PAI­SA­JES CON HIS­TO­RIA

Ru­ma­nia

Seisgrados - - Contenido - [Por Jo­sé Apoj]

Ru­ma­nia es, co­mo to­dos los paí­ses gran­des, va­rios paí­ses den­tro de un país. Cuan­do se cuen­ta con ape­nas sie­te días y mu­chas ga­nas de ex­plo­rar, al­qui­lar un au­to y lan­zar­se a la ru­ta pue­de ser una gran op­ción pa­ra co­no­cer una de las

ru­ma­nias más mi­to­ló­gi­cas, la de los mon­tes Cár­pa­tos y su Tran­sil­va­nia

El fan­tás­ti­co via­je por Tran­sil­va­nia y los mon­tes Cár­pa­tos em­pie­za por Bu­ca­rest un fin de se­ma­na tem­pla­do de se­tiem­bre, cuan­do los días re­ga­lan un sol vi­go­ro­so y las no­ches ape­nas exi­gen un abri­go li­viano. Bu­ca­rest es oca­sio­nal­men­te bo­ni­ta, pe­ro la opi­nión ge­ne­ra­li­za­da es que no me­re­ce una vi­si­ta per se. Ni muy gran­de, ni muy chi­ca, ni de­ma­sia­do pin­to­res­ca, ni tan su­cia, es una de las más no­to­rias ca­pi­ta­les ni ni de Eu­ro­pa: co­mi­da de­cen­te y a buen pre­cio (los eu­ros rin­den muy bien con el cam­bio del ac­ce­si­ble leu ru­mano), al­gu­nas bo­ni­tas pea­to­na­les, el in­só­li­to par­la­men­to, las com­pras de siem­pre, pe­ro na­da que rom­pa los ojos o en­lo­quez­ca al pa­la­dar. La ca­pi­tal de Ru­ma­nia ga­nó po­pu­la­ri­dad por sus bue­nos pre­cios, la se­gu­ri­dad, y un ac­ce­si­ble com­bo de ac­ti­vi­da­des off the re­cord que la con­vier­ten —tam­bién— en uno de los des­ti­nos de mo­da pa­ra des­pe­di­das de sol­te­ros de va­ro­nes eu­ro­peos, is­rae­líes y del mun­do ára­be cris­tiano. Una ofer­ta noc­tur­na ju­go­sa, dro­gas al al­can­ce de la mano, un es­pe­so ca­tá­lo­go de acom­pa­ñan­tes fe­me­ni­nas y la fuer­za de los ca­si­nos se con­ju­ran pa­ra traer de a mi­les a los vein­tea­ñe­ros que van por su úl­ti­ma aven­tu­ra en la sol­te­ría.

***

Hay que ha­cer­le ca­so a las guías y ver y ca­mi­nar por los pun­tos más des­ta­ca­dos de Bu­ca­rest: la Calea Vic­to­riei (ave­ni­da de la Vic­to­ria) y el cas­co an­ti­guo, la her­mo­sa ave­ni­da Ki­se­leff con su pro­pio Ar­co del Triun­fo, el par­que He­răs­trău —un enor­me, co­que­to y su­per­re­co­men­da­ble bos­que con la­gos, sen­de­ros, mo­nu­men­tos y has­ta pe­que­ños mu­seos— y, por su­pues­to, el de­men­cial Pa­la­cio del Par­la­men­to Ru­mano, se­gun­do edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo más gran­de del pla­ne­ta, des­pués del Pen­tá­gono, y ma­yor em­ble­ma de la tris­te­men­te cé­le­bre dic­ta­du­ra de Ni­co­lae Ceaușes­cu. En los co­mien­zos de 1980, el ex­cén­tri­co dic­ta­dor y su es­po­sa or­de­na­ron la cons­truc­ción de un edi­fi­cio im­pla­ca­ble, mo­nu­men­tal, que re­pre­sen­ta­ra la gran­de­za de su fi­gu­ra —aun­que, por su­pues­to, en teo­ría se­ría la “Ca­sa del Pue­blo”. Cuan­do en 1989 Ceaușes­cu ca­yó, ya era muy tar­de pa­ra can- ce­lar una obra des­me­di­da y bi­llo­na­ria, que re­cién fue ter­mi­na­da en 1997 pa­ra al­ber­gar al par­la­men­to, al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les y so­lo Dios y el Ser­vi­cio Ru­mano de In­for­ma­cio­nes sa­ben qué más; son más de 350.000 m2, 1.100 ha­bi­ta­cio­nes, cua­tro pi­sos sub­te­rrá­neos y mu­chos se­cre­tos es­con­di­dos. Las vi­si­tas al in­te­rior del pa­la­cio de­ben ser agen­da­das y va­len la pe­na.

