MÁS ALLÁ DE LAS FRON­TE­RAS

In­mi­gra­ción en Uru­guay

Seisgrados - - Contenido - [Por Na­ta­lia Co­rrea] [Fotos An­drés Silveira]

Des­de ha­ce me­nos de una dé­ca­da, Uru­guay vol­vió a ser un país re­cep­tor de in­mi­gran­tes. Son mu­chos los la­ti­noa­me­ri­ca­nos que lo eli­gen en bus­ca de un futuro me­jor, pe­ro, ¿có­mo se sien­ten al lle­gar? ¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra re­ci­bir­los? Las res­pues­tas son tan di­ver­sas co­mo las his­to­rias que com­par­ti­mos en es­te re­por­ta­je

Miér­co­les en la ma­ña­na, ca­mino por Ciu­dad Vie­ja por la ca­lle Juan Car­los Gó­mez y sien­to bu­lli­cio. En una ca­sa de la cua­dra veo gen­te por la ven­ta­na y una puer­ta abier­ta. No du­do de ha­ber lle­ga­do a mi des­tino: la aso­cia­ción Idas y Vuel­tas, un pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra los mi­gran­tes que lle­gan a Uru­guay. Al en­trar, me en­cuen­tro con una ca­sa vie­ja pe­ro muy co­lo­ri­da con mu­ra­les en las pa­re­des, un sol ra­dian­te que en­tra por la cla­ra­bo­ya y un afi­che que di­ce: “Por un mun­do sin fron­te­ras, mi­grar es un de­re­cho”.

En una de las sa­las, miem­bros de la ONG ayu­dan a los re­cién lle­ga­dos a ar­mar su cu­rrí­cu­lum. En otra ha­bi­ta­ción, va­rias per­so­nas con fi­chas im­pre­sas es­pe­ran a ser ase­so­ra­dos por trá­mi­tes de do­cu­men­ta­ción. Al pa­sar, es­cu­cho a una jo­ven que co­men­ta en­tu­sias­ma­da que con­si­guió tra­ba­jo en una pa­na­de­ría y que em­pie­za al día si­guien­te a las 10 de la ma­ña­na. “¡Bien!, fe­li­ci­ta­cio­nes”, le res­pon­de la vo­lun­ta­ria que com­par­te su ale­gría. Al mis­mo tiem­po veo el ros­tro de­s­es­pe­ran­za­do de una mu­jer do­mi­ni­ca­na que me cuen­ta que ha­ce dos me­ses que lle­gó y que aún no con­si­guió tra­ba­jo ni tie­ne pa­pe­les.

A lo le­jos veo a un chi­co co­ci­nan­do are­pas con al­gu­nos de los ali­men­tos que la gen­te do­na a la ONG. “Y que tan bien nos vie­nen”, di­ce Hen­dri­na “Rin­che” Roo­den­burg, de na­cio­na­li­dad ho­lan­de­sa y fun­da­do­ra de la aso­cia­ción que se creó ha­ce 15 años. En los ini­cios el fin era ayu­dar a los uru­gua­yos que emi­gra­ron por la cri­sis de 2002 y aho­ra se en­fo­can en re­ci­bir a los in­mi­gran­tes que lle­gan al país en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. “Lo de que Uru­guay re­ci­be con los bra­zos abier­tos es dis­cu­ti­ble. Lo que siem­pre se ha he­cho acá es de­jar es­tar, que no es po­ca co­sa. No se ex­pul­sa a na­die y eso es una tran­qui­li­dad muy gran­de”, afir­ma. Res­pec­to a es­te asun­to, la di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM), Lau­ra Thom­pson, des­ta­có el año pa­sa­do que Uru­guay tie­ne una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria “muy mo­der­na, abier­ta y ejem­plar, cen­tra­da en los de­re­chos hu­ma­nos”. Se­ña­ló co­mo ejem­plo la pro­mul­ga­ción de la Ley Nº 19.254 en 2014, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo fa­ci­li­tar la re­si­den­cia per­ma­nen­te a los in­mi­gran­tes que pro­vie­nen de los paí­ses miem­bros y aso­cia­dos al Mer­co­sur, y a los ex­tran­je­ros que po­seen fa­mi­lia­res uru­gua­yos. Sin em­bar­go, la pre­si­den­ta de la ONG Idas y Vuel­tas sos­tie­ne que “hay al­gu­nos in­mi­gran­tes que la tie­nen más di­fí­cil que otros”, co­mo los cu­ba­nos y los do­mi­ni­ca­nos, a quie­nes se les so­li­ci­ta vi­sa pa­ra en­trar al país (a es­tos úl­ti­mos des­de 2014). “A no­so­tros nos do­lió lo de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na por­que an­tes no se les pe­día vi­sa, em­pe­za­ron a lle­gar do­mi­ni­ca­nos y ahí la pu­sie­ron. Eso no es exac­ta­men­te dar la bien­ve­ni­da”, ex­pre­sa Rin­che. Pa­ra ella, los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que exis­ten hoy son el ac­ce­so a la do­cu­men­ta­ción, el tra­ba­jo y la si­tua­ción en las pen­sio­nes. “Las de­pen­den­cias del Es­ta­do no es­tán lo­gran­do res­pon­der a la de­man­da y hay un mon­tón de gen­te in­do­cu­men­ta­da”, agre­ga la an­tro­pó­lo­ga Pi­lar Uriar­te, que tra­ba­ja en co­la­bo­ra­ción con Idas y Vuel­tas. Pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano la si­tua­ción de los mi­gran­tes, con­ver­sa­mos con re­pre­sen­tan­tes de los paí­ses que han si­do pro­ta­go­nis­tas de es­ta nue­va co­rrien­te mi­gra­to­ria: Ve­ne­zue­la, Cu­ba y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Sus vi­sio­nes son sub­je­ti­vas, vi­ven­cia­les y com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes en­tre sí de lo que es in­ten­tar ha­cer de Uru­guay su se­gun­da ca­sa.

