MÍS­TI­CO Y EN­CAN­TA­DOR

EN UN RIN­CÓN DEL DE­PAR­TA­MEN­TO DE LAVALLEJA SE EN­CUEN­TRA EL VA­LLE DEL HI­LO DE LA VI­DA, UN PA­SEO TU­RÍS­TI­CO IDEAL PA­RA DESENCHUFARSE DE LA RU­TI­NA Y DEL ES­TRÉS LA­BO­RAL, PA­RA DIS­FRU­TAR EN FA­MI­LIA, EN PA­RE­JA O CON AMI­GOS

Seisgrados - - Contenido - Por Va­len­ti­na Lon­go

A 30 mi­nu­tos de la ciu­dad de Mi­nas, so­bre el ki­ló­me­tro 346 de la ru­ta 12 y en­tran­do unos cin­co ki­ló­me­tros por un ca­mino ve­ci­nal, se en­cuen­tra el Va­lle del Hi­lo de la Vi­da, un si­tio de ri­que­za ar­queo­ló­gi­ca, ener­gé­ti­ca y na­tu­ral inigua­la­ble.

Adria­na Mar­tino, di­rec­to­ra del pro­yec­to des­de el año 2000, co­no­ció el lu­gar mien­tras bus­ca­ban jun­to con su es­po­so, Gus­ta­vo Gue­rre­ro, un si­tio cer­ca de Mi­nas don­de rea­li­zar cam­pa­men­tos y ac­ti­vi­da­des di­dác­ti­co-re­crea­ti­vas pa­ra co­le­gios. “Lle­ga­mos con mi fa­mi­lia y nos enamo­ra­mos de es­te lu­gar. En­con­tra­mos que te­nía po­ten­cial pa­ra en­se­ñar geo­gra­fía, geo­lo­gía, fau­na y flo­ra, ade­más de ofre­cer un en­torno don­de se per­ci­be una paz es­pe­cial”, na­rra con en­tu­sias­mo.

El Va­lle del Hi­lo de la Vi­da se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con la his­to­ria de nues­tro país y con los in­dí­ge­nas que lo ha­bi­ta­ron, en él se hallan res­tos ar­queo­ló­gi­cos y es un pun­to de in­te­rés pa­ra mu­chos his­to­ria­do­res. La im­por­tan­cia de re­co­no­cer el lu­gar, pre­ser­var par­te de nues­tra his­to­ria y com­par­tir­lo fue­ron las ra­zo­nes prin­ci­pa­les que lle­va­ron a que Adria­na se de­ci­die­ra a ar­mar vi­si­tas guia­das al va­lle. “Fue un tiem­po de apren­di­za­je, de leer mu­cho, de re­co­pi­lar in­for­ma­ción de aquí y del mun­do, de con­tac­to con his­to­ria­do­res, ar­queó­lo­gos, in­di­ge­nis­tas y de re­tro­ali­men­ta­ción con cual­quier per­so­na que nos cru­zá­ra­mos, por­que no ha­bía char­la en la que no sur­gie­ra el te­ma, las in­cóg­ni­tas eran mu­chas, la in­for­ma­ción en ese mo­men­to, es­ca­sa. Co­men­za­mos a ar­mar un rom­pe­ca­be­zas que no sa­be­mos si al­gún día po­drá com­ple­tar­se”, afir­ma.

En el año 2003 se reali­zó la pri­me­ra vi­si­ta guia­da al si­tio ar­queo­ló­gi­co y eso per­mi­tió am­pliar el co­no­ci­mien­to. In­ter­cam­biar ideas y pun­tos de vis­ta con otras per­so­nas en­ri­que­ció la ex­pe­rien­cia y ahon­dó en el des­cu­bri­mien­to mís­ti­co y es­pi­ri­tual de la zo­na, co­nec­ta­da con otros pun­tos em­ble­má­ti­cos a tra­vés de su ener­gía ca­rac­te­rís­ti­ca.