TRANSFAGARASAN, LA CA­RRE­TE­RA PA­NO­Rá­MI­CA DE EN­SUE­ñO

Un par de días en Bu­ca­rest y sal­ta­mos tem­prano a los asien­tos de un Seat To­le­do ne­gro e in­can­sa­ble. Arran­ca­mos con to­da la fuer­za y no nos de­ja­mos ame­dren­tar por el pe­que­ño pri­mer-gran ac­ci­den­te: el an­ti­cua­do GPS se des­pe­ga del es­pe­jo a los cin­co ki­ló­me­tros de par­tir, así que el chip lo­cal co­bra más re­le­van­cia que nun­ca pa­ra que po­da­mos usar Wa­ze en nues­tro ca­mino por la ru­ta na­cio­nal E81 rum­bo a Cur­tea de Ar­geș, la ciu­dad en la que se mar­ca el ini­cio sur de la fa­mo­sa ru­ta pa­no­rá­mi­ca Transfagarasan: un im­po­nen­te co­lo­so ser­pen­tean­te que desafía la fuer­za de

los mon­tes Cár­pa­tos por más de 90 ki­ló­me­tros. An­tes de se­guir avan­zan­do en el re­la­to, es im­pe­ra­ti­vo con­tar bre­ve­men­te la his­to­ria de es­ta ca­rre­te­ra de fa­ma mun­dial. Tras la re­cor­da­da in­va­sión so­vié­ti­ca a Che­cos­lo­va­quia en 1968, Ceaușes­cu con­si­de­ró opor­tuno cons­truir un ata­jo pa­ra que sus tro­pas te­rres­tres se mo­vie­ran con más fa­ci­li­dad des­de Bu­ca­rest ha­cia el nor­te, en ca­so de una in­va­sión a su país. Así es que en­tre 1970 y 1974 la fuer­za de mi­les de hom­bres (se cree que en la ti­tá­ni­ca obra mu­rie­ron más de 40) pu­so de pie a es­ta ma­ra­vi­llo­sa ru­ta que no tie­ne luz ar­ti­fi­cial, lle­ga has­ta los 2.034 me­tros de al­tu­ra, atra­vie­sa la­gos, tú­ne­les de ro­ca, va­lles y bos­ques, y ofre­ce una de las con­duc­cio­nes más pla­cen­te­ras que un aman­te del ma­ne­jo pue­da ex­pe­ri­men­tar. Unos vein­te mi­nu­tos des­pués de sa­lir de Cur­tea de Ar­geș, cuan­do las ca­sas em­pie­zan a des­apa­re­cer y las mon­ta­ñas a mar­car to­do el ho­ri­zon­te, se pre­sen­ta con la ele­gan­cia de los gran­des la­gos mon­ta­ño­sos el la­go Vi­dra­ru, pri­mer gran atrac­ti­vo del ca­mino; el ai­re cam­bia en­se­gui­da, aso­ma el fres­co aun­que to­da­vía es ve­rano. Des­pués de las pri­me­ras fotos obli­ga­to­rias, subimos las ven­ta­nas y nos de­di­ca­mos a dis­fru­tar de un ma­ne­jo inol­vi­da­ble. Una cur­va tras otra, los ár­bo­les a dos me­tros del ca­mino, las mon­ta­ñas allá, las cas­ca­das acá, la adre­na­li­na de pa­sar de 120 km/h a 40 km/h una y otra vez pa­ra po­der to­mar las cur­vas de for­ma res­pon­sa­ble.