CON SA­BOR A VE­NE­ZUE­LA

Ju­liedy Gui­llén (25) y Oro­ye­lix Lo­za­da (26) son una pa­re­ja de ve­ne­zo­la­nas que lle­ga­ron a Uru­guay en ma­yo de 2016. Am­bas son pe­rio­dis­tas y en su país tra­ba­ja­ban co­mo ase­so­ras de mar­ke­ting di­gi­tal pa­ra em­pren­di­mien­tos. Las ra­zo­nes por las que de­ci­die­ron mi­grar fue­ron va­rias y to­das re­la­cio­na­das con el de­te­rio­ro eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial de su país. “Con los 32.000 bo­lí­va­res que ga­na­ba en Ve­ne­zue­la al mes, hoy so­lo se pue­den sa­car tres fo­to­co­pias”, di­ce Ju­liedy pa­ra re­fle­jar la gra­ve­dad de la si­tua­ción. Oro­ye­lix cuen­ta que a ella siem­pre le gus­tó mu­cho co­ci­nar, pe­ro no po­día en­con­trar los

in­gre­dien­tes en el su­per­mer­ca­do. “Tu vi­da se des­gas­ta ca­da vez que tie­nes que lle­nar un ta­rro con agua pa­ra to­da la se­ma­na por­que no vas a te­ner más. En Ve­ne­zue­la eso se vuel­ve co­ti­diano”, aña­de con in­dig­na­ción. Gra­cias al apo­yo eco­nó­mi­co de sus fa­mi­lias pu­die­ron com­prar los pa­sa­jes y lle­ga­ron a Uru­guay con to­dos los pa­pe­les apos­ti­lla­dos, ci­ta en el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res pa­ra el trá­mi­te de re­si­den­cia —que ha­bían so­li­ci­ta­do por in­ter­net seis me­ses an­tes— y alo­ja­mien­to gra­tui­to en ca­sa de dos ami­gas ve­ne­zo­la­nas. “En eso que­re­mos dar­le un pun­to al Es­ta­do uru­gua­yo. En la pá­gi­na del mi­nis­te­rio hay una guía pa­ra in­mi­gran­tes con to­dos los pa­sos a se­guir. Es muy sen­ci­llo y es­tá muy bien ex­pli­ca­do. Hay que sa­ber bus­car e in­ves­ti­gar”, ase­gu­ran. Dos se­ma­nas des­pués de la ci­ta ya te­nían la cé­du­la que es­pe­ci­fi­ca­ba “re­si­den­cia en trá­mi­te”. Con eso y el car­net de sa­lud ya po­dían tra­ba­jar en las mis­mas con­di­cio­nes que un uru­gua­yo. “No tie­ne ma­yor com­pli­ca­ción, al me­nos pa­ra no­so­tros los ve­ne­zo­la­nos”, agre­gan. No se can­san de ha­blar ma­ra­vi­llas de Uru­guay, tan­to a ni­vel ins­ti­tu­cio­nal co­mo de la so­cie­dad en ge­ne­ral. “Nun­ca nos he­mos lle­va­do un mal mo­men­to con un uru­gua­yo”, afir­man. “La preo­cu­pa­ción y la so­li­da­ri­dad con lo que nos es­tá pa­san­do a no­so­tros co­mo pue­blo ve­ne­zo­lano es mag­ní­fi­ca”.

