Es­cri­bí el me­mo de Uber. Es­ta es la for­ma de ter­mi­nar con el aco­so se­xual

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Su­san Fow­ler The New York Ti­mes

Nue­va York— Si las no­ti­cias del año pa­sa­do nos han en­se­ña­do al­go, es que la dis­cri­mi­na­ción, el aco­so se­xual y las re­pre­sa­lias son ge­ne­ra­li­za­das en ca­si to­das las in­dus­trias.

Des­de la cul­tu­ra sis­té­mi­ca del aco­so se­xual y la dis­cri­mi­na­ción en Uber has­ta las his­to­rias om­ni­pre­sen­tes de mu­je­res apro­ve­cha­das en Fox News y los cuen­tos de aco­so en in­dus­trias que van des­de el fútbol pro­fe­sio­nal has­ta res­tau­ran­tes, he­mos vis­to una com­pa­ñía tras otra pú­bli­ca­men­te des­pres­ti­gia­das y aver­gon­za­das por tra­ta­mien­to ile­gal de em­plea­dos.

La pre­gun­ta ya no es si real­men­te ocu­rre un mal­tra­to atroz, ni si es­tá li­mi­ta­do a unas po­cas com­pa­ñías e in­dus­trias ma­las, sino qué po­de­mos ha­cer pa­ra ga­ran­ti­zar que nun­ca vuel­va a su­ce­der.

En me­dio de to­das las pre­gun­tas so­bre dón­de va #MeToo, hay al me­nos una res­pues­ta que to­dos de­be­rían apo­yar, una res­pal­da­da por una le­gis­la­ción bi­par­ti­dis­ta ac­tual­men­te en el Con­gre­so, sim­ple­men­te es­pe­ran­do una vo­ta­ción: ne­ce­si­ta­mos po­ner fin a la prác­ti­ca del ar­bi­tra­je for­za­do, un va­cío le­gal usar pa­ra en­cu­brir su tra­ta­mien­to ile­gal de em­plea­dos.

La dis­cri­mi­na­ción, el aco­so y las re­pre­sa­lias son ile­ga­les se­gún las le­yes fe­de­ra­les y es­ta­ta­les. Pe­ro no son ofen­sas cri­mi­na­les, en­ton­ces el pro­ce­so de ob­te­ner jus­ti­cia de­be pa­sar por un tri­bu­nal ci­vil. Si, por ejem­plo, se en­cuen­tra ex­pe­ri­men­tan­do dis­cri­mi­na­ción ra­cial en su lu­gar de tra­ba­jo y su lu­gar de tra­ba­jo no so­lu­cio­nó el pro­ble­ma, po­dría de­man­dar pú­bli­ca­men­te a su em­plea­dor an­te un tri­bu­nal y, pre­su­mi­ble­men­te, se ha­ría jus­ti­cia.

El ar­bi­tra­je for­za­do se ha con­ver­ti­do en una prác­ti­ca es­tán­dar por una va­rie­dad de ra­zo­nes. La opi­nión do­mi­nan­te es que ayu­da a ges­tio­nar el ries­go le­gal a lar­go pla­zo, ase­gu­ran­do que las em­pre­sas no se vean en­vuel­tas en plei­tos cos­to­sos y pro­lon­ga­dos. Los ejem­plos de Uber e IBM mues­tran que lo con­tra­rio es cier­to: el ar­bi­tra­je for­za­do con­du­ce a un ries­go ope­ra­ti­vo a lar­go pla­zo. Obli­gar a las dispu­tas le­ga­les so­bre la dis­cri­mi­na­ción, el aco­so y la re­pre­sa­lia a so­me­ter­se a pro­ce­di­mien­tos se­cre­tos de ar­bi­tra­je ocul­ta el com­por­ta­mien­to y per­mi­te que se arrai­gue cul­tu­ral­men­te.

An­te no­so­tros se en­cuen­tran tres po­si­bles opciones pa­ra po­ner fin a es­ta prác­ti­ca. El pri­me­ro es de­jar­lo en ma­nos de com­pa­ñías in­di­vi­dua­les y per­mi­tir­les ele­gir no for­zar a sus em­plea­dos a fir­mar sus de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les.

