Re­sis­ten al­ba­ñi­les em­ba­tes de los ro­bots

El Diario de El Paso - - PANORAMA - The New York Ti­mes

Las Ve­gas–Los al­ba­ñi­les tra­ba­ja­ban con una efi­ca­cia im­pla­ca­ble, cu­cha­rean­do y co­lo­can­do mez­cla en un la­dri­llo tras otro, api­so­nan­do ca­da uno pa­ra ase­gu­rar­se de que to­do que­da­ra ni­ve­la­do. Una ho­ra des­pués, mien­tras mi­les de es­pec­ta­do­res ob­ser­va­ban, ha­bían cons­trui­do un tra­mo de pa­red que se­ría el tra­ba­jo de un día pa­ra un al­ba­ñil si es­te es­tu­vie­ra cons­tru­yen­do a un rit­mo nor­mal.

“Cuan­do co­lo­co la­dri­llo es­toy al bor­de de la lo­cu­ra”, di­jo Matt Cash, de Ca­ro­li­na del Norte, el cam­peón que de­fen­día su tí­tu­lo en el Spec Mix Bric­kla­yer 500, la com­pe­ten­cia de al­ba­ñi­les más grande del mun­do.

Al otro la­do de es­te es­ta­cio­na­mien­to de­trás del Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Las Ve­gas, un ro­bot avan­za­ba a un rit­mo más len­to y pe­sa­do. Fue bau­ti­za­do co­mo SAM, co­mo di­mi­nu­ti­vo de se­mi-au­to­ma­ted ma­son (al­ba­ñil se­mi­au­to­ma­ti­za­do). Si par­ti­ci­pa­ra en la com­pe­ten­cia, sin du­da per­de­ría.

En es­ta con­tien­da, los hu­ma­nos repelen el fu­tu­ro con pa­lus­tre y múscu­lo. Pe­ro qui­zás no pue­dan ha­cer­lo tan­to tiem­po más.

Al me­nos en el ca­so es­ta­dou­ni­den­se, los al­ba­ñi­les se es­tán vol­vien­do ca­da vez más di­fí­ci­les de en­con­trar; a pe­sar de que los sa­la­rios han au­men­ta­do, hay una es­ca­sez de tra­ba­ja­do­res. Ade­más, la pro­duc­ti­vi­dad —qué tan­to de un mu­ro de la­dri­llos pue­de com­ple­tar un jor­na­le­ro en una ho­ra de tra­ba­jo— no es mu­cho ma­yor que ha­ce dos dé­ca­das. Las he­rra­mien­tas más im­por­tan­tes pa­ra la al­ba­ñi­le­ría —cu­cha­ra, cu­be­ta, cuer­da y ca­rre­ti­lla— no han cam­bia­do mu­cho a tra­vés de los si­glos.

Es­tos fac­to­res pa­re­ce­ría que po­nen al ofi­cio en ries­go de ser do­mi­na­do por ro­bots.

Sin em­bar­go, los par­ti­ci­pan­tes hu­ma­nos en es­ta com­pe­ten­cia no es­ta­ban preo­cu­pa­dos. SAM es­tá le­jos de ser adop­ta­do de for­ma ge­ne­ra­li­za­da. Só­lo hay on­ce de ellos y cues­tan apro­xi­ma­da­men­te 400 mil dó­la­res ca­da uno, una can­ti­dad exor­bi­tan­te pa­ra mu­chos con­tra­tis­tas pe­que­ños.

Las má­qui­nas no pue­den tra­ba­jar en es­qui­nas o cur­vas ni leer pla­nos. SAM tam­bién exi­ge que tra­ba­ja­do­res car­guen sus la­dri­llos, re­lle­nen la mez­cla y lim­pien las jun­tas de los la­dri­llos.

Lo que SAM sí ha­ce es tra­ba­jar sin que le dé sed, en­fer­mar­se o can­sar­se. En cier­tas for­mas, com­pi­te en una ca­rre­ra di­fe­ren­te.

“No se tra­ta de si ga­na­mos o no en la pri­me­ra ho­ra”, di­jo Scott Pe­ters, pre­si­den­te de Cons­truc­tion Ro­bo­tics, el fa­bri­can­te de la má­qui­na. “Sen­ci­lla­men­te, nos gus­ta­ría ver­los en la cuar­ta ho­ra”.

Jeff Bucz­kie­wicz, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Con­tra­tis­tas de Al­ba­ñi­le­ría de Es­ta­dos Uni­dos, re­co­no­ció que hay un pa­pel pa­ra los ro­bots. “Ha­rán po­si­ble que no ne­ce­si­te­mos tan­tos tra­ba­ja­do­res, pe­ro en vis­ta de la es­ca­sez que ve­mos aho­ra, eso es pro­ba­ble­men­te al­go bueno”, di­jo Bucz­kie­wicz.

El én­fa­sis en la la­bor que­dó de ma­ni­fies­to en ene­ro pa­sa­do. Los com­pe­ti­do­res rea­li­za­ban una ta­rea de por sí fí­si­ca­men­te exi­gen­te a un rit­mo ago­bian­te. Pa­ra cuan­do ter­mi­nó, ha­bían mo­vi­do más de 600 la­dri­llos que pe­san ca­si 1.5 ki­los ca­da uno. Los ga­na­do­res de es­te año fue­ron Da­vid Chá­vez y Mi­guel Con­tre­ras, de Te­xas.

Sin im­por­tar la des­tre­za de los com­pe­ti­do­res, to­dos tie­nen un desafío muy grande que en­fren­tar: man­te­ner el atrac­ti­vo de los la­dri­llos co­mo un ma­te­rial de cons­truc­ción ba­ra­to y du­ra­ble. Pa­ra ello, los al­ba­ñi­les ne­ce­si­tan en­con­trar la for­ma de en­se­ñar su ha­bi­li­dad y sus co­no­ci­mien­tos a mi­les de nue­vos tra­ba­ja­do­res… o a ro­bots co­mo SAM.

En com­pe­ten­cia con­tra la es­truc­tu­ra au­to­ma­ti­za­da lo­gran los hu­ma­nos co­lo­car más la­dri­llos

Una MÁ­QUI­na co­lo­ca un la­dri­llo

los TRa­Ba­Ja­do­REs le­van­tan una bar­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.