En el ám­bi­to la­bo­ral sus ex­pe­rien­cias fue­ron bien dis­tin­tas. Mien­tras que Ju­liedy em­pe­zó a tra­ba­jar en­se­gui­da en el área de mar­ke­ting, Oro­ye­lix no lo­gró con­se­guir un tra­ba­jo es­ta­ble en sie­te me­ses. Al prin­ci­pio vi­vían so­la­men­te de un suel­do de $18.000 con el que al­qui­la­ron un mo­no­am­bien­te. Pa­ra po­der te­ner un in­gre­so ex­tra es que sur­gió la ini­cia­ti­va de ha­cer te­que­ños, un tí­pi­co ape­ri­ti­vo ve­ne­zo­lano que con­sis­te en pa­li­tos fri­tos de que­so blan­co en­vuel­tos en ma­sa de ha­ri­na de tri­go. “Cuan­do ven­di­mos la pri­me­ra ban­de­ja fue una su­per­ce­le­bra­ción”, ex­pre­san con en­tu­sias­mo. Hoy es­tán vol­ca­das 100% al em­pren­di­mien­to gas­tro­nó­mi­co Te­que­ños La Ram­bla, que cre­ce año a año. El pa­sa­do no­viem­bre, con un stand con los co­lo­res de Ve­ne­zue­la es­tu­vie­ron pre­sen­tes en Mo­jo (Bie­nal Mon­te­vi­deo Jo­ven) y en la Fies­ta de las Mi­gra­cio­nes; y tam­bién ven­den a tra­vés de las re­des so­cia­les. Aho­ra vi­ven en un apar­ta­men­to más gran­de, con la ma­má y la her­ma­na de Oro, que lle­ga­ron al país el año pa­sa­do.

¿Po­drían de­cir que las ex­pec­ta­ti­vas que te­nían al ve­nir se cum­plie­ron?, les pre­gun­to. “Se su­pe­raron, Uru­guay nos sor­pren­dió, so­bre to­do con la opor­tu­ni­dad de em­pren­der. Aquí hay va­rios eco­sis­te­mas y si uno sa­be ha­cia dón­de di­ri­gir­se va a en­con­trar res­pues­tas”, ex­pre­san con ese es­pí­ri­tu de su­pera­ción que tra­je­ron en su equi­pa­je des­de Ve­ne­zue­la. “Por eso no en­ten­de­mos cuan­do los uru­gua­yos se que­jan tan­to, si bus­cas, te vas a en­con­trar con un uni­ver­so enor­me. Hay que ha­cer que las co­sas pa­sen”, agre­gan y es inevi­ta­ble no con­ta­giar­se de su op­ti­mis­mo. De Uru­guay les gus­ta la ram­bla, el gra­ma­jo y, por so­bre to­das las co­sas, la se­gu­ri­dad y el res­pe­to a la di­ver­si­dad. “Nun­ca sen­ti­mos dis­cri­mi­na­ción ni co­mo mi­gran­tes ni co­mo pa­re­ja gay. En Ve­ne­zue­la nun­ca íba­mos to­ma­das de la mano, aquí va­mos fe­li­ces”.

