El ge­nio muy es­ta­ble de Oba­ma­ca­re

El Diario de El Paso - - PORTADA - Paul Krug­man

Nue­va York— Com­pren­si­ble­men­te, los en­ca­be­za­dos si­guen do­mi­na­dos por los ca­si 130 mil es­cán­da­los que ac­tual­men­te afli­gen al go­bierno de Trump. Sin em­bar­go, las en­cues­tas su­gie­ren que es po­co pro­ba­ble que el he­dor de la co­rrup­ción, in­ten­so cual es, do­mi­ne las elec­cio­nes in­ter­me­dias. En cam­bio, el ma­yor pro­ble­ma en la men­te de los elec­to­res pa­re­ce ser la aten­ción mé­di­ca.

¿Sa­ben qué? Los elec­to­res es­tán en lo co­rrec­to. Si los re­pu­bli­ca­nos con­ser­van el con­trol de am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so, po­de­mos pre­de­cir con se­gu­ri­dad que ha­rán otro in­ten­to pa­ra re­vo­car Oba­ma­ca­re, con lo que de­ja­rán sin se­gu­ro mé­di­co a en­tre 25 y 30 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses. ¿Por qué? Por­que sus in­ten­tos de sa­bo­tear el pro­gra­ma si­guen que­dán­do­se cor­tos y el tiem­po se es­tá ago­tan­do.

No es­toy di­cien­do que el sa­bo­ta­je ha­ya si­do un ab­so­lu­to fra­ca­so. El Go­bierno de Trump lo­gró au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el pre­cio de las pri­mas de los se­gu­ros y, sí, di­go “lo­gró”, por­que en de­fi­ni­ti­va esa era la me­ta.

El re­gis­tro en los cen­tros de afi­lia­ción al se­gu­ro de la Ley de Aten­ción Mé­di­ca Ase­qui­ble tam­bién ha ba­ja­do des­de 2016 –ca­si to­da esa dis­mi­nu­ción tu­vo lu­gar en los cen­tros que di­ri­ge el Go­bierno de Trump, en lu­gar de aque­llos a car­go de los es­ta­dos– y el nú­me­ro ge­ne­ral de es­ta­dou­ni­den­ses sin se­gu­ro mé­di­co, des­pués de dis­mi­nuir de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble con el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, ha au­men­ta­do nue­va­men­te.

Sin em­bar­go, lo que los re­pu­bli­ca­nos es­ta­ban es­pe­ran­do y pla­nean­do era una “es­pi­ral de la muer­te” de de­cli­ve en la ins­crip­ción y au­men­to exor­bi­tan­te de los cos­tos. Aun­que las con­ti­nuas afir­ma­cio­nes de que di­cha es­pi­ral de la muer­te es­tá en cur­so ha­yan sur­ti­do efec­to –bue­na par­te de la gen­te cree que los cen­tros de afi­lia­ción es­tán co­lap­san­do–, no es así. De he­cho, el pro­gra­ma ha si­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te es­ta­ble si se tie­ne en cuen­ta que es­tá ad­mi­nis­tra­do por gen­te que es­tá tra­tan­do de ha­cer que fra­ca­se. ¿Cuál es el se­cre­to de la es­ta­bi­li­dad de

Oba­ma­ca­re? La res­pues­ta, aun­que na­die la cree­rá, es que la gen­te que di­se­ñó el pro­gra­ma era muy in­te­li­gen­te. La reali­dad po­lí­ti­ca los obli­gó a cons­truir una má­qui­na de Ru­be Gold­berg; es de­cir, un apa­ra­to so­fis­ti­ca­do pa­ra lo­grar en esen­cia me­tas bá­si­cas; ca­da ex­per­to de sa­lud pro­gre­sis­ta que co­noz­co ha­bría si­do fe­liz de ex­ten­der Me­di­ca­re pa­ra to­dos, pe­ro eso es jus­to lo que no iba a pa­sar. Sin em­bar­go, sí lo­gra­ron crear un sis­te­ma que es bas­tan­te re­sis­ten­te a los im­pac­tos, in­clu­yen­do el im­pac­to de una Ca­sa Blan­ca que quie­re des­truir­lo. Ori­gi­nal­men­te, se su­po­nía que Oba­ma­ca­re se ba­sa­ría en tres pi­la­res prin­ci­pa­les: las ase­gu­ra­do­ras pri­va­das no po­dían dis­cri­mi­nar a na­die por pa­de­cer en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes; las per­so­nas te­nían que com­prar un se­gu­ro que cum­plie­ra con las nor­mas mí­ni­mas –el “man­da­to in­di­vi­dual”–, in­clu­so si en es­te mo­men­to es­ta­ban sa­nos, y se otor­ga­ban sub­si­dios pa­ra que el se­gu­ro fue­ra ase­qui­ble.

