Des­can­so mo­de on

Con las va­ca­cio­nes a la vuel­ta de la es­qui­na, Co­lo­nia del Sa­cra­men­to se pre­sen­ta co­mo una de las op­cio­nes dis­po­ni­bles pa­ra ve­ra­near en fa­mi­lia y el She­ra­ton Co­lo­nia Golf & Spa Re­sort co­mo un ver­da­de­ro oa­sis con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que uno so­lo ten­ga qu

Seisgrados - - Selected -

Abrir los ojos, des­pe­re­zar­se, le­van­tar­se sin apu­ro y acer­car­se a la ven­ta­na pa­ra con­tem­plar una de las vis­tas más lin­das del río de la Pla­ta con un jar­dín sa­ca­do de una pos­tal, el sol ra­dian­te y la cos­ta a unos me­tros. ¿Qué más se le pue­de pe­dir al ve­rano? Ubi­ca­do en Co­lo­nia del Sa­cra­men­to so­bre la ram­bla de las Amé­ri­cas, a unos 15 mi­nu­tos del cen­tro his­tó­ri­co, el ho­tel She­ra­ton Co­lo­nia Golf & Spa Re­sort ofre­ce es­to y mu­cho más. En Seis­gra­dos, vi­si­ta­mos sus ins­ta­la­cio­nes y nos de­ja­mos aga­sa­jar con la bue­na aten­ción, la ex­qui­si­ta gas­tro­no­mía y los en­can­tos de la ciu­dad.

ATEN­CIÓN EN LOS DE­TA­LLES

En­trar a la ha­bi­ta­ción y ser re­ci­bi­dos con un pos­tre y un vino de bien­ve­ni­da no tie­ne pre­cio. Así fue nues­tra an­te­sa­la al via­je a Co­lo­nia. De­ja­mos nues­tras va­li­jas en el ho­tel She­ra­ton Mon­te­vi­deo, don­de pa­sa­ría­mos la no­che, y cru­za­mos la ca­lle Victor So­li­ño pa­ra ce­nar en el res­tau­ran­te Nook del ho­tel Aloft. De es­ti­lo re­la­ja­do y mo­derno, el in­terio­ris­mo del ho­tel tie­ne al­go de tec­no­ló­gi­co y fu­tu­ris­ta, ideal pa­ra atraer a la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial, que bus­ca con­fort pe­ro tam­bién es­pon­ta­nei­dad y so­fis­ti­ca­ción. La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de Nook es de una co­ci­na bis­tró ur­ba­na y des­con­trac­tu­ra­da (con op­cio­nes de en­sa­la­das, chi­vi­tos, piz­zas y pi­ca­das) y el bar WXYZ ofre­ce una ex­ce­len­te pro­pues­ta de tra­gos y ta­pas gour­met. Pa­ra po­der ce­nar en Nook no ha­ce fal­ta es­tar alo­ja­do en el ho­tel, so­lo se pre­ci­sa de una bue­na ex­cu­sa pa­ra pa­sar un mo­men­to dis­ten­di­do con ami­gos. Pe­ro si quie­ren vi­vir la ex­pe­rien­cia com­ple­ta, pa­sar la no­che en el Aloft o en el She­ra­ton es una ex­ce­len­te op­ción pa­ra des­co­nec­tar­se por com­ple­to.

Lue­go de dis­fru­tar de una có­mo­da no­che en una de las ha­bi­ta­cio­nes eje­cu­ti­vas y del desa­yuno de lu­jo en el Loun­ge del pi­so 23 del She­ra­ton Mon­te­vi­deo, par­ti­mos ha­cia Co­lo­nia pa­ra hos­pe­dar­nos en su ho­mó­ni­mo. El She­ra­ton Co­lo­nia Golf & Spa Re­sort nos es­pe­ra­ba con to­do su es­plen­dor, con un al­muer­zo de co­mi­das tí­pi­cas (parrilla, en­sa­la­das y be­bi­das va­ria­das) en sus her­mo­sos jar­di­nes a ori­llas del río, ame­ni­za­do por una cuer­da de tam­bo­res que su­ma­ban otra cuo­ta de to­que lo­cal. El pai­sa­je se com­ple­men­ta­ba con la im­po­nen­te arquitectura del ho­tel y con las di­fe­ren­tes pis­ci­nas cli­ma­ti­za­das que ofre­ce al ai­re li­bre pa­ra gran­des y chi­cos. Los sen­de­ros in­ter­nos ofre­cen un re­co­rri­do de trek­king pa­ra los más in­quie­tos a tra­vés del cam­po de golf de nue­ve ho­yos. Los atar­de­ce­res en los jar­di­nes —que tam­bién pue­den ver­se des­de las ha­bi­ta­cio­nes— son dig­nos de fo­to­gra­fiar.

El ho­tel cuen­ta con to­dos los ser­vi­cios ne­ce­sa­rios co­mo pa­ra que uno no ten­ga que mo­ver­se de allí: res­tau­ran­te, gim­na­sio, spa con tra­ta­mien­tos de be­lle­za y te­ra­péu­ti­cos, pis­ci­nas, Kids Club con ac­ti­vi­da­des pa­ra ni­ños de 4 a 12 años, sa­la de jue­gos, sa­la de tra­ba­jo, ser­vi­cio de la­van­de­ría y ac­ce­so a in­ter­net en to­das sus ins­ta­la­cio­nes. Un ver­da­de­ro cen­tro de des­can­so y re­lax.

