Se va a apli­car la ley, Sr. Pre­si­den­te

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Editorial The New York Ti­mes

Nue­va York— ¿Por qué no nos de­te­ne­mos un po­co y con­tem­pla­mos lo que los es­ta­dou­ni­den­ses y el mun­do es­ta­mos ates­ti­guan­do?

La ma­ña­na del lu­nes, agen­tes del FBI ca­tea­ron la ofi­ci­na, ca­sa y ha­bi­ta­ción del ho­tel en Nue­va York del abo­ga­do per­so­nal del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Con­fis­ca­ron evi­den­cia de po­si­bles de­li­tos fe­de­ra­les, in­clu­yen­do frau­de ban­ca­rio y elec­tró­ni­co y vio­la­cio­nes al fi­nan­cia­mien­to de la cam­pa­ña re­la­cio­na­da con los pa­gos he­chos a mu­je­res, in­clu­yen­do a una ac­triz porno, quie­nes ase­gu­ran que tu­vie­ron amo­ríos con el pre­si­den­te an­tes de que asu­mie­ra el pues­to y les pa­ga­ron e in­ti­mi­da­ron pa­ra que guar­da­ran si­len­cio.

Esa tar­de, el pre­si­den­te, ro­dea­do por ofi­cia­les mi­li­ta­res de al­to ran­go, lan­zó una es­pon­tá­nea dia­tri­ba en con­tra de im­por­tan­tes ofi­cia­les que apli­can la ley en Es­ta­dos Uni­dos —ofi­cia­les de su pro­pio go­bierno— acu­sán­do­los de “ata­car a nues­tro país”.

Tam­bién, The Ti­mes re­por­tó el lu­nes por la no­che que los in­ves­ti­ga­do­res es­tán exa­mi­nan­do un do­na­ti­vo por 150 mil dó­la­res que hi­zo a la fun­da­ción per­so­nal del pre­si­den­te un mag­na­te ucra­niano del ace­ro, otor­ga­da du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial a cam­bio de apa­re­cer en un video que du­ró 20 mi­nu­tos.

Mien­tras tan­to, el ex en­car­ga­do de la cam­pa­ña del pre­si­den­te se en­cuen­tra acu­sa­do y su ex ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal se de­cla­ró culpable de men­tir­les a los in­ves­ti­ga­do­res. Su yerno y otros co­la­bo­ra­do­res es­tán bajo in­ves­ti­ga­ción.

Da­mas y ca­ba­lle­ros, ése es nues­tro pre­si­den­te. Así es co­mo Do­nald Trump ha­ce ne­go­cios, y ése es el ti­po de per­so­nas de las que se ro­dea.

Trump ha pa­sa­do su ca­rre­ra en com­pa­ñía de cons­truc­to­res, ce­le­bri­da­des y tam­bién de es­ta­fa­do­res, ti­ma­do­res, ma­to­nes y de­lin­cuen­tes, él mien­te, en­ga­ña, ha­ce alar­de de ello y ma­yor­men­te se ha sa­li­do con la su­ya, pro­te­gi­do por ame­na­zas de li­ti­gio, di­ne­ro de fuen­tes ocul­tas y sus bra­vu­co­ne­rías.

Aun­que esos mé­to­dos po­drían de­mos­trar que tie­nen sus lí­mi­tes cuan­do son apli­ca­dos des­de la Ofi­ci­na Oval. Mien­tras los lí­de­res re­pu­bli­ca­nos del Con­gre­so man­tie­nen un si­len­cio co­bar­de, Trump tie­ne ac­tual­men­te una ver­da­de­ra ra­zón pa­ra sen­tir mie­do.

Un ca­teo en la ofi­ci­na de un abo­ga­do no se lle­va a ca­bo to­dos los días, eso sig­ni­fi­ca que va­rios fun­cio­na­rios del go­bierno y un juez fe­de­ral tie­nen una ra­zón pa­ra creer que po­drían en­con­trar evi­den­cia de un de­li­to y no con­fían en que el abo­ga­do no des­trui­ría esa evi­den­cia.

El lu­nes, cuan­do apa­re­ció con su equi­po de se­gu­ri­dad na­cio­nal, Trump, cu­yo le­ma po­dría ser “el di­ne­ro po­dría pa­rar en cual­quier lu­gar me­nos aquí”, cul­pó ai­ra­da­men­te a to­dos los que pu­do nom­brar so­bre lo “in­jus­ta” que es la in­ves­ti­ga­ción que ya ha con­su­mi­do el pri­mer año de su pre­si­den­cia, aun­que ape­nas es­tá em­pe­zan­do a po­ner­se can­den­te.

Di­jo que el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Jeff Ses­sions co­me­tió “un te­rri­ble error” al re­cu­sar­se de ha­cer­se car­go de la in­ves­ti­ga­ción in­si­nuan­do que un pro­cu­ra­dor ge­ne­ral más leal hu­bie­ra obs­trui­do la jus­ti­cia y blo­quea­do la in­ves­ti­ga­ción.