Cuan­do cae la tar­de en­con­tra­mos un ho­te­li­to de ru­ta. La ha­bi­ta­ción pa­ra dos con desa­yuno cues­ta 50 eu­ros, una gan­ga com­pa­ra­da con los pre­cios de alo­ja­mien­tos se­me­jan­tes en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal. Jue­gan Bar­ce­lo­na y PSV por la Cham­pions Lea­gue con dos uru­gua­yos en can­cha y la ex­tra­ñí­si­ma apa­ri­ción de otro orien­tal —el pri­me­ro en sus 15 años en el pues­to, se­gún el en­car­ga­do noc­turno del ho­tel— pro­vo­ca la ines­pe­ra­da in­vi­ta­ción de una co­pa de vino de la ca­sa y un que­so de ove­ja lo­cal. Tan­to es­te que­so —que sue­le mez­clar­se con la po­len­ta, uno de los pla­tos de ori­gen ita­liano más po­pu­la­res en Ru­ma­nia— co­mo

SI­TUA­DO EN EL PUN­TO MÁS AL­TO DE TRANSFAGARASAN, BALEA Y SUS AL­RE­DE­DO­RES SON CO­NO­CI­DOS POR LOS TREK­KING PA­NO­RÁ­MI­COS QUE OFRE­CEN NÍ­TI­DAS VIS­TAS DE LAS MON­TA­ÑAS FAGARAș

el Cas­ca­val o el Te­le­mea se con­si­guen en los pues­ti­tos que se es­par­cen por las zo­nas me­nos ais­la­das de la ca­rre­te­ra. Tam­bién se en­cuen­tran de­li­cio­sas mer­me­la­das y dul­ces en con­ser­va. Va­le la pe­na via­jar con ham­bre y sin apu­ro pa­ra po­der pro­bar de to­do.

EL CA­MINO A DRá­CU­LA

A las ocho de la ma­ña­na ya es­ta­mos dis­fru­tan­do del es­plén­di­do sol que re­bo­ta en el la­go Bâ­lea, el si­tio tu­rís­ti­co es­tre­lla del ca­mino. Si­tua­do en el pun­to más al­to de Transfagarasan (la subida pre­via es sen­sa­cio­nal), Balea y sus al­re­de­do­res son co­no­ci­dos por los trek­king pa­no­rá­mi­cos que ofre­cen ní­ti­das vis­tas de las mon­ta­ñas Fagaraș. Allí tam­bién exis­te un fa­mo­so ho­tel de hie­lo, que abre so­lo en in­vierno y al que úni­ca­men­te se ac­ce­de por ae­ro­si­lla.

Des­pués de un trek­king li­viano, em­pren­de­mos el re­gre­so: ha­ce­mos los 80 ki­ló­me­tros de vuel­ta ha­cia el sur, pa­ra en­con­trar ahí la sa­li­da ha­cia el no­res­te, don­de es­pe­ran Bran, Bra­sov y Drá­cu­la.