No obs­tan­te, los re­pu­bli­ca­nos han he­cho su me­jor es­fuer­zo pa­ra que uno de es­tos pi­la­res des­apa­rez­ca; in­clu­so an­tes de re­vo­car el man­da­to, ya ha­bían re­du­ci­do de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble los es­fuer­zos de al­can­ce en un in­ten­to por des­alen­tar a los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses sa­nos de ins­cri­bir­se.

El re­sul­ta­do fue que la po­bla­ción que aca­bó re­gis­trán­do­se pa­ra ob­te­ner co­ber­tu­ra es me­nor y es­tá más en­fer­ma de lo que ha­bría es­ta­do de ha­ber ha­bi­do más ins­crip­cio­nes, lo cual obli­ga a las ase­gu­ra­do­ras a co­brar pri­mas más al­tas. Ahí es don­de en­tra el sub­si­dio. Con­for­me a la Ley de Aten­ción Mé­di­ca Ase­qui­ble, los es­ta­dou­ni­den­ses más po­bres es­tán cu­bier­tos con Me­di­caid, de tal mo­do que las pri­mas pri­va­das no im­por­tan. Mien­tras tan­to, mu­chos de los que tie­nen in­gre­sos más ele­va­dos –de has­ta un 400 por cien­to por en­ci­ma de la lí­nea de la po­bre­za o más de 95 mil dó­la­res pa­ra una fa­mi­lia de cua­tro in­te­gran­tes– son can­di­da­tos a ob­te­ner sub­si­dios. Se tra­ta del 59 por cien­to de la po­bla­ción pe­ro, de­bi­do a que mu­chos de los que tie­nen un ma­yor in­gre­so re­ci­ben un se­gu­ro mé­di­co de sus em­plea­do­res, es­ta­mos ha­blan­do de un 83 por cien­to de los que se re­gis­tran en los cen­tros de afi­lia­ción. Ade­más, es­tá es­to: esos sub­si­dios no son fi­jos. Más bien, la fór­mu­la es­ta­ble­ce un sub­si­dio lo su­fi­cien­te­men­te al­to pa­ra po­ner un lí­mi­te res­pec­to de qué tan­to pue­den ele­var­se los pa­gos co­mo por­cen­ta­je del in­gre­so.

Es­to quie­re de­cir que, de los 27 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses que ha­yan ob­te­ni­do co­ber­tu­ra a tra­vés de la ex­pan­sión de Me­di­caid o ad­qui­ri­do un se­gu­ro en el cen­tro de afi­lia­ción, só­lo al­re­de­dor de dos mi­llo­nes es­tán ex­pues­tos a esos au­men­tos de pri­mas di­se­ña­dos por Trump. Si­gue sien­do mu­cha gen­te, pe­ro no la su­fi­cien­te pa­ra ac­ti­var una es­pi­ral de la muer­te. De he­cho, por mo­ti­vos com­ple­jos (“la car­ga del plan pla­ta”, no pre­gun­ten), las pri­mas en reali­dad han dis­mi­nui­do pa­ra mu­cha gen­te, des­pués de apli­ca­do el sub­si­dio.

Es­to oca­sio­nó que el Partido Re­pu­bli­cano se mos­tra­ra ex­tre­ma­da­men­te frus­tra­do.

Des­de el co­mien­zo, los re­pu­bli­ca­nos odia­ban Oba­ma­ca­re no por­que es­pe­ra­ban que fra­ca­sa­ra, sino por­que te­mían que tu­vie­ra éxi­to y por en­de de­mos­tra­ra que el Go­bierno en reali­dad pue­de ha­cer co­sas pa­ra me­jo­rar la vi­da de la gen­te. Su pe­sa­di­lla se es­tá ha­cien­do reali­dad po­co a po­co: aun­que to­mó bas­tan­te tiem­po, la Ley de Aten­ción Mé­di­ca Ase­qui­ble por fin es­tá co­bran­do po­pu­la­ri­dad, y la preo­cu­pa­ción de la gen­te de que el Partido Re­pu­bli­cano eli­mi­ne esta ley se es­tá con­vir­tien­do en una im­por­tan­te des­ven­ta­ja po­lí­ti­ca.

Lo que es­to me di­ce es que, si los re­pu­bli­ca­nos lo­gran afe­rrar­se al Con­gre­so, ha­rán su má­xi­mo es­fuer­zo pa­ra des­truir la ley, por­que sa­brán que pro­ba­ble­men­te sea su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad. De he­cho, si no aca­ban con Oba­ma­ca­re pron­to, el si­guien­te pa­so pro­ba­ble­men­te se­rá un pro­gra­ma me­jo­ra­do que per­mi­ta a los es­ta­dou­ni­den­ses de cual­quier edad in­ver­tir en Me­di­ca­re.

Así que los elec­to­res tie­nen de­re­cho a creer que los ser­vi­cios mé­di­cos son un te­ma muy im­por­tan­te en las elec­cio­nes in­ter­me­dias. Qui­zá no sea lo más im­por­tan­te en jue­go… hay una gran po­si­bi­li­dad de que la su­per­vi­ven­cia de la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se es­té en ries­go. Sin em­bar­go, sí es al­go muy im­por­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.