La ver­da­de­ra Pas­cua

El Diario de El Paso - - PORTADA - Fran­cis­co R. del Va­lle Ca­te­drá­ti­co de NMSU

La Pas­cua es la ce­le­bra­ción de la Re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to, des­pués de pa­sar por su pa­sión y muer­te en la cruz el Vier­nes San­to. La pa­la­bra ‘Pas­cua’ vie­ne del he­breo (pe­sah) y el grie­go (pas­cha). En es­pa­ñol, ‘pas­cua’ sig­ni­fi­ca ‘pa­so, sal­to’. En in­glés, la pa­la­bra ‘eas­ter’ es de ori­gen pa­gano, que tie­ne su ori­gen en la fies­ta de una dio­sa an­glo­sa­jo­na, que era ‘ado­ra­da’ en la pri­ma­ve­ra por los pa­ga­nos de las Is­las Bri­tá­ni­cas y del nor­te de Eu­ro­pa.

Pa­ra los ju­díos, la pas­cua ‘pas­so­ver’ era la ce­le­bra­ción de la li­be­ra­ción del pue­blo he­breo de la es­cla­vi­tud de Egip­to, en la que el án­gel de Dios pa­só ma­tan­do a los pri­mo­gé­ni­tos de los egip­cios, pe­ro li­bran­do –es de­cir pa­san­do por en­ci­ma de las ca­sas de los he­breos mar­ca­das con la san­gre de un cor­de­ro que ha­bía si­do sa­cri­fi­ca­do en pre­pa­ra­ción pa­ra la hui­da a Egip­to. Ano­ta­mos que la pas­cua cris­tia­na tie­ne su ori­gen en la pas­cua ju­día, ex­cep­to que en la pas­cua cris­tia­na la víc­ti­ma sa­cri­fi­ca­da fue Je­su­cris­to mis­mo, y no un cor­de­ro; por esta ra­zón Je­su­cris­to es tam­bién co­no­ci­do co­mo el ‘Cor­de­ro Pascual’.

En la ‘Úl­ti­ma Ce­na’, Je­su­cris­to y sus após­to­les se reunie­ron pa­ra ce­le­brar la Pas­cua ju­día. Ahí Cris­to con­vir­tió el pan ázi­mo (sin le­va­du­ra) en su Cuer­po, y el vino en su San­gre, ins­ti­tu­yen­do así el sa­cra­men­to de la Eu­ca­ris­tía, que sig­ni­fi­ca ‘Ac­ción de Gra­cias’. Así, mien­tras que pa­ra los he­breos la san­gre del cor­de­ro fue la li­be­ra­ción de la es­cla­vi­tud de Egip­to, pa­ra los ca­tó­li­cos, el Cuer­po y la San­gre de Je­su­cris­to re­ci­bi­dos dig­na­men­te en el sa­cra­men­to de la Eu­ca­ris­tía son la li­be­ra­ción de la es­cla­vi­tud del pe­ca­do. Ano­ta­mos que por esta ra­zón Je­su­cris­to es tam­bién co­no­ci­do co­mo el ‘Cor­de­ro Pascual’.

Co­men­ta­mos pri­me­ra­men­te lo que es la ver­da­de­ra Pas­cua, y pos­te­rior­men­te las fan­ta­sías.

Je­su­cris­to su­frió ho­rri­ble­men­te con su pa­sión y muer­te. Fue fla­ge­la­do cua­ren­ta ve­ces; fue bur­la­do y hu­mi­lla­do por los sol­da­dos ro­ma­nos co­mo si fue­ra rey, po­nién­do­le una do­lo­ro­sa co­ro­na de es­pi­nas; el go­ber­na­dor ro­mano Pon­cio Pi­la­to li­be­ró al la­drón y ase­sino Ba­rra­bás en lu­gar de li­be­rar a Je­sús, y fi­nal­men­te con­de­nó a Je­sús a la muer­te en la cruz. Al es­tar cla­va­do en la cruz, Je­sús se so­fo­ca­ba por fal­ta de ai­re, y al in­ten­tar res­pi­rar te­nía que for­zar su cuer­po ha­cia arri­ba, pe­ro al ha­cer es­to for­za­ba las he­ri­das de las ma­nos y los pies en con­tra de los cla­vos, lo que pro­vo­ca­ba peo­res do­lo­res.

