JALAPE­ñOS, VENGANZAS Y ASE­SI­NA­TOS: EL CA­SO VS ‘EL CHAPO’

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - Alan Feuer / The New York Ti­mes

Nue­va York— El 8 de no­viem­bre de 1992, a las dos y me­dia de la ma­ña­na, un gru­po de ase­si­nos irrum­pió en una dis­co­te­ca re­ple­ta de per­so­nas en Puer­to Va­llar­ta, en el es­ta­do me­xi­cano de Ja­lis­co, en bus­ca de ven­gan­za. Sa­ca­ron sus ar­mas y, de acuer­do con re­por­tes no­ti­cio­sos de ese en­ton­ces, dis­pa­ra­ron con­tra las lu­ces del si­tio an­tes de abrir fue­go con­tra los in­te­gran­tes de un cár­tel ri­val, li­de­ra­do por los Are­llano Félix.

Mu­rie­ron seis per­so­nas. Quie­nes dan se­gui­mien­to a la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co en Mé­xi­co le han atri­bui­do el ata­que a Joa­quín Guz­mán Loe­ra, ‘El Chapo’, quien en ese en­ton­ces era un ca­po jo­ven y bus­ca­ba ven­gar­se de los her­ma­nos Fran­cis­co Ja­vier y Ramón Are­llano Félix.

Ese su­ce­so aho­ra es par­te del re­la­to pre­sen­ta­do por pro­cu­ra­do­res fe­de­ra­les es­ta­dou­ni­den­ses en Brooklyn en su ca­so con­tra Guz­mán Loe­ra; afir­man que sí es­tu­vo in­vo­lu­cra­do y que pla­nean re­con­tar lo su­ce­di­do du­ran­te el jui­cio.

Los pro­cu­ra­do­res re­to­man ese ata­que, que su­ce­dió cuan­do Guz­mán Loe­ra bus­ca­ba con­so­li­dar las ru­tas de nar­co­trá­fi­co ha­cia Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el Cár­tel de Si­na­loa que li­de­ra­ba, en un me­mo­ran­do de no­ven­ta pá­gi­nas que fue pre­sen­ta­do an­te la Cor­te el 10 de abril.

An­te el jui­cio, cu­yo ini­cio fue re­tra­sa­do has­ta septiembre, el me­mo­ran­do fun­ge co­mo un lis­ta­do de los de­li­tos que los pro­cu­ra­do­res le acha­can a ‘El Chapo’ aun­que no los ha­yan de­ta­lla­do en la impu­tación for­mal. Son cla­ve pa­ra el ca­so, se­gún los fis­ca­les, pues in­clu­yen ase­si­na­tos, ac­tos de tor­tu­ra, se­cues­tros, las fu­gas de pri­sión y un in­ten­to de con­tra­ban­dear sie­te to­ne­la­das de co­caí­na en la­tas de chi­les jalape­ños.

En los quin­ce me­ses des­de que Guz­mán Loe­ra fue en­via­do des­de Mé­xi­co a Nue­va York, su ca­so ha que­da­do re­du­ci­do a tec­ni­cis­mos so­bre la le­ga­li­dad de esa ex­tra­di­ción y ar­gu­men­tos so­bre las con­di­cio­nes que en­fren­ta en la pri­sión de al­ta se­gu­ri­dad de Man­hat­tan en la que se en­cuen­tra.

Es­te do­cu­men­to del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, en tan­to, es la pri­me­ra por­ción de­ta­lla­da de evi­den­cia que los pro­cu­ra­do­res pla­nean pre­sen­tar al ju­ra­do.

En otro apar­ta­do del me­mo­ran­do, las au­to­ri­da­des en Nue­va York re­cuen­tan có­mo en 2001, cuan­do Guz­mán Loe­ra es­ta­ba en­fren­ta­do con los Cár­te­les del Gol­fo y de los Ze­tas, ‘El Chapo’ or­de­nó a sus pis­to­le­ros cap­tu­rar y tor­tu­rar a cual­quier in­te­gran­te de esos gru­pos ri­va­les que pu­die­ran en­con­trar. Al­gu­nos fue­ron lle­va­dos an­te él “ata­dos e in­de­fen­sos”, se­gún el me­mo­ran­do, pa­ra ser in­te­rro­ga­dos. “En al me­nos un ca­so”, di­cen los pro­cu­ra­do­res, “fue el mis­mo acu­sa­do quien le dis­pa­ró a los ri­va­les a que­ma­rro­pa y les or­de­nó a sus la­ca­yos des­ha­cer­se de los cuer­pos”.

Nue­ve años des­pués, in­di­ca el me­mo­ran­do, el Cár­tel de Si­na­loa dispu­taba te­rri­to­rio con los Bel­trán Ley­va y ‘El Chapo’ re­ci­bió no­ti­cias de que uno de los prin­ci­pa­les lu­gar­te­nien­tes de esa or­ga­ni­za­ción, Is­rael Rin­cón Mar­tí­nez, ha­bía si­do se­cues­tra­do –era acu­sa­do del ase­si­na­to del hi­jo de uno de los lu­gar­te­nien­tes de Guz­mán Loe­ra–. De acuer­do con el do­cu­men­to de los pro­cu­ra­do­res, Rin­cón fue lle­va­do a va­rias pro­pie­da­des de Guz­mán Loe­ra don­de fue tor­tu­ra­do e in­te­rro­ga­do por el pri­mo de ‘El Chapo’, Juan Guz­mán Ro­cha; aun­que el ca­po de Si­na­loa or­de­nó que no ma­ta­ran a Rin­cón sino has­ta que él lle­ga­ra, el me­mo­ran­do di­ce que Rin­cón fa­lle­ció an­tes de que eso su­ce­die­ra.

