­go y militante del Partido Co­mu­nis­ta. Es­tan­do am­bos en Ar­gen­ti­na, fue­ron a ver­los la ma­dre y la es­po­sa de Ben­ja­mín, pe­ro se en­con­tra­ron con la ame­na­za de que si vol­vían a Uru­guay, las iban a de­te­ner. “En Mon­te­vi­deo ha­bían que­da­do mis her­ma­nas y mi hi­ja. Pa­ra po­der sa­car a mi hi­ja del país ne­ce­si­tá­ba­mos un per­mi­so al me­nor. Era muy com­ple­jo y una es­cri­ba­na —que real­men­te re­cuer­do con gran ca­ri­ño y una va­len­tía enor­me— hi­zo los pro­ce­di­mien­tos pa­ra que mis her­ma­nas pu­die­ran sa­lir con ella del país”, na­rra. La ges­tión tu­vo éxi­to y les per­mi­tió re­unir a la fa­mi­lia en Bue­nos Ai­res. “Mi pa­dre lo­gró re­va­li­dar el tí­tu­lo e ins­ta­lar su con­sul­to­rio en Bue­nos Ai­res y a mí me sur­gió la po­si­bi­li­dad de ir a tra­ba­jar al se­cre­ta­ria­do de la Unión In­ter­na­cio­nal de Es­tu­dian­tes, con se­de en Pra­ga”, na­rra Ben­ja­mín, que en oc­tu­bre de 1974 de­jó Bue­nos Ai­res pa­ra ins­ta­lar­se allí. Así fue co­mo el es­tu­dian­te que es­qui­va­ba los idio­mas se ins­ta­ló en Che­cos­lo­va­quia a tra­ba­jar. “No ha­bía tra­duc­cio­nes. A mí me da­ban los ma­te­ria­les, se los lle­va­ba a mi es­po­sa —que era profesora de in­glés—, me los tra­du­cía, de­fi­nía­mos una po­si­ción a adop­tar, me lo es­cri­bía y yo vol­vía con la re­so­lu­ción”, ex­pli­ca.

En esa épo­ca se con­vir­tió nue­va­men­te en pa­dre, con la lle­ga­da de dos hi­jas na­ci­das en tie­rras che­cos­lo­va­cas. La vi­da en el exi­lio era com­ple­ja, pe­ro Ben­ja­mín des­ta­ca lo po­si­ti­vo de esa reali­dad: “Por pri­me­ra vez nues­tro sa­la­rio era es­ta­ble, te­nía­mos una ca­sa, nues­tras hi­jas te­nían sa­lud y edu­ca­ción”.

Por esos des­fa­sa­jes de tiem­po que pro­vo­ca­ban las dis­tan­cias cuan­do no exis­tía in­ter­net, Ben­ja­mín re­cién aca­ba­ba de leer la úl­ti­ma car­ta en­via­da por su pa­dre, cuan­do re­ci­bió la no­ti­cia de

“QUE­RíA­MOS CAM­BIAR EL MUN­DO. LAS CO­SAS, DES­PUéS, SE COM­PLI­CA­RON UN PO­QUI­TO MáS”

que ha­bía si­do se­cues­tra­do. “Lo pri­me­ro que hi­ce fue in­ten­tar to­mar con­tac­to pa­ra sa­ber có­mo ha­bía si­do. En­tra­ron, car­ga­ron to­das las per­te­nen­cias en ca­mio­ne­tas (in­clu­so la do­cu­men­ta­ción de mis her­ma­nas y de mi ma­dre) y se lo lle­va­ron”, di­ce en re­fe­ren­cia al 19 de ma­yo de 1976 en Bue­nos Ai­res, la mis­ma ma­dru­ga­da en que des­apa­re­cie­ron Zel­mar Mi­che­li­ni, Héc­tor Gu­tié­rrez Ruiz, y el ma­tri­mo­nio Ba­rre­do y Whi­te­law.

En ese mo­men­to las her­ma­nas de Ben­ja­mín lo­gra­ron pe­dir re­fu­gio a las Na­cio­nes Uni­das, pe­ro su ma­dre —al ser ar­gen­ti­na— tu­vo que que­dar­se es­con­di­da. “El em­ba­ja­dor sue­co fue al lu­gar don­de es­ta­ba mi ma­dre, la lle­vó has­ta la es­ca­le­ri­lla del avión, y una vez en Río de Janeiro, la ONU la re­fu­gió. La Cruz Ro­ja via­bi­li­zó —por reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar— que via­ja­ra a Pra­ga”, ex­pli­ca. La unión fa­mi­liar per­mi­tió que las her­ma­nas de Ben­ja­mín se for­ma­ran y se ins­ta­la­ran allí. “Una de ellas con­ti­núa vi­vien­do en Pra­ga, la otra se ca­só y vi­ve en San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca”. Su ma­dre vi­vió en Pra­ga has­ta su muer­te y Ma­nuel Li­be­roff, su pa­dre, con­ti­núa des­apa­re­ci­do.