La doc­tri­na ca­tó­li­ca ex­pli­ca la ra­zón por la que Je­su­cris­to tu­vo que su­frir tan­to, y pa­de­cer tan ho­rri­ble muer­te: re­pa­rar ro­dos los pe­ca­dos co­me­ti­dos con­tra Dios, em­pe­zan­do con el pe­ca­do ori­gi­nal de Adán y Eva, y por to­dos los pe­ca­dos co­me­ti­dos por los hu­ma­nos. Co­mo los pe­ca­dos son ofen­sas con­tra Dios, só­lo un Dio­sHom­bre po­día re­pa­rar­los. Así, con su muer­te y re­su­rrec­ción, Je­su­cris­to re­no­vó la amis­tad con Dios que los hu­ma­nos ha­bían per­di­do, y abrió las puer­tas del cie­lo que ha­bían si­do ce­rra­das por Adán y Eva.

La re­su­rrec­ción de Cris­to es el fun­da­men­to de la fe cris­tia­na. Con res­pec­to a es­te pun­to, ci­ta­mos los co­men­ta­rios he­chos por el após­tol Pa­blo en su pri­me­ra carta a los co­rin­tios

(1 Cor: 12 – 32): “Pe­ro si se pre­di­ca que Je­su­cris­to ha re­su­ci­ta­do de en­tre los muer­tos, ¿có­mo di­cen al­gu­nos que no hay re­su­rrec­ción de en­tre los muer­tos? Por­que si no hay re­su­rrec­ción de los muer­tos, tam­po­co Cris­to resucitó. Y si Cris­to no resucitó va­na es nues­tra pre­di­ca­ción y va­na es nues­tra fe. Si por só­lo pa­ra esta vi­da te­ne­mos pues­ta nues­tra es­pe­ran­za en Cris­to, so­mos los más des­gra­cia­dos de to­dos los hom­bres. Y si los muer­tos no re­su­ci­tan, co­ma­mos y be­ba­mos que ma­ña­na mo­ri­re­mos–.

Pe­ro no, Cris­to ha re­su­ci­ta­do co­mo pri­mi­cia de los que mu­rie­ron. Por­que co­mo por un hom­bre vino la muer­te por un hom­bre, Je­su­cris­to, vino la re­su­rrec­ción de los muer­tos. Y co­mo en Adán to­dos mu­rie­ron, así tam­bién por Cris­to to­dos se­rán vi­vi­fi­ca­dos”.

Pa­ra fi­na­li­zar esta apor­ta­ción, tra­ta­mos las fan­ta­sías del ‘co­ne­jo de Pas­cua’ y los ‘huevos de Pas­cua’, que la­men­ta­ble­men­te han des­vir­tua­do la reali­dad de la ver­da­de­ra Pas­cua y la han con­ver­ti­do en un con­cep­to pa­gano y co­mer­cial. En cuan­to al ‘co­ne­jo de Pas­cua’, és­te pro­vie­ne de la fies­ta pa­ga­na de ‘eos­tre’, en la cual un co­ne­jo era el dios de la fer­ti­li­dad. Por su par­te, los huevos, que re­pre­sen­tan vi­da nue­va, pro­vie­nen del si­glo XIII y fue­ron traí­dos a los Es­ta­dos Uni­dos por los in­mi­gran­tes ale­ma­nes que apor­ta­ron la tra­di­ción de una co­ne­ja lla­ma­da ‘os­ter­ha­se’ que po­nía huevos de co­lo­res. La­men­ta­ble es­tas tra­di­cio­nes pa­ga­nas se han ex­ten­di­do a to­dos los Es­ta­dos Uni­dos, y de ahí a otros paí­ses del mun­do.

Así, no nos per­da­mos en las fan­ta­sías pa­ga­nas del co­ne­jo y los huevos de Pas­cua. Ce­le­bre­mos la ver­da­de­ra Pas­cua que es la re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to, que nos ha li­be­ra­do del pe­ca­do, nos ha abier­to el cie­lo , y nos ha da­do vi­da nue­va…

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.