Vol­ve­mos a pa­sar por Cur­tea de Ar­geș y en­ten­de­mos que pa­ra lle­gar a Bran, la pe­que­ña ciu­dad que al­ber­ga al fa­mo­so cas­ti­llo de Drá­cu­la, no te­ne­mos otra op­ción que em­pe­zar el re­co­rri­do por una ru­ta ru­ral. Ahí, la más au­tén­ti­ca Ru­ma­nia cam­pe­si­na se pre­sen­ta con to­da su ho­nes­ti­dad. In­só­li­tos pue­bli­tos tam­be­ros al la­do de la ru­ta, hom­bres fla­cos y al­tos car­gan­do far­dos en sus ca­rrua­jes ti­ra­dos a ca­ba­llo, las mu­je­res con pa­ños en la ca­be­za, las ove­jas cru­zan­do des­pa­cio co­mo si no exis­tie­ran los au­tos. El ca­mino has­ta Bran es her­mo­so, pe­ro no muy re­co­men­da­ble: co­mo en cual­quier ca­rre­te­ra se­mi­rru­ral de un país des­co­no­ci­do, los po­zos y los ba­ches pue­den aca­rrear una ma­la ju­ga­da si no se ma­ne­ja con las ma­nos fuer­tes pa­ra aguan­tar los sa­cu­do­nes y la vis­ta fir­me pa­ra an­ti­ci­par el si­guien­te ba­che. Des­pués to­ma­mos la ru­ta ES74, que es­tá per­fec­ta­men­te pa­vi­men­ta­da y ofre­ce un nue­vo es­pec­tácu­lo de vis­tas me­mo­ra­bles: apa­re­cen una y otra vez los pe­ñas­cos pa­ra pa­rar­se y to­mar fotos, los pue­bli­tos de es­ti­lo bá­va­ro, el pas­to ver­de bri­llan­te, más ove­jas cru­zan­do la ru­ta, y re­sul­ta im­po­si­ble no em­pe­zar a sen­tir nos­tal­gia an­ti­ci­pa­da por

es­te her­mo­so via­je. Manejamos un ra­to más y lle­ga­mos al fa­mo­so Cas­ti­llo de Bran. Más allá de la fo­to y el su­ve­nir, no hay na­da de­ma­sia­do par­ti­cu­lar en la cons­truc­ción que ins­pi­ró al Drá­cu­la de Bram Sto­ker. Hay mu­cha gen­te, fal­ta espacio, no se pue­de to­car na­da.

BRA­SOV, LA JO­YI­TA DE TRAN­SIL­VA­NIA

Ubi­ca­da a unos 170 ki­ló­me­tros de Bu­ca­rest (re­co­rri­bles fá­cil­men­te en au­to, o en po­co más de dos ho­ras y me­dia en tren), Bra­sov es una de las ciu­da­des más co­que­tas y con­cu­rri­das de Ru­ma­nia. En in­vierno le pro­vee co­mi­da, di­ver­sión y alo­ja­mien­to a los cien­tos de mi­les de es­quia­do­res que lle­gan bus­can­do pre­cios bas­tan­te más ac­ce­si­bles que los de los cen­tros de es­quí de Fran­cia o Sui­za. Me­die­val, pul­cra, ele­gan­te, ro­dea­da de mon­ta­ñas, Bra­sov ofre­ce mu­seos, ba­res, com­pras, par­ques y pla­zas: es el lu­gar per­fec­to pa­ra ca­mi­nar y per­der­se, pa­ra fluir en el bo­ni­to ejer­ci­cio de ha­cer mu­cho sin en reali­dad ha­cer na­da. El día cae con atar­de­ce­res épi­cos, que pue­den dis­fru­tar­se en cual­quier bar “pa­que­te” del cen­tro to­man­do una cer­ve­za que no sal­drá más de un eu­ro o uno y me­dio.

Mau­ri­cio Bergs­tein —uno de los gran­des cro­nis­tas de via­jes de Uru­guay— es­cri­bió al­gu­na vez que, al fi­nal, to­dos los via­jes son el mis­mo via­je. Las ca­lles de Bra­sov que re­cuer­dan a Cuz­co: an­ti­gua, con­ser­va­da, per­fec­ta­men­te en­cla­va­da en un va­lle; la lle­ga­da a Bu­ca­rest tan igual a al­gu­nas par­tes de la Cos­ta de Oro en la In­ter­bal­nea­ria, con los pues­tos de le­ña al cos­ta­do, los puen­tes ba­jos y los au­tos tu­nea­dos es­pe­ran­do a al­guien en las ban­qui­nas; las ca­rre­te­ras ru­ma­nas ve­lo­ces, ser­pen­tean­tes y an­gos­tas que re­cuer­dan a La Lí­nea, la ru­ta que irrum­pe en el co­ra­zón de los An­des pa­ra lle­gar al Eje Cafetero des­de Bo­go­tá.