Mi­cro­soft ha to­ma­do la de­lan­te­ra en es­to y ha de­ja­do de usar acuer­dos de ar­bi­tra­je en ca­sos de aco­so se­xual. Por op­ti­mis­ta que pa­rez­ca es­ta op­ción, de­jar­lo en ma­nos de em­pre­sas in­di­vi­dua­les pro­ba­ble­men­te no cam­bie la in­dus­tria: las bue­nas com­pa­ñías op­ta­rán por prohi­bir los acuer­dos de ar­bi­tra­je, mien­tras que las com­pa­ñías ma­las con­ti­nua­rán usán­do­las y con­ti­nua­rán mal­tra­tan­do a sus em­plea­dos.

El se­gun­do es de­jar­lo en ma­nos de la Cor­te Su­pre­ma, que pron­to dic­ta­rá una de­ci­sión en el ca­so de Epic Systems Corp. v. Le­wis, una demanda ar­chi­va­da no por aco­so sino por ho­ras ex­tras no pa­ga­das, pe­ro que sin em­bar­go tie­ne el po­ten­cial de re­mo­de­lar el La for­ma en que las em­pre­sas pue­den usar los acuer­dos de ar­bi­tra­je, es­pe­cial­men­te cuan­do se usan pa­ra prohi­bir jui­cios co­lec­ti­vos. Pe­ro no es­tá cla­ro có­mo fa­lla­rá el tri­bu­nal —al­gu­nos aná­li­sis han su­ge­ri­do que es pro­ba­ble que fa­lle a fa­vor de los em­plea­do­res— ni es­tá cla­ro có­mo es­ta de­ci­sión po­dría dar for­ma al ar­bi­tra­je for­za­do pa­ra las per­so­nas.

Es­to nos de­ja una ter­ce­ra y úl­ti­ma op­ción: le­gis­la­ción. Se es­tá lo­gran­do un pro­gre­so pro­me­te­dor a ni­vel es­ta­tal. Re­cien­te­men­te se apro­ba­ron va­rias me­di­das en el es­ta­do de Was­hing­ton, in­clui­da una que prohi­bi­rá a las em­pre­sas uti­li­zar acuer­dos de ar­bi­tra­je for­zo­so pa­ra evi­tar que las víc­ti­mas de­nun­cien el asalto se­xual y el aco­so se­xual a las au­to­ri­da­des; en California, la asam­bleís­ta Lo­re­na Gon­za­lez Flet­cher pla­nea pro­po­ner una me­di­da que prohi­bi­ría a los em­plea­do­res ha­cer del ar­bi­tra­je for­za­do una con­di­ción de em­pleo.

Tam­bién po­dría­mos es­tar pro­gre­san­do a ni­vel fe­de­ral. El año pa­sa­do, la Re­pre­sen­tan­te Che­ri Bus­tos de Illi­nois y la Se­na­do­ra Kirs­ten Gi­lli­brand de Nue­va York pre­sen­ta­ron el Ac­ta de Ar­bi­tra­je For­za­do de Aco­so Se­xual de fin de 2017, que prohi­bi­ría el uso del ar­bi­tra­je for­za­do en ca­sos de aco­so y dis­cri­mi­na­ción se­xual. La cuen­ta tie­ne apo­yo bi­par­ti­dis­ta.

Los se­na­do­res y los miembros de la Cá­ma­ra aho­ra es­tán es­pe­ran­do vo­tar so­bre ello. In­clu­so si es­te pro­yec­to de ley se aprue­ba, se­rá só­lo el co­mien­zo: de­be­mos exi­gir que nues­tras le­gis­la­tu­ras fe­de­ra­les y es­ta­ta­les aprue­ben le­yes que prohí­ban el ar­bi­tra­je for­za­do en to­dos los ca­sos de dis­cri­mi­na­ción y aco­so.

Hay pre­gun­tas rea­les so­bre dón­de va #MeToo des­pués, có­mo man­tie­ne el im­pul­so, có­mo pue­de ir más allá de que las per­so­nas pier­dan sus tra­ba­jos y las com­pa­ñías emi­tan de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas pa­ra crear cam­bios rea­les y du­ra­de­ros en nues­tros lu­ga­res de tra­ba­jo. No to­dos ellos tie­nen res­pues­tas fá­ci­les. Pe­ro hay al me­nos un pa­so cla­ro y tan­gi­ble que to­dos los que apo­yan la eli­mi­na­ción de la dis­cri­mi­na­ción, el aco­so y las re­pre­sa­lias en el lu­gar de tra­ba­jo pue­den adop­tar: Apo­yar la eli­mi­na­ción del ar­bi­tra­je for­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.