Ni bien la si­tua­ción de Uru­guay ha­bi­li­tó su re­torno, Ben­ja­mín se to­mó un vue­lo de re­gre­so al país. Lle­gó pri­me­ro él so­lo en 1984 y pos­te­rior­men­te vol­vie­ron su es­po­sa y sus hi­jas. Del re­gre­so des­ta­ca la ge­ne­ro­si­dad de sus víncu­los: el re­lo­je­ro que te­nía guar­da­das sus he­rra­mien­tas de tra­ba­jo (ha­bían que­da­do en Uru­guay du­ran­te el exi­lio); los ve­ci­nos de su ca­sa na­tal que ha­bían re­fu­gia­do las obras de ar­te de su abue­lo pin­tor pa­ra evi­tar que fue­ran ex­pro­pia­das por los mi­li­ta­res; su sue­gra, que los ayu­dó has­ta que pu­die­ron re­ins­ta­lar­se. “Lo pri­me­ro que te­nía­mos que re­sol­ver era có­mo man­te­ner­nos, ya éra­mos cin­co”, di­ce Li­be­roff.

REVOLVERSE

Du­ran­te los años de tra­ba­jo en la Unión In­ter­na­cio­nal de Es­tu­dian­tes, Ben­ja­mín ha­bía es­ta­do vin­cu­la­do al in­ci­pien­te desa­rro­llo del tu­ris­mo es­tu­dian­til a ni­vel in­ter­na­cio­nal. “La vi­da mues­tra que los via­jes son un ca­mino im­pres­cin­di­ble pa­ra desa­rro­llar­se co­mo ser hu­mano, y hay or­ga­ni­za­cio­nes es­pe­cia­li­za­das en tu­ris­mo es­tu­dian­til”, ex­pli­ca. Ba­sán­do­se en su ex­pe­rien­cia en Pra­ga, se in­vo­lu­cró en la coor­di­na­ción de un gru­po de via­je de Arquitectura, que en su vuel­ta al mun­do no ha­bían con­cre­ta­do nun­ca el pa­so por Cu­ba. “Con ayu­da de ami­gos que me pres­ta­ron su té­lex pa­ra ha­cer las re­ser­vas lo­gra­mos el pri­mer via­je. Fue la pri­me­ra coor­di­na­ción por la que re­ci­bí una re­tri­bu­ción, y con eso se­guí”, di­ce Ben­ja­mín. “En ese pe­río­do, Gior­gio Va­len­ti, un her­mano de la vi­da, me dio la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar. Al prin­ci­pio em­pe­cé en la par­te de coor­di­na­ción y des­pués fui so­cio de la agen­cia”, na­rra en lo que fue la an­te­sa­la de vein­te años co­mo so­cio di­rec­tor en SIUR Via­jes. Es­tar al fren­te de un em­pren­di­mien­to tu­rís­ti­co fue de mu­cho apren­di­za­je: “To­dos los días hay ex­pe­rien­cias dis­tin­tas, hay que es­tar per­ma­nen­te­men­te des­cu­brien­do des­ti­nos, es­truc­tu­ran­do ru­tas, con­si­guien­do ta­ri­fas”. Su la­bor en la agen­cia fue in­te­rrum­pi­da en­tre 1990 y 1992, mien­tras es­tu­vo al fren­te de la Di­rec­ción de Tu­ris­mo de la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo. Apro­ve­cho pa­ra con­sul­tar­le có­mo vi­vió el cam­bio de la ad­mi­nis­tra­ción pri­va­da a la pú­bli­ca y res­pon­de: “En ese mo­men­to de tran­si­ción al­guien me di­jo, ‘la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es co­mo una nu­be. No quie­ran em­pu­jar­la con las ma­nos: se van a en­te­rrar y la nu­be no va a avan­zar. Apren­dan a so­plar’, in­ten­to apli­car­lo to­dos los días”, di­ce Ben­ja­mín.

