Nues­tra ne­ce­si­dad creó al mons­truo lla­ma­do Fa­ce­book

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ru­ben Na­va­rret­te Jr.

San Die­go— A ries­go de que miem­bros del Congreso me “qui­ten la amis­tad”, hu­bo mu­chas ra­zo­nes pa­ra no dar un “Me gus­ta” al ata­que del po­der le­gis­la­ti­vo es­ta se­ma­na con­tra si­tio de re­des so­cia­les en par­ti­cu­lar.

El di­rec­tor eje­cu­ti­vo (CEO) de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, se sen­tó por ho­ras du­ran­te dos días en au­dien­cias se­pa­ra­das an­te los co­mi­tés de la Cámara de Re­pre­sen­tan­tes y el Se­na­do. El hombre de 33 años re­ci­bió pre­gun­tas de do­ce­nas de le­gis­la­do­res, in­clui­dos mu­chos ciu­da­da­nos de la ter­ce­ra edad que pa­re­cían no en­ten­der có­mo fun­cio­na el si­tio.

Me pre­gun­to si es­to se pa­re­cía a lo que vivió la ge­ne­ra­ción de mis pa­dres, cuan­do la gen­te se re­tor­cía las ma­nos y se preo­cu­pa­ba has­ta la en­fer­me­dad – en la dé­ca­da de 1950– por es­ta re­cién in­ven­ta­da abo­mi­na­ción lla­ma­da “rock’n’ roll”.

Voy a de­cir­les de qué se tra­ta­ron real­men­te las au­dien­cias de Fa­ce­book. Pe­ro pri­me­ro, te­ne­mos que tener cla­ro de qué NO se tra­ta.

Las au­dien­cias no fue­ron so­bre la pri­va­ci­dad de los es­ta­dou­ni­den­ses, que vo­lun­ta­ria­men­te renuncian a ese pri­vi­le­gio cuan­do eligen abrir una cuen­ta de Fa­ce­book y lue­go de­ci­den pu­bli­car da­tos per­so­na­les en su pá­gi­na pa­ra bus­car la apro­ba­ción de fa­mi­lia­res, ami­gos y des­co­no­ci­dos. Como Zuc­ker­berg le di­jo a los le­gis­la­do­res, los usua­rios de Fa­ce­book to­man las de­ci­sio­nes so­bre quién ve qué, si no es por el sim­ple he­cho de que pue­den vo­tar con su bo­tón de “eli­mi­nar” y aban­do­nar el si­tio. Eligen qué re­ve­lar y a quién.

Las au­dien­cias tam­po­co fue­ron so­bre la ne­ce­si­dad de dis­cul­par a Zuc­ker­berg por el he­cho de que un can­di­da­to re­pu­bli­cano a la Pre­si­den­cia uti­li­zó con éxi­to en 2016 ca­si los mis­mos mé­to­dos de re­co­pi­la­ción de da­tos que fue­ron em­plea­dos con éxi­to por un can­di­da­to pre­si­den­cial de­mó­cra­ta en 2008 y 2012. Los re­pu­bli­ca­nos esen­cial­men­te ven­cie­ron a los de­mó­cra­tas en su pro­pio jue­go.

Y las au­dien­cias de Fa­ce­book tam­po­co sa­na­ron la he­ri­da so­bre las elec­cio­nes de 2016. Ni Hi­llary Clin­ton ni el presidente Trump de­ja­rán ir el te­ma de las elec­cio­nes. Aho­ra los de­mó­cra­tas del Congreso su­gie­ren que la ra­zón por la que los jó­ve­nes, afro­ame­ri­ca­nos, la­ti­nos, blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra y pro­ba­ble­men­te al­gu­nos miem­bros de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma no vo­ta­ron por Clin­ton fue por­que un ter­ce­ro siniestro se­cues­tró sus da­tos de Fa­ce­book y creó propaganda an­ti-Hi­llary.