ATRA­VE­SAR LA SEL­VA DES­DE CU­BA

Ra­fael Gó­mez Hernández tie­ne 30 años, es in­ge­nie­ro en sis­te­mas y téc­ni­co en con­ta­bi­li­dad; en Cu­ba tra­ba­ja­ba co­mo pro­fe­sor de compu­tación, a 150 ki­ló­me­tros de La Ha­ba­na. “La vi­da era muy du­ra allá, tu­ve que ve­nir­me y de­jar a mi fa­mi­lia. Ga­na­ba 40 dó­la­res al mes que no me da­ban ni si­quie­ra pa­ra cu­brir la ca­nas­ta bá­si­ca”, di­ce. Lle­gó ha­ce cin­co me­ses, cuan­do pu­do re­unir la pla­ta, y lo hi­zo co­mo la gran ma­yo­ría de los cu­ba­nos: vo­ló a Gu­ya­na (don­de no se les so­li­ci­ta vi­sa) y via­jó por tie­rra has­ta Uru­guay. “Fue un tra­yec­to di­fí­cil por la sel­va, 36 ho­ras en una gua­gua (óm­ni­bus) apre­ta­do jun­to con 12 cu­ba­nos, co­mien­do pan, to­man­do agua”, di­ce Ra­fael acer­ca de una tra­ve­sía que de­fi­ne co­mo ate­rran­te. Cuan­do le con­sul­to por qué eli­gió nues­tro país y no cual­quier otro del con­ti­nen­te res­pon­de: “El país que pa­ga me­jor y que otor­ga la re­si­den­cia se lla­ma Uru­guay”. Cuen­ta que al lle­gar, se “bus­có” un ami­go uru­gua­yo que le hi­cie­ra una car­ta de in­vi­ta­ción por­que es la for­ma más rá­pi­da de ob­te­ner la vi­sa. Ha­ce cin­co me­ses que es­tá es­pe­ran­do que se la otor­guen pa­ra así so­li­ci­tar la re­si­den­cia. “Ya ci­ta­ron a mi re­pre­sen­tan­te, que va a lle­var los pa­pe­les. Con­tan­do con Dios, en di­ciem­bre voy a te­ner la cé­du­la. La ne­ce­si­to pa­ra tra­ba­jar, he per­di­do mil la­bu­ros bue­nos por no te­ner­la”. Des­de que lle­gó, pa­só por va­rios tra­ba­jos en ne­gro, su úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra sub­sis­tir. Es­tu­vo en una fá­bri­ca 15 días, en una em­pre­sa

“EL PAíS DE LA­TI­NOA­Mé­RI­CA QUE PA­GA ME­JOR Y QUE NOS DA LA RE­SI­DEN­CIA SE LLA­MA URU­GUAY”

- RA­FAEL

de se­gu­ri­dad —de la que lo echa­ron por re­cla­mar el de­re­cho a un día li­bre por se­ma­na— y aho­ra re­par­te vo­lan­tes en bi­ci­cle­ta por un sa­la­rio de $12.000 men­sua­les, que ape­nas le da pa­ra vi­vir, pa­gar la pen­sión y a ve­ces man­dar 100 dó­la­res a su fa­mi­lia. “Hay una mo­da acá de no que­rer con­tra­tar­te por ca­ja, te to­man el pe­río­do de prue­ba, re­suel­ven el pro­ble­ma y des­pués chau”, di­ce, ha­cien­do re­fe­ren­cia a ex­pe­rien­cias de va­rios com­pa­trio­tas. Se alo­jó en va­rias pen­sio­nes has­ta que dio con una me­dia­na­men­te pro­li­ja y lim­pia. “Es­tu­ve en al­gu­nas que eran un de­sas­tre. Los cu­ba­nos que es­tán ahí llo­ran y quie­ren vol­ver a su país”, cuen­ta.

De la so­cie­dad uru­gua­ya le lla­ma­ron la aten­ción dos co­sas: la in­se­gu­ri­dad y los vi­cios. “Es­tá la dro­ga, las per­so­nas dur­mien­do en la ca­lle, eso en Cu­ba no se ve”, co­men­ta. Por el la­do po­si­ti­vo re­sal­ta la li­ber­tad de ex­pre­sión, la no re­pre­sión y el buen tra­to por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. En cuan­to al recibimiento de los uru­gua­yos, ha te­ni­do de to­do, des­de los que lo elo­gian por­que “el cu­bano es ale­gre” has­ta los que lo mi­ran con ma­la ca­ra. “Hay una par­te de la so­cie­dad que no te acep­ta, co­mo que le es­tor­bas”, afir­ma, aun­que acla­ra que son la mi­no­ría. A pe­sar de to­das las vi­ci­si­tu­des que pa­só en es­tos me­ses, di­ce sen­tir­se me­jor que nun­ca y vi­sua­li­za un futuro en Uru­guay jun­to a su fa­mi­lia. “Ten­go fe y es­pe­ran­za en que mi vi­da pue­de cam­biar aquí. Ten­go una ilu­sión, co­sa que no te­nía en Cu­ba”.

AC­TI­VIS­TA DO­MI­NI­CA­NA

Au­ra Mar­le­ni Mer­ca­do Pérez (44) tra­ba­ja­ba co­mo téc­ni­ca en sa­lud, coor­di­na­do­ra po­lí­ti­ca del partido de go­bierno y lí­der de la co­mu­ni­dad ru­ral en la que vi­vía en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Lo que la tra­jo a Uru­guay fue un dis­gus­to per­so­nal y la­bo­ral, y una amis­tad a tra­vés de Fa­ce­book con un uru­gua­yo. Na­da tu­vo que ver con la olea­da mi­gra­to­ria de do­mi­ni­ca­nos que lle­ga­ron en­tre 2011 y 2014 con la promesa de que aquí ha­bía tra­ba­jo y se co­bra­ba en dó­la­res. “En mi país se co­men­ta­ba eso, me ima­gino que a al­guien le pa­ga­ban por traer gen­te”, di­ce. Fue lue­go de mi­grar que se en­te­ró de la co­mu­ni­dad de com­pa­trio­tas que se es­ta­ba for­jan­do; en ese en­ton­ces aún no se so­li­ci­ta­ba vi­sa.

