Agra­de­cen ‘un re­ga­lo de vi­da’

El Diario de El Paso - - EL PASO - Sa­bri­na Zu­ni­ga / El Dia­rio de El Pa­so szu­ni­ga@dia­riou­sa.com

En re­co­no­ci­mien­to a aque­llos hé­roes que de­ci­den do­nar sus ór­ga­nos pa­ra brin­dar vi­da, aún des­pués de la muerte, el Hospital del Sol inau­gu­ró una pa­red especial ba­jo el nom­bre ‘Mu­ro de Hé­roes’, mis­mo que se mues­tra en el lobby prin­ci­pal de la se­de mé­di­ca.

Pa­ra la pa­se­ña Do­ra Ro­mán, el que su hermano ha­ya de­ci­di­do do­nar sus ór­ga­nos es una cu­cha­ra­da de miel en me­dio del tra­go amar­go que cons­ti­tu­yó la no­ti­cia de su muerte.

“A él lo ase­si­na­ron, fue una gran sor­pre­sa pa­ra la fa­mi­lia cuan­do su es­po­sa nos di­jo que ha­bía de­ci­dió do­nar to­dos sus ór­ga­nos, pe­ro nos sen­ti­mos tan or­gu­llo­sos de su de­ci­sión”, ex­pre­só con voz que­bra­di­za.

“Ho­nes­ta­men­te, nun­ca ima­gi­né que él to­ma­ría es­ta de­ci­sión, de po­der dar vi­da aun des­pués de la muerte, y eso nos cam­bió por completo nues­tra for­ma de pen­sar. Yo ja­más creí en la donación de ór­ga­nos, es­ta­ba ne­ga­da com­ple­ta­men­te y aho­ra me sien­to tan or­gu­llo­sa de él”, agre­gó.

Des­pués del atra­co en con­tra de su hermano, Ro­mán destaca que al día si­guien­te los doc­to­res le de­cla­ra­ron muerte ce­re­bral, por lo que sus ór­ga­nos vi­ta­les, así como sus te­ji­dos, se en­con­tra­ban com­ple­ta­men­te fun­cio­na­les.

“La lis­ta de las per­so­nas que vi­ven gra­cias a mi hermano es muy lar­ga, sabemos que ha­ce po­co a una mu­cha­cha le pu­sie­ron piel ya que ella pa­de­ce cán­cer, la ver­dad que es im­pre­sio­nan­te las vi­das que se pue­den sal­var, creo que mu­chos de no­so­tros so­mos muy ig­no­ran­tes en es­te te­ma, has­ta que no vi­vi­mos en car­ne pro­pia es cuan­do cam­bia­mos nues­tro pen­sar”, di­jo Ro­mán.

Faith Bo­run­da, di­rec­to­ra de South­west Trans­plant Allian­ce, en la re­gión de El Pa­so, des­ta­có la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción en el te­ma, des­mi­ti­fi­car cier­tas per­cep­cio­nes que se tie­nen y con­cien­ti­zar a la co­mu­ni­dad.

“Exis­te una ex­ten­sa ne­ce­si­dad, y es su­ma­men­te im­por­tan­te al­can­zar a di­fun­dir el men­sa­je en to­da nues­tra co­mu­ni­dad”, di­jo Bo­run­da.

Agre­gó que el mi­to que exis­te en­tre las co­mu­ni­da­des de que se otor­ga un ser­vi­cio me­nos efec­ti­vo, de­bi­do a que la per­so­na es un do­na­dor o no de ór­ga­nos es to­tal­men­te fal­so.

“Es fal­so, los especialistas del hospital ni si­quie­ra sa­ben si la per­so­na en ries­go es do­na­dor de ór­ga­nos o no, el hospital siem­pre ha­rá to­do lo po­si­ble por sal­var una vi­da”, ex­pre­só.

De acuer­do con Bo­run­da, en El Pa­so, el 60 por cien­to de las per­so­nas es­tán ins­cri­tas y cuen­tan con su in­sig­nia de do­na­dor de ór­ga­nos en su li­cen­cia de con­du­cir.

Así tam­bién, en el Hospital del Sol, du­ran­te el 2017, hu­bo 12 per­so­nas que die­ron el re­ga­lo de vi­da al to­mar la de­ci­sión de do­nar sus ór­ga­nos. Ellas, gra­cias a su con­cien­ti­za­ción, lo­gra­ron sal­var la vi­da de 32 per­so­nas en pe­li­gro de muerte.

La ne­ce­si­dad es muy gran­de, es­pe­cial­men­te en la co­mu­ni­dad his­pa­na, ya que el 40 por cien­to de las per­so­nas que esperan un tras­plan­te en Te­xas son his­pa­nos.

