Trump ata­ca a Si­ria, pe­ro los crí­me­nes de gue­rra de As­sad con­ti­núan

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - As­hing­ton— Josh Ro­gin

WLa ad­mi­nis­tra­ción Trump de­cla­ra la vic­to­ria lue­go de ata­car tres si­tios de ar­mas quí­mi­cas del go­bierno si­rio. Pe­ro la Ca­sa Blan­ca no ha apren­di­do las lec­cio­nes de los ata­ques a ma­ne­ra de “pin­cha­zo” del año pa­sa­do con­tra el ré­gi­men de As­sad. A me­nos que se im­pon­ga al­gún ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad al pre­si­den­te si­rio, la ma­tan­za a la que so­me­te Bas­har al-As­sad a su pro­pio pue­blo, de la ma­ne­ra más cruel e ile­gal, se­gu­ra­men­te con­ti­nua­rá a buen rit­mo.

“¡Mi­sión cum­pli­da!” Trump tui­teó, elo­gian­do lo que lla­mó un “ata­que per­fec­ta­men­te eje­cu­ta­do” con­tra el ré­gi­men de As­sad lle­va­do a ca­bo con­jun­ta­men­te con los mi­li­ta­res fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos. Tác­ti­ca­men­te, pa­re­cía bas­tan­te exi­to­so. Las ca­pa­ci­da­des de de­fen­sa an­ti­aé­rea a me­nu­do exa­ge­ra­das de Si­ria re­sul­ta­ron ser im­po­ten­tes. Las ame­na­zas de Ru­sia de tomar re­pre­sa­lias re­sul­ta­ron va­cías. No se per­die­ron ac­ti­vos alia­dos.

El se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Jim Mat­tis, di­jo que el ob­je­ti­vo del ata­que era de­gra­dar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ca­pa­ci­dad de ar­mas quí­mi­cas del ré­gi­men de As­sad y evi­tar que As­sad las vuel­va a uti­li­zar. Es de­ma­sia­do pron­to pa­ra de­cir si se cum­plió cual­quie­ra de los ob­je­ti­vos. Pe­ro si la his­to­ria es una guía, As­sad es ex­per­to en es­con­der sus ar­mas quí­mi­cas y usar­las de nue­vo cuan­do el cen­tro de aten­ción in­ter­na­cio­nal se des­va­ne­ce.

La jus­ti­fi­ca­ción del en­vío de mi­si­les, se­gún Mat­tis, era ha­cer cum­plir las nor­mas y le­yes in­ter­na­cio­na­les so­bre el uso de ar­mas quí­mi­cas, que se­gún él era un in­te­rés vi­tal de seguridad nacional de los EU.

Nin­gún fun­cio­na­rio de la ad­mi­nis­tra­ción Trump en las úl­ti­mas 24 ho­ras ha ex­pre­sa­do có­mo es­tos bom­bar­deos se ajus­tan a una es­tra­te­gia di­plo­má­ti­ca o po­lí­ti­ca más gran­de pa­ra Si­ria. Pro­ba­ble­men­te, no hay nin­guno. Pe­ro in­clu­so si la mi­sión se de­fi­ne es­tre­cha­men­te en tér­mi­nos de de­te­ner de lo que Trump lla­mó los “crí­me­nes de un mons­truo”, los ata­ques pro­ba­ble­men­te no al­can­za­rán ese ob­je­ti­vo.

Nin­gún fun­cio­na­rio de la ad­mi­nis­tra­ción Trump ha di­cho na­da, ni el vier­nes ni el sá­ba­do, so­bre las otras atro­ci­da­des ma­si­vas de As­sad, sus crí­me­nes de gue­rra o sus crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad. El men­sa­je cla­ro pa­ra As­sad es que él es li­bre de se­guir ma­tan­do a su gen­te por me­dios no quí­mi­cos.

A unos ki­ló­me­tros de Dou­ma, As­sad ha di­ri­gi­do una fá­bri­ca de tor­tu­ras y ase­si­na­tos que el ex em­ba­ja­dor es­pe­cial del De­par­ta­men­to de Es­ta­do pa­ra crí­me­nes de gue­rra Step­hen Rapp lla­mó la peor “ma­qui­na­ria de muer­te cruel” des­de los na­zis. Un va­lien­te de­ser­tor si­rio, lla­ma­do “Cé­sar” en cla­ve, tra­jo prue­bas só­li­das des­de Si­ria que do­cu­men­tan la tor­tu­ra y ase­si­na­to de mi­les de ci­vi­les en po­der de As­sad. Di­jo que 150 mil si­rios aún per­ma­ne­cen en las cár­ce­les de As­sad.

El año pa­sa­do, el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Trump con­fir­mó que el ré­gi­men si­rio es­ta­ba ope­ran­do un cre­ma­to­rio pa­ra ocul­tar el al­can­ce de las atro­ci­da­des ma­si­vas de As­sad. As­sad ha es­ta­do usan­do un ase­dio pa­ra ma­tar de ham­bre a ci­vi­les en la re­gión al es­te de Ghou­ta –una cam­pi­ña que ro­dea Da­mas­co– du­ran­te años. El bom­bar­deo de artillería del ré­gi­men ha ma­ta­do a mi­les de inocen­tes por sí so­lo. Ru­sia bom­bar­deó hos­pi­ta­les y ata­có a ci­vi­les des­de el ai­re.