Con anéc­do­tas co­mo és­tas, el do­cu­men­to bus­ca cla­ra­men­te pre­sen­tar a Guz­mán, de 58 años, co­mo un hom­bre vio­len­to y cal­cu­la­dor. Por ejem­plo, el me­mo­ran­do des­ta­ca que en 2006 ‘El Chapo’ apro­ve­chó un des­can­so des­pués de co­mer pa­ra man­dar gol­pear a dos in­te­gran­tes de los Ze­tas a los que des­pués ma­tó con un ti­ro de gra­cia “dis­pa­ra­do des­de un ar­ma lar­ga”. El do­cu­men­to des­pués aña­de que “les or­de­nó a sus tra­ba­ja­do­res ca­var un ho­yo, lan­zar ahí los cuer­pos y pren­der­les fue­go”.

El abo­ga­do de ‘El Chapo’, Eduar­do Ba­la­re­zo, di­jo el 10 de abril que aún se­guía re­vi­san­do el me­mo­ran­do y que res­pon­de­ría cuan­do fue­ra apro­pia­do.

Ba­la­re­zo ha ar­gu­men­ta­do du­ran­te va­rios me­ses –sin mu­cho éxi­to– que Guz­mán Loe­ra no en­fren­ta­rá un jui­cio jus­to de­bi­do a las res­tric­cio­nes se­ve­ras que se le im­pu­sie­ron con el arres­to y por la pu­bli­ci­dad que ro­dea al ca­so. El lu­nes 9 de abril él pre­sen­tó an­te el tri­bu­nal do­cu­men­tos pa­ra pe­dir­le al Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se que le en­tre­ga­ra los an­te­ce­den­tes pe­na­les de to­dos los ca­pos, men­sa­je­ros, ex in­te­gran­tes de cár­te­les y con­ta­do­res que los pro­cu­ra­do­res quie­ren pre­sen­tar co­mo tes­ti­gos; al­re­de­dor de cua­ren­ta per­so­nas, al­gu­nas a quie­nes se les per­mi­ti­rá ren­dir tes­ti­mo­nio con seu­dó­ni­mos.

Es­tos tes­ti­gos pro­ba­ble­men­te res­pal­da­rán los de­ta­lles de las bru­ta­li­da­des in­clui­das en el me­mo­ran­do, aun­que esa no se­rá la úni­ca evi­den­cia. Los pro­cu­ra­do­res tam­bién des­cri­bie­ron a la Cor­te que tie­nen imá­ge­nes sa­te­li­ta­les de Guz­mán Loe­ra y su ope­ra­ción, li­bros de con­ta­bi­li­dad del cár­tel que fue­ron con­fis­ca­dos, de­ce­nas de vi­deos, mi­les de lla­ma­das y co­rreos in­ter­cep­ta­dos y más de 300 mil pá­gi­nas de di­ver­sos do­cu­men­tos. Pue­de que in­clu­so ten­gan evi­den­cia de pa­gos que hi­zo Guz­mán Loe­ra a sus abo­ga­dos co­mo “prue­ba de la ri­que­za inex­pli­ca­ble y los in­gre­sos sus­tan­cia­les del acu­sa­do”.

No obs­tan­te, el me­mo­ran­do tam­bién mues­tra que hay al­gu­nas co­sas que el Go­bierno no quie­re que es­cu­che el ju­ra­do. Eso in­clu­ye cual­quier men­ción de que Guz­mán Loe­ra reali­zó po­si­bles obras ca­ri­ta­ti­vas en Mé­xi­co o anun­cios vin­cu­la­dos a la su­ge­ren­cia he­cha por el abo­ga­do de ‘El Chapo’ de que és­te pla­nea ha­cer cam­pa­ña –des­de su cel­da en Nue­va York– pa­ra un es­ca­ño en el Se­na­do de Mé­xi­co.

Las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses tam­bién le pi­die­ron al juez Brian Co­gan que ex­clu­ya men­cio­nes de la en­tre­vis­ta que el ac­tor Sean Penn le hi­zo a Guz­mán Loe­ra pa­ra la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne en 2015, cuan­do ‘El Chapo’ es­ta­ba es­con­di­do des­pués de una fu­ga. A los pro­cu­ra­do­res les dis­gus­ta la en­tre­vis­ta apa­ren­te­men­te por la in­di­ca­ción que ha­ce Penn de que Guz­mán Loe­ra es una “fi­gu­ra pa­re­ci­da a Ro­bin Hood” y su se­ña­la­mien­to de que el pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se que com­pra dro­gas es cóm­pli­ce de los de­li­tos del ca­po.

En­lis­tan fis­ca­les an­te la Cor­te un me­mo­ran­do de no­ven­ta pá­gi­nas con los pre­sun­tos ilí­ci­tos co­me­ti­dos por Guz­mán Loe­ra

La evi­den­cia 1 de la Fis­ca­lía: 511 kg de co­caí­na in­cau­ta­da, lo­ca­li­za­da en el mo­tor de un vehícu­lo, en Patterson, New Jer­sey

La ex­tra­di­ción a la Unión Ame­ri­ca­na del lí­der del Cár­tel de Si­na­loa, en enero del 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.