EL PRO­BLE­MA de las ar­mas es­ta­dou­ni­den­ses QUE LLE­GAN A MÉ­XI­CO

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - Ioan Gri­llo/The New York Ti­mes

Son uti­li­za­das por cár­te­les del nar­co­trá­fi­co

Ciu­dad Juá­rez – En un so­lea­do pa­tio de la prisión de es­ta pu­jan­te ciu­dad fron­te­ri­za, un pre­so de 23 años me ex­pli­có con cal­ma có­mo ca­da año tra­fi­ca­ba cien­tos de ar­mas des­de Es­ta­dos Uni­dos a Mé­xi­co.

Me con­tó que nun­ca se mo­les­tó en pa­gar­les a es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra que com­pra­ran las ar­mas por él. Ex­pli­ca­ba que, cuan­do que­ría ad­qui­rir ar­ma­men­to, iba a una de las mu­chas ex­po­si­cio­nes de ar­mas que ca­da fin de se­ma­na se ce­le­bran en Da­llas y apro­ve­cha­ba las di­ná­mi­cas de esos even­tos pa­ra com­prar ar­mas de fue­go sin pa­sar por una ve­ri­fi­ca­ción de an­te­ce­den­tes o tener que pre­sen­tar al­gún do­cu­men­to de ciu­da­da­nía.

Lue­go re­gre­sa­ba a Mé­xi­co con una do­ce­na de ar­mas es­con­di­das en re­fri­ge­ra­do­res y co­ci­nas que trans­por­ta­ba en la par­te tra­se­ra de su camioneta y las ven­día en su ciu­dad na­tal, ubi­ca­da al sur del río Bra­vo. Me di­jo que el ar­ma que más le pe­dían era el ri­fle se­mi­au­to­má­ti­co AR-15, que po­día com­prar por tan so­lo 500 dó­la­res y lo ven­día cinco ve­ces más ca­ro. Se en­ri­que­ció mu­cho más de lo que nun­ca so­ñó, com­pró una ca­sa, ca­mio­ne­tas y mo­tos nue­vas.

“Al prin­ci­pio me sen­tía mal, pe­ro lue­go te acos­tum­bras”, di­jo. “Así pa­sas un buen ra­to, ven­des ar­mas, ga­nas di­ne­ro y te di­vier­tes”. Cuen­ta que lo atra­pa­ron por­que su pri­mo lo de­la­tó des­pués de una dis­cu­sión y aho­ra cum­ple una con­de­na de nue­ve años.

Las ar­mas es­ta­dou­ni­den­ses inun­dan Mé­xi­co, arman a los bru­ta­les cár­te­les que han aho­ga­do en san­gre a es­te país, des­tru­yen­do fa­mi­lias y ex­pul­san­do a la gen­te de sus ho­ga­res. Du­ran­te un pe­río­do de seis años, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia ras­treó más de 74 mil 500 ar­mas de fue­go que le fue­ron in­cau­ta­das a cri­mi­na­les cap­tu­ra­dos en Es­ta­dos Uni­dos, don­de fue­ron fa­bri­ca­das o ven­di­das des­pués de ser im­por­ta­das des­de otros paí­ses.

To­da­vía mu­chas de esas ar­mas es­tán en ma­nos de pis­to­le­ros de los cár­te­les que to­dos los días co­me­ten do­ce­nas de ase­si­na­tos. Un es­tu­dio de 2013 de la Uni­ver­si­dad de San Die­go es­ti­mó que en­tre 2010 y 2012 al­re­de­dor de 253 mil ar­mas de fue­go fue­ron con­tra­ban­dea­das en la frontera sur. Las bre­chas en la re­gu­la­ción, como lo que pasa en las ex­po­si­cio­nes de ar­mas, ha­cen que sea im­po­si­ble co­no­cer los números reales.

Por el con­tra­rio, en Mé­xi­co so­lo hay una tien­da le­gal de ar­mas de fue­go en to­do el país. Los com­pra­do­res de­ben so­li­ci­tar per­mi­sos que les exigen pre­sen­tar al me­nos seis for­mas de iden­ti­fi­ca­ción, in­clui­da la prue­ba de que no tie­nen an­te­ce­den­tes pe­na­les y una car­ta de su em­plea­dor, por lo que el pro­ce­so pue­de tar­dar meses.

Mien­tras el presidente de Es­ta­dos Uni­dos, Donald Trump, se en­fu­re­ce por los pe­li­gros de las dro­gas y los cri­mi­na­les que lle­gan des­de Mé­xi­co, de­be­ría con­si­de­rar có­mo Es­ta­dos Uni­dos ex­por­ta sus pro­pios pro­duc­tos mor­ta­les y la de­vas­ta­ción que ge­ne­ran. La se­ma­na pa­sa­da anun­ció el mo­vi­mien­to de tro­pas mi­li­ta­res a la frontera con Mé­xi­co, y los es­ta­dos han co­men­za­do a des­ple­gar miem­bros de la Guardia Na­cio­nal. Si se va a pro­du­cir una acu­mu­la­ción de fuer­zas, se de­ben des­ti­nar más recursos pa­ra de­te­ner el con­tra­ban­do de ar­mas: es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar ope­ra­cio­nes con­tra los tra­fi­can­tes de ar­mas de fue­go y las bús­que­das de vehícu­los en el sur.