Se que­jó de las “ho­rri­bles co­sas” que hi­zo Hi­llary Clin­ton y “de to­dos los de­li­tos que fue­ron co­me­ti­dos”. Ca­ta­lo­gó a los des­ta­ca­dos in­ves­ti­ga­do­res del equi­po del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller “co­mo el gru­po de per­so­nas más par­cia­les”.

Y al re­fe­rir­se a Mue­ller di­jo “ya ve­re­mos qué pa­sa”. “Mu­chas per­so­nas me han di­cho ‘de­be­rías des­pe­dir­lo’”.

De he­cho, los ca­teos so­bre las pre­mi­sas uti­li­za­das por Mi­chael Cohen, el abo­ga­do de Trump, fue­ron rea­li­za­das por la Uni­dad de Co­rrup­ción Pú­bli­ca de la Ofi­ci­na del Pro­cu­ra­dor de Man­hat­tan, y a so­li­ci­tud no del equi­po del fis­cal es­pe­cial, sino de acuer­do a una or­den de ca­teo que ob­tu­vie­ron los in­ves­ti­ga­do­res en Nue­va York des­pués de ser re­fe­ri­dos por Mue­ller, quien pri­me­ro con­sul­tó con el sub­pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Rod Ro­sens­tein.

Ade­más, el ex di­rec­tor del FBI que fue de­sig­na­do por re­pu­bli­ca­nos con­sul­tó con el sub­pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, que tam­bién fue de­sig­na­do por re­pu­bli­ca­nos, quien au­to­ri­zó que se re­fi­rie­ra el asun­to a la ofi­ci­na de cam­po del FBI que no es co­no­ci­da por su par­cia­li­dad an­ti-Trump. Sin du­da, se tra­ta de un “Es­ta­do Pro­fun­do”.

Trump tam­bién ata­có a las au­to­ri­da­des que se­gún di­jo “irrum­pie­ron” en la ofi­ci­na de Cohen. “La prerrro­ga­ti­va en­tre un abo­ga­do y su clien­te no exis­te!”, co­men­tó el pre­si­den­te a tra­vés de un tweet la ma­ña­na del mar­tes, du­ran­te lo que pre­su­mi­ble­men­te es con­si­de­ra­do co­mo su mo­men­to eje­cu­ti­vo.

Es­tá en un error. La pre­rro­ga­ti­va es una de las co­sas más sa­cro­san­tas en el sistema le­gal es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro no pro­te­ge las co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra pro­mo­ver un de­li­to.

De cual­quier ma­ne­ra, uno po­dría pre­gun­tar­se, si és­ta es una gran cacería de bru­jas y Trump no hi­zo na­da ile­gal ni tie­ne na­da inapro­pia­do qué ocul­tar, ¿por qué le im­por­ta tan­to ese de­re­cho, en pri­mer lu­gar?

Por su­pues­to, la res­pues­ta es que tie­ne mu­cho qué ocul­tar.

Ése no fue el pri­mer ca­teo rea­li­za­do a pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na a un cer­cano co­la­bo­ra­dor de Trump. Esa dis­tin­ción es­tu­vo des­ti­na­da pa­ra Paul Ma­na­fort, el ex pre­si­den­te de la cam­pa­ña de Trump y la per­so­na que le su­su­rró al oí­do a la oli­gar­quía ru­sa, quien ac­tual­men­te en­fren­ta una se­rie de car­gos fe­de­ra­les lo su­fi­cien­te­men­te lar­ga co­mo pa­ra man­te­ner­lo en pri­sión el res­to de su vi­da.

¿Y qué hay de Cohen? Ya fue des­pe­di­do de su bu­fe­te le­gal y cuan­do le em­pie­cen a fin­car car­gos, pro­ba­ble­men­te va a re­ci­bir el mis­mo tra­ta­mien­to de Trump.

En­tre las co­sas gro­tes­cas que se es­fu­ma­ron en el tras­fon­do del car­na­val de mal go­bierno de Trump en las úl­ti­mas 24 ho­ras fue que la reunión del lu­nes fue os­ten­si­ble­men­te rea­li­za­da pa­ra ha­blar so­bre una cues­tión de importancia glo­bal: un ata­que con ar­mas quí­mi­cas con­tra ci­vi­les si­rios.

En lu­gar de eso, Trump se co­lo­có co­mo te­ma prin­ci­pal, ha­cien­do un re­cla­mo nar­ci­sis­ta y au­to-com­pa­si­vo de que la in­ves­ti­ga­ción re­pre­sen­ta­ba un ata­que con­tra el país “en es­tric­to sen­ti­do”.

No, Trump un ver­da­de­ro ata­que con­tra Es­ta­dos Uni­dos es lo que su­ce­dió por de­cir el 11 de septiembre del 2001. ¿Re­cuer­das esa fe­cha? Mi­les de per­so­nas per­die­ron sus vi­das. Tu res­pues­ta fue se­ña­lar que la caí­da de las to­rres ge­me­las sig­ni­fi­ca­ba que tu edi­fi­cio era aho­ra el más al­to en el cen­tro de Man­hat­tan.

Por su­pues­to, eso tam­po­co re­sul­tó ser cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.