AC­TI­VI­DA­DES PA­RA TO­DOS

¿Qué se pue­de ha­cer en el

Va­lle del Hi­lo de la Vi­da? De to­do. Al lle­gar, se par­ti­ci­pa de una char­la in­tro­duc­to­ria, don­de se cuen­ta la his­to­ria y el sig­ni­fi­ca­do del lu­gar. Lue­go, se rea­li­za una ca­mi­na­ta guia­da por el si­tio ar­queo­ló­gi­co don­de pue­den apre­ciar­se unas es­truc­tu­ras de pie­dra muy par­ti­cu­la­res y un pai­sa­je es­pec­ta­cu­lar: la na­tu­ra­le­za atra­vie­sa ca­da po­ro de la piel. La en­tra­da al lu­gar tie­ne un cos­to que in­clu­ye la char­la in­tro­duc­to­ria y la vi­si­ta guia­da.

To­das las vi­si­tas de­ben ser coor­di­na­das con an­te­la­ción y se rea­li­zan en dos ho­ra­rios, que van cam­bian­do de acuer­do a la épo­ca del año. “Es un lu­gar de en­cuen­tro y abier­to a to­dos los in­tere­ses. Ca­da per­so­na lo vi­ve a su ma­ne­ra. In­vi­ta a des­can­sar, re­la­jar­se, co­nec­tar­se con la na­tu­ra­le­za, con nues­tra his­to­ria y nues­tro in­te­rior. Ade­más de co­mer ca­se­ro y muy ri­co”, ex­pli­ca la di­rec­to­ra, ya que con las vi­si­tas se ofre­cen al­muer­zos y me­rien­das.

Una vez fi­na­li­za­da la vi­si­ta guia­da, las per­so­nas pue­den que­dar­se to­do el tiem­po que quie­ran a dis­fru­tar del lu­gar por su cuen­ta, por su­pues­to, cui­dan­do al ex­tre­mo el me­dioam­bien­te y pro­te­gien­do las cons­truc­cio­nes in­dí­ge­nas. El sen­de­ro si­gue el Hi­lo de la Vi­da, una ca­la­da que sur­ge en uno de los ce­rros por don­de pasa el agua que re­co­rre to­do el va­lle, y lle­va a des­cu­brir las enig­má­ti­cas cons­truc­cio­nes en pie­dra que se lo­ca­li­zan en la la­de­ra cón­ca­va del ce­rro en for­ma de me­dia lu­na, y con cla­ra re­fe­ren­cia al sol. “La su­ma­to­ria de to­dos es­tos ele­men­tos sim­bó­li­cos (agua, lu­na, sol y la ele­va­ción de la pie­dra) jun­to al he­cho de que es­tas cons­truc­cio­nes no ten­drían una fi­na­li­dad pa­ra la su­per­vi­ven­cia nos per­mi­te in­fe­rir que se tra­ta de un lu­gar ri­tual, de ce­re­mo­nia, don­de se per­ci­be una ener­gía es­pe­cial. Es una pie­za más del puz­le que cam­bia el con­cep­to que te­nía­mos de la his­to­ria de nues­tro país. Y mues­tra a nues­tra tie­rra vi­va lle­na de fau­na y hu­ma­nos com­ple­jos y evo­lu­cio­na­dos, con raí­ces mu­cho más pro­fun­das y le­ja­nas”, acla­ra Mar­tino.

Pe­ro tam­bién hay otros atrac­ti­vos pa­ra vi­si­tar, co­mo el sen­de­ro de la Ca­ña­da Arru­lla­do­ra, la gru­ta de San An­to­nio, el Pun­to Ar­mó­ni­co y has­ta un sies­ta­rio con ha­ma­cas pa­ra­gua­yas pa­ra re­po­ner las ener­gías y vol­ver a la ru­ti­na to­tal­men­te re­no­va­do. El Va­lle del Hi­lo de la Vi­da in­vi­ta a la re­fle­xión y el cues­tio­na­mien­to, pe­ro, so­bre to­do, al re­lax.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.