Con so­lo 100 dó­la­res se ins­ta­ló en una pen­sión en la ca­lle Nue­va York de la que re­cuer­da “una pa­red ne­gra de cu­ca­ra­chas”. Las co­sas cam­bia­ron cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar en una em­pre­sa de acom­pa­ñan­tes y co­no­ció a su ac­tual ex­pa­re­ja, con la que se mu­dó a un apar­ta­men­to. “Acom­pa­ña­ba a per­so­nas en hos­pi­ta­les. A pe­sar de que no era bien

pa­go me gus­ta­ba por­que me re­cor­da­ba a lo que ha­cía en mi país”, co­men­ta. Es­tu­dió gas­tro­no­mía en la UTU, bai­ló en una com­par­sa y par­ti­ci­pó del Des­fi­le de Lla­ma­das, ac­ti­vi­dad que la acer­có a la co­mu­ni­dad afro­uru­gua­ya. Tu­vo va­rios tra­ba­jos, des­de em­plea­da en una cho­co­la­te­ría a co­ci­ne­ra y ama de lla­ves en una ca­sa de fa­mi­lia. Ac­tual­men­te es en­car­ga­da de un mi­ni­mar­ket du­ran­te la no­che, en el que ga­na po­co más de $20.000 al mes.

Des­de el año pa­sa­do vi­ve con sus tres hi­jos, a los que tra­jo con mu­cho es­fuer­zo des­de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, y afir­ma que “la­bu­ra pa­ra so­bre­vi­vir”. En cuan­to al recibimiento de la so­cie­dad uru­gua­ya, su vi­sión di­fie­re bas­tan­te de la de los tes­ti­mo­nios an­te­rio­res. “El cho­que cul­tu­ral exis­tió en 2014, éra­mos co­sas ra­ras aquí en Uru­guay y to­da­vía se­gui­mos sién­do­lo. Hay xe­no­fo­bia, dis­cri­mi­na­ción y des­co­no­ci­mien­to so­bre no­so­tros. Cuan­do lle­ga­mos, pa­ra la so­cie­dad to­das las mu­je­res éra­mos pros­ti­tu­tas y los hom­bres de­lin­cuen­tes”, ex­pre­sa con bron­ca e in­dig­na­ción. Se­gui­da­men­te aña­de que la si­tua­ción ha ido me­jo­ran­do con los años gra­cias al tra­ba­jo que ha­ce la Aso­cia­ción de Do­mi­ni­ca­nos Jua­na Sal­ti­to­pa (de la que es pre­si­den­ta), jun­to a Idas y Vuel­tas, el Nú­cleo de Es­tu­dios Mi­gra­to­rios y Mo­vi­mien­to de Po­bla­ción de la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des y Cien­cias de la Edu­ca­ción (Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca), y el Mu­ni­ci­pio B. “Tra­ta­mos de in­te­grar­nos a la so­cie­dad dán­do­nos a co­no­cer a tra­vés del baile y la gas­tro­no­mía en fe­rias y fes­ti­va­les” re­su­me y agre­ga a mo­do de con­clu­sión: “Me gus­ta la ac­ti­vi­dad so­cial y po­lí­ti­ca pa­ra po­der lo­grar co­sas”.

Rin­che aga­rra un mi­cró­fono y en Idas y Vuel­tas to­dos se ca­llan. Tie­ne dos bue­nas no­ti­cias pa­ra anun­ciar. En pri­mer lu­gar, que a par­tir del 1º de enero de 2019 se eli­mi­na­rá la vi­sa de reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar, lo que im­pli­ca que los fa­mi­lia­res de los ex­tran­je­ros que ya es­tán en Uru­guay no pre­ci­sa­rán vi­sa. La se­gun­da es que el fin de se­ma­na del 24 de no­viem­bre se rea­li­za­ría la no­ve­na edi­ción de la Fies­ta de las Mi­gra­cio­nes, una opor­tu­ni­dad pa­ra ce­le­brar y com­par­tir con per­so­nas de to­das las na­cio­na­li­da­des: “Es­ta fies­ta siem­pre es una ale­gría y mues­tra lo di­ver­ti­do que es vi­vir en una so­cie­dad in­ter­cul­tu­ral”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.