De acuer­do con da­tos de la aso­cia­ción, a ni­vel na­cio­nal ca­da día 22 per­so­nas mue­ren es­pe­ran­do un tras­plan­te y ca­da 10 mi­nu­tos otra per­so­na es agre­ga­da a la lis­ta de es­pe­ra pa­ra ob­te­ner un tras­plan­te de ór­gano o te­ji­do, se­gún Bo­run­da.

De­ci­sio­nes que dan vi­da y es­pe­ran­za

Adrián Mi­ja­res, un jo­ven de 28 años de edad falleció el 11 de no­viem­bre del 2016. Gra­cias a la de­ci­sión de su fa­mi­lia de res­pe­tar su de­seo de do­nar sus ór­ga­nos, tres per­so­nas aho­ra pue­den con­ti­nuar su ca­mino con la opor­tu­ni­dad de vi­da que Adrián les otor­gó.

“Mi hermano era una ex­ce­len­te per­so­na, era un ar­tis­ta, di­bu­jar y pin­tar eran siem­pre su pa­sión. El ser par­te de una fa­mi­lia do­nan­te te ha­ce sen­tir bien, te ha­ce sen­tir útil, aun­que nos sen­ti­mos mal por la pér­di­da de mi hermano, es bo­ni­to ver que él vi­ve den­tro de otras per­so­nas”, di­jo Adria­na Mi­ja­res, her­ma­na me­nor de Adrián.

De acuer­do con su her­ma­na, Adrián falleció un do­min­go en un ac­ci­den­te cuan­do se di­ri­gía a su ca­sa en su mo­to.

Al día si­guien­te, él iba a ini­ciar el tra­ba­jo por el que ha­bía lu­cha­do tan­to, ser maes­tro de ar­te en el Dis­tri­to In­de­pen­dien­te Es­co­lar de Ca­nu­ti­llo, sin em­bar­go, de­bi­do a las he­ri­das su­fri­das, des­pués de unos días fue de­cla­ra­do con muerte ce­re­bral; fue ahí en don­de mi fa­mi­lia to­mó la de­ci­sión de que sus ór­ga­nos fue­ran do­na­dos, di­jo Adria­na.

La de­ci­sión de Adrián im­pac­tó la sa­lud de tres per­so­nas, quie­nes re­ci­bie­ron te­ji­dos, hí­ga­do y ri­ño­nes, del hé­roe aman­te del ar­te.

“Era mi hermano ma­yor, to­dos co­no­cían a Adrián como el có­mi­co, le gus­ta­ba to­car la gui­ta­rra, era atlé­ti­co en la es­cue­la, se preo­cu­pa­ba por to­dos, ama­ba a mu­chos de sus ami­gos y su fa­mi­lia, siem­pre po­nía a to­dos por de­lan­te de sus ne­ce­si­da­des. Lo ex­tra­ña­mos mu­cho, pe­ro es­ta­mos con­ten­tos de que aho­ra hay vi­da gra­cias a él”, con­clu­yó Adria­na.

La op­ción de do­nar

Cuan­do una per­so­na que ha su­fri­do una le­sión ce­re­bral se­ve­ra pro­du­ci­da por ejem­plo, por un apo­ple­jía, o fal­ta de oxí­geno, es pues­ta en so­por­te ar­ti­fi­cial.

Los mé­di­cos trabajan ar­dua­men­te pa­ra sal­var la vi­da del pa­cien­te, pe­ro en oca­sio­nes ocu­rre una pér­di­da com­ple­ta e irre­ver­si­ble; es cuan­do el hospital de­cla­ra al pa­cien­te le­gal­men­te fa­lle­ci­do, só­lo en­ton­ces la donación se con­vier­te en una op­ción.

South­west Trans­plant Allian­ce es­ta­ble­ce que hay una gran ne­ce­si­dad a ni­vel na­cio­nal, al mo­men­to apro­xi­ma­da­men­te 120 mil per­so­nas, en­tre hom­bres, mujeres y ni­ños, esperan tras­plan­tes que po­drían sal­var­les la vi­da.

Asi­mis­mo, el 80 por cien­to de los pa­cien­tes que esperan tras­plan­te es ex­clu­si­vo de ri­ño­nes. De­sa­for­tu­na­da­men­te, 8 mil per­so­nas mue­ren ca­da año de­bi­do a que los ór­ga­nos que ne­ce­si­tan no son do­na­dos a tiempo.

Pa­ra más in­for­ma­ción pue­de in­gre­sar a www.Do­na­teLi­feTe­xas.org

Ins­ta­lan en Hospital del Sol el ‘Mu­ro de Hé­roes’, que re­co­no­ce obra de do­na­do­res de ór­ga­nos

Bus­ca el nosocomio con­cien­ti­zar a la co­mu­ni­dad so­bre el va­lor de es­ta de­ci­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.