LA IS­LA DEL SOL

Is­land in the Sun, Wee­zer (2001)

Seisgrados - - Contenido - [Por Ja­vier Lyon­net]

Los nerds y la pla­ya no se lle­van bien. Un mi­to que Wee­zer y su com­po­si­tor, Ri­vers Cuomo, de­rri­ba­ron de una piña y arras­tra­ron por la are­na ca­lien­te al rit­mo de Is­land in the Sun. ¿Es una per­fec­ta canción pop? Sí. Y no es cau­sa­li­dad. Cuomo ana­li­zó fór­mu­las de com­po­si­ción y es­tu­dió bio­gra­fías de es­tra­te­gas de to­da la his­to­ria pa­ra es­cri­bir las can­cio­nes de El Ál­bum Ver­de de 2001

Las can­cio­nes de ve­rano se pe­gan a la me­mo­ria emo­ti­va. Son ali­men­ta­das por la idea­li­za­ción. No son so­lo esos ver­sos, ese es­tri­bi­llo, sino que con­fi­gu­ran la ban­da de so­ni­do de ex­pe­rien­cias in­trans­fe­ri­bles. Is­land in the Sun, de Wee­zer, en­ca­ja en es­ta ca­te­go­ría. La le­tra es sim­ple y ama­ble. La me­lo­día sue­na co­no­ci­da, aun ante la pri­me­ra es­cu­cha. Y el cli­ma que ge­ne­ra es ca­paz de trans­por­tar­te a Ha­wái. En unos po­cos ver­sos ima­gi­na las va­ca­cio­nes per­fec­tas. Ha­cien­do na­da. Con­ti­go. Sin pen­sar. Pa­san­do tan bien.

AZUL Y VER­DE

Ale­gres, crea­ti­vos, sim­pá­ti­cos y des­pre­jui­cia­dos. Con esa ima­gen lle­ga­ron los Wee­zer a la es­ce­na musical en 1994. En The Blue Album (El Ál­bum Azul), su dis­co de­but, se no­ta­ba la ha­bi­li­dad de Ri­vers Cuomo pa­ra com­po­ner, que ma­ri­da­ba con la mano ex­per­ta del ícono new wa­ve Ric Oca­sek, ex­lí­der de la ban­da The Cars, en la pro­duc­ción. Buddy Holly, la canción que ho­me­na­jea­ba al más nerd de los pio­ne­ros del rock and roll, era la puer­ta de en­tra­da. Fue irre­sis­ti­ble, por ejem­plo, pa­ra un Leo La­gos que a me­dia­dos de los no­ven­ta es­ta­ba muy de­di­ca­do a The Su­per­só­ni­cos. “Buddy Holly es uno de mis ar­tis­tas fa­vo­ri­tos de los años cin­cuen­ta, y esa canción era muy pop y con mu­cha gui­ta­rra; con ese te­ma so­bre Buddy Holly se pro­mo­cio­na­ba a Wee­zer co­mo una ban­da muy nerd. Y el clip es ma­gis­tral”, cuen­ta La­gos a Seis­gra­dos.

El vi­deo lo di­ri­gió el rea­li­za­dor que em­pe­za­ba a es­tar de mo­da, un tal Spi­ke Jon­ze, que pron­to se ha­ría fa­mo­so. Mos­tra­ba a la ban­da ac­tuan­do en una tí­pi­ca “fuente de so­da” es­ta­dou­ni­den­se que pa­re­cía sa­ca­da de una vi­ñe­ta de Archi y en reali­dad re­crea la se­rie de te­le­vi­sión Días fe­li­ces. To­do muy vin­ta­ge. Fue el vi­deo del año en los premios MTV. Des­pués de una in­fi­ni­ta lis­ta de clips bri­llan­tes, Jon­ze se con­so­li­da­ría co­mo di­rec­tor y guio­nis­ta de ci­ne, ga­nan­do el Os­car, el Glo­bo de Oro y has­ta el co­ra­zón de So­fía Cop­po­la. La­gos se iden­ti­fi­có con ese abor­da­je “nerd, co­mo uno” que el res­to de El Ál­bum Azul con­fir­ma­ba. Ha­bía mu­cha co­sa de su agra­do en esa mez­cla: al­go de la ban­da De­vo, ar­mo­nías vo­ca­les a lo Beach Boys, gui­ta­rras enér­gi­cas. Sin em­bar­go, el se­gun­do dis­co de Wee­zer, Pin­ker­ton (1996), fue una de­cep­ción ge­ne­ral, de­jan­do atrás ese so­ni­do fres­co y ori­gi­nal que ha­bían in­si­nua­do co­mo pro­pio. Pa­ra vol­ver a sus raí­ces, Cuomo es­tu­dió ob­se­si­va­men­te. In­ten­tan­do en­con­trar la fór­mu­la pa­ra la canción per­fec­ta se su­mer­gió en el aná­li­sis de la es­truc­tu­ra de cien­tos de can­cio­nes pop com­pues­tas por al­gu­nos de sus au­to­res con­tem­po­rá­neos fa­vo­ri­tos co­mo Kurt Co­bain (Nir­va­na), Noel Ga­llag­her (Oa­sis) y Bi­llie Joe Arms­trong (Green Day). Tam­bién es­tu­dió fi­lo­so­fía e his­to­ria, in­clu­yen­do las bio­gra­fías de gran­des es­tra­te­gas co­mo Ju­lio Cé­sar y Na­po­león. A la ho­ra de

RI­VERS CUOMO NO PEN­SA­BA QUE IS­LAND IN THE SUN IBA A SER UN HIT. LOS PRI­ME­ROS SEN­CI­LLOS DEL DIS­CO FUE­RON HASH PI­PE Y DON’T LET GO

en­trar a gra­bar El Ál­bum Ver­de (que en reali­dad se lla­ma Wee­zer), te­nía co­mo 75 can­cio­nes y el pro­duc­tor Ric Oca­sek —otra vez— co­la­bo­ró en la se­lec­ción fi­nal de los diez te­mas del dis­co. En­tre ellos, Is­land in the Sun.