Se va el via­je y que­da una úl­ti­ma pa­ra­da: el Cas­ti­llo de Pe­leș. Im­po­nen­te, ma­jes­tuo­so, Pé­lesh (así lo lla­man en Ru­ma­nia) fue cons­trui­do en­tre 1873 y 1914 pa­ra la fa­mi­lia real ru­ma­na. Ade­más de un en­torno de jar­di­nes de cuen­to de ha­das, cuen­ta con avan­ces tec­no­ló­gi­cos inusua­les pa­ra cual­quier cas­ti­llo de esa épo­ca, co­mo la pri­me­ra ca­le­fac­ción cen­tral de Eu­ro­pa y as­cen­so­res in­ter­nos. En 1947 pa­só a fun­cio­nar co­mo mu­seo. Hoy es el lu­gar más vi­si­ta­do de Ru­ma­nia, y que­da per­fec­ta­men­te en­cla­va­do en la mi­tad de la ru­ta en­tre Bra­sov y Bu­ca­rest.

LA VUEL­TA A CA­SA

Siem­pre que­dan ga­nas de ver más, pe­ro en una se­ma­na al vo­lan­te pue­de sa­car­se pro­ve­cho de es­ta Ru­ma­nia ver­de y cur­vi­lí­nea. Sá­ba­do y do­min­go en Bu­ca­rest; lu­nes, mar­tes y miér­co­les re­co­rrien­do Transfagarasan y al­gu­na otra ru­ta más im­pro­vi­sa­da; jue­ves y vier­nes el en­can­to de Bra­sov; sá­ba­do de cie­rre con el Cas­ti­llo de Pe­leș y la vuel­ta a Bu­ca­rest. Que­da­ron pen­dien­tes Cluj, la gran ciu­dad universitaria; la cul­ta y pin­to­res­ca Ti­mi­soa­ra, una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del oc­ci­den­te de Ru­ma­nia y pri­me­ra en Eu­ro­pa en te­ner ilu­mi­na­ción pú­bli­ca (1884) o al­gu­na de las pla­yas más es­con­di­das en los ca­si 250 ki­ló­me­tros de cos­ta so­bre el mar Ne­gro.

Lo me­nos pla­cen­te­ro del via­je fue­ron las re­pe­ti­das ex­pe­rien­cias de fla­gran­te ma­la on­da de los lo­ca­les, so­bre to­do en al­gu­nas zo­nas de Tran­sil­va­nia. El ser­vi­cio en los ho­te­les y res­tau­ran­tes de ru­ta de­ja bas­tan­te que desear. Los pri­me­ros días, fren­te a las pri­me­ras re­cep­cio­nes frías y has­ta in­qui­si­do­ras (las pre­gun­tas pue­den lle­gar a molestar) tu­vi­mos que pre­gun­tar­nos si es­tá­ba­mos ha­cien­do al­go mal o agarramos al per­so­nal en un mal día. “Mu­cha gen­te es así”, nos di­jo un com­pa­trio­ta que co­no­ce bas­tan­te bien es­ta zo­na de Tran­sil­va­nia: “Un po­co fría, un po­co ce­rra­da, bas­tan­te an­ti­pá­ti­ca, qui­zá por la mez­cla del ais­la­mien­to con un pa­sa­do re­cien­te que aún se ha­ce sen­tir en el am­bien­te”. Los años de Ceaușes­cu mar­ca­ron a fue­go a la her­mo­sa y flo­re­cien­te Ru­ma­nia. La he­ri­da per­sis­te fres­ca y do­lo­ro­sa; pe­ro a pe­sar de eso, va­le la pe­na vi­si­tar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.