Du­ran­te esos años fun­dó, jun­to con Jor­ge Castelo y Sil­via Lac­co, el pri­mer ins­ti­tu­to pri­va­do de ca­pa­ci­ta­ción en tu­ris­mo: Ice­té. Li­be­roff se en­car­ga­ba de dic­tar dos ma­te­rias y si bien el pro­yec­to le gus­ta­ba, en 2001 to­mó la de­ci­sión de dar un pa­so al cos­ta­do. A pe­sar del rum­bo que ve­nía to­man­do su éxi­to pro­fe­sio­nal, su si­tua­ción aca­dé­mi­ca in­con­clu­sa le pe­sa­ba. “Me fal­ta­ban po­cas ma­te­rias pa­ra fi­na­li­zar la ca­rre­ra de Arquitectura, in­ten­té ha­cer aná­li­sis de re­vá­li­das cuan­do es­tu­ve en el ex­te­rior, pe­ro re­cién pu­de via­bi­li­zar el pro­ce­so en 1983, cuan­do ya es­ta­ba la po­si­bi­li­dad de vol­ver a Uru­guay”. Por lo que, cuan­do se le pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de se­guir for­mán­do­se en el área de tu­ris­mo, se postuló sin du­dar. “La Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca reali­zó en 2002 un acuer­do con la Uni­ver­si­dad de Sie­na pa­ra dic­tar un pos­gra­do en Eco­no­mía y Ges­tión de Tu­ris­mo Sus­ten­ta­ble. Co­mo yo no me ha­bía gra­dua­do, el Con­se­jo de la Uni­ver­si­dad con­si­de­ró mi ex­per­ti­cia pa­ra ha­bi­li­tar­me. Ha­bía un an­te­ce­den­te si­mi­lar, y dic­ta­mi­na­ron que po­día ins­cri­bir­me”. El pos­gra­do le lle­vó dos años, que le per­mi­tie­ron a Ben­ja­mín cul­mi­nar su eta­pa universitaria con éxi­to.

AL FREN­TE

En 2004, tras la vic­to­ria fren­team­plis­ta, el Dr. Ta­ba­ré Váz­quez a tra­vés del re­cién asig­na­do mi­nis­tro de Tu­ris­mo Héc­tor Les­cano, lo ci­tó co­mo ase­sor en te­mas tu­rís­ti­cos. En 2005 co­men­zó su la­bor a car­go de la Di­rec­ción Téc­ni­ca de Tu­ris­mo del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo (Min­tur), y lue­go, en 2011, co­mo Di­rec­tor Na­cio­nal. Des­de 2015 se desen­vuel­ve co­mo Sub­se­cre­ta­rio del Min­tur, en­ca­be­zan­do el equi­po de tra­ba­jo jun­to con la mi­nis­tra Li­liám Ke­chi­chián.

La ac­ti­va agen­da que re­quie­re el Mi­nis­te­rio man­tie­ne a Ben­ja­mín en per­ma­nen­tes reunio­nes, via­jes, ac­tos y pla­ni­fi­ca­cio­nes. El an­tí­do­to a esa exi­gen­cia la en­cuen­tra ma­dru­gan­do. “A ve­ces me le­van­to 04:30, otras a las 05:00. De es­ta for­ma me pon­go en con­tac­to con quie­nes ope­ran des­de Eu­ro­pa y tam­bién me sir­ve pa­ra pen­sar y ar­mar co­sas tran­qui­lo”. Ha­ce diez años le to­có afron­tar la muer­te de dos hi­jas y la de­di­ca­ción com­ple­ta al tra­ba­jo lo ayu­da a apa­ci­guar su do­lor. El tiem­po fue­ra del mi­nis­te­rio lo oxi­ge­na le­yen­do —en es­pe­cial no­ve­la ne­gra—, co­ci­nan­do to­das las no­ches y dis­fru­tan­do de su nie­ta de dos años. Pre­fie­re va­ca­cio­nar en cru­ce­ros, don­de la des­co­ne­xión es ca­si obli­ga­to­ria, y lo­gra con­se­guir el ver­da­de­ro des­can­so. “Via­jar es una gran opor­tu­ni­dad de en­ri­que­cer la vi­da y tra­ba­jar pa­ra el cre­ci­mien­to tu­rís­ti­co de nues­tro país es fe­no­me­nal. Ten­go un en­ro­me res­pe­to por to­dos los fun­cio­na­rios del Mi­nis­te­rio: he apren­di­do mu­cho de ellos y, oja­lá, les ha­ya con­tri­bui­do en al­go yo tam­bién”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.