DE RE­BO­TE, UN HIT

“El Ál­bum Ver­de lle­va más allá lo del dis­co Azul; no es tan ex­pe­ri­men­tal y es muy con­tun­den­te a ni­vel de can­cio­nes pop, per­fec­tas”, sos­tie­ne La­gos so­bre una ban­da a la que des­cri­be co­mo “sin so­lem­ni­dad, ce­le­bran­do la mú­si­ca y rién­do­se de sí mis­ma”.

Ri­vers Cuomo di­ce que en es­te pe­río­do com­po­si­ti­vo bus­có des­pren­der­se de su yo, de sus ex­pe­rien­cias per­so­na­les, al me­nos en for­ma de­li­be­ra­da. Y que no pen­sa­ba que Is­land in the Sun iba a ser un hit. Los pri­me­ros sen­ci­llos fue­ron Hash Pi­pe y Don’t let go. “Su­pon­go que co­mo el so­ni­do de la gui­ta­rra es más lim­pio, la acer­ca más a los gus­tos ra­dia­les”, le di­jo el front­man de Wee­zer a la re­vis­ta Bill­board.

Aun­que los usos con­sue­tu­di­na­rios —di­ría un abogado— re­fuer­zan que el nerd y la pla­ya no se lle­van bien, “uno de los acier­tos de Is­land in the Sun es que pro­po­nía el ima­gi­na­rio nerd

en ese tono de is­la pa­ra­di­sía­ca”, di­ce el gui­ta­rris­ta de The Su­per­só­ni­cos. Pe­ga­di­za des­de el prin­ci­pio, con un co­ro ino­cen­te, la canción es at­mos­fé­ri­ca y muy agra­da­ble al oído. Es bai­la­ble, can­ta­ble. Den­tro de su sen­ci­llez, “tie­ne gran­des arre­glos y el cui­da­do de las vo­ces te lle­va a los Beach Boys”, asu­me La­gos. Y has­ta las gui­ta­rras dis­tor­sio­na­das sue­nan “co­mo un Nir­va­na ama­ble” lo que le da “un em­pu­je ex­tra a una canción muy pop”.

Ca­sua­li­dad o no, en YouTu­be cir­cu­la un mas­hup ti­tu­la­do Smells Like an Is­land in the Sun, que fu­sio­na a Kurt Co­bain can­tan­do Smells Like Teen Spi­rit so­bre la mú­si­ca de Is­land in the Sun. ¿El re­sul­ta­do? Sor­pren­den­te. Lo que pa­só con Is­land in the Sun fue pre­vi­si­ble. La una­ni­mi­dad la con­vir­tió en fa­vo­ri­ta de la pu­bli­ci­dad y los mu­si­ca­li­za­do­res de pro­gra­mas de te­le­vi­sión, des­fi­les de mo­da, es­ce­nas de pe­lí­cu­las. Has­ta lle­gó a apa­re­cer en Los Sim­pson. Sa­tu­ra­ción. “No es por una co­sa eli­tis­ta, pe­ro el te­ma em­pie­za a no gus­tar­te tan­to cuan­do lo es­cu­chás de­ma­sia­do y se aso­cia a co­sas que no es­tán tan bue­nas”, des­cri­be La­gos.

EL AMOR, ESA DRO­GA

A pe­sar de su sim­ple­za pa­ra des­cri­bir las sen­sa­cio­nes de unos días ima­gi­na­dos en la pla­ya, en pa­re­ja, pen­san­do en na­da, las in­ter­pre­ta­cio­nes es­tán a la or­den del día. En la re­vis­ta bri­tá­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en mú­si­ca NME la des­cri­ben co­mo me­lan­có­li­ca y si­nies­tra. Hallan un pac­to sui­ci­da de­trás del ver­so que di­ce: Va­mos a co­rrer jun­tos / Pa­sar tiem­po jun­tos pa­ra siem­pre / Nun­ca más nos sen­ti­re­mos mal.

Pa­ra otros, eso de que es­tar al sol en una is­la me ha­ce sen­tir tan bien que no pue­do con­tro­lar el ce­re­bro o que cuan­do es­tás en un mar do­ra­do no ne­ce­si­tás me­mo­ria, son pu­ras alu­sio­nes a las dro­gas. Que­dé­mo­nos con la lec­tu­ra de Leo La­gos: “Es una canción de amor; es­tar enamo­ra­do o con el co­ra­zón ro­to pro­vo­ca es­ta­dos de pri­va­ción, des­orien­ta­ción y tras­tor­nos de la con­duc­ta su­pe­rio­res al he­cho de con­su­mir una dro­ga”.

PE­GA­DI­ZA DES­DE EL PRIN­CI­PIO, CON UN CO­RO INO­CEN­TE, LA CANCIÓN ES AT­MOS­FÉ­RI­CA Y MUY AGRA­DA­BLE AL OÍDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.