Son in­mi­gran­tes en Te­xas más sus­cep­ti­bles a de­por­ta­ción

Re­por­te in­di­ca que me­nos del 30 por cien­to de los de­te­ni­dos tie­nen abo­ga­dos

El Diario de El Paso - - PORTADA - Ju­lián Agui­lar y Dar­la Ca­me­ron/ The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin– A me­di­da que la Ca­sa Blan­ca con­ti­núa am­plian­do las de­por­ta­cio­nes y pro­mo­vien­do me­di­das pa­ra fre­nar la in­mi­gra­ción ile­gal, mu­chos in­do­cu­men­ta­dos en Te­xas se ven obli­ga­dos a na­ve­gar el sistema de in­mi­gra­ción sin la ayu­da de un abo­ga­do.

Des­de octubre de 2000 has­ta fe­bre­ro de 2018, me­nos del 30 por cien­to –213 mil 197 de 733 mil 125– de in­mi­gran­tes en pro­ce­so de de­por­ta­ción en Te­xas te­nían re­pre­sen­ta­ción, se­gún el re­por­te de Tran­sac­tio­nal Re­cords Ac­cess Clea­ring­hou­se (TRAC) de la Uni­ver­si­dad de Sy­ra­cu­se.

Ese ín­di­ce es uno de los más ba­jos del país, só­lo de­trás de Ari­zo­na y Loui­sia­na en­tre los es­ta­dos con más ca­sos de de­por­ta­ción.

Ca­si el 70 por cien­to de los ca­sos de Te­xas du­ran­te el pe­río­do de tiem­po es­tu­dia­do ter­mi­na­ron con una or­den de ex­pul­sión. En com­pa­ra­ción, el 74 por cien­to de los acu­sa­dos en Nue­va York te­nía un abo­ga­do y só­lo el 27 por cien­to re­ci­bió una or­den de de­por­ta­ción.

De­bi­do a que las vio­la­cio­nes a la in­mi­gra­ción son en gran par­te de na­tu­ra­le­za ci­vil, a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos en los pro­ce­di­mien­tos de de­por­ta­ción no se les ga­ran­ti­za el de­re­cho a un abo­ga­do. Eso tam­bién in­clu­ye in­mi­gran­tes que se en­tre­gan a las au­to­ri­da­des y bus­can asi­lo.

Los abo­ga­dos y de­fen­so­res de los in­mi­gran­tes di­cen que la fal­ta de re­pre­sen­ta­ción mul­ti­pli­ca las po­si­bi­li­da­des de que una per­so­na sea de­por­ta­da, y di­je­ron que los man­da­tos re­cien­tes de la ad­mi­nis­tra­ción Trump tie­nen la ga­ran­tía de agi­li­zar la eli­mi­na­ción de aún más in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos.

Los abo­ga­dos di­cen que eso se de­be a que la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes no pue­den pa­gar un abo­ga­do, lo que los de­ja na­ve­gar por el com­pli­ca­do sistema por su cuen­ta. Tam­bién se trans­fie­ren a me­nu­do de una ins­ta­la­ción a otra, de­pen­dien­do de dón­de el Go­bierno con­si­de­re que hay más es­pa­cio dis­po­ni­ble en un cen­tro de de­ten­ción.

Se­gún un es­tu­dio de TRAC en 2016, más del 80 por cien­to de los me­no­res no acom­pa­ña­dos que in­gre­sa­ron al país en­tre 2012 y 2014 y que no te­nían re­pre­sen­ta­ción fue­ron de­por­ta­dos.

“Tan ma­lo co­mo es, ha­cer to­do es­to ase­gu­ra que va a su­bir el por­cen­ta­je”, di­jo Jac­kie Wat­son, una abo­ga­da de in­mi­gra­ción con se­de en Aus­tin.

El úl­ti­mo cam­bio ra­di­cal de la ad­mi­nis­tra­ción Trump se pro­du­jo el mar­tes, cuan­do la Ofi­ci­na Eje­cu­ti­va pa­ra la Re­vi­sión de In­mi­gra­ción, una ra­ma del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de EU, anun­ció que pon­dría fin al po­pu­lar Pro­gra­ma de Orien­ta­ción Le­gal. Ese pro­gra­ma pro­por­cio­na a los in­mi­gran­tes de­te­ni­dos in­for­ma­ción so­bre el sistema ju­di­cial de in­mi­gra­ción y los ayu­da a ob­te­ner ser­vi­cios pro bono.

El pro­gra­ma, ad­mi­nis­tra­do por el Ve­ra Institute of Jus­ti­ce, ope­ra en cen­tros de de­ten­ción en to­do el país, in­clui­do Te­xas. Se sus­pen­de pa­ra que el Go­bierno fe­de­ral pue­da rea­li­zar “re­vi­sio­nes de efi­cien­cia de sus ope­ra­cio­nes”, in­for­mó The Was­hing­ton Post.

Wat­son di­jo que in­clu­so si el pro­gra­ma no pro­por­cio­na­ba a to­dos los de­te­ni­dos un abo­ga­do, pro­por­cio­na­ba in­for­ma­ción vi­tal a una per­so­na que es­ta­ba a pun­to de na­ve­gar por el com­ple­jo sistema de in­mi­gra­ción. Tam­bién fue un cam­po de en­tre­na­mien­to vi­tal pa­ra abo­ga­dos cu­yas prác­ti­cas ex­clu­si­vas se con­vir­tie­ron en le­yes de in­mi­gra­ción.

