PA­SOS POR ASIA

En­cla­ves re­co­men­da­bles del trek­king mun­dial

Seisgrados - - Contenido - [Por Pa­blo Tro­chon]

Es cla­ro que es­ta pe­que­ña se­lec­ción es esen­cial­men­te ca­pri­cho­sa, da­das las múl­ti­ples op­cio­nes que ofre­ce el des­bor­dan­te con­ti­nen­te asiá­ti­co. Los escenarios di­ver­gen­tes y la be­lle­za sin igual son las ra­zo­nes pa­ra es­te re­co­rri­do por el la­go In­le (Bir­ma­nia), la sel­va de Luang Namt­ha (Laos), el vol­cán Rin­ja­ni (In­do­ne­sia), los arro­za­les de Sapa (Viet­nam) y el cir­cui­to de los An­na­pur­na (Ne­pal)

En la ac­tua­li­dad, el tu­ris­mo vivencial au­men­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. En­tre sus di­ver­sas op­cio­nes, los trek­kings se po­si­cio­nan co­mo una de las pre­fe­ri­das por los via­je­ros que bus­can una ex­pe­rien­cia más o me­nos ex­tre­ma, que re­pre­sen­te un ma­yor diá­lo­go con el en­torno y una aven­tu­ra en sí mis­ma. Aquí les de­ja­mos un re­co­rri­do por al­gu­nos de los sen­de­ros más in­tere­san­tes de Asia.

DE CAM­PE­SI­NOS Y PES­CA­DO­RES

El trek­king al la­go In­le —se­gun­do des­tino más fre­cuen­ta­do del país, des­pués de Ba­gan— im­pli­ca una ca­mi­na­ta de 42 ki­ló­me­tros a rea­li­zar­se en dos o tres jor­na­das, par­tien­do de Ka­law, en el cen­tro de Bir­ma­nia (co­no­ci­do tam­bién co­mo Myan­mar). Es­te país es uno de los más in­tere­san­tes de Asia por la par­ti­cu­la­ri­dad de ha­ber abier­to sus fron­te­ras al tu­ris­mo ha­ce po­cos años —de he­cho, el ac­ce­so te­rres­tre es­tá re­du­ci­do a dos o tres pun­tos—, lo cual lo con­vier­te en un lu­gar ape­nas ex­plo­ra­do y aún con una po­bla­ción muy au­tén­ti­ca y no bas­tar­dea­da por una in­dus­tria que mo­di­fi­ca so­cie­da­des en­te­ras, co­mo ocu­rre en Tai­lan­dia. Es­te fe­nó­meno, por con­tra­par­ti­da, con­lle­va una ofer­ta de ser­vi­cios li­mi­ta­da y no muy eco­nó­mi­ca.

Sin du­das su gran va­lor es su gen­te: acu­cli­lla­da, con sus tur­ban­tes, sus long­yi (es­pe­cie de po­lle­ra tu­bo que usa la gran ma­yo­ría de hom­bres y mu­je­res), la ca­ra pin­ta­da de ama­ri­llo por ac­ción del ta­na­ka (tí­pi­co ma­qui­lla­je y pro­tec­tor so­lar na­tu­ral bir­mano), los pei­nes cla­va­dos en el pe­lo, mas­can­do el pre­pa­ra­do de ho­jas de be­tel con nuez de are­ca que les de­ja los dien­tes te­ñi­dos de rojo y que por su amar­gor les ha­ce se­gre­gar gran can­ti­dad de sa­li­va que aca­ba al­fom­bran­do las ca­lles, los ca­mi­nos, los tem­plos.

En las afue­ras de Ka­law, pe­que­ño asen­ta­mien­to en­tre co­li­nas ver­des y cli­ma apa­ci­ble, ya se ven per­so­nas de di­fe­ren­tes et­nias con ves­ti­men­tas dis­tin­ti­vas y re­co­no­ci­bles por sus pa­ñue­los de co­lo­res. Allí co­mien­za el trek­king y si­gue por un sen­de­ro ru­ral de tie­rra ro­ji­za con al­gu­nas for­ma­cio­nes mon­ta­ño­sas a la dis­tan­cia, a tra­vés de di­ver­sas plan­ta­cio­nes —al­gu­nas en te­rra­zas on­du­la­das que di­bu­jan be­llos tra­zos co­lo­ri­dos en el pai­sa­je— de chi­les, tri­go y ver­du­ras, don­de tra­ba­jan mu­chí­si­mos

cam­pe­si­nos en ru­di­men­ta­rias con­di­cio­nes. Se pasa la no­che en un mo­nas­te­rio bu­dis­ta, una ex­pe­rien­cia singular que per­mi­te com­par­tir un po­co de la for­ma de vi­da de es­tas per­so­nas en­tra­ña­bles e in­clu­so ter­mi­nar ju­gan­do un pi­ca­di­to. La ce­na aus­te­ra se sir­ve a la luz de las ve­las y a la ho­ra 21 hay que acos­tar­se por­que se cie­rran las puer­tas del tem­plo, don­de se duer­me en gru­pos de col­cho­ne­tas bien co­bi­ja­das, se­pa­ra­dos por sá­ba­nas col­ga­das en el sa­lón prin­ci­pal. A las sie­te de la ma­ña­na, el cán­ti­co de los ni­ños mon­jes re­zan­do inau­gu­ra el día.

Los 20 ki­ló­me­tros de ca­mi­na­ta que abar­can la se­gun­da eta­pa fi­na­li­zan en un po­bla­do asen­ta­do en uno de los bra­zos del la­go In­le y, des­de allí, la aven­tu­ra trans­cu­rre en un bar­co de co­la lar­ga con mo­tor fue­ra de bor­da. El ca­nal es muy an­gos­to y a la ve­ra se en­cuen­tran de­ce­nas de ca­ba­ñas de la et­nia int­ha (los hi­jos del la­go) mon­ta­das so­bre pi­la­res en el agua, mu­chos bar­qui­tos yen­do y vi­nien­do con di­ver­sas car­gas, jar­di­nes, y plan­ta­cio­nes flo­tan­tes de to­ma­tes. En un mo­men­to, el in­men­so ojo del la­go de 500 m2 se abre y, jun­to al ai­re más fres­co, lle­ga el es­pec­tácu­lo de los pes­ca­do­res que cu­rio­sa­men­te re­man pa­ra­dos, con la pier­na en­ros­ca­da en el remo y ha­cien­do equi­li­brio mien­tras arro­jan las re­des; unas nor­ma­les, otras con for­ma de ca­nas­to.

En la vi­lla de Nyaung Sh­we cul­mi­na el via­je, pe­ro hay mu­chas ac­ti­vi­da­des pa­ra en­tre­te­ner­se, co­mo re­co­rrer los po­bla­dos flo­tan­tes, el tem­plo Phaung Daw U —que da­ta del siglo XVII y tie­ne unas fi­gu­ras de Bu­da del siglo XII—, un mo­nas­te­rio pla­ga­do de ga­tos

BIR­MA­NIA ABRIÓ SUS FRON­TE­RAS AL TU­RIS­MO HA­CE PO­COS AÑOS, LO QUE LO CON­VIER­TE EN UN LU­GAR APE­NAS EX­PLO­RA­DO Y AÚN CON UNA PO­BLA­CIÓN MUY AU­TÉN­TI­CA

In­le / Fo­to Pa­blo Tro­chon

Sapa / Fo­to Pa­blo Tro­chon

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.