En es­ta­dos como Te­xas, un mi­gran­te in­do­cu­men­ta­do no pue­de ob­te­ner una li­cen­cia de con­du­cir. Pe­ro cual­quier per­so­na, in­clu­so un miem­bro de la pan­di­lla MS-13 sin pa­pe­les, pue­de en­trar a una ex­po­si­ción de ar­mas y com­prar un ri­fle se­mi­au­to­má­ti­co. Los miem­bros del cri­men or­ga­ni­za­do se apro­ve­chan de eso to­dos los días.

A su vez, los cri­mi­na­les de los es­cua­dro­nes de la muerte usan esas ar­mas en las ma­sa­cres que per­pe­tran en to­do Mé­xi­co, un fac­tor que obli­ga a que las per­so­nas bus­quen refugio a tra­vés de la frontera. El si­tio Po­li­ti­cal Asy­lum USA di­ce: “La prin­ci­pal ra­zón por la que al­gu­nos me­xi­ca­nos te­men re­gre­sar a Mé­xi­co es por las or­ga­ni­za­cio­nes de­lic­ti­vas, en su ma­yo­ría, nar­co­tra­fi­can­tes”.

Por su­pues­to, Mé­xi­co no pue­de cul­par a las ar­mas es­ta­dou­ni­den­ses por to­da su vio­len­cia. Los po­lí­ti­cos y po­li­cías co­rrup­tos a me­nu­do trabajan con los gáns­te­res; los ba­rrios mar­gi­na­les con ca­mi­nos rús­ti­cos y la fal­ta de es­pe­ran­zas ge­ne­ran una co­rrien­te de re­clu­tas vo­lun­ta­rios que ali­men­tan los ejér­ci­tos de los cár­te­les.

Pe­ro la dis­po­ni­bi­li­dad de ar­mas po­ten­tes les da a los ma­fio­sos me­xi­ca­nos la ca­pa­ci­dad de abru­mar a las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Los cár­te­les com­pran ri­fles de fran­co­ti­ra­dor del ca­li­bre .50, que se ven­den en Es­ta­dos Uni­dos, y los han usado re­pe­ti­da­men­te pa­ra ata­car a vehícu­los po­li­cia­les y mi­li­ta­res a dis­tan­cia. Los sicarios usan fu­si­les Ka­lásh­ni­kov he­chos en Chi­na y la Re­pú­bli­ca Che­ca que son ven­di­dos en Es­ta­dos Uni­dos y lue­go son usa­dos pa­ra ase­si­nar en Mé­xi­co. Los cár­te­les tie­nen ta­lle­res don­de con­vier­ten los AR-15 se­mi­au­to­má­ti­cos en ar­mas to­tal­men­te au­to­má­ti­cas.

Des­de ha­ce más de una dé­ca­da es­cri­bo re­por­ta­jes so­bre el cri­men en Mé­xi­co por lo que he si­do tes­ti­go de la de­vas­ta­ción que esas ar­mas cau­san en más oca­sio­nes de las que pue­do con­tar. En un se­má­fo­ro de la ciu­dad de Cu­lia­cán, vi los ca­dá­ve­res de cinco po­li­cías a los que los agre­so­res em­bos­ca­ron y ro­cia­ron con más de 400 ba­las. He es­ta­do en es­ce­nas de ase­si­na­tos don­de los ase­si­nos eje­cu­ta­ron a sus ob­je­ti­vos mien­tras dis­pa­ra­ban cien­tos de ba­las que tam­bién ma­ta­ron a tran­seún­tes inocen­tes, in­clui­dos ni­ños.

Ver una ca­be­za des­trui­da por las ba­las es trau­má­ti­co, pe­ro el cos­to hu­mano real­men­te se sien­te en los ho­ga­res, en los so­llo­zos de ma­dres, her­ma­nos y es­po­sas que llo­ran por los ca­dá­ve­res de sus se­res que­ri­dos. Cuan­do los jó­ve­nes se reunie­ron el mes pa­sa­do en Was­hing­ton pa­ra de­nun­ciar la vio­len­cia ar­ma­da, fue ins­pi­ra­dor, pe­ro deseé que ese día los jó­ve­nes tam­bién se hu­bie­ran reuni­do aquí en Mé­xi­co. En el pa­sa­do, cien­tos de mi­les han mar­cha­do en Mé­xi­co con­tra el cri­men y la co­rrup­ción.

En nues­tro mundo in­ter­co­nec­ta­do, los pro­ble­mas de la vio­len­cia ar­ma­da, el trá­fi­co de dro­gas y la in­mi­gra­ción son in­ter­na­cio­na­les y te­ne­mos que tra­ba­jar a tra­vés de las fron­te­ras pa­ra re­sol­ver­los. Así como Mé­xi­co ne­ce­si­ta lu­char con­tra los cár­te­les bru­ta­les que obli­gan a las per­so­nas a huir ha­cia el nor­te, Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta frenar el flu­jo ha­cia el sur de es­te de­vas­ta­dor río de hie­rro.

Al­gu­nAs son ven­di­das a 5 ve­ces su pre­cio ori­gi­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.