“In­clu­so si la per­so­na fi­nal­men­te no ob­tie­ne un abo­ga­do pro bono a tra­vés de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, al me­nos aho­ra sa­ben có­mo va a fun­cio­nar el pro­ce­so”, di­jo.

Sin la asis­ten­cia, la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae­rá en los abo­ga­dos de in­mi­gra­ción pa­ra que to­men más ca­sos de for­ma gra­tui­ta, una ta­rea des­alen­ta­do­ra.

Ali­cia Pé­rez, abo­ga­da con se­de en San An­to­nio, di­jo que a ca­da abo­ga­do le gus­ta­ría ha­cer más tra­ba­jo pro bono. Pe­ro in­clu­so un ca­so de asi­lo de ru­ti­na im­pli­ca al me­nos cua­tro au­dien­cias y ho­ras de pre­pa­ra­ción an­tes de ca­da uno.

“Si gas­to to­das es­tas ho­ras tra­ba­jan­do gra­tis, en­ton­ces no pue­do pa­gar mis cuen­tas”, di­jo Pé­rez. “Pro bono es un lu­jo y mu­cha gen­te no pue­de pa­gar­lo”.

Wat­son y Pé­rez di­je­ron que dos man­da­tos se­pa­ra­dos de in­mi­gra­ción la se­ma­na pa­sa­da van a ero­sio­nar aún más el pro­ce­so en el sistema de in­mi­gra­ción del país.

El fis­cal ge­ne­ral de los Es­ta­dos Uni­dos, Jeff Ses­sions, anun­ció que los jue­ces de­ben ce­rrar al me­nos 700 ca­sos por año pa­ra re­ci­bir una ca­li­fi­ca­ción de desem­pe­ño la­bo­ral sa­tis­fac­to­rio.

En Las Cru­ces, Nue­vo Mé­xi­co, el miér­co­les, Ses­sions di­jo que el ob­je­ti­vo era al­can­za­ble.

“He de­ja­do en cla­ro a es­tos jue­ces que es­pe­ra­mos que com­ple­ten los ca­sos de ma­ne­ra rá­pi­da y efi­cien­te. No pa­ra po­ner­los en es­pe­ra, sino com­ple­tar­los”, di­jo a una reunión de she­riffs fron­te­ri­zos, de acuer­do con co­men­ta­rios pre­pa­ra­dos. “Es­ta no es una me­ta ra­di­cal, sino una po­lí­ti­ca ra­cio­nal pa­ra ga­ran­ti­zar la cohe­ren­cia, la res­pon­sa­bi­li­dad y la efi­cien­cia de nues­tro sistema ju­di­cial de in­mi­gra­ción”.

Los crí­ti­cos del re­qui­si­to di­je­ron que las de­ci­sio­nes de in­mi­gra­ción no se pue­den lle­var a ca­bo en una ca­de­na de mon­ta­je y que las de­ci­sio­nes ace­le­ra­das con­du­ci­rían a más ape­la­cio­nes, lo que en reali­dad alar­ga­ría el tiem­po que lle­va re­sol­ver un ca­so.

Tam­bién la se­ma­na pa­sa­da, Ses­sions anun­ció una po­lí­ti­ca de “to­le­ran­cia ce­ro” pa­ra las per­so­nas que cru­zan o in­ten­tan cru­zar la fron­te­ra ile­gal­men­te. La di­rec­ti­va ins­tru­ye a to­dos los fis­ca­les fe­de­ra­les en la fron­te­ra Su­r­oes­te a en­jui­ciar a to­das las re­fe­ren­cias del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal por pre­sun­tas vio­la­cio­nes de las le­yes fe­de­ra­les de in­mi­gra­ción con en­tra­da ile­gal.

Eso su­ce­dió el mis­mo día en que el pre­si­den­te Trump or­de­nó el fin de lo que cri­ti­ca­ron co­mo políticas de “Cap­tu­ra y Li­be­ra­ción”, en las cua­les los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos son li­be­ra­dos mien­tras es­pe­ran ser pro­ce­sa­dos en un tri­bu­nal de in­mi­gra­ción.

“Es ho­ra de em­po­de­rar a las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les al pro­por­cio­nar­les la au­to­ri­dad le­gal y los re­cur­sos que ne­ce­si­tan pa­ra ha­cer cum­plir de ma­ne­ra efec­ti­va las le­yes de in­mi­gra­ción de nues­tra na­ción”, se­ña­la un me­mo­ran­do de la Ca­sa Blan­ca so­bre “Cap­tu­ra y Li­be­ra­ción”. “De lo con­tra­rio, la afluen­cia de ex­tran­je­ros ile­ga­les en los Es­ta­dos Uni­dos só­lo con­ti­nua­rá”.

Je­remy McKinney, se­cre­ta­rio de la Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Abo­ga­dos de In­mi­gra­ción, di­jo que las me­di­das com­bi­na­das con­du­ci­rían a más li­ti­gios, no me­nos.

la PO­lÍ­TI­Ca mi­gra­to­ria de Was­hing­ton ha in­cre­men­ta­do los arres­tos

SE CREE que el fe­nó­meno se de­be a que no pue­den pa­gar un abo­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.