To­das es­tas atro­ci­da­des son vio­la­cio­nes de las nor­mas y le­yes in­ter­na­cio­na­les que el mundo no de­be­ría to­le­rar. Pe­ro con­ti­núan.

“Du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se ha man­te­ni­do al mar­gen mien­tras las fuer­zas de As­sad ga­sea­ban, ma­ta­ban de ham­bre y bom­bar­dea­ban ci­vi­les. Las lí­neas ro­jas no se apli­ca­ron. Los crí­me­nes de gue­rra no se de­tu­vie­ron”, di­jo hoy Fa­del Ab­dul Ghany, de la Red Si­ria de De­re­chos Hu­ma­nos. “Hoy, te­ne­mos la es­pe­ran­za de que es­te ver­gon­zo­so pe­río­do de inac­ción ter­mi­ne y co­mien­ce una nue­va era de pro­tec­ción ci­vil”.

Es­te no es un ar­gu­men­to pa­ra más bom­bar­deos. Los ata­ques pun­zan­tes, co­mo ar­gu­men­ta­ron los re­pu­bli­ca­nos du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma, con­lle­van al­to ries­go y ba­jas re­com­pen­sas. Los ata­ques más gran­des au­men­tan ese ries­go sin nin­gu­na ga­ran­tía de que ten­drán el efec­to desea­do.

Lo que la ad­mi­nis­tra­ción Trump de­be ha­cer, en coope­ra­ción con el Con­gre­so, es apli­car va­rias otras he­rra­mien­tas a su dis­po­si­ción pa­ra de­te­ner los con­ti­nuos crí­me­nes de gue­rra y crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad de As­sad e im­po­ner jus­ti­cia y ren­di­ción de cuen­tas a los per­pe­tra­do­res.

El mes pa­sa­do, un gru­po bi­par­ti­dis­ta de se­na­do­res in­ten­tó de nue­vo apro­bar un pro­yec­to de ley de­no­mi­na­do Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad de Crí­me­nes de Gue­rra Si­rios, li­de­ra­do por los se­na­do­res Ben­ja­min Car­din, de­mó­cra­ta de Mary­land, Y Mar­co Ru­bio, re­pu­bli­cano de Flo­ri­da. El pro­yec­to de ley sim­ple­men­te ha­bría re­que­ri­do que la ad­mi­nis­tra­ción de Trump in­for­ma­ra so­bre los crí­me­nes de gue­rra de As­sad, apo­ya­ra las in­ves­ti­ga­cio­nes y ex­plo­ra­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de un tri­bu­nal que pu­die­ra ha­cer ren­dir cuen­tas a As­sad.

La ini­cia­ti­va de ley fue apo­ya­da por un se­na­dor, Rand Paul, re­pu­bli­cano de Kentucky. Un por­ta­voz de Paul me di­jo que le preo­cu­pa que la le­gis­la­ción pue­da ser uti­li­za­da co­mo pre­tex­to pa­ra una par­ti­ci­pa­ción más pro­fun­da en la gue­rra ci­vil si­ria. Ese ar­gu­men­to aho­ra ha si­do su­pe­ra­do por los even­tos. Trump no ne­ce­si­ta­ba el pro­yec­to de ley co­mo pre­tex­to pa­ra ata­car a Si­ria. Y Trump no quie­re una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de EU, in­clu­so des­pués de ata­car.

La Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes apro­bó otra ley, lla­ma­da así por “Cé­sar”, que im­pon­dría san­cio­nes a As­sad por crí­me­nes de gue­rra y de­ten­dría el flu­jo de ar­mas uti­li­za­das pa­ra ma­tar ci­vi­les. El pre­si­den­te del Co­mi­té de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Se­na­do, Bob Cor­ker, re­pu­bli­cano de Ten­nes­see, se opo­ne al pro­yec­to de ley, por lo que lan­gui­de­ce sin una au­dien­cia en el Se­na­do.

Jus­to an­tes de ser des­pe­di­do, H.R. McMas­ter pro­nun­ció un dis­cur­so en el Mu­seo Con­me­mo­ra­ti­vo del Ho­lo­caus­to de EU. En el ac­to di­jo: “To­das las na­cio­nes ci­vi­li­za­das de­ben ha­cer res­pon­sa­bles a Irán y Ru­sia por su pa­pel en per­mi­tir atro­ci­da­des y per­pe­tuar el su­fri­mien­to hu­mano en Si­ria”.

Pe­ro la ad­mi­nis­tra­ción Trump ha ig­no­ra­do en gran me­di­da las atro­ci­da­des, co­mo lo hi­zo la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma an­tes. Has­ta que los Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos con­fron­ten a As­sad, Ru­sia e Irán por to­dos los crí­me­nes co­me­ti­dos du­ran­te el con­flic­to, los ci­vi­les si­rios y las nor­mas in­ter­na­cio­na­les se­gui­rán su­frien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.