SU­MER­GIR­SE EN CO­LO­NIA

Pa­ra los que sí quie­ren sa­lir un ra­to puer­tas afue­ra del ho­tel, Co­lo­nia del Sa­cra­men­to

(y el de­par­ta­men­to de Co­lo­nia en ge­ne­ral) tie­ne una am­plia ofer­ta de pa­seos y lu­ga­res por co­no­cer. Una vi­si­ta guia­da por la ciu­dad es el me­jor co­mien­zo, por su ri­que­za his­tó­ri­ca, na­tu­ral y ar­qui­tec­tó­ni­ca. El pri­mer pa­so pue­de ser acer­car­se al re­no­va­do edi­fi­co del De­par­ta­men­to de Tu­ris­mo, don­de se re­ci­be a los vi­si­tan­tes que lle­gan por bar­co y don­de fun­cio­na el cen­tro de in­for­ma­ción tu­rís­ti­ca. El Ba­rrio His­tó­ri­co es el gran sím­bo­lo de Co­lo­nia, fun­da­da en 1680 y de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral y Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO y el pa­seo obli­ga­do. Los si­tios em­ble­má­ti­cos de es­ta zo­na son las mu­ra­llas y el Por­tón de Cam­po, la Ca­lle de los Sus­pi­ros, la Pla­za Ma­yor, el fa­ro, la ba­sí­li­ca del San­tí­si­mo Sa­cra­men­to y el cir­cui­to de mu­seos, que pue­den re­co­rrer­se en un día. A unos seis ki­ló­me­tros del cen­tro —y a uno del ho­tel— pue­den vi­si­tar­se las rui­nas de la pla­za de to­ros del Real de San Car­los, que se­rá re­cons­trui­da a par­tir de mar­zo de 2019 pa­ra con­ver­tir­la en un cen­tro cul­tu­ral y de es­pec­tácu­los.

Otro pa­seo que com­ple­men­ta la es­ta­día en el She­ra­ton es el Res­tau­rant 1717 Ma­ga Bar. Ubi­ca­do en pleno Ba­rrio His­tó­ri­co, de­be su nom­bre al ori­gen de la ca­sa que lo con­tie­ne, ya que fue cons­trui­da por los je­sui­tas en

1717 co­mo el pri­mer cen­tro de en­se­ñan­za de Uru­guay. El res­tau­ran­te tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de fun­cio­nar en el li­ving de la ca­sa de su due­ña Ma­ga, in­terio­ris­ta de pro­fe­sión, que trans­mi­te ca­li­dad, ca­li­dez y di­se­ño en ca­da rin­cón. La pro­pues­ta de 1717 abar­ca al­muer­zos, me­rien­das y ce­nas (de­pen­dien­do de los días) y la car­ta in­clu­ye en­tra­das, en­sa­la­das, sánd­wi­ches, pas­tas y pos­tres.

Pa­ra quie­nes dis­fru­tan del enotu­ris­mo, las bo­de­gas co­lo­nien­ses se­rán su per­di­ción. A 30 ki­ló­me­tros de Co­lo­nia del Sa­cra­men­to, la bo­de­ga Los Ce­rros de San Juan es­pe­ra a los aman­tes del vino con una pro­pues­ta de de­gus­ta­ción y re­co­rri­da por sus ins­ta­la­cio­nes que da­tan de 1854. La vi­si­ta guia­da con­sis­te en una bre­ve re­se­ña his­tó­ri­ca y un re­co­rri­do por el pa­so a pa­so de la ela­bo­ra­ción del vino; des­de la mo­lien­da de la uva has­ta la crian­za en ba­rri­cas de ro­ble, con una du­ra­ción apro­xi­ma­da de una ho­ra. De­cla­ra­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal en 2004, el es­ta­ble­ci­mien­to pro­du­ce di­fe­ren­tes va­rie­da­des de vi­nos que se ven­den en el mer­ca­do lo­cal ba­jo las mar­cas Cu­na de Pie­dra, Cu­na, San Juan, Lahu­sen, Ma­de­ros y De la Co­lo­nia. En la de­gus­ta­ción, los vi­si­tan­tes pue­den pro­bar va­rios vi­nos, acom­pa­ña­dos de una pi­ca­da de pa­nes, que­sos y fiam­bres de ela­bo­ra­ción ca­se­ra. Si se que­dan con ga­nas de se­guir de­gus­tan­do, pue­den se­guir por la ru­ta 21 ha­cia Car­me­lo pa­ra co­no­cer las bo­de­gas de la zo­na de Co­lo­nia Es­tre­lla que for­man una ru­ta del vino con seis es­ta­ble­ci­mien­tos muy cer­ca­nos en­tre sí. Y pa­ra los que pre­fie­ren que­dar­se en el ho­tel, el res­tau­ran­te Ca­va Real cuen­ta con su pro­pia ca­va de vi­nos fi­nos que pue­den de­gus­tar des­de la co­mo­di­dad de una bu­ta­ca con vis­ta al río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.