Ha­blan­do de dis­cul­pas, los de­mó­cra­tas ne­ce­si­tan dis­cul­par­se an­te el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se por el pe­ca­do ori­gi­nal de es­co­ger como can­di­da­to pre­si­den­cial a un can­di­da­to tan im­per­fec­to, des­agra­da­ble e in­so­por­ta­ble. Des­pués de to­do, ¿al­guien real­men­te cree que es­ta­ría­mos aquí en es­te punto exac­to si Clin­ton hu­bie­ra si­do ele­gi­da por­que re­cor­dó que hay vo­tan­tes en Ohio, Mi­chi­gan, Pennsyl­va­nia y Wis­con­sin? ¿Y si Clin­ton hu­bie­ra ganado las elec­cio­nes y lo hu­bie­ra he­cho en par­te de­bi­do a una mi­nu­cio­sa y exi­to­sa re­co­pi­la­ción de los da­tos de Fa­ce­book? Los le­gis­la­do­res de­mó­cra­tas le da­rían a Zuc­ker­berg una me­da­lla, o al me­nos un emo­ji de “pul­gar ha­cia arri­ba”.

Echo de me­nos los vie­jos tiem­pos en que los as­pi­ran­tes pre­si­den­cia­les me­dio­cres, ya fue­ran de­mó­cra­tas como Mi­chael Du­ka­kis y John Kerry, o re­pu­bli­ca­nos como John McCain y Mitt Rom­ney, asu­mie­ron la cul­pa de sus fra­ca­sos. Hoy en día, los per­de­do­res cul­pan a to­dos, des­de el FBI a los ru­sos; a los medios de co­mu­ni­ca­ción o a Fa­ce­book.

Es­tas au­dien­cias tra­ta­ban so­bre de qué se tra­ta la ma­yo­ría de las co­sas en el Congreso: po­der y di­ne­ro. Zuc­ker­berg tie­ne mu­cho de am­bos, y los le­gis­la­do­res quie­ren su par­te. Y se aver­gon­za­rán, ha­la­ga­rán, ame­na­za­rán y se re­tor­ce­rán pa­ra con­se­guir­lo.

En cuan­to al po­der, Zuc­ker­berg tie­ne una au­dien­cia de más de 2.2 mil mi­llo­nes de usua­rios men­sua­les y la ca­pa­ci­dad de re­unir a una do­ce­na de los prin­ci­pa­les lí­de­res tec­no­ló­gi­cos de Si­li­con Va­lley en una cum­bre pa­ra dis­cu­tir las me­jo­res prác­ti­cas, al­go que, por cier­to, más de un le­gis­la­dor le pi­dió que hi­cie­ra pa­ra avan­zar sus cau­sas fa­vo­ri­tas.

En cuan­to al di­ne­ro, For­bes y Bloom­berg cal­cu­la­ron el pa­tri­mo­nio ne­to de Zuc­ker­berg en al­re­de­dor de $70 mil mi­llo­nes. Per­dió apro­xi­ma­da­men­te $15 mil mi­llo­nes de­bi­do al es­cán­da­lo de Cam­brid­ge Analy­ti­ca. Pe­ro re­cu­pe­ró $3 mil mi­llo­nes des­pués de su pri­mer día de tes­ti­mo­nio en el Congreso.

Los po­lí­ti­cos ne­ce­si­tan di­ne­ro como un adic­to a los opiá­ceos ne­ce­si­ta pas­ti­llas. Así que ca­da vez que uno de ellos le di­jo a Zuc­ker­berg du­ran­te las au­dien­cias que es­pe­ra­ba con an­sias “se­guir­le el pa­so”, esa po­dría ha­ber si­do la se­ñal. La mor­de­du­ra si­gue. Es­to no fue un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio. Es­to fue una de­pu­ra­ción. Al me­nos Tony So­prano lo hi­zo con más es­ti­lo.

Nue­va­men­te, no­so­tros co­men­za­mos es­to. Hi­ci­mos a Zuc­ker­berg ri­co y po­de­ro­so. To­do por nues­tra in­sa­cia­ble ne­ce­si­dad de com­par­tir co­sas y mos­trar nues­tras re­la­cio­nes “per­fec­tas”, va­ca­cio­nes, ni­ños y cocina. ¿Cuánto de es­to es real? De­be­rían lla­mar­lo “Fal­se­book”.

Pa­ra al­gu­nas per­so­nas, no se tra­ta de com­par­tir, sino de pro­vo­car. Les gus­ta sa­ber que es­tán te­nien­do un efec­to en otras per­so­nas.

Eso me re­cuer­da al­go. Des­pués de que se pu­bli­que es­ta co­lum­na, pro­ba­ble­men­te la pu­bli­que en Fa­ce­book. Es­pe­ro que le den un “like”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.